• Análisis
  • Las elecciones en los estados federales de Baviera y Hesse y su impacto en la política alemana

  • Por Cornelia Hildebrandt | 08 Nov 18 | Posted under: Alemania
  • El sistema político alemán está experimentando un gran cambio [1]. Esto ya se ha ilustrado en las elecciones parlamentarias del año pasado, las dificultades para formar un gobierno, las crisis gubernamentales y ahora también en los resultados de las elecciones celebradas en Baviera y Hesse. Una visión general.

    Los partidos de la gran coalición han perdido cada uno más del 10% de sus votantes. Para el SPD socialdemócrata, esto equivale a perder la mitad de sus votantes (1,1 millones de personas), más del 40% de sus partidarios en Hesse (391,000 votantes). Las elecciones de ambos estados fueron fuertemente influenciadas por las acciones de los partidos de la coalición y la forma en que se trataron entre sí.

    Mientras que en las elecciones parlamentarias de 2017, los partidos gobernantes aún alcanzaron el 53% de los votos, un año después, lograron alcanzar solo el 46,9% (CSU: 37,2%, SPD: 9,7%) y en Hesse el 46,8% (CDU: 27). %, SPD: 19.8%). Por primera vez, el SPD cayó por debajo de la marca del 10% en un estado de Alemania Occidental y obtuvo un porcentaje inferior a si peor resultado más bajo hasta ahora del 9.8% en las elecciones estatales de Sajonia de 2004.

    Además, la CDU/CSU han perdido votantes, principalmente a otros dos partidos. Por un lado a la derecha, con ello la AfD se ha convertido en un serio competidor, mientras que un número cada vez mayor de votantes conservadores-liberales o cristianos decidieron votar a los Verdes en esta ocasión. Esto significa que el gobierno, y especialmente el SPD, está perdiendo su legitimidad democrática, y los partidos gobernantes tienen que lidiar con la creciente presión para implementar cambios fundamentales.

    Bavaria

    Partido político

    2008

    2013

    2018

    Comparado con 2013

     

    Conservadores (CDU/CSU)

    43.4%

    47.7%

    37.2%

    -10.5%

    Socialdemócratas (SPD)

    18.6%

    20.6%

    9.7%

    -10.9%

    Votantes libres

    10.2%

    9.0%

    11.6%

    +2.6%

    Verdes

    9.4%

    8.6%

    17.5%

    +8.9%

    Populistas de derechas (AfD)

     

     

    10.2%

    +10.2%

    Liberales (FDP)

    8.0%

    3.3%

    5.1%

    +1.8%

    Izquierda radical (DIE LINKE)

    4.4%

    2.1%

    3.2%

    +1.1%

     

    Hesse

    Partido político

    2009

    2013

    2018

    Comparado con 2013

    Conservadores (CDU/CSU)

    37.2%

    38.3%

    27.0%

    -11.3%

    Socialdemócratas (SPD)

    23.7%

    30.7%

    19.8%

    -10.9%

    Verdes

    13.7%

    11.5%

    19.8%

    +8.3%

    Populistas de derechas (AfD)

     

    4.1%

    13.1%

    +9.0%

    Liberales (FDP)

    16.2%

    5.0%

    7.5%

    +2.5%

    Izquierda radical (DIE LINKE)

    5.4%

    5.2%

    6.3%

    +1.1%

     

    Las consecuencias para los partidos gobernantes

    El anuncio de Angela Merkel de no presentar su candidatura como presidenta de la CDU representa la primera reacción. Sus posibles sucesores son, entre otros, Friedrich Merz, un político neoliberal orientado a los negocios que enfatiza el concepto de la 'cultura central alemana' (una visión monocultural de la sociedad alemana) y se aleja del enfoque de Merkel para los refugiados en 2015. Él quiere unas reglas claras de inmigración e integración.

    Antes de discutir cualquier otra consecuencia, la CSU quiere formar un gobierno estatal con los Votantes Libres en Baviera y esperar la elección de su principal candidato para las próximas elecciones del PE. Además, los socialdemócratas no se beneficiarían de una renuncia inmediata al gobierno sin un calendario creíble para reformar la democracia social alemana o reelegir a un presidente de partido sin rejuvenecer su programa y su estrategia de partido. El mero hecho de presentar personal nuevo, como Schulz y posteriormente Nahles en 2017, no es suficiente para demostrar de manera creíble la renovación del partido.

    ¿Y la oposición?

    Después de las recientes elecciones estatales, la AfD estará presente en todos los gobiernos estatales alemanes, a pesar de que sus resultados se mantuvieron por debajo de las expectativas con un 10,2% en Baviera y un 13,1% en Hesse. Sin embargo, son resultados de dos dígitos, que hasta ahora solo habían logrado en los estados del este de Alemania. En Baviera, una parte de sus votantes potenciales optó por los Votantes Libres, que muestran una actitud similar con respecto a los refugiados, pero usan una retórica menos radical. En Hesse, la AfD trató de llegar a los votantes burgueses conservadores y se abstuvo de apoyar a su ala nacionalista alemana. Según las encuestas, el 58% de los votantes del partido comparten la opinión de que la AfD no se está alejando lo suficiente de las posiciones extremistas de derecha, lo que, sin embargo, no se percibe como un impedimento para votarles.

    Los Verdes son los ganadores de estas elecciones, y no sólo porque son los opositores claros de la AfD. Se posicionaron como una contrapuesta burguesa liberal a la CSU y como una antítesis política a los nuevos desarrollos de la derecha del espectro político. En ambos estados, los Verdes se han convertido en la segunda fuerza política, con un 17,5% en Baviera y un 19,5% en Hesse. Los Verdes ganaron como una fuerza unificada con posiciones claras con respecto a la política climática, ambiental, europea, de refugiados y de asilo, que no está necesariamente relacionada con su trabajo político cotidiano real en varios gobiernos estatales. Su enfoque político, que se basa en un trabajo sustantivo y en proyectos específicos, utiliza un lenguaje político inclusivo y un estilo político bastante antipopulista, y se difiere claramente de las disputas entre los partidos de la gran coalición y el estilo político que incita al odio: aunque este último fue menos claro durante esta campaña electoral reciente que en las anteriores.

    Los Verdes están tratando de manera diferente el tema del futuro. Entre otros, están abordando problemas relacionados con el cambio climático, que ya se han manifestado durante algún tiempo. Están expresando sus preocupaciones con respecto a la democracia y hablando de la "reproducción de la sociabilidad" como un desafío específico y temático. No están discutiendo "grandes conceptos", sino que se centran en los pasos factibles y en asumir la responsabilidad. En Hesse, están conectando su responsabilidad de gobierno con el pragmatismo de un partido realista del "centro democrático", que aboga por una sociedad abierta y tolerante, por una política de asilo humanitaria. En Baviera tomaron las calles para manifestarse en contra de la estricta ley policial. Los Verdes no sólo ganaron en las grandes ciudades, sino que también lograron convencer a los votantes en las ciudades más pequeñas y en las áreas rurales abordando temas como vivienda, desarrollo sostenible, uso de la tierra, transporte y movilidad. A diferencia de DIE LINKE, los Verdes no sólo se están desempeñando bien en las grandes ciudades. Alcanzaron más del 10% en todas las regiones de Baviera y Hesse, y entre el 20 y el 30% en las grandes ciudades. Abordaron la pobreza de la vejez y la necesidad de una pensión infantil garantizada, los problemas evidentes en el sector de atención y la falta de instituciones de salud, especialmente en las zonas rurales. Tanto en Baviera como en Hesse, tenían el personal adecuado para representar auténticamente el curso del partido. Además, estaban respaldados por la dirección federal de los Verdes.

    Mirando los votos sustanciales que recibieron de varios campos políticos, sigue la pregunta abierta de si los Verdes evolucionarán hacia un nuevo tipo de partido popular. Sin embargo, está claro que, siguiendo su estrategia actual, también se convertirán en un desafío para DIE LINKE.

    DIE LINKE ha logrado aumentar su porcentaje en la votación en un 74%; Más de 180.000 bávaros votaron por ellos. Sin embargo, el resultado del 3.2% no fue suficiente para ingresar al parlamento estatal. En Hesse, DIE LINKE también logró mejorar su resultado. Obtuvo 20,000 votos adicionales y, con su 6.3%, estará representado en el parlamento estatal. Estos resultados, sin embargo, se mantuvieron por debajo de sus expectativas. Las razones para esto incluyen el hecho de que, a diferencia de los Verdes, DIE LINKE parece estar desunida a nivel federal, especialmente en el área de la política de refugiados y migración, a pesar de que ha alcanzado resoluciones muy específicas en el Congreso del partido. DIE LINKE ha fortalecido su perfil como partido de la justicia social y se percibe como competente en las áreas de justicia social, vivienda asequible y política familiar. Sin embargo, el partido llega a los votantes en las áreas urbanas y en las grandes ciudades (mucho más que a los votantes en áreas rurales, incluso logrando resultados de dos dígitos). También son las áreas urbanas donde se han implementado proyectos específicos dirigidos a la justicia social. Sus "contrapartes" diseñadas para ciudades más pequeñas y áreas rurales aún tienen que desarrollarse más. Sin embargo, una condición previa para eso son las agrupaciones locales activas. En lugares donde DIE LINKE está bien establecida y activa, logra buenos o incluso extremadamente buenos resultados. Esto significa que la cuestión del desarrollo organizativo también debe ser resuelta en las áreas rurales.

    Al mismo tiempo, de DIE LINKE debe desarrollar sus fortalezas aún más. En Hesse y Baviera, DIE LINKE es un socio fiable para los movimientos sociales. Estos incluyen movimientos de justicia global, protestas contra la política de austeridad del BCE, contra el G20, contra proyectos a gran escala que dañan el medio ambiente, como la expansión del aeropuerto de Múnich, y contra la ley policial estricta en Baviera. Aboga por una sociedad abierta y tolerante, viviendas asequibles, acceso generalizado a instituciones médicas y de atención, y educación para todos. DIE LINKE es localmente activa y ve con agrado las iniciativas para la integración de los refugiados. Sin embargo, si la representación del partido a nivel federal envía señales contradictorias, tampoco logrará llegar en el futuro a una parte de sus votantes potenciales.


     

    Detail[1] Las siguientes observaciones se basan principalmente en los análisis de las elecciones estatales en Baviera y Hesse por Horst Kahr. Ver archivos adjuntos;

    Die Wahl zum 18. Bayerischen Landtag am 14. Oktober 2018 Wahlnachtbericht und erster Kommentar (en alemán); fuente: https://www.rosalux.de/fileadmin/rls_uploads/pdfs/Themen/wahlanalysen/2018-10-14_LTW_BY_WNB.pdf

    Die Wahl zum 20. Hessischen Landtag am 28. Oktober 2018 WAHLNACHTBERICHT UND ERSTER KOMMENTAR (en alemán); fuente: 

    Traducción: José Luis Martínez Redondo

    https://www.rosalux.de/fileadmin/rls_uploads/pdfs/Themen/wahlanalysen/2018-10-29_Ka_LTW18_HE_WNB.pdf


Related articles