• El nuevo viejo presidente checo

  • Por Jirí Málek | 31 Jan 18 | Posted under: Central and Eastern Europe , Czech Republic , Elections
  • El último fin de semana de enero, y con una participación récord del 66% de los 8.363.000 votantes registrados, los checos eligieron al hombre que será presidente de la República Checa durante los próximos cinco años.

    Miloš Zeman recibió el 51.36% de los votos en la segunda vuelta (2,853,400 votantes, 136,000 votos más que en 2013) y el 38.56% en la primera vuelta. Jiří Drahoš obtuvo el 48.63% (2,701,200 votantes) en la segunda vuelta y el 26,60% en la primera. Zeman ganó en 10 de las 14 regiones. Su mejor resultado lo logró en la región de Moravia-Silesia: 62,32%. Drahoš ganó en 4 regiones y fue el candidato con mayor puntuación en Praga: 68.75%. Drahoš saltó a la cima en 5 de 6 ciudades con poblaciones de más de 100,000.

    Un total de 9 candidatos (incluido el actual presidente Zeman) fueron nominados para las elecciones, la mayoría de ellos declarando su adversidad a Zeman desde el principio y apoyando abiertamente a Drahoš en la segunda ronda.

    Miloš Zeman, nacido en 1944, es un economista y predictor que se dedica a la política desde 1990, después de fundar el Partido Socialdemócrata Checo (ČSSD) en la década de 1990 desde cero y sirviendo como primer ministro del país en 1998-2002. (Antes de la revolución de 1989 pertenecía a círculos de disidentes intelectuales y había sido miembro del Partido Comunista durante la primavera de Praga de 1968).

    Jiří Drahoš, nacido en 1949, es un químico y científico que ha dedicado toda su carrera al campo de la investigación científica. De 2009 a 2017 se desempeñó como Presidente de la Academia Checa de Ciencias. No se afilió a un partido político ni participó en ningún tipo de política, con la excepción de participar en el debate público sobre el apoyo estatal a la ciencia académica.

    La campaña electoral

    La campaña electoral comenzó gradualmente en el primer semestre de 2017. Se aplicaron nuevos reglamentos, principalmente relacionadas con la financiación electoral (límites máximos de gastos, uso de cuentas transparentes y revelación de donantes para la campaña).

    También se formó rápidamente un bloque informal 'anti-Zeman' por cuatro candidatos muy activos. Se centraron principalmente en la crítica a las políticas y actividades del presidente Zeman más que en las perspectivas futuras del país. Zeman se negó a participar en eventos preelectorales conjuntos, y tampoco parecía tener una campaña con mucha visibilidad suya. Las elecciones parlamentarias tuvieron lugar poco antes del inicio oficial de la campaña electoral presidencial. Sin embargo, ninguno de los partidos en el parlamento  nominó a sus candidatos presidenciales. Los tres candidatos (incluido Zeman) se inscribieron en las papeletas para recoger el número requerido de firmas ciudadanas (el mínimo fue de 100.000 firmas verificadas), y las nominaciones de los candidatos restantes fueron aprobadas por el número necesario de parlamentarios o senadores.

    Las principales cuestiones de la campaña electoral (aparte de las constantes críticas al primer ministro) involucraron la política exterior (principalmente críticas por la simpatía de Zeman hacia la Federación de Rusia y China) y la integración europea. Casi todos los candidatos comparten una postura proeuropea. Zeman, por su parte, siguió señalando que durante su mandato como primer ministro, la República Checa se unió a la OTAN y completó su acceso a la UE. Justificó su cercanía con Rusia y China por la necesidad de promover los intereses económicos checos, por lo que también critica la política de sanciones de la UE hacia Rusia. Otros temas clave fueron la migración y las cuotas, así como la seguridad en Europa. Aquí todos los candidatos fueron muy cautelosos debido al estado de ánimo crítico imperante en la mayoría de la población. No se priorizaron problemas domésticos. Aquí también el foco principal fue la crítica a la supuesta polarización de la sociedad checa  causada por Zeman y su hostilidad hacia los medios dominantes. Drahoš intentó inyectar la idea de un supuesto intento del "Kremlin" (es decir, círculos de propaganda y desinformación afiliados a Rusia) para influir en las elecciones. Pero nadie, incluidos los servicios secretos checos, se ha tomado esto en serio y la cuestión desapareció del temario.

    El choque político real tuvo lugar entre la primera y la segunda ronda. Ya que Zeman sí hizo personalmente campaña, participando en cuatro debates televisivos, dos de ellos cara a cara con Drahoš. En ambos Zeman fue capaz de vencer a su rival. Si al comienzo de las dos semanas entre las dos vueltas, numerosas encuestas mostraban una ligera ventaja para Drahoš, las últimas encuestas daban un empate entre los dos.

    Conclusiones iniciales

    • La idea de una competencia política de derecha/izquierda era casi inexistente. Aún así, la mayoría de las personas de orientación izquierdista votaron por Zeman. Según las encuestas sociológicas, el 80-90% de los que votaron por el KSČM y el Movimiento SPD de Tomio Okamura en las elecciones parlamentarias votaron por Zeman en las presidenciales. Para los partidarios de los socialdemócratas, este porcentaje es poco claro. Aquellos que anteriormente habían apoyado a los partidos de izquierda y votaron recientemente por el movimiento ANO, también votaron sobre todo por Zeman. Los políticos checos de derechas defendieron públicamente a Drahoš, junto con una gran cantidad de artistas e intelectuales, y también por los votantes de derecha tradicionales. El Partido Pirata no hizo un llamamiento oficial, pero la mayoría de sus líderes declararon su apoyo a Drahoš. Las personas más jóvenes y relativamente mejor educadas tenían una mayor preferencia por Drahoš. Por otro lado, Zeman ganó decisivamente en los municipios con alto desempleo (8% o más), obteniendo aprox. el 66.8% de los votos allí. El lugar de domicilio urbano o rural fue uno de los factores clave en la votación: Zeman obtuvo buenos porcentajes en pueblos y ciudades pequeñas y medianas.

    • Parece que una parte significativa de la sociedad checa siente cada vez más que no se la trata de manera justa. La debacle electoral de los socialdemócratas y comunistas checos en las elecciones parlamentarias de 2017 puede haber llevado a varios de estos votantes izquierdistas a ver a Zeman como la última salvaguarda contra la supremacía de derecha neoliberal. Y esto a pesar de la percepción general de que Zeman no puede ser sospechoso de tener ideas izquierdistas, por ejemplo, en políticas sociales.

    • Aunque varios medios de comunicación se quejaron reiteradamente de que las elecciones -o el mismo Zeman- están dividiendo a la sociedad checa, la verdad es que ha estado severamente dividida desde hace bastante tiempo; es solo que la división se ha vuelto más visible. La división no es de un tipo político de derecha / izquierda, sino entre los que se benefician o esperan beneficiarse del capitalismo global neoliberal y aquellos que se ven afectados negativamente por él o al menos tienen una sensación de no recibir una remuneración justa por sus contribuciones. a la sociedad y de no recibir su parte justa de la riqueza. La población de Praga, una de las diez regiones más ricas de la UE en términos de PIB per cápita, generalmente comparte los conceptos dominantes de organización económica y política neoliberal. En parte, esto también es cierto para otras dos o tres grandes ciudades checas, Brno y Liberec, pero definitivamente no para Ostrava, que se ha enfrentado a muchos problemas. Aquí ganó Zeman.

    • El resultado de las elecciones presidenciales tendrá un impacto directo e indirecto en el proceso de formación del gobierno checo, aunque ahora nadie puede adivinar cuál será ese impacto. Por ahora, Zeman sigue declarando su objeción fundamental a una repetición de las elecciones parlamentarias y está presionando al primer ministro provisional designado, Andrej Babiš, el líder de ANO, para que entable negociaciones constructivas con otros partidos parlamentarios para formar un gobierno de mayoría estable con su apoyo. Sin duda, continuará desempeñando un papel activo en la política exterior checa. A pesar de presentarse como euro-federalista, sus políticas con respecto a Bruselas continuarán apoyándose fuertemente en los estrechos intereses nacionales checos. En Drahoš, la Comisión de la UE probablemente habría encontrado una contraparte más responsable. Se sabe que Zeman es un firme defensor de Israel y no ve con buenos ojos una política israelí-palestina más equilibrada para el gobierno checo y la UE.

    • La izquierda radical y moderada checa (KSČM, ČSSD) no ha nominado a sus propios candidatos. El KSČM justificó esto como una forma de evitar el riesgo de dividir a potenciales votantes de izquierda y así permitir que dos candidatos de derecha y anticomunistas lleguen a la segunda vuelta. Pero  también había algunas dudas de que la izquierda radical podría encontrar un candidato capaz de asegurar un resultado cercano al 10%. Para muchos votantes de izquierda, Zeman con su posición izquierdista liberal fue definitivamente una elección más aceptable que el opaco Drahoš, conocido por su distancia hacia la izquierda, especialmente la izquierda radical, y sobre cuyas actitudes personales en muchos asuntos clave había grandes dudas.

    • Las campañas electorales parlamentarias y presidenciales de 2017 en general han profundizado la desconfianza de la opinión pública hacia los medios de comunicación, y el espacio en Internet se ha convertido en un importante campo de batalla entre posiciones y movimientos. Lamentablemente, la gran mayoría de los sujetos radicales de izquierda fueron muy pasivos en esta área y no lograron hacer visibles las ideas de izquierda y las soluciones propuestas. En general, la pérdida de legitimidad de la democracia neoliberal parece haberse exacerbado aún más. Y parece que ha llevado a un número considerable de ciudadanos a buscar cierta seguridad al elegir a un líder político fuerte que prometa estar dispuesto a defenderlos y protegerlos.

    • El resultado de las elecciones presidenciales no es un buen augurio para la izquierda radical, ya que se acercan los próximos eventos electorales, como las elecciones al Parlamento Europeo. Tampoco es prometedor en vista de la necesidad de relanzar la política de la izquierda radical para, al menos, recuperar algo del 15% de apoyo que tuvo en la primera década de este siglo.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles