• Análisis
  • ¿Qué espacios sociales para los partidos de extrema derecha? Un análisis electoral comparado en Francia y Alemania

  • Por Giuseppe Cugnata , Bilal Berady | 02 Oct 20 | Posted under: Francia , Alemania , Elecciones , Movemientos de Derecha
  • Este artículo establece una comparación entre el alemán Alternative für Deutschland (AfD) y el francés Rassemblement National (RN), examinando sus dos electorados desde el punto de vista de las condiciones laborales, atendiendo especialmente a un sector específico del electorado, denominado de manera sintética como "clases populares".

    Dentro de las "clases populares", se analizaron los atributos de género que caracterizan a los trabajadores que votan por la extrema derecha. Por "clases populares" nos referimos a los encuestados que, como respuesta a la pregunta sobre su categoría socioprofesional, se definieron a sí mismos como "Empleados del sector servicios cualificados", "Empleados industriales cualificados" o "Empleados menos cualificados".

    Base de datos: en 2017, año de las dos últimas elecciones nacionales, estos dos partidos obtuvieron resultados particularmente altos: 12,6% para la AfD en las últimas elecciones federales alemanas y 21,3% para el RN (llamado Front National en aquel momento), dirigido por Marine le Pen en las últimas elecciones presidenciales francesas.

    El documento se basa en el análisis de los datos recopilados a través de una encuesta europea realizada en 2019 en Francia, Alemania, España y Grecia. El resultado de la encuesta es un conjunto de datos que comprende cuatro muestras de alrededor de 8.000 encuestados (aproximadamente 2.000 para cada país) en edad laboral que votaron en al menos una elección. En nuestros datos, las mujeres representan el 59% de la muestra francesa, mientras que en realidad representan el 52% de la población [1]. Los estudiantes y los jubilados no forman parte del conjunto de datos, lo que podría explicar la relativa sobrerrepresentación de los resultados electorales de los partidos de extrema derecha. Cuando le preguntamos "¿A qué partido votó en las elecciones nacionales más recientes?" El 14,6% de los encuestados alemanes respondió AfD, mientras que el 24,1% respondió Marine Le Pen (RN).

    Las categorías socioprofesionales se basaron en el estándar de Grupos Socioeconómicos Europeos (ESeG).

    1. Condiciones laborales y apoyo a la extrema derecha

    Aunque hay algunas dinámicas comunes que vinculan a los electorados de AfD y RN, como la sobrerrepresentación general de las "clases populares" en comparación con las "clases altas", los dos electorados difieren en términos de estabilidad contractual. Los votantes de AfD son en su mayoría asalariados, con contratos permanentes y trabajos de tiempo completo. Además, la AfD tiene un éxito algo homogéneo entre todas las categorías socioprofesionales. El electorado de RN, por otro lado, presenta mayores índices de desempleo o de contratación temporal. Se compone más de autónomos y trabajadores a tiempo parcial. Además, la RN no es capaz de penetrar en sectores específicos de las clases altas, como las profesiones intelectuales.

    De hecho, la AfD está igualmente representada en todas las categorías socioprofesionales, desde las clases trabajadoras hasta las clases altas, sin estar subrepresentadas en ninguna de ellas en comparación con su porcentaje medio. AfD es el partido más votado entre los trabajadores cualificados alemanes (28%) y el segundo partido más votado entre los asalariados no cualificados (17%). La RN tiene una dinámica diferente. Alcanza un alto porcentaje entre las clases trabajadoras (39% trabajadores cualificados, 27% ocupados, 27% trabajadores no cualificados), pero está infrarrepresentado y es más discontinuo entre las clases altas, con una caída entre las profesiones intelectuales (8%), pero aumentando levemente entre gerentes (19%) y técnicos (19%).

    Esta diferencia probablemente se deba al hecho de que en el momento de su fundación, la AfD, el llamado "partido de los profesores", tenía una agenda liberal de mercado (Arzheimer 2015), atrayendo a votantes de las clases altas que se movían hacia el partido de extrema derecha. Además, otros estudios muestran que AfD ha logrado lograr un apoyo electoral generalizado en todas las categorías socioeconómicas (desde autónomos hasta los trabajadores de cuello azul) sin ninguna diferencia (Spies et. al 2017). Sin embargo, nuestro análisis muestra una tendencia de mayor apoyo a la AfD entre las clases populares.

    En cambio, podemos explicar la dinámica del voto de RN en base al modelo ya propuesto por Daniel Oesch, según el cual, especialmente en Francia, donde la tripartición del electorado entre izquierda, centro-derecha y extrema derecha es más evidente que en otros países europeos, la extrema derecha no logra recuperar votos entre las profesiones intelectuales, pero compite con la izquierda por los votantes de la clase trabajadora y con la derecha por los ejecutivos empresariales y los pequeños empresarios (Oesch, Rennwal 2017).

    Una fuerte distinción entre AfD y RN proviene de la participación de los votantes actualmente empleados y los votantes desempleados. El electorado de AfD está compuesto por el 91,8% de los votantes actualmente empleados y el 8,2% de los votantes desempleados. Esta composición difiere del electorado de RN, que consta solo del 83,7% de los votantes empleados actualmente y el 16,3% de los votantes desempleados.

    Esta diferencia puede explicarse por el nivel generalmente más bajo de desempleo en Alemania en comparación con Francia [2] y se confirma incluso si miramos el porcentaje de apoyo a los partidos de extrema derecha dentro de la población desempleada.

    De hecho, en Alemania, los únicos partidos que están sobrerrepresentados dentro de esta población son SPD y Die Linke (19% y 18% respectivamente), mientras que AfD se mantiene estable en un 13%. En Francia, en cambio, observamos la competencia entre los dos polos radicales. Por un lado, RN obtiene el 28% de los votos entre los votantes en paro, un 4% más que su resultado total. Por otro lado, La France Insoumise con el 19% de los votos entre los votantes en paro, un 2% más que su resultado total. Cabe señalar que incluso los partidos pequeños de la extrema izquierda están en gran medida sobrerrepresentados entre los votantes desempleados en Francia (Lutte Ouvrière 4%, Nouveau Parti Anticapitaliste 5%).

    FDP: Partido Demócrata Liberal (Freie Demokratische Partei) – Afiliación en el PE: Renew Europe (liberales), CSU: Unión Social Cristiana (Christlich Soziale Union) – EPP (conservadores), Die Linke: La Izquierda – GUE/NGL (izquierda radical) SPD: Partido Socialdemócrata de Alemania (Sozialdemokratische Partei Deutschlands) – S&D (socialdemócratas), CDU: Unión Demócrata Cristiana de Alemania (Christlich Demokratische Union Deutschlands) – EPP (conservadores).

    Les Républicans – Afiliación en el PE: EPP (conservadores), France Insoumise – GUE/NGL (izquierda radical), Nouveau Parti Anticapitaliste (izquierda radical), Lutte Ouvrière (izquierda radical), Parti Socialiste – S&D (socialdemócratas), En MarchRenew Europe (liberales), Rassemblement NationalIdentity and Democracy (extrema derecha), Debout la FranceEuropean Conservatives and Reformists (derecha).

    Situación contractualEl electorado AfD es el más homogéneo en comparación con otros electorados alemanes, con una fuerte participación de trabajadores fijos. De hecho, el 88% de los votantes de la AfD tiene un contrato indefinido y solo el 7% tiene un contrato de duración determinada. Sólo el SPD, aunque en menor medida, tiene un grado similar de homogeneidad en relación con los contratos indefinidos. Encontramos la misma tendencia en Francia, donde el electorado de RN está formado por un 81% de trabajadores con contrato indefinido y un 11% de trabajadores con contrato de duración determinada. Si miramos a la inversa el voto de los dos partidos dentro de la población precaria, vemos que tanto AfD como RN están infra representados dentro del electorado con contratos de duración determinada (10% para AfD y 19% para RN respectivamente). De hecho, la mayoría de estos votantes apoyan posiciones de izquierda (Hamon y Mélenchon en Francia, Verdes en Alemania). La tendencia del electorado con contratos de duración determinada a apoyar a partidos radicales de izquierda o partidos verdes ya ha sido teorizada por la literatura académica. Paul Marx afirma que los votantes precarios están más a favor de las políticas de redistribución y bienestar que apoyan estos partidos. Además, Paul Marx afirma que existen factores determinantes en la contratación temporal, como ser mujer, joven o trabajadora migrante, que contribuyen así a socavar el voto de estos colectivos hacia la extrema derecha (Marx, 2015).

    Votantes autónomos y asalariados. En primer lugar, conviene señalar que en Alemania la proporción de votantes asalariados es más alta que en Francia. La AfD está compuesta por un 65,5% de votantes asalariados y un 34,5% de votantes autónomos. Los votantes asalariados están mejor representados en la AfD que en los otros electorados (con la excepción del SPD). El RN, por otro lado, sigue exactamente las proporciones nacionales, 45% de votantes independientes y 55% de votantes asalariados respectivamente.

    Incluso en lo que respecta a la relación entre trabajadores a tiempo completo y a tiempo parcial, en Alemania y Francia aparecen dos tendencias diferentes entre los dos partidos de extrema derecha. El electorado de AfD está compuesto por un 71,6% de trabajadores a tiempo completo y solo un 28,4% de trabajadores a tiempo parcial (el porcentaje más bajo entre los grandes partidos alemanes). En Francia, sin embargo, se puede observar la dinámica opuesta: el 56,9% de la RN está compuesta por trabajadores a tiempo completo y el 43,1% por trabajadores a tiempo parcial (el porcentaje más alto entre los principales partidos franceses).

    2. Apoyo a los partidos de extrema derecha dentro de la clase trabajadora 

    Para la mejor comprensión de la dinámica de apoyo a la extrema derecha dentro de las clases trabajadoras, veremos qué divide a esta población con respecto a la precariedad contractual. De hecho, el comportamiento político de las clases trabajadoras difiere significativamente según la cualificación, el campo de actividad o el tipo de trabajo (Peugny 2015). Trabajar con un contrato donde el encuestado se siente "expuesto a la competencia internacional" tiene efectos ambiguos según el país. En Francia, el contrato permanente no expuesto entre las clases trabajadoras se correlaciona con la votación por RN: el 32% de las clases trabajadoras que tienen ese tipo de contrato votan por el partido de Le Pen (29% entre las clases trabajadoras francesas). En Alemania, un contrato indefinido expuesto tiende a conducir más hacia el voto de la AfD porque el 19% de las clases trabajadoras alemanas con tal contrato dan su voto al partido de extrema derecha (15,5% entre las clases trabajadoras alemanas en promedio).

    La precariedad corresponde a un estado de incertidumbre, ya sea de origen económico, psicológico o profesional. Así, el miedo a perder en el futuro el trabajo o una parte de los ingresos transmite un estado de precariedad. Los dos partidos de extrema derecha atraen a diferentes partes de las clases trabajadoras en función de estos sentimientos hacia el futuro. AfD alcanza el 17,5% entre los que creen que perderán su puesto de trabajo en los próximos años (15,5% entre las clases trabajadoras alemanas). En Francia no hay una representación excesiva de RN entre los grupos que presentan esta inquietud. Los votantes de RN parecen, de hecho, ser bastante optimistas de cara al futuro: aquellos que creen que probablemente perderán su trabajo en el futuro son solo el 24% de los votantes de RN. Nuestros datos sobre el estado contractual muestran que el voto de la clase trabajadora de RN no se basa en un miedo por el futuro, al contrario de lo que sucede con el electorado de clase trabajadora de AfD (hasta cierto punto).

    Aunque los votantes de RN parecen tener confianza en su futuro profesional, difieren de los votantes de AfD en cuanto a su capacidad para llegar a fin de mes. El partido alemán de extrema derecha alcanza una puntuación similar entre las personas que declaran enfrentarse a dificultades económicas todos los meses (15%) con respecto al total de los encuestados alemanes. En Francia, RN reúne el 31% de los votos de aquellos con dificultades económicas cada mes, mucho más que en relación al total de los encuestados franceses (24%). Aunque la proporción de personas precarias en AfD y RN es muy alta en comparación con otros partidos nacionales, los partidos de izquierda radical en ambos países tienen el electorado más precario. Observamos que existen dos mecanismos diferentes en el apoyo de la clase trabajadora a los partidos de extrema derecha. Debido a que el electorado de la clase trabajadora de AfD tiene dudas sobre mantener las mismas condiciones de vida y de trabajo en el futuro, el apoyo de la extrema derecha podría explicarse en parte por el temor al futuro; su oferta política autoritaria representa una respuesta adecuada a su ansiedad. En Francia, el apoyo a RN se basa más bien en una privación relativa (Gurr, 1970): una percepción de que su estilo de vida está empeorando en comparación con la mejora injusta del estilo de vida de otros ciudadanos. De hecho, sufren, en menor medida, condiciones de trabajo inestables, pero sus condiciones de vida actuales están claramente degradadas. Como lo describió Violaine Girard, su percepción de la sociedad se basa en un distanciamiento entre su mérito a través del esfuerzo y la holgazanería en las personas marginadas (beneficiarias de beneficios sociales y / o migrantes) (Girard, 2017).

    La precariedad en el lugar de trabajo es un aspecto común de los electorados de extrema derecha, la devaluación de la experiencia laboral parece estructurar el apoyo de la clase trabajadora a AfD y RN. De hecho, ambas partes alcanzan puntuaciones elevadas entre las personas cuyo trabajo genera un sentimiento de alienación. Entre los encuestados de la clase trabajadora que consideran que su trabajo no está reconocido, el 18% vota por AfD y el 34% por RN. Además, podemos encontrar una sobrerrepresentación significativa de partidos de extrema derecha entre las personas de la clase trabajadora que describen su trabajo como peligroso: en esta muestra, el 31% vota por AfD en Alemania y el 36% por RN. Así, como muestra un estudio de H. Kriesi (Kriesi 1998), la base social de los partidos contemporáneos de extrema derecha corresponde a los trabajadores industriales. Por otro lado, en función de si estamos ante un trabajo de riesgo, vemos que AfD y RN logran atraer a la parte de la clase trabajadora cuyos protocolos de trabajo son meramente ejecutores y no requieren relaciones interpersonales. Si bien la falta de reconocimiento afecta al campo feminizado del cuidado que a menudo conduce al apoyo a los partidos de nueva izquierda, un trabajo arriesgado y no reconocido genera la disposición adecuada para votar por los partidos de extrema derecha. Sin embargo, experimentar una devaluación del empleo explica solo parcialmente esta orientación política, y es por eso que debemos enfocarnos en las principales características socioeconómicas que determinan la elección del voto.

    3. Perfil socioeconómico del apoyo a la extrema derecha

    Un aspecto significativo de los partidos contemporáneos de extrema derecha es el bajo nivel de educación de su electorado (Oesch, 2008). De hecho, el 28% de la población alemana tiene un diploma de educación superior. Sin embargo, la proporción de votantes de la AfD que acudieron a una institución de tercer nivel alcanza solo el 15%, la proporción más baja en comparación con todos los demás electorados alemanes. Debido a las políticas destinadas a aumentar la educación postsecundaria, el 54% de los franceses tiene un diploma de tercer nivel. Los titulares de tal nivel de educación constituyen el 36% de los votantes de RN, aquí también corresponde al electorado menos educado. Debido a que el mercado laboral se volvió más competitivo, tener un título de bajo nivel significa la pérdida potencial de un trabajo sin poder encontrar otro similar. Este factor se correlaciona con su labor ejecutiva, que les obliga a seguir órdenes y podría explicar su atracción por una oferta política autoritaria.

    Parece que los votantes de extrema derecha no participan cívicamente y tienden a ser menos activos en las asociaciones. Entre los encuestados alemanes, uno de cada dos (51%) es miembro de al menos una asociación; esta proporción cae al 43% entre los votantes de la AfD. En Francia, donde la sociedad civil está menos desarrollada, el 42% de los encuestados franceses son miembros de una asociación. Solo el 35% de los votantes RN están involucrados en este tipo de organizaciones. En comparación con otros electorados en Francia y Alemania, AfD y RN son los partidos con menos votantes involucrados en asociaciones. Esta falta de compromiso muestra la posibilidad de que la anomia conduzca a un apoyo político de los movimientos de extrema derecha (Heyder, Gaßner 2012). Votar por un partido populista de extrema derecha expresaría, hasta cierto punto, la esperanza de una vida social mejor estructurada (a través de un refuerzo de la esfera familiar) que algunos partidarios de extrema derecha han perdido como la ruptura de las relaciones laborales colectivas (Girard 2017).

    Debido a la oferta política xenófoba de AfD y RN, los encuestados con antecedentes migratorios (al menos uno de sus padres o abuelos nació en un país extranjero) están subrepresentados en ambos electorados. La proporción de encuestados con ascendencia extranjera en Alemania y Francia alcanza respectivamente el 25% y el 28%. Solo un elector de AfD y RN de cada cinco tiene padre o abuelo extranjero: esos son los partidos con menor proporción de personas de origen migratorio.

    Género. Como es habitual en los partidos de extrema derecha, los electorados de AfD y RN están compuestos principalmente por hombres. Mientras que los hombres representan el 48% de la población electoral alemana, el 57% de los votantes de la AfD son hombres. La AfD es el segundo electorado más masculino detrás del partido liberal FDP (58%). En Francia, los hombres representan el 41% de los encuestados, mientras que el 46% del electorado de RN está constituido por hombres. Solo el partido conservador Les Républicains tiene una mayor proporción de hombres (50%) entre sus votantes. Esta tendencia de sesgo de género ya ha sido objeto de estudios sociológicos: los hombres están relativamente más presentes en los movimientos políticos de extrema derecha como las camarillas y los partidos (Bitzan 2017), pero las mujeres tienden a expresar con más regularidad una enemistad centrada en el grupo que los hombres (Zick, Küpper, Hövermann 2011). Ser mujer constituye el factor más influyente para evitar el voto de extrema derecha porque las mujeres se distancian de una retórica de odio autoritaria y temen su acción política sexista [3]. La sobrerrepresentación de hombres con empleos industriales poco cualificados puede entenderse como la respuesta al debilitamiento del modelo de sostén de familia masculino a través de la feminización del mercado laboral y la fragilidad del empleo masculino tradicional (deslocalización de empresas industriales).

    Conclusión

    En la primera parte del artículo hemos visto que los dos electorados comparten algunas características comunes, como la sobrerrepresentación de grupos que hemos definido como "clases populares": empleados, trabajadores industriales, trabajadores poco cualificados, como lo demuestran otros estudios (Kim, 2018; Perrineau, 2017). Por otro lado, existen algunas diferencias con respecto a los votantes de AfD y RN. Los votantes de la AfD están empleados con más frecuencia, tienen trabajos permanentes y son más a menudo empleados a tiempo completo que a tiempo parcial. Por el contrario, los votantes de RN están más a menudo desempleados, en empleos precarios o a tiempo parcial.

    En la segunda parte, analizamos a los votantes de extrema derecha de las clases trabajadoras. Encontramos una diferencia en la percepción de la precariedad de estos dos electorados. Los votantes de la AfD de las clases populares se identifican más como los "perdedores de la globalización", partiendo de una situación de relativa ventaja sobre los votantes franceses, pero temiendo un empeoramiento de las condiciones económicas en un futuro próximo. Por el contrario, los votantes franceses no temen ningún empeoramiento en el futuro, pero actualmente viven una situación de relativa privación: sufren en menor medida las condiciones de trabajo inestables pero sus condiciones de vida actuales se han visto degradadas.

    Finalmente, hemos analizado el tema de la división de género en los dos electorados. En ambos casos, los hombres de las clases populares se sitúan en la extrema derecha con más frecuencia que las mujeres. Por tanto, podríamos sostener que dentro de la reconfiguración social del electorado llevada a cabo por la extrema derecha, existe una conservación del privilegio masculino. En este sentido, podemos concluir que las trabajadoras de las clases populares representan un límite a la inclinación de la extrema derecha a hegemonizar a dichas clases populares y, por tanto, que la batalla feminista por la estabilización del trabajo de las mujeres ayuda directamente a la batalla contra la extrema derecha.   

    NOTAS

    1. www.insee.fr/fr/statistiques/1892086
    2. OECD, Unemployment rate, Total % of labour force, Jan 2005 – Jun 2020
    3. Los eurodiputados de RN y AfD votaron contra el informe de Tarabella en el que se reivindicaba la igualdad de género.

    REFERENCIAS

    K. Arzheimer. The AfD: Finally a Successful Right-Wing Populist Eurosceptic Party for Germany?. West European Politics, Vol. 38 (3), 2015.
    R. Bitzan. Geschlechterkonstruktionen und Geschlechterverhältnisse in der extremen Rechten. En: F. Virchow, M. Langebach, A. Häusler (eds.) Handbuch Rechtsextremismus. Edition Rechtsextremismus, 2016.
    V. Girard. Le vote FN au village. Trajectoires de ménages populaires du périurbain. Editions du Croquant, 2017.
    T. Gurr., Why Men Rebel. Princeton, NJ: Princeton University Press. 1970.
    A. Heyder, A. Gaßner. Anomia, Deprivation und Werteorientierung zur Vorhersage rechtsextremistischer Einstellungen. Eine empirische Studie mit Repräsentativdaten aus Deutschland. Österreichische Zeitschrift für Politikwissenschaft, Vol. 41 (3), 2012.
    J. Kim. The radical market-oriented policies of the Alternative for Germany (AfD) and support from non-beneficiary groups – discrepancies between the party’s policies and its supporters. Asian Journal of German and European Studies, Vol. 1 (3), 2018.
    H. Kriesi. The transformation of cleavage politics. The 1997 Stein Rokkan lecture. European Journal of Political Research, Vol. 33, 1998.
    P. Marx. The Political Behaviour of Temporary Workers, Palgrave Macmillan, 2015.
    D. Oesch. Explaining Workers’ Support for Right-Wing Populist Parties in Western Europe: Evidence from Austria, Belgium, France, Norway and Switzerland. International Political Science Review, Vol 29 (3), 2008.
    D. Oesch, L. Rennwal. Electoral Competition in Europe’s New Tripolar Political Space: Class Voting for the Left, Centre-Right and Radical Right. EUI Working Paper MWP, Vol. 57 (4), 2018.
    P. Perrineau. Marine Le Pen au premier tour: la puissance d’une dynamique, l’échec d’une ambition, En P. Perrineau (eds.) Le vote disruptif. Les élections présidentielle et législatives de 2017. Presses de Sciences Po, 2017.
    C. Peugny. Acknowledging divisions within the working class. The political participation of workers and employees. Revue française de science politique, Vol. 65 (5-6), 2015.
    D. C. Spies, A. Goerres, S. Kumlin. The Electoral Supporter Base of the Alternative for Germany. Swiss Political Science Review, Vol. 24 (3), 2018.
    A. Zick, B. Küpper, A. Hövermann. Die Abwertung der Anderen. Eine europäische Zustandsbeschreibung zu Intoleranz, Vorurteilen und Diskriminierung. Friedrich-Ebert-Stiftung Forum, March 2011.


Related articles