• Analysis
  • La búsqueda de mayorías: la fricción entre los conservadores de la UE

  • Por Cornelia Hildebrandt | 16 Jun 20 | Posted under: Elecciones , Unión Europea
  • Ante los desafíos actuales, la UE se encuentra en una encrucijada. Ya sea que, como consorcio de estados-naciones fuertes, se convierta en un nuevo tipo de zona de libre comercio o intervenga en el futuro como actor independiente en conflictos globales, dependerá en gran medida de las fuerzas conservadoras, la fuerza política más influyente.

    Los conservadores tienen una mayoría relativa en las tres instituciones centrales de la UE. En el Consejo de Europa están representados por más de diez jefes de Estado o de Gobierno. Tienen diez miembros de la Comisión Europea, incluido su presidente y los departamentos clave de economía, comercio, transporte y mercado interno, que en coordinación con el Consejo de la UE pueden impulsar iniciativas estratégicas para establecer precedentes. En el Parlamento Europeo, los conservadores se organizan en dos grupos: el Partido Popular Europeo (PPE), que reúne a los partidos democristianos, conservadores y conservadores nacionales; y el Grupo Europeo de Conservadores y Reformistas (ECR), fundado en 2009 bajo el liderazgo de los conservadores británicos y del partido conservador Derecho y Justicia (PiS) de Polonia. En su seno alberga partidos populistas escépticos con la UE y, en parte, de derecha.

    Los partidos más fuertes del PPE son la CDU de Alemania con 23 eurodiputados, el Partido Popular de España (PP) con 13 y la Plataforma Cívica (PO) de Polonia y el FIDESZ de Hungría (de 187), con 12 diputados cada uno. 

                       

    GUE/NGL: Izquierda Unitaria Europea / Izquierda Verde Nórdica (izquierda radical); S&D: Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (socialdemócratas); G/EFA: Verdes/Alianza Libre Europea; RE: Grupo Renovar Europa (liberal); PPE: Partido Popular Europeo (conservador); ECR: Conservadores y Reformistas Europeos (derecha); ID: Identidad y democracia (derecha); NI: no inscritos (miembros no afiliados).
    Nota: Incluyendo un asiento español aún vacante (después de la redistribución de asientos tras el Brexit) (20/6/2020).
    Fuente: Sanja Kaltenbrunner-Jelic / transform! europe

    En el ECR, el PiS de Polonia predomina con sus 25 eurodiputados (de un total de 62). Le siguen a cierta distancia los partidos de extrema derecha de Italia y España, Fratelli d'Italia y VOX, así como la ODS checa. 

             

    Fuente: Sanja Kaltenbrunner-Jelic/ transform! europe

    Las elecciones al PE de 1999 convirtieron al PPE -que en ese momento todavía estaba en coalición con el grupo Demócratas Europeos (DE) liderado por los conservadores británicos- en el grupo más fuerte por primera vez. En ese momento obtuvo el 37 por ciento de los escaños, con 295 eurodiputados. Después del Brexit y la redistribución de los puestos vacantes, el PPE cuenta con 187 eurodiputados. El segundo grupo conservador, los conservadores nacionales euroescépticos de la ECR, ahora solo tiene 62 eurodiputados, lo que lo convierte en el segundo grupo más pequeño del Parlamento Europeo.

    Esta evolución tiene un impacto directo en las posibles constelaciones mayoritarias. En las elecciones de 2019, los dos grandes grupos, los conservadores del PPE y los socialdemócratas del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D), ambos fuertemente influenciados por sus respectivos partidos miembros alemanes, el CDU / CSU y el SPD respectivamente, recibieron, por primera vez, menos del 50 por ciento de los eurodiputados y, por lo tanto, ya no podía actuar como una 'gran coalición' informal, como lo habían hecho anteriormente. Ambos grupos perdieron casi el 20 por ciento de los eurodiputados con respecto a las elecciones de 2014. En el caso del PPE, la pérdida, en relación con 2009, incluso supera el 30 por ciento. Los colapsos del PPE se han producido en toda la UE, pero su alcance está determinado en última instancia por los cambios en el panorama de los partidos en Francia, Alemania, Italia, España y Polonia. En los procesos de toma de decisiones del Parlamento Europeo, estas pérdidas ya no pueden ser compensadas, como lo fueron a menudo en el pasado, por los conservadores nacionales euroescépticos de la ECR, porque su influencia también ha disminuido con los años. La participación de los partidos nacionalistas y antieuropeos a la derecha de la ECR se ha más que duplicado. Este crecimiento también se debe a realineamientos entre los grupos. Por lo tanto, en 2019, los eurodiputados de partidos como el Partido Popular Danés, el AfD de Alemania y los True Finns de Finlandia abandonaron su 'escondite' en la ECR y formaron un grupo de extrema derecha notablemente fortalecido bajo el nombre de Identidad y Democracia (ID). Este terremoto entre los grupos aún no ha terminado y posiblemente podría amenazar la existencia de la propia ECR.

    Como resultado, la constelación de fuerzas en el Parlamento Europeo se caracteriza por tres tendencias. Primero, el PPE conservador junto con su socio de larga data, el S&D, ya no es capaz de mantener su propia mayoría parlamentaria. Segundo, las dos familias de partidos proeuropeos, cuyo peso relativo ha aumentado, los liberales y los Verdes, ejercen una fuerte presión para una profundización del proceso de integración dentro de la UE. Tercero, los partidos nacionalistas, antidemocráticos y antieuropeos han ganado una influencia significativa en el Parlamento.

    Puntos conflictivos europeos y nuevas grietas

    En este contexto, podemos discernir tres escenarios posibles para el desarrollo futuro de la UE. En primer lugar, un “más de lo mismo” modificado con claros cambios a la derecha, especialmente en materia de migración y en la política de refugiados y de seguridad; en segundo lugar, el desarrollo de estados nacionales fuertes en una zona de libre comercio; o, en tercer lugar, la evolución de la UE para convertirse en un actor independiente económica, política y militarmente.

    Si los conservadores y los socialdemócratas se mantienen fieles a su principio de no cooperar con el grupo de extrema derecha nacionalistas ID, es igualmente improbable que puedan formar una mayoría con las familias del partido más cercanas a ellos. Concretamente, los números no dan ni para una mayoría conservadora-liberal-verde ni para una alianza conservadora-nacional conservadora-nacionalista. Los conservadores solo pueden formar una mayoría en alianza con los socialdemócratas más otra familia de partidos.

    De manera paralela a los reposicionamientos entre los grupos, encontramos los conflictos que se reproducen en su propio seno. Por lo tanto, los conservadores liberales, que al igual que los conservadores de Luxemburgo favorecen una profundización de la UE en la línea de las ideas económicas liberales de Macron, se oponen a aquellos conservadores que, en línea con la CDU de Alemania, rechazan una mayor comunitarización de las políticas financieras y económicas, de las políticas de asilo y refugiados y, sobre todo, una convergencia social de los países de la UE. Por otro lado, los conservadores liberales apoyan las propuestas de los anteriores para un ejército europeo. Esto también se aplica a los conservadores nacionales de la ECR, quienes, como el PiS de Polonia, insisten en la soberanía nacional de sus estados y son fundamentalmente escépticos con respecto a una expansión de las políticas comunitarias de la UE, aunque al mismo tiempo apoyen la creación de un ejército europeo, siempre y cuando no entre en competencia con la OTAN.

    Este punto concreto de conflicto deja claro que cada visión diferente del papel de la Unión Europea, de los desarrollos internacionales o de actores globales como los Estados Unidos, China o Rusia está fuertemente moldeada por factores como la historia nacional, el tamaño y la ubicación geográfica de cada país, así como por su posición política y económica dentro de la UE. Otro factor importante es si estamos hablando de un Estado con un papel “central” o de un país de la periferia de la UE, o incluso si su estatus es el de donante o receptor de dinero de la UE. Claramente, los “intereses del país” se superponen repetidamente a los intereses de las familias de partidos, están parcialmente en desacuerdo con ellas y promueven o bloquean la europeización. Al mismo tiempo, los procesos de toma de decisiones están influenciados adicionalmente por nuevos tipos de acuerdos internos interestatales en la UE en torno a la agrupación de intereses nacionales individuales. Por ejemplo, los países de Visegrád rechazan “colectivamente” cualquier regulación europea sobre inmigración y política de refugiados; el Grupo de los Dieciséis, al que pertenecen los cinco países balcánicos, once países de la UE de Europa Central y Oriental y ahora Italia, formulan sus propias iniciativas en la relación con China; los países del llamado "Grupo Hansa", que se consideran a sí mismos como "buenos amos de llaves", rechazan cualquier aumento del presupuesto de la UE, una relajación del Mecanismo Europeo de Estabilidad o una comunitarización de la deuda estatal. Las arenas del conflicto se están volviendo más complejas. Las fallas dentro de la UE y también dentro de la familia de los conservadores son cada vez más agudas. Esto significa que, al mismo tiempo, tienen que tratar con aquellos nacionalistas antieuropeos que exigen que disminuya la influencia de las instituciones europeas, que ya no quieren abolir la UE, sino que quieren cambiarla de adentro hacia afuera y convertirla en una fortaleza sellada contra refugiados e inmigrantes.

    Buscando soluciones

    Con esto, los conservadores de ambos grupos se enfrentan a un dilema. En muchas áreas de la política pública hay posiciones diferentes, o incluso opuestas, entre los conservadores de ambas familias. Esto se aplica, por ejemplo, a la relación con China, Rusia y los EE. UU., a la militarización y la construcción de un ejército europeo, al presupuesto y la política agrícola comunitaria, a la reconstrucción ecológica, incluida el abandono del carbón, al comercio de emisiones, a la actitud hacia la energía nuclear y, no menos importante, a la posición con respecto a la acogida de refugiados. En la actualidad, el vínculo más fuerte entre los conservadores está en asegurar las fronteras exteriores de la UE contra la fuga y la migración. Como se puede ver en la crisis de la frontera turco-griega, la ley, la libertad y la prosperidad se ponen al servicio de este objetivo y, en contraste con el “ir por libre” de Alemania en 2015, la política de derechos humanos está claramente subordinada a la política de seguridad. Por lo tanto, en esta cuestión, las distinciones que existen en otros lugares entre los conservadores y el espectro de los partidos étnico-nacionalistas a su derecha son borrosas.

    Los efectos de un creciente concepto de seguridad hermética en detrimento de las consideraciones de los derechos humanos y la democracia plantean la cuestión de la sustancia democrática de la UE y sus Estados miembro. Pero, al mismo tiempo, cuestionan los valores conservadores fundamentales de la ley y la libertad, incluida la libertad de mercado, es decir, la base de los valores conservadores, y empujan a los conservadores hacia los partidos de extrema derecha. Esta perspectiva de la seguridad que emerge entre los conservadores difícilmente puede ofrecer respuestas a los desafíos globales actuales. Lo que se necesitaría es un concepto de seguridad sobre cuya base la UE, como actor independiente globalmente activo, que defiende los valores europeos, interviene en confrontaciones globales, incluidas las relacionadas con la gestión del cambio climático, la propagación mundial de enfermedades, la migración, la fuga y trastornos digitales / sociales, desarrollando para estos propósitos una nueva comprensión de la soberanía como una idea nacional y europea.

    Las relaciones de fuerza en el Parlamento Europeo han hecho necesario que los conservadores se acerquen no solo a los socialdemócratas, sino también a una de las otras dos “familias de partidos proeuropeos”. Para los conservadores, esto podría abrir las posibilidades de una modernización "económica liberal", que a su vez podría contribuir a la digitalización, al fortalecimiento de las instituciones europeas y al desarrollo de nuevos procesos de negociación para mayorías calificadas. Esto también serviría para llevar a cabo un “Green New Deal”. Conduciría a nuevas formas de cooperación con “mayorías cambiantes" en el Parlamento Europeo. En todo esto, sin embargo, los partidos de izquierda en la actualidad no cumplen ninguna función.

     

    Publicado por primera vez (con modificaciones) en: WeltTrends. Das außenpolitische Journal, 163/mayo 2020, 32–37.

     


Related articles