• Entrevista
  • El nuevo y reaccionario gobierno de Suecia y cómo surgió

  • Por Wojciech Albert Łobodziński | 27 Oct 22 | Posted under: Suecia , Elecciones
  • Las últimas elecciones suecas han visto el ascenso del partido de extrema derecha, Demócratas Suecos (que se centró casi por completo en la inmigración, la ley y el orden), pero también la caída del gobierno de izquierda - dice Erik Anderson, miembro del Partido de Izquierda de Suecia en una entrevista con Wojciech Łobodziński.

    Erik Anderson es miembro del Partido de Izquierda de Suecia y formó parte de la dirección de la campaña electoral en Vantör, en la periferia sur de Estocolmo.

    Wojciech Łobodziński: ¿Cuál es el contexto de las últimas elecciones suecas? ¿Son realmente un terremoto político? ¿Qué ha llevado a los resultados que han sacudido a la opinión pública europea?

    Erik Anderson: El trasfondo de este resultado electoral está en los resultados de las últimas elecciones de 2018, que llevaron a un gobierno muy débil del Partido Socialdemócrata y el Partido Verde, contando con la aceptación del Partido de la Izquierda, el Partido de Centro y los Liberales. Los socialdemócratas se doblegaron para apaciguar al Partido del Centro y a los liberales, dos formas diferentes de partidos de derecha. Aunque el Partido de Centro se ha manifestado en contra del racismo y de los Demócratas Suecos, es un partido neoliberal cuyo líder es un gran admirador de Margaret Thatcher y Ayn Rand. En cuanto a los liberales, en los últimos años han estado divididos entre una facción social-liberal y otra facción.

    ¿Fue la guerra en Ucrania de alguna manera un tema central de estas elecciones? ¿Se discutió de alguna manera la cuestión de la entrada en la OTAN? 

    La verdad es que no. El gobierno socialdemócrata hizo un esfuerzo muy consciente (y mayormente exitoso) por enterrar el tema con tiempo suficiente, antes de las elecciones. Aunque Erdogan ha seguido haciendo ruidos de protesta y ha exigido la entrega de activistas kurdos, la cuestión se considera en gran medida como la conclusión inevitable del asunto. El apoyo parlamentario a la adhesión de Suecia a la OTAN es también muy amplio, y sólo el Partido de la Izquierda y el Partido Verde se oponen. La gente es consciente de que el Partido de Izquierda se opone especialmente a la adhesión a la OTAN, y no es algo que el partido intente ocultar, pero no ha estado en primera línea. Con el tiempo, la atención del Partido de Izquierda se ha centrado cada vez más específicamente en la oposición a las extradiciones de activistas kurdos.

    ¿Cuál ha sido la fortaleza principal de la campaña de los Demócratas Suecos? 

    Los Demócratas Suecos se centran casi por completo en la inmigración y el orden público.

    Durante los últimos meses de la inminente crisis energética, los Demócratas Suecos, junto con el resto de la derecha, añadieron el populismo energético a su repertorio. Intentaron pintar a la izquierda y a los ecologistas como una amenaza para "la gente corriente y trabajadora que tiene una casa y conduce un coche". Esto iba dirigido a los trabajadores manuales del campo, donde la mayoría de los ciudadanos viven en casas y muchos de ellos dependen del coche.

    ¿Han normalizado de alguna manera su imagen política en los últimos años, como Meloni en Italia o Le Pen en Francia?

    Más bien, los otros partidos de derechas se acercaron cada vez más a la línea política de los Demócratas Suecos en los últimos dos años. El gran cambio se produjo unos años antes, cuando los Demócratas Suecos se reunieron con la patronal sueca y abandonaron varias de sus posturas menos derechistas, como su anterior oposición a la especulación privada dentro del Estado del bienestar.

    En cuestiones sociales y económicas, solían situarse en algún punto medio del espectro, empleando una forma de populismo asistencialista, diciendo "¿Por qué no cuidamos primero de los nuestros?". Con el tiempo, esto ha cambiado a un enfoque cada vez más dominado por “la ley y el orden”, pintando al país como en medio del colapso y la guerra civil.

    Yo diría que al menos ⅔ de la campaña electoral de la derecha se basó en esto. Es una de sus pocas cartas fuertes, porque las políticas neoliberales están totalmente desacreditadas.

    ¿Cuál fue la respuesta por parte de la izquierda?

    Al Partido de la Izquierda le costó mucho trabajo influir en la agenda, y además tuvo un período previo a las elecciones plagado de conflictos internos en torno a, en parte, cómo manejar la guerra en Ucrania, pero sobre todo a cómo abordar las cuestiones medioambientales en tiempos de crisis.

    Cuando los precios de la gasolina empezaron a dispararse, la dirección del partido apoyó de forma controvertida un límite general de los precios de la gasolina, y también ha presentado una propuesta para recortar drásticamente la factura de la electricidad. Especialmente, la cuestión del precio de la gasolina suscitó muchas críticas internas, al combinarse con lo que se presentó como una atenuación de las políticas medioambientales y un intento de ganarse a los votantes conservadores del campo.

    Esto forma parte de una tendencia más amplia en la que las divisiones de clase han sido sustituidas por divisiones dentro de la clase trabajadora en sentido amplio: entre "suecos" e "inmigrantes", pero también entre la "clase media urbana" y la "clase trabajadora tradicional del campo". Se trata del mismo tipo de guerra cultural que en muchos otros países.

    La dirección del partido argumentó que el partido tenía políticas más radicales que nunca contra el cambio climático, pero que era necesario cambiar el enfoque de lo individual a las soluciones colectivas. Esto dio lugar a una gran cantidad de conflictos que podrían haber sido manejados de una manera más constructiva, allanando el camino para las políticas que pueden unir tanto los centros urbanos como el campo y unir a la clase trabajadora en un sentido amplio. En cambio, estos conflictos dentro del Partido de Izquierda contribuyeron a la victoria de la derecha.

    ¿Participaron los sindicatos en la campaña política?

    Por desgracia, fueron en gran medida invisibles. Los sindicatos de cuello azul (LO) han estado plagados de división e insatisfacción desde que el gobierno socialdemócrata les obligó a entrar en un proceso que terminó con algunos de los mayores cambios en la legislación laboral sueca desde los cambios progresistas de los años 70. El sindicato del metal y el de los trabajadores municipales firmaron un acuerdo muy controvertido con la patronal, rompiendo así la coordinación entre los sindicatos de la LO. El sindicato del metal lo hizo, sobre todo, porque tiene una dirección muy "pragmática", mientras que el sindicato de trabajadores municipales porque tienen muy malas condiciones de trabajo y pensaron que las pequeñas concesiones que obtuvieron merecían la pena.

    Todo este proceso enfrentó a diferentes sindicatos, reflejando las diferentes realidades de los distintos sectores, así como la combatividad de las diferentes direcciones sindicales. Al final de todo este proceso, el presidente del sindicato de trabajadores municipales se convirtió en secretario del partido (el máximo responsable de la organización interna) del Partido Socialdemócrata. En efecto, esto paralizó al movimiento sindical como actor unificado en el proceso político.

    Será interesante ver si el cambio drástico de la situación parlamentaria afectará a la estrategia del movimiento sindical, que se ha visto afectado negativamente por su lealtad a la dirección del partido socialdemócrata. Al mismo tiempo, también existe el riesgo de que este proceso provoque nuevos conflictos dentro de la LO, que podrían ser necesarios para luchar contra una próxima embestida de la patronal y la derecha, pero que también podrían, en cierto modo, debilitar el poder combinado del movimiento sindical.

    ¿Cuáles son las principales divisiones en la izquierda sueca, cuáles son las principales diferencias que condicionan este lado del espectro político?

    Un gran debate ha sido la cuestión de la llamada "clase media urbana" frente a la "clase trabajadora tradicional fuera de las ciudades más grandes". En mi opinión, esto se basa en parte en líneas divisorias poco fructíferas y en un cierto grado de confusión.

    Para empezar, hay una suposición incorrecta de que los votantes urbanos de la izquierda son sinónimo de "gente de clase media". Yo vivo en la periferia sur de la ciudad de Estocolmo, y son zonas con una mezcla de "suecos" e "inmigrantes", trabajadores manuales y de cuello blanco, de clase media y pobres. Y aquí los socialdemócratas lograron alrededor del 35% en las elecciones municipales, mientras que el 24% votó al Partido de la Izquierda, con un apoyo aún mayor en algunas zonas muy alejadas de la clase acomodada.

     

    Pero también hay prejuicios dentro de la izquierda urbana contra los trabajadores del campo y hasta cierto punto un rechazo a asumir la realidad en la que viven, es decir, que a menudo viven en casas y conducen coches.

    Si la pregunta es "¿debemos apostar por los votantes urbanos o por los de fuera de las ciudades más grandes?", la respuesta debería ser inequívocamente "Sí, por ambos". Tenemos que encontrar un enfoque que pueda unir y movilizar en lugar de dividir y desmovilizar.

    ¿Cuál fue la respuesta de la sociedad civil al resultado de los Demócratas Suecos?

    Consternación, algunos dirían incluso "pena", hasta miedo. Hay una sensación de haber perdido las últimas ilusiones que nos quedaban en ser inmunes a un desarrollo más amplio que se está dando en todo el mundo. Estamos aceptando poco a poco esta nueva realidad y apenas comenzamos a planificar la lucha y la forma de llevarla a cabo con mayor eficacia.

    ¿Habrá un gobierno en minoría o participará la SD?

    El 15 de octubre se presentaron los resultados de las negociaciones entre los tres partidos de derecha "tradicionales" y los Demócratas Suecos. Los Demócratas Suecos no tendrán ministros, pero crearán una "oficina de coordinación" dentro del edificio del gobierno para asegurarse de que están muy involucrados en el trabajo diario. También tendrán varios puestos de alto nivel en las comisiones parlamentarias, incluida la presidencia de las comisiones de política exterior, justicia, trabajo y negocios.

    Desde el punto de vista político, los demócratas suecos también han hecho una fuerte apuesta por el acuerdo, que incluye una drástica reducción de la cuota de refugiados y de la ayuda exterior.

    Es difícil no tener la impresión de que todo esto es en cierto modo una forma de pago por poder decir que "hemos mantenido a los demócratas suecos fuera del gobierno". Esto demuestra que es erróneo centrarse únicamente en "cooperar", "hablar con" o "gobernar con" los Demócratas Suecos.

    Lo esencial son las políticas concretas, que son totalmente reaccionarias. Son una forma de difuminar las verdaderas líneas divisorias de la sociedad y las políticas anti-obreras de la derecha.

    ¿Cuál es el estado del llamado estado de bienestar escandinavo? ¿Está ahora en peligro con estos resultados de los liberales y los partidos de derecha?

    En cierto modo, se podría decir que la estructura básica está intacta, pero es como una casa que se ha ido desgastando cada vez más, amenazando con derrumbarse. Con el tiempo, se ha hecho más difícil acceder a los sistemas de seguridad establecidos, y las prestaciones de desempleo se han recortado mientras el coste de la afiliación a un fondo de desempleo (necesario para recibir las prestaciones) se ha disparado. Esto ha pasado a formar parte de una evolución más amplia en la que cada vez más personas, sobre todo inmigrantes, no están cubiertas por los sistemas de seguridad social y trabajan en condiciones muy diferentes a las de los trabajadores más establecidos y las personas de clase media. Esto, a su vez, ha facilitado que la derecha enfrente a las personas, culpando de todos los males de la sociedad a los de abajo.

    En este momento hay grandes preocupaciones ante un invierno que llega con una inminente crisis energética. Con una inflación del 9%, el sector público tendría que ser compensado económicamente para mantener sus actuales niveles de servicio. Es muy dudoso que el gobierno de derechas lo haga, lo que podría llevar a grandes recortes. Especialmente si se combinan con la subida de los precios de la energía, lo que llevaría a una recesión con un alto nivel de desempleo. Pero esto también podría estimular la resistencia y abrir líneas divisorias más fructíferas dentro de la sociedad.

    ¿Cuál será el destino de los kurdos? ¿Va a renunciar Suecia a sus valores para entrar en la OTAN?

    Está por ver hasta qué punto pero, por ejemplo, Suecia ha aceptado recientemente exportar armas a Turquía. En cuanto a la amenaza de extradiciones de kurdos víctimas de persecución, también está por ver si el gobierno sueco podrá cumplir los deseos de Erdogan.

    Suecia tiene una gran diáspora kurda con un gran potencial de movilización, y también tiene una presencia relativamente fuerte en los partidos políticos (desde los liberales hasta los de izquierda). Por ejemplo, el otro año, cuando Turquía invadió las zonas kurdas del norte de Siria, 10.000 personas con pancartas del movimiento PKK marcharon por las calles de Estocolmo. Erdogan ha exigido la prohibición de cualquier símbolo relacionado con organizaciones como, por ejemplo, el YPG y el YPJ. Esto es inaudito en el contexto sueco.

    Un chiste recurrente dentro de la izquierda sueca es que "Erdogan es nuestra última esperanza de permanecer fuera de la OTAN". El mayor obstáculo no será la falta de voluntad del próximo gobierno sueco, sino que Erdogan plantee exigencias que Suecia no pueda cumplir. Por ejemplo, la otra semana se quejó de que "hay terroristas en el parlamento sueco". No está claro a qué parlamentarios se refería, pero desde luego el gobierno sueco no puede revocar los mandatos de los parlamentarios elegidos por votación popular.

    ¿Qué podemos aprender de estas elecciones, cuando se trata de luchar contra el populismo de derechas?

    En primer lugar, que no se puede derrotar simplemente "uniendo a todas las fuerzas que están en contra del populismo de derechas", porque esto incluye a las fuerzas que han ayudado a alimentar a este monstruo. Ese punto de partida también corre el riesgo de dar más crédito a la imagen de los populistas de derecha como voces del pueblo contra el establishment.

    Siempre que exista la posibilidad de unirse en cuestiones concretas como las libertades civiles, los derechos LGBTQ, los derechos de las mujeres, etc., sería por supuesto una locura no cooperar, pero tenemos que mantener una clara distancia con el neoliberalismo.

    Pero aunque los socialdemócratas han mantenido su férrea oposición a los Demócratas Suecos, han empezado a adoptar parte de sus políticas. Esto, combinado con su negativa a presentar reformas importantes, significó que la campaña electoral estuvo dominada por los temas en los que los Demócratas Suecos se sienten cómodos. Muchos progresistas expresaron su consternación por la campaña electoral en general, ya que estuvo casi completamente desprovista de cualquier foco en cuestiones relativas al estado del bienestar o a las políticas económicas. Y aunque los socialdemócratas obtuvieron un resultado decente (30,3%), en comparación con las últimas elecciones, fue de hecho su segundo peor resultado desde la introducción del sufragio universal en 1921 (el peor fue el de 2018).

    Uno tiene la impresión de que intentan pasar la campaña electoral sin mayores incidentes, con la esperanza de que puedan ganar las elecciones saliendo como “estadistas en tiempos de tormenta” y manteniéndose en el centro en todos los temas. Teniendo en cuenta que la líder de su partido, Magdalena Andersson, cuenta con un amplio apoyo, esto debería considerarse una oportunidad perdida.

    Desgraciadamente, el Partido de Izquierda y el Partido Verde lo hicieron aún peor, salvándose este último en parte por los votos de apoyo de los votantes del Partido de Izquierda.

    Lo que habría sido necesario es una ofensiva más amplia del movimiento obrero, desde los sindicatos hasta el Partido Socialdemócrata y el Partido de Izquierda, enlazando con los movimientos ecologistas y otros movimientos sociales. Esto podría haber sentado las bases para formar un conjunto de políticas y una campaña electoral que podría haber unido a la gente en lugar de convertirnos en presa fácil para aquellos que desean enfrentarnos. Esperemos que ésta sea una de las lecciones que, como movimiento, saquemos de esta derrota histórica.

    Publicado originalmente en el sitio web de Cross-border Talks.


Related articles