• Entrevista
  • La izquierda bajo Macron

  • Por Maxime Benatouil | 21 Jun 17 | Posted under: France , Elections , La Izquierda
  • Una entrevista con Elsa Faucillon, la recién elegida diputada comunista sobre la izquierda francesa dividida y el camino en la lucha contra Macron.

    La segunda vuelta de las elecciones legislativas francesas dio una mayoría decisiva a Emmanuel Macron, el nuevo presidente electo del país, y su partido En Marche.

    Si bien los resultados fueron decepcionantes para la izquierda radical francesa, especialmente tras los avances de la campaña de Mélenchon, el resultado probablemente triplicará su representación en el parlamento - de 10 a 30 diputados.

    Una de las elegidas es Elsa Faucillon del Partido Comunista Francés, que encabezó la lista en Gennevilliers, un suburbio del noroeste de París. En los últimos días de la campaña habló con Maxime Benatouil sobre los desafíos que han planteado estas elecciones y las perspectivas de un realineamiento de la izquierda.

    Maxime Benatouil: En las elecciones presidenciales, votaron 7 millones de personas por Jean-Luc Mélenchon, pero sólo 2,5 millones votaron por Francia Insoumise en la primera vuelta de las elecciones legislativas. ¿Cuáles cree que son las razones para esa diferencia?

    Elsa Faucillon: A esos 2,5 millones hay que añadir a quienes votaron por el Partido Comunista Francés (PCF) y el Frente de Gauche, (incluidos el PCF, el Partido de la Izquierda y  Ensemble), así como a otras figuras que se identifican o son reconocidas como organizaciones que apoyan el programa de Jean-Luc Mélenchon para las elecciones presidenciales. La suma de todos no son 7 millones, pero nos lleva a más de 3 millones, quizás 3,5 millones. Por ejemplo, en mi circunscripción, los que votaron a favor de mi propia candidatura se pueden agregar a estos 2,5 millones.

    Digo eso porque somos muchos los que llevamos el programa que Jean-Luc Mélenchon presentó en las elecciones presidenciales - no sólo los miembros y simpatizantes de France Insoumise, sino también aquellos que, como yo, que no somos miembros pero que promovimos L'Avenir en Commun.

    La fuerza de la campaña de Mélenchon fue que con el tiempo hizo que la gente se diera cuenta de que era posible ganar. Eso le dio mucha fuerza, y trajo mucha esperanza. Empecé a hacer campaña para la candidatura presidencial de Mélenchon en noviembre, y en una circunscripción obrera como la mía fue increíble ver cómo las personas que no votan o votan sin mucho entusiasmo fueron repentinamente capaces de citar textualmente partes del programa y de los discursos de Mélenchon. Lo hicieron no sólo con la esperanza de la victoria, sino también con la esperanza de un cambio profundo.

    Maxime Benatouil:¿Cómo explicarías que estas personas no volvieron a movilizarse para las elecciones parlamentarias?

    Elsa Faucillon: Durante las elecciones presidenciales, oí a mucha gente decir 'habla por nosotros', 'habla con nuestro corazón y alma'. Ese era un sentimiento de orgullo por pertenecer a una comunidad obrera. No un sentimiento de retiro cerrado, sino de solidaridad y apertura hacia los demás. Y era muy fuerte. Pero se desarrolló con la sensación de que la victoria era posible.

    No soy una científica política y sólo puedo ver las cosas desde mi perspectiva como activista y candidata. Pero las elecciones presidenciales son el espacio central de la política francesa, especialmente en la Quinta República. Eso es aún más así desde que Sarkozy dio más competencias al presidente. Bajo Hollande tuvimos una Asamblea Nacional que votó por lo que el presidente pedía. La Asamblea Nacional ha dado un paso atrás, en términos de su labor de deliberación y debate. Así que si la gente se pregunta si la elección de un parlamentario va a cambiar sus vidas, no creo que muchos crean que lo hará. Las dos elecciones que la gente en Francia considera importantes para sus vidas son las elecciones presidenciales y municipales

    También diría que mientras Jean-Luc Mélenchon tiene un gran poder de atracción cuando habla a multitudes, y es una figura nacional que representa a France Insoumise, en las elecciones parlamentarias ese tipo de aspectos son menos movilizadores y menos impactantes que durante las elecciones presidenciales.

    Maxime Benatouil: Con excepción de una cincuentena de escaños, Francia Insoumise y el PCF no pudieron llegar a un acuerdo para hacer campaña juntos. ¿Podría decirnos cuáles fueron las razones?

    Elsa Faucillon: Soy militante del del PCF desde 2005, desde la campaña contra el Tratado Constitucional Europeo. Fue esa campaña la que mostró la perspectiva atractiva de trabajar junto con otros de la izquierda que quieren transformar la sociedad y que esta izquierda se convierta en una fuerza capaz de ganar. De ahí surgió el Frente de Gauche, como una alternativa política que permite a esta Izquierda, en toda su diversidad y pluralismo, trabajar juntos. Dentro del PCF he apoyado el modelo de trabajo y debate colectivo del Front de Gauche. Pero creo que a pesar de todos los esfuerzos realizados, el Frente sigue dando la imagen de un conjunto de partidos, operando a través de los líderes de las organizaciones que lo componen. Y por supuesto ha habido muchas diferencias en términos de qué curso estratégico se debe seguir.

    Dado al fracaso de abrirlo a los ciudadanos de manera más amplia, rápidamente se convirtió en una especie de confrontación entre "líneas" opuestas, y no tanto en un debate sobre un nuevo proyecto de la izquierda. El Front de Gauche era cada vez menos capaz de ser una fuerza atractiva a nivel electoral. Las elecciones presidenciales llegaron en un momento en que no estaba muy bien. El PCF abogó por la participación en las primarias de la izquierda [en última instancia, un concurso entre los candidatos del Partido Socialista (PS) y los miembros de los pequeños partidos aliados]. Pero después de haber sido el candidato de Front de Gauche en 2012, Jean-Luc Mélenchon salió para anunciar su propia candidatura. Así que en su conferencia el PCF discutió qué hacer, y los debates de los dos últimos años tuvieron su efecto. Tomó algún tiempo para conseguir la unidad, pero afortunadamente para noviembre de 2016 los comunistas estaban en una posición de poder apoyar la candidatura de Mélenchon.

    Inevitablemente, la dinámica del Front de Gauche no fue la misma que en 2012. Y en este contexto no es difícil ver por qué las negociaciones para las elecciones parlamentarias no salieron bien. Realmente lo lamento. No creo que las candidaturas conjuntas nos hubieran permitido de alguna manera una mayoría parlamentaria, pero ciertamente podríamos haber sido una fuerte alternativa de izquierda en la Asamblea Nacional. No habría duda de quién es la alternativa a Macron. Sin embargo, eso sigue siendo posible, y ese pacto podría lograrse en el futuro.

    Maxime Benatouil: Emmanuel Macron consiguió una gran mayoría en las elecciones legislativas, una de las mayores en la historia de la Quinta República. ¿Eso indica un apoyo abrumador para su programa? ¿Y cuál es este programa?

    Elsa Faucillon: El programa de Macron es altamente neoliberal y austero, se ha comprometido a destruir el Código de Trabajo. Es el programa de la MEDEF [asociación de empleadores]. Hemos visto los contornos de la Ley de Trabajo. Claramente había cosas que El Khomri, que estaba detrás de la primera ley, quería hacer pero sabía que no podía lograrlo. E incluso lo que quedó no tenía precedentes.

    Más que sólo señalar su carácter neoliberal, también diría que su programa es muy autoritario, a la manera de Manuel Valls [el ex primer ministro]. Incluso si Macron está dispuesto a presentarse como gentil y amable, los decretos presidenciales que dice que va a emitir son profundamente antidemocráticos. También va a extender el estado de emergencia. Eso agravará un clima autoritario.

    El proyecto de Macron, tal como él mismo y todos los medios de comunicación, empresariales, políticos e incluso culturales, lo presentan, forma parte de un clima en la sociedad y la política francesas donde se dice que no debe haber más conflicto político. Macron ha captado ese momento muy bien, con su discurso de ser 'ni la Izquierda ni la Derecha', y atraer a personas de centro-izquierda y derecha, así como a la sociedad civil. Incluso si eso parece un truco, sí se corresponde con la sociedad francesa donde la gente dice que han tenido suficiente de estar 'a favor o en contra', no quiere más conflictos, y quiere que todo se calme. Pero eso también significa calmar el conflicto de clases, pretendiendo que no hay intereses de los ricos e intereses de los pobres. En realidad, Hollande ya había estado practicando esto sin ser una figura que rompiera con los partidos tradicionales.

    En cuanto al apoyo a su programa, obtuvo un 24 por ciento en la primera ronda presidencial. No fue una puntuación tan impresionante. Esta vez también ha habido una baja participación. Pero debemos entender que hay un sentimiento generalizado que vemos en su alto porcentaje en las elecciones parlamentarias, y ese sentimiento es que se le debe dar una oportunidad.

    Maxime Benatouil: El 19 de marzo se realizó una Marcha por la Dignidad y la Justicia en París, iniciativa de las familias de las víctimas de la violencia policial y apoyada por numerosas asociaciones de las barriadas obreras con grandes minorías étnicas.

    Sus demandas eran: no más violencia, ni más racismo estatal y paz en sus vecindarios. ¿Cree usted que la izquierda tradicional ha apoyado suficientemente estas demandas? ¿Podríamos vincularlos a una mayor desilusión con la clase política?

    Elsa Faucillon: Como miembro de un partido de la izquierda tradicional, debo decir que no, no hemos asumido suficientemente estas demandas. Todavía hay trabajo por hacer. Y en términos del vínculo que usted sugiere con una desilusión más amplia, eso es cierto. Hay trabajo que hacer para el PCF y para France Insoumise - incluso sin ser un partido, sino un movimiento - para los Verdes, y para los partidos más pequeños.

    Pero más allá de reconocer ese hecho, hay una necesidad de acción. Y hablando específicamente de mi partido, hay debates y desacuerdos sobre lo que precisamente eso significa. Por ejemplo, con referencia a la manifestación del 19 de marzo, hubo debates sobre si participar - y sí, acordamos que deberíamos participar -, pero también sobre qué llamamiento hacer y con quién debíamos participar. Había grupos en el entorno asociativo con los que queríamos y otros con los que no queríamos trabajar. Así que hubo divisiones incluso entre aquellos que querían trabajar en estas cuestiones.

    Tal vez como mujer siento algo así como lo que siento por la manera en que la cuestión del feminismo fue recibida dentro de los partidos de la izquierda. Conozco este tema un poco mejor, también porque estoy más informada y lo he estudiado. Por ejemplo, sé que en un cierto momento las cuestiones feministas fueron muy poco aceptadas en el PCF. Necesitábamos poder discutir sobre el sexismo entre nosotros, como mujeres, y esto no fue facilitado. Fue muy mal recibido entre los hombres del entorno comunista, y también algunas mujeres, que pensaban que no era nuestro papel.

    El antirracismo y el feminismo no son la misma cosa, pero podemos ver algo parecido en los debates de hoy. Tenemos que reflexionar sobre esto. No podemos mentirnos a nosotros mismos - muchas de las personas que se organizan para combatir la violencia y el racismo policial no son miembros de nuestro partido. Pero es un importante problema social que afecta a la clase trabajadora. Así que tenemos que trabajar en eso, para atraer a otras personas, y para tener confianza en asociaciones, figuras públicas y personas que están luchando esta lucha.

    La violencia policial también plantea al PCF la cuestión de la policía en general: ¿Qué debería ser la policía? Hablar de la violencia policial no aborda por sí mismo la cuestión de cuál debería ser la fuerza policial. Sí, podemos decir que hay racismo entre la policía, pero eso no es poner en duda a la policía en su conjunto. ¿Es su papel mantener la paz y proteger a los ciudadanos franceses? Hay una reticencia a discutir esto, incluso a nivel sociológico, con el alto voto del Frente Nacional entre la policía. Pero hay una base para plantear estas cuestiones.

    Maxime Benatouil: En las elecciones presidenciales Francia insoumise intentó crear algo nuevo en la escena política francesa, con una estrategia populista de izquierda donde la división principal era el pueblo contra la oligarquía. Pero también fue un movimiento que se alejó del enfoque amplio de la izquierda que se había intentado anteriormente. Este enfoque ha sufrido desde hace tiempo diferencias, especialmente en lo que respecta a la posibilidad de reformar la UE, y cuestiones medioambientales como la energía nuclear.

    Una vez finalizado el ciclo electoral, ¿será posible superar estas diferencias políticas y estratégicas en el trabajo de recomposición de la izquierda?

    Elsa Faucillon: Creo que la novedad, el sentido de la ruptura, la claridad traída por France Insoumise es un elemento muy importante. Lo vimos en la votación de las elecciones presidenciales. Responde a la necesidad de cualquier izquierda que quiera transformar a la sociedad de sentar algunas bases y convertirse en un posible ganador, no sólo en sentido electoral, sino también en términos de ideas.

    Pero aunque creo que hizo una contribución a este respecto, creo que la falta de respeto de France Insoumise por la diversidad de la izquierda transformadora podría llevarla a dificultades. Además, el populismo no es mi cultura política. Creo que tenemos que trabajar utilizando la división izquierda-derecha, que sigue siendo relevante para una gran parte de la población francesa. Como candidato a la segunda ronda en las elecciones parlamentarias, el hecho de que puedo decir que estoy reuniendo a la izquierda es importante - es algo que la gente entiende y que apoya. La división izquierda-derecha sigue siendo una brújula para muchos. También es cierto que para muchas personas esto ha sido totalmente confuso por la sucesión de la izquierda y la derecha en el gobierno, desde Sarkozy a Hollande. Así, la división entre dominado y dominante, o el pueblo y la oligarquía, también permite una nueva forma de identificación. Esto lo entendió muy bien France Insoumise.

    Es importante tener una estrategia de ruptura con la socialdemocracia, porque hoy en Francia la socialdemocracia está totalmente identificada con el neoliberalismo. Necesitamos esa ruptura para mostrar con toda claridad a la población que hay una izquierda que no tiene nada que ver con el neoliberalismo, y por lo tanto que hay un claro proyecto de transformación social. En la actual encrucijada de la sociedad francesa, donde es difícil que surja algo nuevo, tenemos que hacer una apuesta bastante compleja: esclarecer la división izquierda-derecha en el contexto de la relación entre el pueblo y la oligarquía. Eso no es fácil. Pero no creo que podamos realmente reunir a la gente a menos que seamos capaces de hacerlo. Hay algunas cosas buenas que quedan del viejo mundo, creadas por intelectuales en Francia, Europa e internacionalmente, que vale la pena sostener, y yo incluiría la división izquierda-derecha entre ellas. La división entre la gente y la oligarquía no explica la diferencia en términos de valores, y no puede haber confusión entre nuestros valores de apertura al mundo y el internacionalismo. Debemos hablar de un "Nosotros" que no implica un "Otro" más peligroso.

    Maxime Benatouil: Dentro de este proyecto, ¿hay un lugar para lo que queda del Partidp Socialista (PS)? En la primera vuelta de las elecciones presidenciales sólo obtuvo el 6 por ciento de los votos, un mínimo histórico, y luego repitió este resultado negativo en la primera ronda de las elecciones parlamentarias. ¿Puede jugar algún papel en la izquierda moviéndose hacia adelante?

    Elsa Faucillon: Antes de poder responder, debo decir que creo que nosotros, el PCF y la izquierda transformadora, hemos cuestionado demasiado nuestra propia estrategia con respecto a la relación con el PS. Era hegemónico a la izquierda, y frente a un PS que organizaba la socialdemocracia enteramente en términos de un proyecto neoliberal, necesitábamos decir que eso no era la izquierda. Creo que las elecciones presidenciales de 2017 nos han permitido decir esto, lo que abrió nuevas definiciones y marcadores para la gente.

    Esa fue una de las apuestas que Jean-Luc Mélenchon hizo, y en parte lo logró. Es algo que es bienvenido, y comparto la necesidad de una ruptura con la socialdemocracia para reconstruir la izquierda. Clarificó las cosas, y fue un paso adelante - por lo que no quiero volver a un momento en que se planteó la reconstrucción de la izquierda en términos de lo que sucederá con el PS. Tienen problemas que tienen que resolver ello mismos.

    Pero hay una parte de la sociedad francesa que permanece leal al PS, que se siente representada por su política. No creo que queramos un choque con ellos: siguen formando parte de la izquierda. Me imagino que hoy están buscando una brújula, y tenemos que estar a la altura de la tarea de proporcionarles un ambiente donde se sientan bienvenidos.

    Es difícil decir qué es el PS hoy. Sus cifras, su personal, sus miembros no son una sola entidad. Parte de ella se ha ido hacia Macron y a En Marche. Y también es importante ser muy conscientes de que la razón por la que obtuvo el 6 por ciento fue que encarnó la derrota y no tenía ninguna perspectiva de ganar después de los años con Hollande. Había un fuerte sentimiento de desilusión. No sé qué será del PS. Pero a menudo se ha dicho que el Partido Comunista ha muerto y siempre se ha impuesto a estas afirmaciones.

    Ahora se ha realizado el necesario trabajo de detener al Partido Socialista como la fuerza principal en la izquierda. Eso no significa que podamos lograr todo el voto de la izquierda. Para dar un ejemplo muy concreto, en mi circunscripción (Gennevilliers) había un diputado del PS. Fue elegido en la ola de Hollande de 2012, mientras que previamente había habido un diputado del PCF, Roland Muzeau. En la ciudad de Colombe, dentro de la circunscripción electoral, en 2012 Muzeau obtuvo dos mil votos. Si usted toma mi propia puntuación en la primera vuelta de las elecciones parlamentarias allí y agrega en la votación para Francia Insoumise, es exactamente dos mil votos. A pesar de que el Partido socialista se ha derrumbado y aunque Jean-Luc Mélenchon lo hizo bien en las elecciones presidenciales, en Colombe al menos la izquierda transformadora no ha obtenido un mejor resultado que en 2012.

    El Partido Socialista ya no es la fuerza principal de la izquierda, pero la izquierda no está todavía bien. Lo que realmente me interesa es cómo podemos lograr la desafiante tarea de reconstruir a la izquierda. Eso significa una Izquierda que se preocupe por la Marcha por la Dignidad y la Justicia, una Izquierda que haga que el feminismo sea relevante para nuestro propio tiempo, y una Izquierda que pueda devolver a las clases populares al terreno político. Eso significa que las personas que pretendemos representar lleguen a la Asamblea Nacional, en toda su diversidad. Ese es el reto al que nos enfrentamos. Tenemos algunos de los ingredientes para eso, pero no toda la receta.

    Elsa Faucillon Ha sido candidata del Partido Comunista Francés para la circunscripción de Gennevilliers en el noroeste de París.

    Publicado en Jacobin el 18 de juniohttps://www.jacobinmag.com/2017/06/macron-french-communist-party-elections-en-marche-melenchon

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles

France
  • Article by our member organisation "Espaces Marx" on the political landscape in France three months before the European Elections
  • The French chessboard


Elections

La Izquierda
  • transform! europe's new observer organization
  • R-komplex