• Observaciones finales sobre el simposio de transform! en Viena (14-16 de enero)
  • 'Sigue habiendo esperanza para Oriente Medio'

  • Por Walter Baier | 23 Jan 17 | Posted under: Paz y Guerra
  • Encontrar una solución justa y sostenible para Oriente Medio significa contribuir inmensamente a la paz y a la seguridad para Europa, sin la cual no se garantizará el bienestar y la democracia en Europa. La izquierda de Europa tiene que asumir su responsabilidad, también en su propio interés.

    Ahora, después de casi tres días llenos de interesantes debates, podemos confirmar que nuestro simposio [1] ha sido un éxito, sobre todo porque reunió a las personas adecuadas en el momento adecuado y en el lugar correcto.

    Sin embargo, este lugar, Viena, mi ciudad natal, no puede considerarse de ninguna manera un lugar fácil para discutir la cuestión palestina-israelí, ya que, por un lado, adquirió la reputación de ser la "capital global del antisemitismo" del Siglo XIX, mientras que, por otra parte, fue la ciudad de Theodor Herzl y el lugar donde se publicó su emblemático libro El Estado de los judíos.

    En 1938, cuando las tropas nazis anexaron Austria al Tercer Reich, que estaban convencidos de que duraría 1000 años, Viena albergaba una floreciente comunidad judía de 185.000 almas. Siete años después los mil años habían terminado, pero la comunidad judía estaba compuesta por sólo 25.000 personas. 60.000 judíos fueron asesinados en los campamentos y muchos de los que lograron escapar del genocidio no estaban en absoluto dispuestos a regresar a una ciudad donde experimentaron persecución y humillación.

    Tomó más de cuatro décadas antes de que la sociedad de Austria estuviera dispuesta a reconocer la dimensión del crimen cometido aquí, en la que demasiados ciudadanos estaban involucrados. El difícil debate sobre el considerable récord de antisemitismo en Austria dio lugar a una mayor concienciación, sobre todo entre los jóvenes con más formación, que puede parecer exagerada a personas extranjeras no familiarizadas con el contexto trágico. Sin embargo, lo consideramos un importante logro democrático de la historia de la posguerra de Austria.

    Pero típico para el establishment político y cultural de Austria, una vez más se eligió el camino más fácil. Al asumir la responsabilidad por los crímenes cometidos contra su población judía fracasó una vez más, esta vez por no reconocer que Palestina no ha sido de ninguna manera una 'tierra sin gente', ni siquiera bajo el colonialismo británico. Al reconocer el derecho del pueblo judío a una patria, cerraron los ojos ante el sufrimiento del pueblo que pobló la tierra que la comunidad internacional concedió al pueblo judío como patria. Por lo tanto, se aceptó comúnmente que los árabes palestinos tenían que pagar el precio por el crimen que los europeos blancos cometieron contra europeos blancos en suelo europeo.

    Así, a través de una coincidencia histórica, la fundación del Estado de Israel no sólo correspondía a las aspiraciones de muchos judíos europeos, aunque no todos, sino que reflejaba la agudeza de las potencias europeas para aliviar su conciencia y deshacerse de una culpabilidad que, en el caso de Alemania y Austria, consistió en la participación activa en la Shoah y en otros casos de una Realpolitik que permitió el genocidio. ¿Sería realmente exagerado llamar a esto una especie de externalización de la culpabilidad, obligar a otros a pagar su factura por un colonialismo moral?

    Quiero rendir homenaje a nuestro amigo Ari Rath, ex editor en jefe del Jerusalem Post, que fue invitado a este simposio pero falleció hace unos días a la edad de 92 años.

    Su infancia llegó a un fin repentino cuando, siendo un muchacho de 13 años en 1938, decidió huir de Viena a Palestina donde experimentó las esperanzas y las dificultades en un kibutz, animó la proclamación del estado de Israel, y aunque era un sionista se avergonzó de la Nakba, lo que llevó a la expulsión de 700.000 palestinos de sus hogares y aldeas, pero como leal ciudadano israelí participó en las numerosas guerras.

    En 2012, mirando hacia atrás en su extraordinaria carrera profesional en una entrevista con un diario austriaco, Ari Rath expresó su desencanto: "Hoy Israel es una tremenda decepción para mí. Significa un desastre personal. El racismo es desenfrenado. Avigdor Lieberman, un tipo con opiniones de la derecha radical, se convirtió en ministro de Relaciones Exteriores. Hacen todo lo posible para evitar negociar la paz. Los asentamientos en los territorios ocupados se están expandiendo y la izquierda israelí no puede hacer nada al respecto".

    Bruno Kreisky, otro notable vienés, de 'origen judío' como él mismo describió, decidió defender la causa del pueblo palestino. No sólo introdujo a Yasser Arafat en la arena internacional y le dio a la OLP la posibilidad de abrir una representación diplomática permanente en Viena, que es también la ciudad anfitriona de la ONU. Siendo un líder de la Internacional Socialista también llamó a Europa a asumir una postura independiente de los EE.UU. hacia el conflicto en Oriente Medio y a abogar por el derecho a la autodeterminación para el pueblo palestino, incluido el derecho a su propio Estado palestino viable.

    En 1979, al dirigirse al Partido Laborista israelí en su congreso, sugirió: "Israel no tiene ni el derecho a decidir quiénes son sus vecinos ni puede decidir quién lidera al pueblo palestino".

    Yo personalmente conocí a Bruno Kreisky en 1983, justo cuando se retiraba de la política y también se abstenía de comprometerse más en los asuntos de Oriente Medio por razones que prefiero no describir aquí. Sin embargo, advirtió que si el conflicto palestino-israelí no se resolvía pacíficamente en un futuro previsible, todo Oriente Medio se incendiaría, lo que inevitablemente afectaría a Europa e incluso crearía el riesgo de una guerra global. Bruno Kreisky puede haber fallado en algunos aspectos, sin embargo su perspectiva pesimista con respecto a Israel y Palestina se ha demostrado correcta.

    Sin embargo, todavía queda esperanza para Oriente Medio. La recientemente adoptada Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas marca un cambio significativo en la reacción de la comunidad internacional con la continua ocupación de tierras palestinas, ya que se centra en la actividad de los asentamientos de Israel en los territorios ocupados como uno de los principales obstáculos para la paz entre Israel y Palestina, afirmando que constituye una "flagrante violación del derecho internacional" y "reitera su exigencia a que Israel deje de inmediato y completamente todas las actividades de asentamiento en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental" y reafirma "la obligación de Israel, el poder ocupante, a respetar escrupulosamente sus obligaciones jurídicas en virtud del Cuarto Convenio de Ginebra".

    Sin embargo, esto seguirá siendo papel mojado, siempre y cuando la comunidad internacional no esté dispuesta a tomar medidas para ejercer presión sobre el gobierno israelí para que cambie su actitud.

    Esto también concierne a la Unión Europea. Por lo tanto, el Partido de la Izquierda Europea pide a la UE que suspenda el Acuerdo de Asociación UE-Israel hasta que Israel desarticule los asentamientos ilegales, ponga fin a la ocupación de Palestina y comience un auténtico proceso de paz para lograr una solución sostenible de dos Estados.

    Nadie en esta sala se hace ilusiones sobre las dificultades y los obstáculos en el camino hacia una paz justa y sostenible. Tampoco será fácil resolver el problema de los asentamientos en los territorios ocupados, incluso si se termina la ocupación y se establece una autoridad palestina. Será igualmente difícil satisfacer las justas demandas de los 800.000 refugiados palestinos para que regresen a sus hogares o sean compensados ​​de otra manera. Además, se necesitará mucha buena voluntad y sabiduría política para transformar Jerusalén en la capital tanto de Palestina como de Israel. Pero sin resolver estos asuntos delicados la paz no será alcanzable.

    Finalmente, la paz sólo puede concebirse aceptando la "solución de dos Estados", que después de décadas en la que estos dos pueblos se han enfrentado, es el único camino pragmático a seguir, como todos coincidimos en nuestro debate. Pero también hay un principio en juego, ya que la "solución de dos Estados" sólo puede lograrse si las dos partes reconocen mutuamente el hecho de que en esta pequeña franja de tierra entre el Mar Rojo y el Jordán hay dos pueblos que coexisten, cada uno con derecho a vivir en paz y seguridad y a ejercer la autodeterminación democrática.

    Durante nuestro debate también se expresó una crítica a las direcciones políticas, particularmente la del gobierno israelí de derecha nacionalista del primer ministro Benjamin Netanyahu. En una situación en la que la política oficial falla, la esperanza debe situarse en la sociedad civil y en particular en las jóvenes generaciones de ambas partes. Sin embargo, si el anhelo de los jóvenes palestinos por una vida decente y digna se frustra, aumentarán aún más la desesperación, la desorientación y la violencia.

    Una de las características más notables de nuestro simposio ha sido el diálogo entre políticos y artistas. De hecho, el arte a través de su lenguaje universal particular puede trascender las fronteras y conectar a las personas donde el lenguaje convencional de la política no lo hace.

    Una de las características más notables de nuestro simposio ha sido el diálogo entre políticos y artistas. De hecho, el arte a través de su lenguaje universal particular puede trascender las fronteras y conectar a las personas donde el lenguaje convencional de la política no lo hace.

    Permítanme recordar, por tanto, algunas de las propuestas hechas en el curso de nuestros debates. Una de ellas fue difundir nuestro mensaje a través de la maravillosa exposición que se presentó aquí, considerando su presentación en otras capitales como Bruselas, Berlín, París o en cualquier otro lugar.

    También se ha propuesto continuar este "Diálogo de Viena" y llevarlo a otras ciudades. Ramallah y Tel Aviv fueron nombrados como lugares posibles. Consideremos cuidadosamente las diversas ideas para llegar a algo que sea aceptable para todas las partes y factible en términos técnicos y financieros.

    Muchos participantes en el debate expresaron la preocupación de que nos estamos quedando sin tiempo, especialmente teniendo en cuenta que Donald Trump se convirtió en el 45º presidente de los Estados Unidos.

    Para concluir, quisiera destacar que la izquierda europea tiene que asumir su responsabilidad, también en su propio interés. Encontrar una solución justa y sostenible para Oriente Medio significa contribuir inmensamente a la paz y a la seguridad para Europa, sin la cual no se garantizará el bienestar y la democracia en nuestro continente. En este sentido, ha sido muy significativa la presencia en este Simposio de Gabi Zimmer, Presidenta del Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica en el Parlamento Europeo, Gregor Gysi, el recién elegido Presidente del Partido del Partido Izquierda Europea, y Wolfgang Gehrcke, miembro del Bundestag alemán (Die LINKE), donde ha trabajado durante mucho tiempo en la Comisión de Política Exterior.

    Nota:

    [1] ¡La ponencia anterior fue entregada el 16 de enero de 2017 en el Simposio "Oriente Medio en la encrucijada histórica” de transform! ​​en Viena.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo

     


Related articles