• Entrevista
  • Ailbhe Smyth: "Necesitamos debatir sobre el aborto a escala paneuropea y vincularlo al debate sobre nuestra democracia"

  • Por Małgorzata Kulbaczewska-Figat | 01 Mar 21 | Posted under: Irlanda , Polonia , Feminismos , Movimientos Sociales y Sindicatos
  • ¿Cómo la sociedad irlandesa pasó de la prohibición del aborto a que venciesen los derechos de las mujeres? ¿Qué podemos aprender de esta experiencia para que sean útiles para las protestas feministas que hay hoy en Polonia? Małgorzata Kulbaczewska-Figat (Strajk.eu) habla con Ailbhe Smyth, activista feminista

    Ailbhe Smyth cofundó la “Coalición para derogar la Octava Enmienda” en 2013, una amplia plataforma de la sociedad civil para luchar por la eliminación de la prohibición casi total del aborto, incluida en la Constitución irlandesa en 1983. La Coalición pasó a convertirse en uno de los tres pilares de la iniciativa “Juntos por el Sí” que encabezó la campaña del referéndum nacional para derogar la octava enmienda y por el derecho al aborto, que tuvo lugar en 2018. El referéndum obtuvo una amplia mayoría del 66% , uno de los índices de participación más altos en referéndums en Irlanda. Ailbhe también jugó un papel central en la victoriosa campaña del referéndum por la igualdad en el matrimonio de lesbianas y gays en 2015. Fue académica senior en el University College Dublin, donde Ailbhe fundó y dirigió los Estudios de la Mujer. Tiene numerosas publicaciones sobre feminismo, política y cultura.

    Smyth fue una de las invitadas a nuestro webminario Nuestros cuerpos, nuestra elección, nuestras decisiones, 4 de marzo de 2021, 6-8pm (CET)

    Małgorzata Kulbaczewska-Figat:Has participado activamente en el movimiento por los derechos de las mujeres durante casi 40 años ...

    Ailbhe Smyth: Me volví activo a fines de la década de 1970. Fue un momento muy difícil para las mujeres en Irlanda: por un lado, estábamos atravesando una recesión económica y por otro, experimentamos una reacción violenta, por parte de la Iglesia, hacia las primeras actividades del movimiento de liberación de la mujer. En ese momento, la Iglesia Católica estaba haciendo campaña para establecer una prohibición total del aborto e incluir una enmienda en la Constitución. De hecho, esta campaña tuvo éxito en 1981 y mi primera campaña como activista fue la contra esa enmienda. ¡Así que fue muy, muy difícil!

    Solo a fines de la década de 1960 a las mujeres irlandesas se les concedió el derecho a estudiar en escuelas secundarias. Cuando di a luz a mi hija, en la década de 1970, no estaba casada con su padre, lo que significaba que automáticamente se registró como hija ilegítima. Fue un gran escándalo, y mi hija, mientras esta ley estuviera en vigor, ni siquiera habría tenido derecho a una pensión en caso de que yo muriese.

    Me casé en 1973. La universidad donde trabajaba me informó que ya no podría trabajar a tiempo completo. Las leyes simplemente no permitían que las mujeres casadas trabajaran en instituciones estatales. Afortunadamente, ese mismo año entró en vigor una nueva ley y se levantó la prohibición. Hasta mediados de la década de 1990 el divorcio estaba prohibido y se pudo tener acceso gratuito a la anticoncepción poco después. Mi matrimonio, que se rompió a los seis meses, no se disolvió formalmente hasta que la ley cambió a mediados de los años noventa.

    El aborto, debemos recordar, era ilegal incluso antes de la introducción de garantías constitucionales para la protección de los "no nacidos". Estaba castigado con cadena perpetua.

    Como por un asesinato ...

    ¡Exactamente! Tanto la mujer que terminó su embarazo como el médico – o cualquiera que le ayudara- ¡podía ser castigado de esa manera! Y debemos saber que incluso bajo las leyes irlandesas actuales que, por supuesto son incomparablemente mejores, ayudar en el aborto es un delito, a menos que se cumplan los términos estrictísimos de la ley.

    Vamos a ir hacia atrás por un momento en su historia personal, a la década de 1970, en la que está criando a su hija por su cuenta, mientras todavía trabaja en la universidad ...

    ... como una de las pocas mujeres que trabajó incluso después de dar a luz. Hasta tuve que explicarle esto a mi hija diciéndole que era genial, porque gracias a ello pudo ganar dinero para nosotras. Las madres solteras estaban horriblemente estigmatizadas por la sociedad en ese momento. Y la brutal verdad sobre cómo las niñas embarazadas solteras fueron encerradas en instituciones administradas por monjas y obligadas a trabajar como esclavas, se reveló solo años después. El Estado y la Iglesia iban de la mano en este asunto.

    Irlanda recién comenzaba a cambiar. Nos unimos a la Unión Europea. Nuestra situación económica, muy difícil en décadas anteriores, comenzó a mejorar lentamente. Los irlandeses empezaron a salir del país, no para trabajar sino de vacaciones y se dieron cuenta de que la vida era diferente en otros lugares. Y los que no fueron, vieron la televisión. 

    En 1983 la Iglesia obtiene lo que quiere. La octava enmienda a la Constitución irlandesa equiparó el derecho del feto a la vida con el de la mujer. Se adoptó en referéndum por una mayoría del 67% de los votos. Esto significa que al menos algunas mujeres también apoyaron la ley ...

    Irlanda, aunque empezaba a cambiar, seguía siendo un país profundamente católico. La Iglesia tenía una gran influencia en las escuelas y en el sistema sanitario. Para miles de personas seguía siendo una última autoridad sobre la sexualidad. Así que, sí, muchas mujeres votaron en este referéndum contra el derecho a interrumpir el embarazo. Sin embargo, estoy convencida de que si ese referéndum se hubiera celebrado veinte años antes, la enmienda no habría sido aceptada con el 67%, sino con más del 80% de votos a favor . El hecho de que más de un tercio de los votantes se opusieran a la Iglesia fue una prueba de los grandes cambios que se estaban produciendo en nuestra sociedad.

    La Octava Enmienda estuvo en vigor durante casi cuarenta años. Fue cancelada por un referéndum en 2018.

    A lo largo de este tiempo, el movimiento de liberación de las mujeres era activo, visible, luchando y ganando. En 1990 elegimos a una mujer, Mary Robinson, abogada y defensora del derecho al aborto y la igualdad de derechos para la comunidad LGBT, como presidenta de la República. Estos dos movimientos, las mujeres y los grupos LGTB, crecieron, lucharon y maduraron juntos en Irlanda.

    Se hizo otro referéndum sobre el aborto en 1992. Por desgracia, ae organizó a causa de una tragedia humana - una niña de 14 años fue violada por un amigo de la familia y se le impidió ir a Gran Bretaña a abortar. Finalmente fue, pero sufrió un aborto espontáneo. En ese referéndum respondimos a tres preguntas: si una mujer tiene derecho a recibir información sobre la posibilidad de un aborto en el extranjero, si es posible viajar libremente si el motivo es el aborto y si el riesgo de que una mujer se suicide constituye una amenaza para la salud de la madre (y así justificar el aborto). Y la respuesta fue sí.

    Fue un cambio de gran importancia. Se admitió oficialmente que los abortos existían y se realizaban a pesar de la prohibición.

    ¿No había tal conciencia antes? ¿Ningún aborto clandestino?

    Realmente no. Hace mucho, en las décadas de 1920 y 1930, en la parte trasera de las tiendas o farmacias las mujeres podían comprar extraoficialmente varios "remedios" que supuestamente conducían a un aborto espontáneo. En 1967 entró en vigor la Ley Británica del Aborto. En la década de 1970, las mujeres que querían interrumpir sus embarazos iban allí. Por supuesto, no todo el mundo podía: no tenían dinero, nadie con quien dejar a sus hijos mientras ella no estaba ... Dieron a luz y trataron de criar a sus hijos de la mejor manera posible. Hay un gran silencio sobre estas mujeres, un vacío que nunca se llenará.

    Otro factor que contribuyó al cambio de pensamiento: nuestro neoliberalismo irlandés. La gente empezó a preocuparse más por el consumo, se volvió más materialista. La vieja creencia de que Dios nos mira y está a cargo de todo desapareció. La sociedad se secularizó y, al mismo tiempo, la Iglesia cometió una especie de harakiri: salieron a la luz una serie de escándalos relacionados con el abuso sexual de niños por parte de sacerdotes. Salieron a la luz un cura después otro cura, después otro cura ... Tuvo un gran impacto. La Iglesia ya no pudo imponer su autoridad.

    En Polonia, también es la Iglesia, de la mano de políticos obedientes, la que impone la prohibición legal del aborto. En el discurso público en Polonia a menudo escuchamos comparaciones con Irlanda, muchas veces formuladas con esperanza: dado que la omnipotencia de la Iglesia católica finalmente se derrumbó allí, también nosotros podemos hacer que suceda. Vamos a repetir este camino y construir una sociedad abierta.

    Bueno, si examina más de cerca la trayectoria de los movimientos de mujeres en ambos países, puede ver más diferencias que similitudes. Cuando las mujeres polacas salen a la calle, luchan por los derechos que realmente tenían sus madres y abuelas. Nosotras exigíamos un derecho que nunca tuvimos. La Iglesia católica en Polonia se ha posicionado llenando el vacío tras de la caída del socialismo real. No solo no cae, sino que logra llenar este vacío con sus propios conceptos y todavía tiene aliados obedientes: políticos de extrema derecha.

    ¿Será más dura la lucha para nosotras?

    Puede que lo sea, pero puede que. Lo más importante es no rendirse. Las mujeres no pueden salir de las calles. Tienen que ser visibles constantemente y repetirse una y otra vez: ¡nos quedaremos aquí hasta que ustedes se vayan! El movimiento de masas es la única fuerza que realmente puede ganar algo. El Parlamento europeo habla y dice las cosas correctas, pero no tiene poder real. ¿Comisión Europea? No es valiente ni está de verdad interesada en cuestiones de sexualidad o igualdad de género.

    En Irlanda, en la década de 2000, estábamos convencidos como sociedad: tenemos que revocar la Octava Enmienda. Desafortunadamente, antes de que se implementaran tales cambios legales, ocurrió otra tragedia ...

    En 2012, Savita Halappanavar, de 31 años, murió de sepsis. Si no le hubieran negado el aborto, estaría viva.

    Este caso fue un shock para Irlanda. Una mujer que vino a vivir y trabajar con nosotros, que si se quedaba en su India natal, podrían haber terminado su embarazo, murieron. Nuestras leyes la mataron. Fue una gran lástima.

    Al mismo tiempo, estábamos haciendo una campaña en Irlanda por el matrimonio igualitario. Yo trabajaba en esta campaña y dije entonces: si ganamos el matrimonio igualitario, también ganaremos el derecho al aborto.

    Esta es, probablemente, otra diferencia entre Polonia e Irlanda, si fue más fácil reclamar los derechos de las personas LGBT que los derechos de las mujeres.

    ¡Pero fue así! Mientras luchaban por el derecho al matrimonio, las parejas de gays y lesbianas decían a la mayoría heterosexual: ¡queremos ser como tú! ¡No seamos diferentes! Luchamos para que fuera ampliamente aceptado. No es legal, pero es hiperlegal. Hablamos sobre el amor, la necesidad de estabilidad, el cuidado de los niños, la seguridad.

    Cuando se lucha por el derecho al aborto, la situación es diferente. Implica una charla no sobre cosas bonitas y agradables, sino sobre cosas en las que la gente no quiere pensar. A los hombres no les gusta en absoluto hablar sobre el aborto. Y las mujeres ... que entienden lo que sucede cuando se está embarazada, pero no pueden o no quieren dar a luz; pero ellos no quieren ni pensar en ello. Luego está toda esta fraseología creada por la Iglesia: aborto = asesinato, destrucción de la vida ... Así que el tema fue tan difícil para nosotras que incluso algunos activistas que participaron en la campaña antes del referéndum, que finalmente abolió la Octava Enmienda, dijeron: Estoy a favor del derecho al aborto para todos, ¡pero no me gusta! Tuvimos que ser muy cautelosas y pensar detenidamente el lenguaje utilizado. También lo había hecho la parte radical de izquierdas del movimiento. Al fin y al cabo, no se trataba de ganar un debate ideológico o de hablar con los que ya estaban convencidos, sino de iniciar un gran cambio social.

    Partimos de la experiencia personal, buscando lo que pudiera conectarnos. Seguimos repitiendo: luchamos por todos, unos por sus derechos personales, otros por nuestras hijas, nietas o simplemente mujeres que puedan estar necesitadas. Destacamos: el aborto es una cuestión de justicia y derechos humanos. Dijimos: al otorgar a las mujeres el derecho a tomar decisiones, el Estado demuestra que se preocupa por la igualdad, pero también muestra que quiere ser un Estado humano, digno.

    La Iglesia en Polonia, incluso desacreditada por una cadena de escándalos, lucha contra el movimiento de mujeres y usa palabras realmente agresivas hacia los opositores. ¿Ocurrió lo mismo en Irlanda?

    La Iglesia luchó para prohibir el aborto en la década de 1980, luego hizo campañas antes del referéndum de 1992 y en 2002. En 2018, se rindieron. Los obispos no hablaron. En cambio, hubo organizaciones antiaborto que afirmaban que el aborto era simplemente malo. La Iglesia entiende que la gente ya no la escuche, sino que deciden por sí mismos. Al igual que la anticoncepción, que también es un pecado y, sin embargo, es utilizada tanto por mujeres irlandesas como polacas. En 2018 la Iglesia en Irlanda ya no era una fuerza política. En Polonia tengo la impresión de que todavía lo es. Sin embargo, esto no significa automáticamente que las mujeres polacas tendrán que luchar por sus derechos durante mucho tiempo. En Argentina, la Iglesia no se derrumbó como lo hizo en Irlanda, pero no ha podido detener la introducción de una ley que legaliza el aborto. Lo más importante es que el movimiento de mujeres no se rinda, que vuelva a las calles, defienda los nuevos derechos y los que ya se ganaron una vez. Estos derechos no se otorgan para siempre y pueden revocarse.

    En mi opinión, la lucha de las mujeres polacas tiene una dimensión más. Este es un desafío para la extrema derecha, un gobierno de derechas cuyas acciones están siendo vigiladas e inspiran a la derecha en otros países. Los hombres y mujeres que dejan claro que no aceptan la visión de la derecha, no permiten que esta visión tenga éxito a nivel internacional. Las mujeres polacas merecen la solidaridad internacional, y un gobierno que envía policías brutales contra sus marchas o tolera localidades donde "las personas LGBT no son bienvenidas", debería ser condenado. Y si el gobierno ignora la voz de la calle, las mujeres deben responder: ignoraremos tu ley. Vamos a encontrar una manera de burlar de sus leyes. Lucharemos en todos los niveles posibles.

    Ya está sucediendo. Abortional Dream Team trabaja, activistas que ayudan a organizar viajes al extranjero para abortar. Hay grupos que ayudaban a obtener los fondos necesarios para un aborto farmacológico. Era como si las mujeres sintieran que solo la autoorganización y la solidaridad nos salvarían, porque el gobierno no pretendía entablar ningún diálogo con los manifestantes, incluso cuando había cientos de miles en las calles, y en las urnas el 70 por ciento de los encuestados se puso del lado de las mujeres.

    Y las iniciativas de estas mujeres son maravillosas. Al mismo tiempo, el tema aún debe gritarse en voz alta. Una discusión sobre el aborto a escala paneuropea debería estar vinculada a una discusión sobre nuestra democracia. El derecho a interrumpir el embarazo va sobre quién tiene derecho al control de la vida de una mujer - si una mujer tiene el derecho a decidir o hay ciertos grupos que tienen el derecho a controlarla.

    La lucha por el aborto no es una lucha por la moral, porque la Iglesia es una de las instituciones más inmorales, amorales e hipócritas. Para ellos, es una lucha por establecer una sociedad autoritaria.

    ¿Tiene también la impresión de que la derecha autoritaria solo se está beneficiando de la pandemia, mientras que la izquierda está constantemente a la defensiva? Es la derecha la que siembra la  ansiedad social, y la izquierda, como mucho, está diciendo "es el momento de una alternativa al capitalismo neoliberal" - en todo caso es lo suficientemente valiente como para exigir el desafío de reglas capitalistas. No estamos pasando de inventar a actuar, mientras la derecha busca nuevos seguidores.

    ¡Definitivamente! En Irlanda, los movimientos de extrema derecha siguen siendo pocos, pero están ganando nuevos apoyos: la pandemia y la ola de desempleo que ha provocado ha hecho que la gente esté más ansiosa, más deprimida y dispuesta a escuchar sus propuestas. Esta es una de las razones por las que actualmente estoy involucrado en la creación de Le Cheile, una plataforma creada por la izquierda para contrarrestar el progreso de la extrema derecha. Sin embargo, sé que bloquear no es suficiente. La gente necesita conocer nuestras ideas, nuestras alternativas y necesita escuchar: lo que la derecha está proponiendo son eslóganes fuera de la vida, no resolverán tus problemas con sus ideas extremistas, sabemos cómo salvar puestos de trabajo. Necesitamos ser más inteligentes y más decididos en la izquierda y necesitamos saber cómo hablar con las personas que están sufriendo la crisis. La lucha por los derechos de las mujeres está entrelazada con esta lucha: después de todo, la crisis está destruyendo sectores enteros en los que trabajan mujeres y jóvenes: el comercio minorista, la gastronomía y el turismo.

    Dijiste en una entrevista que sueñas con un mundo basado en estructuras verdaderamente igualitarias, que te enorgullece describirte como una "activista". ¿Cuál es la clave para hacer que nuestro activismo, ya que podría suscribirme a ese sueño, fuera fructífero?

    Es difícil dar recetas universales. Creo que es incluso un poco contraproducente. ¡Si tuviera algo para aconsejar desde mi experiencia irlandesa a la lucha de las mujeres en Polonia! Pero estoy segura de algunas cosas. Estoy muy arraigada en la tradición feminista, vengo de ella, pero sostengo que no debes ser activista si pierdes de vista los significados y conexiones globales. Porque siempre hay problemas que resolver que no están desconectados entre sí. En mi caso, hay cosas por lo que luchar en Irlanda: el trato escandaloso a los refugiados que llegan a la isla, la cuestión de la vivienda, la situación de las personas mayores - y aquí hablo también en mi propio nombre - que han sido prácticamente abandonadas por la pandemia.

    También hay que hablar con la gente de manera que sepan que lo que dices es auténtico, que tiene que ver con tu vida y con la de ellos. Durante la campaña, tratamos de comunicarnos de esa manera: ¿qué vas a hacer si tu hija no tiene acceso a un aborto? ¿Si tu nieto resulta ser gay y no podrá casarse? Animamos a las personas a pensar en sí mismas, animándolas a convertirlas en comprensivas y solidarias con los demás.

    El activismo es un trabajo sobre el terreno. Con la gente, en la calle. Las redes sociales son geniales, pero son como una hoja de papel y una pluma! Nos ayudan a organizarnos, pero los más importantes son los movimientos de masas. Las redes sociales pueden ser una herramienta para nosotros, pero son las multitudes de personas que van frente al parlamento las que hacen temblar a los gobiernos y ceder a la voluntad del pueblo.

    ¿Crees que haremos un mundo más igualitario y salvaremos al planeta y a nosotros mismos de la destrucción?

    No sé. Pero sería cobarde e irresponsable no luchar por ello. Sé que no voy a convencer a todos y cambiar la naturaleza de todo el mundo ... pero, personalmente, no podría ver que hay sistemas y estructuras que conducen a la muerte y la destrucción y no oponerme. Tanto como pueda. Hay demasiado en juego.

     

    Publicado originalmente en la página web de Strajk.eu (disponible en polaco)


Related articles