• Las elecciones europeas eslovacas bajo la sombra del crecimiento de la extrema derecha

  • Por Artur Bekmatov | 11 Apr 19 | Posted under: Europa Central y del Este , Eslovaquia , Elecciones , La Izquierda
  • Análisis de un socio de transform! sobre el paisaje político en Eslovaquia, las elecciones europeas y su importancia para la unificación de la izquierda radical.

    El tema de las elecciones al Parlamento Europeo hasta ahora ha estado a la sombra de las elecciones presidenciales en Eslovaquia. A pesar de esto, las próximas elecciones europeas en Eslovaquia pueden percibirse como un cierto indicador del desarrollo político interno hasta las elecciones parlamentarias del próximo año. El interés tradicionalmente bajo de los votantes (Eslovaquia tuvo la participación electoral más baja de toda la UE en 2014: solo el 13,05%) para elegir a los futuros eurodiputados genera, sobre todo, interés de las entidades políticas. Al mismo tiempo, la participación electoral extremadamente baja significa una mayor posibilidad de afirmarse incluso para entidades políticas marginales. En las últimas elecciones al Parlamento Europeo en Eslovaquia, unos 30.000 votos fueron suficientes para obtener un mandato parlamentario.

    Este hecho también ha hecho que participen 31 entidades, todo un récord. Estas compitieran por la confianza de los votantes a finales de mayo. La mayor atención se centra en el resultado del partido gubernamental más fuerte. El Smer-SD (Dirección - Socialdemocracia) sufrió las pérdidas significativas en las elecciones regionales y municipales, además, este mes cayó, por primera vez, por debajo del 20% en las preferencias. La oposición espera que las elecciones europeas confirmen la trayectoria descendente del partido, mientras que el liderazgo del SMER espera un resultado de más del 20% en esta última prueba antes de las elecciones parlamentarias para mantener las posiciones actuales.

    También será de interés el duelo de la oposición "antigua" compuesta por SaS (Libertad y Solidaridad), OĽaNO (Gente Ordinaria y Personalidades Independientes) y KDH (Movimiento Demócrata Cristiano) con la "nueva" oposición representada en las próximas elecciones europeas por la coalición de Progresívne Slovensko (Eslovaquia progresista) y Spolu - občianska demokracia (Juntos - Democracia Civil). Estos dos partidos, junto con la entidad en formación del presidente saliente Andrej Kiska competirán por el mismo electorado que la antigua oposición, y las elecciones de mayo serán su primer encuentro real.

    La izquierda radical unida

    Si bien la derecha política está muy fragmentada, solo hay dos listas en la izquierda que cortejan el apoyo de los votantes: el mencionado Smer-SD, miembro del Partido de los Socialistas Europeos, y la coalición de izquierda radical formada por el Komunistická strana Slovenska (Partido Comunista de Eslovaquia) y el partido Vzdor - Strana práce (Resistencia - Partido Laborista). Varias asociaciones cívicas de izquierda también están representadas en la lista electoral de esta coalición.

    Hace cinco años, ambas entidades se presentaron a las elecciones de forma independiente y compitieron también con la entidad Úsvit (Dawn), un partido del ex diputado del KSS Ivan Hopta. Este partido no participará en las próximas elecciones europeas. Las prioridades de su programa incluyen temas sociales, resistencia al militarismo y la lucha contra el aumento del extremismo de derecha en Europa.

    Sin embargo, ambos partidos solo son esporádicamente capaces de romper el bloqueo de los medios y su apoyo en las encuestas de opinión pública suele ser del uno por ciento. Según la última encuesta, una coalición radical de izquierda en las elecciones europeas ganaría un 1,76%.

    ¿Avance de la extrema derecha?

    Una de las sorpresas negativas de las elecciones en Eslovaquia será probablemente el resultado del partido de extrema derecha Kotleba - Ľudová strana Naše Slovensko (Kotleba - Partido Popular Nuestra Eslovaquia). Si bien este partido ha recibido menos del dos por ciento en elecciones anteriores, la pregunta ahora no es si los extremistas podrán ganar un escaño en el Parlamento Europeo, sino si adquirirán uno o más mandatos. De hecho, desde 2014 los extremistas han logrado imponerse en las elecciones parlamentarias y mantener un electorado estable y disciplinado compuesto principalmente de votos de protesta.

    Esto también se reflejó en las recientes elecciones presidenciales, donde el líder extremista Marian Kotleba ganó más del diez por ciento y terminó cuarto. Delante de él se ha colocado a Štefan Harabin, quien apuntó a los votantes de la protesta, y también construyó la campaña sobre temas típicos especialmente para la extrema derecha: el eurocepticismo, el nacionalismo o el miedo a la migración. Teniendo en cuenta que Harabin y Kotleba obtuvieron más del 25% de los votos en las elecciones presidenciales, y el hecho de que Harabin no se presenta como candidato en las elecciones europeas, Kotleba tiene una muy buena oportunidad de obtener al menos un eurodiputado.

    Estas expectativas se confirman en la última encuesta para las elecciones europeas, donde el partido de Kotleba terminó con casi un 13% en el segundo lugar detrás de SMER.

    ¿El resultado de las elecciones se verá afectado por los temas de migración y las relaciones con Moscú?

    Si bien es probable que el tema de las relaciones entre la UE y los Estados miembros domine la campaña electoral, el tema de la migración, o al menos un esfuerzo para revivirlo, también desempeñará un papel en la campaña, dado el gran potencial de las fuerzas extremistas y antisistema. Los problemas geopolíticos, especialmente las relaciones entre la UE y Rusia, tampoco se quedarán atrás, por lo que puede haber un debate sobre las sanciones contra Rusia o el proyecto del ejército europeo unido.

    En términos generales, en las próximas elecciones europeas se espera que el SMER gane, ya que intentarán mantener el número actual de escaños (4). Después de las elecciones, Eslovaquia probablemente estará representada por un mayor número de parlamentarios euroescépticos, especialmente de los partidos Kotleba - ĽSNS y Sme rodina - Boris Kollár (Somos Familia - Boris Kollár), liderado por el empresario Boris Kollár.

    La fracción ALDE también puede obtener beneficios si un representante de Progresívne Slovensko (Eslovaquia progresista) llega al Parlamento Europeo. Este partido va a las elecciones en la coalición con otro partido Spolu - občianska demokracia (Juntos - Democracia Civil). Los partidos de derechas SaS (Libertad y Solidaridad), OĽaNO (Gente Ordinaria y Personas Independientes), así como el KDH (Movimiento Demócrata Cristiano), deben mantener la representación parlamentaria. Por el contrario, el éxito de Slovenská národná strana (Partido Nacional Eslovaco) y dos partidos húngaros: Most-Híd (Puente) y Strana maďarskej koalície (Partido de la Coalición Húngara) es cuestionable.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles