• Una lucha doble para la izquierda chipriota

  • Por Yiannos Katsourides | 11 Feb 19 | Posted under: Chipre , Elecciones , La Izquierda
  • Un análisis de nuestra organización observadora "Promitheas Research Institute" sobre el paisage político en Chipre, la izquierda chipriota y las elecciones europeas.

    En menos de cuatro meses, los ciudadanos europeos acudirán a las urnas por novena vez para elegir a sus representantes para el Parlamento Europeo. Para Chipre será la 4ª vez. Al entrar en estas elecciones, la escena sigue siendo fluida y esto es principalmente el resultado de dos factores. Primero, el hecho de que los vínculos partidistas se están desvaneciendo en Chipre de manera extremadamente rápida en los últimos años, y las generaciones más jóvenes no se sienten limitadas por las decisiones de sus familias. Chipre está experimentando un proceso de desalineación desde hace algunos años (por ejemplo, la abstención está en constante aumento) pero aún sin realineación, excepto en el caso de la extrema derecha ELAM. Segundo, porque las elecciones europeas nunca han sido importantes para los votantes chipriotas.

    Dicho esto, la fuerza electoral de los principales partidos, tal como se reflejó en los resultados de las últimas elecciones parlamentarias de mayo de 2016, es la siguiente: Rally Democrático de derecha (DISY) 30,69%; Partido Progresista de Izquierda de la Gente Trabajadora (AKEL) 25.67%; Partido Demócrata de centro-derecha (DIKO) 14.49%; socialdemócratas EDEK, 6.18%; Alianza de Ciudadanos centristas, 6.01%; Movimiento de Solidaridad Nacionalista de derecha, 5.24%; Partido Verde, 4,82%; y el ELAM de extrema derecha, 3,71%. Lo anterior sugiere que el equilibrio de fuerzas se inclina claramente hacia el centro-derecha.

    Aunque el centro-derecha -como bloque- siempre ha sido el actor dominante en la política de Chipre, la situación actual, tal como se define en los resultados electorales citados anteriormente, indica un cambio en el centro de gravedad ideológico del sistema de partidos de Chipre: el centro-derecha, aunque más fragmentado ahora que en el pasado, ha aumentado su cuota de votos a expensas del centro-izquierda. En 2011, el centro-izquierda representado por AKEL, EDEK y los Verdes logró aproximadamente el 44%, mientras que en 2016 su participación general se redujo a aproximadamente el 37%. El centro-derecha y la extrema derecha, en conjunto, aumentaron del 51% a aproximadamente el 60%. AKEL, el único partido de la izquierda en Chipre, ha perdido una parte significativa de su fuerza electoral desde 2011 (aproximadamente el 30%) pagando tanto sus errores en el gobierno como la intensa polémica en su contra por parte de todos los demás partidos y los medios de comunicación.

    Como ya se mencionó, las elecciones europeas nunca han sido de gran importancia en Chipre. El sistema de partidos chipriotas nunca se polarizó con respecto a Europa, en particular después de principios de los años 90, y todas las partes apoyaron la participación en la UE y la zona euro. La prominencia de la UE aumentó inmediatamente después del rescate, con la mayoría de los partidos enfatizando aspectos de la crítica, particularmente la izquierda. Sin embargo, desde 2016, los debates sobre la UE han vuelto a ocupar un puesto tras bambalinas. 'Europa' destacó mucho menos en los debates políticos después de 2016. En vista de las próximas elecciones europeas, el único partido que presenta temas importantes relacionados con la UE (carácter, trabajo, etc.) y desde una perspectiva crítica es AKEL: por ejemplo, falta de legitimidad democrática, el neoliberalismo, el aumento de la xenofobia y la extrema derecha, etc. AKEL les pide a los votantes que confíen en el partido y luchen con él y las otras fuerzas de izquierda en Europa para cambiar el estado actual de las cosas en la UE. La UE se opone a las fuerzas del trabajo y favorece al capital. Todos los demás partidos enfatizan la importancia de ser miembros de la UE y los principales partidos de centro-derecha están a favor de las políticas de la UE en su forma actual. Sin embargo, la principal preocupación de todos los partidos es la posibilidad de un aumento de la abstención después del extraordinario porcentaje de abstención del 60% en las últimas elecciones europeas.

    Los debates políticos se centran principalmente en cuatro cuestiones que son de interés nacional. Primero, la enorme crisis de legitimación de todo el sistema político. Esta crisis se intensificó por los numerosos escándalos políticos y económicos que se habían manifestado en los últimos años y la incapacidad de los partidos políticos y los gobiernos para proteger a la población de la crisis económica. Esto, a su vez, llevó a la percepción generalizada entre la opinión pública de que todos los políticos son corruptos y egoístas y que todas los partidos son iguales y no pueden ayudar a los ciudadanos. Por lo tanto, la dicotomía aquí no es tanto entre partidos sino entre votantes y partidos. En segundo lugar, el estado de la economía con las repercusiones del rescate de 2013 sigue siendo el centro de estas discusiones. Aquí, la principal línea divisoria es entre el gobierno de derecha y la izquierda en temas como el papel del estado en la economía, las privatizaciones, el estado de bienestar, las perspectivas de crecimiento y para quién, etc. Tercero, está siempre presente el problema de Chipre aunque ya no es el único foco de las campañas políticas, aparece regularmente en los titulares. Aquí, la línea divisoria es más compleja, aunque en un sentido más general, hay quienes se oponen a una solución federal y se pueden encontrar en la mayoría de los partidos de derecha y centro derecha y los que favorecen a una federación que se encuentra principalmente en la izquierda y algunos liberales. En el contexto del problema de Chipre, hay un renacimiento del nacionalismo y la izquierda (AKEL) es la fuerza más vigorosa que resiste cualquier percepción en contra de la continuación del statu quo divisorio actual. En cuarto lugar, están los muchos problemas no resueltos de la administración interna, siendo los más importantes la pregunta sobre la introducción de un sistema nacional de salud, la reforma del sistema judicial luego de las acusaciones de nepotismo y favor hacia los bancos, y los procesos de visa de oro para ciudadanos de terceros países. En estos temas, la izquierda lucha contra la mayoría de los demás partidos y, en particular, contra el gobierno de derecha para encontrar soluciones que favorezcan a la mayoría de la gente y, en particular, a la clase trabajadora.

    Al entrar en estas elecciones y, a diferencia de otros países, hay que señalar que en Chipre solo hay un partido de izquierda en las elecciones, AKEL. Por el momento, no hay otra fuerza política de izquierda que haya mostrado interés en participar en las elecciones. AKEL disputa las elecciones bajo la plataforma electoral de AKEL-Fuerzas de la Nueva Izquierda. Este esquema se introdujo por primera vez en 1991 y permanece vigente hasta hoy, permitiendo que el partido coopere con fuerzas y políticos más allá de la izquierda, pero que estén de acuerdo con las políticas principales de la izquierda. Además, y por primera vez, AKEL incluyó a un turcochipriota en su lista. AKEL es un miembro activo en el GUE / NGL y un observador en el Partido de la Izquierda Europea.

    Dado lo anterior, AKEL ha declarado que las próximas elecciones no solo se refieren a la relación de fuerzas dentro de la UE sino también en Chipre y, por lo tanto, es de gran importancia que la izquierda salga de estas elecciones con más poder que antes.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo

     


Related articles