• Análisis
  • El presupuesto de los pueblos

  • Por Paola Giaculli | 02 Nov 18 | Posted under: Italy
  • Romper con la política de austeridad de la UE no implica necesariamente una desviación de la política neoliberal. La lucha entre la austeridad de la UE y la "soberanía popular" es un dilema del cual la política de izquierda debería desvincularse.

    El Pacto Fiscal debe ser superado en interés de políticas de inversión y empleo consistentes, así como de políticas fiscales socialmente justas. Para ello, necesitamos otras políticas económicas e industriales. Sin embargo, la propuesta de presupuesto actual no hace mención de esto, y en este sentido, el gobierno actual apenas difiere de su predecesor. Si bien las partidas específicas siguen sin conocerse, de los 36.700 millones de euros (aproximadamente 22.000 millones de euros procedentes de nuevos préstamos), unos 9.000 millones de euros se destinan a la introducción del llamado programa "Ingresos de los ciudadanos" y para aumentos de las pensiones mínimas y de los salarios mínimos a 780 euros. Se han presupuestado otros 7 mil millones de euros para enmendar la reforma de las pensiones iniciada por el gobierno de Monti en 2012. El gobierno anunció la jubilación anticipada a los 62 años para aquellos que han contribuido a los fondos de pensiones durante 38 años. Alrededor de 150,000 empleados del sector público podrían hacer uso de esto en 2019. Sin embargo, no existe un plan para reclutar rápidamente personal nuevo para evitar un colapso en las oficinas del gobierno local.

    Ciertamente, la introducción de un impuesto fijo, es decir, un sistema de impuestos no progresivo, que el gobierno también ha presentado, no sería ni constitucional ni deseable desde una perspectiva de la izquierda. Durante los últimos 25 años, las tasas impositivas sobre las corporaciones y los altos ingresos se han reducido sistemáticamente, pero se incrementaron para los ingresos más bajos en beneficio de los rendimientos financieros y los ricos. El gobierno titular continúa esta tendencia.

    Las pymes, que se han visto afectadas de manera desproporcionada por la crisis económica, ciertamente necesitan ayuda: el gobierno es parcialmente responsable de su sufrimiento, debiendo a las pymes un total de 57 mil millones de euros por los servicios prestados. No obstante, es inaceptable que el gobierno tolere la evasión fiscal por un monto estimado de 110 a 130 mil millones de euros al año. Al mismo tiempo evita impuestos a los evasores a través de exenciones fiscales.

    El proyecto de presupuesto sólo destina 3.500 millones de euros para inversiones. Los detalles sobre las partidas específicas permanecen desconocidos hasta ahora. A pesar del estado alarmante del país en términos de infraestructura defectuosas, escuelas colapsadas, puentes y carreteras, la sorprendente erosión del suelo causada principalmente por la especulación sin restricciones en el sector de la construcción en las últimas décadas, la devastación causada por los terremotos y, en última instancia, el cambio climático, las inversiones públicas disminuyeron en un asombroso 30% entre 2008 y 2018. Este gobierno también considera que esto no es motivo para tomar medidas. La educación y la cultura (de nuevo) no reciben financiación. Los estudiantes salieron recientemente a las calles, exigiendo 'los 8 mil millones de euros que nos quitó Berlusconi hace diez años!'

    El "Ingreso de los ciudadanos" es similar al polémico paquete de desempleo alemán Hartz IV italianizado. No es una coincidencia que el Ministro de Desarrollo Económico y Política Social, Luigi Di Maio (Movimiento Cinco Estrellas) le hizo una visita a sus colegas alemanes Hubertus Heil y Peter Altmaier a principios de octubre, quienes, según Di Maio, han demostrado comprensión y están dispuestos a cooperar. Se supone que el “Ingreso del ciudadano” funciona, como lo hace en Alemania [1], como un sistema de monitoreo institucionalizado, dentro del cual quienes reciben beneficios no pueden usar el dinero que reciben de la forma que elijan. Esto difícilmente es la política del estado del bienestar, y al igual que los mecanismos de supervisión previstos por la Política Fiscal de la UE (los beneficios condicionales, por ejemplo, para Grecia) se encuentran dentro del concepto general de neoliberalismo en su estado actual. Sólo están permitidos los pagos electrónicos y los ingresos deben agotarse por completo cada mes. Las personas desempleadas pueden rechazar hasta tres ofertas de trabajo, mientras que son obligatorias la educación adicional y ocho horas de trabajo "en beneficio de la sociedad". También los ciudadanos no italianos, siempre que hayan estado registrados en Italia durante al menos cinco años, pueden acceder a estos beneficios. Las estafas en estas ayudas se castigan con hasta seis años de prisión. “No se permitirán compras inmorales”, ha advertido Di Maio. Aún no está claro para qué se pueden usar los pagos de este ingreso (aparte del alcohol, el tabaco y los juegos de azar) y cómo se monitoreará a las personas que lo reciben. Se han presupuestado mil millones de euros para establecer o rediseñar las agencias de empleo. En la actualidad, hay 552 de esos centros que emplean a menos de 8,000 empleados, que sólo han podido ubicar en el mercado laboral a menos del  3% de los que buscan trabajo. La mitad de ellos ni siquiera tienen un sistema de información actualizado. El número de beneficiarios potenciales de este ingreso se estima en alrededor de 5 millones de personas. En su mayoría, viven en el sur, donde las agencias de empleo están aún peor equipadas (72%). Para transferir los pagos tendrían que poder verificar las reclamaciones y, a tal fin, deberían poder coordinar sus esfuerzos con las autoridades fiscales, los bancos y las aduanas. Cómo se supone que esto se implementará en abril de 2019 es un misterio para muchos expertos.

    Al mismo tiempo, el presupuesto para la integración se está recortando. Se planea cerrar los centros públicos locales de refugiados. Los gobiernos locales ya se han opuesto a estos planes, ya que estos centros son los principales ejemplos de integración exitosa. Sin estos centros, los migrantes no tendrían más remedio que venderse como traficantes o prostitutas a organizaciones criminales o ser esclavos de la economía sumergida, en detrimento de la seguridad doméstica. Pero el ministro del Interior, Matteo Salvini, en su campaña contra el alcalde de Riace, un modelo de integración muy alabado, pretendía convertir la región de Calabria en un ejemplo para todos los lugares, el bastión de una de las organizaciones criminales más poderosas a nivel mundial, N'drangheta. Los oficiales de aduanas y los policías deberían ser utilizados para combatir la evasión fiscal y el crimen organizado en lugar de espiar a posibles "estafadores de ayudas" o refugiados "ilegales". Curiosamente, no se está haciendo nada para detener la oleada de emigración de italianos al extranjero (estimada en 250,000 a 300,000 personas por año desde 2013), que a diferencia de la inmigración es un problema preocupante, especialmente en el sur de Italia. La Ministra de Defensa, Elisabetta Trenta (Movimiento Cinco estrellas), acordó aumentar el presupuesto de defensa (actualmente un 1,5% del PIB) para cumplir con el objetivo de la OTAN del 2% para 2024. En contraste con lo que inicialmente había prometido el Movimiento Cinco Estrellas, Italia comprará los controvertidos bombarderos F-35 de los EE. UU. a 10.000 millones de euros. Los recortes según el proyecto de presupuesto (60 millones de euros en 2019 y 531 millones de euros en total para 2019-2031) son más bien correcciones organizativas en lugar de un cambio general de la política de defensa.

    Los intentos de combatir la precarización de la fuerza laboral y la desindustrialización por medio del llamado "decreto de dignidad" (agosto de 2018) son encomiables en principio, pero siguen siendo insuficientes. Las empresas que reciben apoyo público no deben mudarse durante cinco años. Los contratos de trabajo temporal de más de 12 meses sólo pueden extenderse a 24 meses por razones objetivas. Cualquier otro contrato puede extenderse hasta cuatro veces (en lugar de cinco). Estas medidas podrían, por supuesto, causar un mayor falso autoempleo. Los primeros signos de esto son: en el último par de meses, el número de contratos de empleo permanentes y temporales se ha reducido en comparación con el mismo periodo de 2017, mientras que el número de trabajadores por cuenta propia aumentó.

    Sigue siendo cuestionable si esto puede tener un impacto positivo en el desarrollo en Italia. Difícilmente podemos hablar de una ruptura social de la política neoliberal de austeridad de la UE. A pesar de ciertos matices, este gobierno sigue una trayectoria que profundizará la brecha social y la inseguridad. El Movimiento Cinco Estrellas ha sido cooptado por la Liga Norte, un partido xenófobo que fundamenta sus acciones en agitación contra el sur de Italia y la gente del sur y que recientemente se convirtió en un partido "nacional" por oportunismo. Mattarella, el presidente de Italia, no quería un ministro de finanzas euroescéptico, pero sorprendentemente sí firmó un decreto de seguridad inconstitucional, aunque no sin reservas.

    Lo que Italia necesita, además de un gran plan de inversión, es una estrategia económica e industrial para crear empleos y superar el tremendo desequilibrio entre el norte y el sur de Italia. Además de las soluciones que se implementarán a nivel nacional, las políticas económicas, fiscales y de ingresos a nivel de la UE deberían poner fin al Pacto Fiscal y a la competencia dentro de la UE mediante la implementación de estándares sociales mínimos. Aquí se incluiría la reubicación de empresas a estados miembros de bajos salarios que ofrecen tasas impositivas bajas, lo que ha provocado la pérdida de empleos, y eso también podría contribuir a mantener el empleo y las empresas a nivel local. Una alternativa de izquierdas a la actual Unión Europea debería ser la construcción de un espacio de derechos humanos sociales, que combate con firmeza los efectos del cambio climático que amenazan la vida y, al mismo tiempo, podría generar enormes oportunidades de empleo.

    La lucha entre la austeridad de la UE y la "soberanía popular" es un dilema del cual la política de izquierdas debería retirarse. Los actuales gobiernos de la UE que invocan dicha soberanía promueven las políticas neoliberales y restringen los derechos de todos aquellos que se consideran "extranjeros". De esta manera, los derechos sociales se convierten en concesiones hechas por un estado autoritario que estigmatiza a los "extranjeros", a aquellos que tienen un estilo de vida no convencional y a los pobres y dan lugar a injusticias cada vez mayores. La exclusión, la restricción de los derechos civiles y la manía de vigilancia son un nivel agravado de neoliberalismo antisocial perseguido durante los últimos 30 años. Italia, también, con su gobierno en funciones parece elegir este camino con lo que Di Maio llamó el "presupuesto popular" (manovra del popolo).

    ----------

     

    Detail[1] En conversación con Di Maio, Hubert Heil dijo claramente: “Finalmente entendí que esto no es un pago por transferencia sino una medida activa de política del mercado laboral como el Hartz IV en Alemania.” Il Fatto quotidiano, 9 de octubre de 2018

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles