• La izquierda griega antes de las elecciones de 2019 al Parlamento Europeo

  • Por Danai Koltsida | 11 Feb 19 | Posted under: Grecia , Elecciones , La Izquierda
  • Artículo de la organización miembro de transform "Nicos Poulantzas Institute" sobre el paisaje político en Grecia, los esfuerzos del gobierno griego y los retos hacia las elecciones europeas.

    Las próximas elecciones europeas inauguran para Grecia un período electoral prolongado, en un clima político altamente polarizado. En mayo, el mismo día de las elecciones de la UE, se llevarán a cabo elecciones municipales y regionales. Y lo más importante, se esperan las elecciones nacionales para octubre de 2019, ya que el gobierno de SYRIZA completa su mandato. Este maratón electoral tiene dos resultados importantes: a) Es muy probable que las elecciones del electorado estén sujetas a criterios internos y estén fuertemente influenciadas por la cuestión de quién ocupará el próximo gobierno, transformando así las próximas elecciones de la UE de un segundo orden a un primer plano, y b) el debate interno se centra casi totalmente en cuestiones domésticas en detrimento, al menos en cierta medida, de la cuestión europea.

     

    El electorado griego – el equilibrio de las fuerzas políticas: A unas elecciones europeas de primer orden

    En las elecciones europeas de 2014 (gráfico 1- ver documento a la derecha de la página), la izquierda 1 en Grecia obtuvo una victoria sin precedentes, con un porcentaje total del 33,39%, no solo debido a la victoria de SYRIZA (26,56% y 6 escaños de los 21) también al relativamente buen resultado del Partido Comunista (KKE) con 6,11% y 2 escaños. El centro / centro-izquierda 2 reunió un total del 16,47% de los votos, mientras que la derecha 3 obtuvo el 28,87% de los votos. La extrema derecha representada principalmente por el partido neonazi de "Amanecer Dorado" -AD alcanzó el alarmante porcentaje del 9,39%. Después de las dos elecciones nacionales posteriores celebradas en enero y septiembre de 2015, el equilibrio de fuerzas se mantuvo aproximadamente igual, como se muestra en el gráfico 2 (ver documento a la derecha de la página).

    En lo que respecta a las próximas elecciones europeas, es difícil hacer una estimación sobre los resultados esperados de las fuerzas políticas, ya que todos los datos de las encuestas disponibles se refieren a las elecciones nacionales. Además, es lógico suponer que el calendario de las elecciones nacionales, ya sea que se celebre en octubre de 2019 o antes (p. ej., el mismo día que las elecciones europeas, regionales y municipales de mayo) afectará el comportamiento electoral del electorado griego.

    Sin embargo, desde el punto de vista político, será más difícil para la izquierda lograr su victoria anterior. En primer lugar, como ocurre también a nivel europeo, la izquierda está aún más dividida que en el pasado: aparte de SYRIZA y el KKE, los dos partidos "tradicionales" de la izquierda parlamentaria y las organizaciones también "tradicionales" extraparlamentarias de la izquierda (como ANTARSYA y otros grupos más pequeños), existe toda una constelación de partidos y organizaciones que surgieron directa o indirectamente de la división de SYRIZA en 2015 en torno a conocidos políticos que pertenecieron a SYRIZA, como “Unidad Popular ”- LAE (Panagiotis Lafazanis), “Plefsi Eleftherias ”(Zoi Konstantopoulou), Mera25 (rama de Diem25 de Yianis Varoufakis), etc., que también participarán por separado en las elecciones de la UE.

    En segundo lugar, los resultados de la izquierda en su conjunto se verán afectados de manera decisiva por el resultado de SYRIZA como el pilar principal de esta familia política. Independientemente de cómo alguien evalúe las decisiones más importantes que SYRIZA tomó en el gobierno, es seguro que SYRIZA será juzgada por los votantes por su desempeño durante los cuatro años de gobierno y no por sus posiciones programáticas sobre Europa. Y a este nivel, teniendo en cuenta las fechas de los datos de las encuestas (que sin embargo se refieren a las elecciones nacionales), está claro que en medio de su mandato gubernamental (desde mediados de 2016 hasta mediados de 2018) SYRIZA se encontraba en una situación difícil, estando detrás de "Nueva Democracia" -ND en las encuestas, incluso por un 10%, en algunas de ellas. El principal problema, al menos según las encuestas, fue la insatisfacción popular por la continua austeridad lo que hizo que un gran porcentaje de los votantes de SYRIZA se trasladaran a una "zona gris" electoral, declarándose "indecisos". Sin embargo, después del final del período de los memorandos y una serie de iniciativas recientes positivas (por ejemplo, la anulación de los recortes de las pensiones, el aumento sustancial del salario mínimo, la ratificación del Acuerdo de Prespes), indican los resultados recientes que SYRIZA se recupera gradualmente, recortando diferencia con respecto a Nueva Democracia. El reloj electoral, por lo tanto, está marcando a favor de SYRIZA, pero aún es difícil estimar el resultado final para este partido y, en consecuencia, para la izquierda.

    En tercer lugar, estos elementos recientes, y especialmente la ratificación del Acuerdo de Prespes, tienden a reformular significativamente el panorama del sistema de partidos griego. Ha habido una notable movilidad de los parlamentarios y un importante debate público sobre la posible formulación de una alianza más amplia de fuerzas progresistas en torno a SYRIZA, con la participación de personalidades bien conocidas del Centro-Izquierda que pertenecían anteriormente al PASOK, pero también a "Potami" y a DIMAR. Se entiende comúnmente que la división anterior entre partidos pro y anti-memorandos (que fue la base de la alianza entre SYRIZA y "Griegos Independientes" -ANEL) se está transformando en una división entre izquierda y derecha, progresistas y conservadores. Si este debate resulta fructífero, podría afectar a las coaliciones que se puedan formar con respecto a las elecciones de la UE.

    El debate europeo en la política griega

    El caso griego fue un aspecto fundamental en las elecciones anteriores de la UE de 2014, ya que Grecia había sido el ejemplo más característico del fracaso de la forma neoliberal y vengativa en que la UE había enfrentado la crisis económica. Al mismo tiempo, el camino anticipado de SYRIZA hacia el poder era una prueba de que la resistencia de los pueblos contra la austeridad tenía una oportunidad de ganar, llenando de esperanza a los izquierdistas de toda Europa, como se vio en la elección de Alexis Tsipras como candidato principal del Partido de la Izquierda Europea.

    Cinco años después, muchas cosas han cambiado tanto en Grecia como en Europa. La cuestión griega ya no es central en el debate europeo, por un lado, porque el país logró salir del período de los memorandos, para estabilizar relativamente la economía y mejorar la mayoría de los índices sociales, por otro lado, porque Europa parece tener otros problemas mucho más severos, incluso existenciales. Y viceversa, después del final del último memorándum y la posterior intervención decisiva de la "troika" en el proceso de toma de decisiones, la UE es ahora menos importante para el debate político interno en Grecia.

    Como ya se mencionó, dado el carácter de las próximas elecciones europeas en Grecia como elecciones de primer orden, es inevitable que el debate político esté dominado por cuestiones internas en detrimento de la discusión de los grandes y serios desafíos a los que se enfrenta la UE.

    Por supuesto, Europa y las próximas elecciones para el Parlamento Europeo no están totalmente fuera de la vista de las fuerzas políticas griegas. La cuestión de la política financiera es siempre un tema importante, especialmente dado que Grecia, a pesar de haber completado el último memorando, todavía está bajo "supervisión reforzada". Esto también es válido para la política migratoria, ya que Grecia se encuentra entre los países de la UE que reciben y albergan a un gran número de migrantes y refugiados.

    Sin embargo, el debate principal en Grecia que involucra directamente el nivel europeo es actualmente el que concierne a la amenaza del neoconservadorismo y el auge de la extrema derecha y populista. El reciente estallido nacionalista en Grecia, con motivo del Acuerdo de Prespes, incluyó no sólo a los "sospechosos habituales" – a los populistas y / o a la extrema derecha- sino también a una gran parte de los partidos más importantes, incluidos "Nueva Democracia" ND y PASOK4, y en ocasiones dieron como resultado reacciones políticas extremas, hablando los parlamentarios a favor del Acuerdo y utilizando un discursos de odio, amenazas e incluso violencia bruta. Este cambio ultraconservador de la política griega hacia que la derecha ha originado una importante preocupación entre los votantes progresistas en el sentido más amplio y dejó claro que, al contrario de lo que estaba sucediendo hace algunos años, bajo la carga de los memorandos, cuando el derecho neoliberal utilizó a la UE como factor de influencia contra las voces que cuestionan la austeridad, ahora son las fuerzas progresistas, democráticas y de izquierda las que parecen ser las más proeuropeas. Si eso será favorable electoralmente para ellos, aún está por verse.

    Notas de pie:

    1. Aquí se considera que la izquierda incluye: a) SYRIZA (miembro del Partido de la Izquierda Europea y del grupo parlamentario de GUE / NGL), b) el Partido Comunista (KKE - anteriormente miembro de GUE / NGL hasta 2014) y c ) ANTARSYA (coalición extraparlamentaria de partidos y organizaciones radicales izquierdistas y comunistas).

    2. Se consideran de Centro / Centro-Izquierda: a) PASOK (y "Elia", la coalición que se formó con grupos centristas más pequeños), que participa tanto en el PES como en el grupo parlamentario S&D, b) "Potami", que participa sólo en el grupo parlamentario del S&D, c) "Izquierda Democrática" -DIMAR y d) "Enosi Kentroon" -EK.

    3. Los partidos que se incluyen en la derecha son: a) "Nueva Democracia" -ND, el principal partido de la oposición en Grecia, miembro del PPE y del grupo parlamentario del PPE, b) "Griegos independientes" - ANEL, un pequeño partido de la derecha populista y socio gubernamental menor de SYRIZA hasta hace poco, cuyo diputado electo, actualmente independiente, participa en el grupo parlamentario ECR, y c) LAOS.

    Por Danae Koltsida, Director de Nicos Poulantzas Institute

     

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles