• Informe
  • La lucha continúa

  • Por Arlind Qori | 05 Feb 19 | Posted under: Albania , Central and Eastern Europe , Education and Research , Social Movements and Trade Unions
  • Sobre el desarrollo y situación actual de las poderosas protestas estudiantiles en Albania.

    Desde el 4 de diciembre, los estudiantes han estado boicoteando masivamente las clases en protesta contra las altas tasas de matrícula y el abuso burocrático en las universidades. Estas protestas son consecuencia de las agresivas reformas neoliberales lanzadas en 2010, cuando el país estaba gobernado por el Partido Demócrata de centro-derecha, que culminó en 2015 cuando el gobierno gobernante del Partido Socialista aprobó desde entonces una polémica ley de educación superior. De un año a otro, los costos de asistir a las universidades públicas han pasado de formar parte del presupuesto estatal y se cargan ahora al estudiante y su familia. Como consecuencia, el número de estudiantes en universidades públicas, que aumentó durante años antes de las reformas, llegando a 142,707 en 2014, comenzó a disminuir seriamente. En 2017, ya solo había 115,093 estudiantes matriculados en universidades públicas, una caída de casi el 20% en tres años.

    Por lo tanto, los estudiantes comenzaron a organizarse en contra de estas reformas y a hacer protestas, en su mayoría espontáneas, a pesar de que el movimiento de base Universidad Lëvizja Për (Movimiento para la Universidad) ha logrado organizar a los estudiantes en al menos cuatro Facultades. Después de tres semanas de masivas protestas diarias en diciembre, el gobierno decidió satisfacer una pequeña parte de las demandas de los estudiantes. Esencialmente, se ha comprometido a reducir las tarifas del programa de licenciatura, mientras que las tarifas para los títulos de maestría siguen intactas. En Albania, las tasas del programa de maestría son en realidad de tres a cuatro veces más altas que las de los títulos de licenciatura. Debido a la negativa del gobierno a apoyar financieramente a los estudiantes de maestría, sus tasas de matrícula son casi las mismas que cobran las universidades privadas.

    Para financiar lo que los estudiantes demandan, han pedido que se dupliquen los presupuestos de las universidades públicas, lo que podría cubrir la reducción de las tasas de matrícula y otras inversiones necesarias dentro de las universidades. Pero el gobierno, que hace sólo dos semanas aprobó una ley para reducir los impuestos para las grandes corporaciones, respondió que no tiene la intención de aumentar el presupuesto. En cambio, propone contrarrestar la reducción de las cuotas del programa de licenciatura con una restricción de las cuotas universitarias a partir del próximo año académico.

    Por otro lado, los estudiantes piden una democratización completa de la vida universitaria. Exigen que el porcentaje de su voto en la elección de las autoridades universitarias sea igual al de los profesores. Las universidades públicas en Albania están plagadas no sólo de políticas neoliberales del gobierno sino también internamente de un modo de organización cuasi feudal. Poderosos rectores y decanos, a través de las relaciones patronal-clientelistas con una parte del personal universitario, controlan la vida universitaria y participan en las formas más perversas de la corrupción y el abuso. Algunos profesores piden dinero para una buena calificación, otros imponen la compra de sus libros por medio de amenazas al tiempo que apoyan a los decanos y rectores en la corrupción a gran escala. Ante el temor de que la democratización de la vida universitaria pueda poner en peligro sus relaciones con los "señores feudales" de las universidades, el gobierno se ha negado a hablar sobre la reforma de las elecciones universitarias.

    Pero, lo más importante, el gobierno se niega a rescindir la ley de educación superior. Conceptualizada por un puñado de propietarios de universidades privadas, la ley permite que las universidades privadas compitan con las públicas para obtener fondos estatales. Esto ha llevado a un aumento de las tasas de matrícula en las universidades públicas, lo que obliga a estas últimas a mercantilizarse a sí mismas, a participar en anuncios en lugar de pensamientos críticos, a comercializar sus planes de estudio a ser más atractivos para el mercado y a tratar a sus estudiantes como clientes. Incluso en un plano ideológico, el gobierno ha estado promoviendo la idea de que la educación superior no es un derecho social básico, sino un servicio que se debe pagar individualmente. Por eso es tan impresionante que las protestas masivas, con su énfasis en la educación superior gratuita o asequible, hayan roto en pocas semanas la hegemonía neoliberal y estén construyendo una nueva hegemonía.

    Poco después de que comenzaran las protestas, la mayoría de los expertos en televisión mostraron su solidaridad con las demandas de los estudiantes. Aceptaron totalmente sus solicitudes de una reducción sustancial de las tasas de matrícula y criticaron la ley neoliberal de educación superior como la principal causa de preocupación de los estudiantes. Curiosamente, el principal partido de la oposición, el Partido Demócrata de centro-derecha, ha radicalizado su retórica y ha prometido que, cuando esté en el poder, hará que las universidades sean gratuitas.

    El 8 de enero, los estudiantes han relanzado su protesta. En la madrugada, ocuparon varias facultades y se organizaron en asambleas durante más de dos horas. Luego comenzaron a marchar hacia la sede del gobierno en el bulevar central de Tirana. A pesar del clima muy frío, protestaron durante más de tres horas. Han prometido continuar con el boicot y las protestas todos los días hasta que el gobierno cumpla con todas sus demandas, que ahora son: 1) La derogación de la ley de educación superior, 2) una reducción del 50 por ciento de las tasas de matrícula en cada nivel de la universidad, 3) Duplicación de los presupuestos públicos universitarios, 4) Igualdad de voto para estudiantes y profesores y 5) una prohibición a la financiación estatal de universidades privadas.

    Actualmente, incluso los derechistas o los neoliberales abiertos, si no forman parte del gobierno, están hablando de la educación superior como un derecho básico. En las últimas semanas, los estudiantes también obtienen apoyo de las asambleas de personal académico. Ellos también exigen la derogación de la ley de educación superior.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles