• GUE/NGL
  • El New Deal Verde y Social para Europa

  • Por Melina Kerou | 20 Jan 20 | Posted under: Ecología , Energía , Unión Europea , Estrategias transformadoras
  • Melina Kerou sobre el plan político "El New Deal Verde y Social para Europa" publicado por el Grupo de izquierda en el Parlamento Europeo GUE / NGL.

    Encuentre aquí Towards A Green & Social New Deal For Europe política y plan del GUE/NGL

    El New Deal Verde y Social para Europa describe las demandas de la izquierda europea para lograr una transición socialmente justa hacia un futuro sostenible.

    De manera clara y concisa, el plan identifica que la acción climática y la transformación social y económica deben ir de la mano para tener una oportunidad de éxito. 

     

     

    Descarbonizar el sector energético

    El plan empieza proponiendo un objetivo más ambicioso para una reducción de las emisiones del 70% para 2030. Así como la neutralidad de carbono y de las emisiones negativas para 2050 legalmente vinculante, pero va más allá, rápidamente pasa a lo concreto: la propiedad pública de todos los sectores de energía y la participación de los ciudadanos en la gobernanza climática. Este es el primer y más importante prerrequisito para todo lo demás, ya que es la única forma de garantizar que la transición a un sistema de energía totalmente renovable no se produzca de una manera que genere aún más "crecimiento" y beneficios para las élites industriales y más problemas para la clase trabajadora, pero puede ser (aunque todavía no es un hecho) una transición verdaderamente justa, priorizando la protección de la naturaleza y los derechos y necesidades de las personas. El resto puede seguir: energía renovable asequible y accesible con precios regulados públicamente para todos, transporte público gratuito, cumplimiento de los objetivos de emisiones vinculantes, empleos sostenibles, mejores condiciones de vida y trabajo, inversión pública en energía renovable novedosa y más eficiente, captura de carbono y tecnologías de gestión de residuos.

    Empresas versus clima

    Esto será inmensamente más difícil de lo que parece, ya que el enemigo principal ya está identificado en la primera página del plan: las 20 compañías de combustibles fósiles que han contribuido a casi 480 mil millones de toneladas de CO2, o un tercio de todas las emisiones de carbono desde 1965 (1). Se pueden agregar a esa lista las cinco compañías de carne y lácteos más grandes que juntas superan las emisiones anuales de gases de efecto invernadero (GEI) de Exxon, Shell o BP (2), así como los principales gigantes agroquímicos como Bayer, productores de nitrógeno, fertilizantes y pesticidas y responsables de la mayoría de las emisiones de N2O de la agricultura (3).

    Por lo tanto, la clave para cualquier ley climática propuesta radicaría en "domesticar" realmente a estos gigantes de la industria, cuyas ganancias brutas combinadas superan con creces el presupuesto que la UE asigna a la acción climática (4). Es revelador que las cinco compañías más grandes que cotizan en bolsa (BP, Chevron, ExxonMobil, Shell, Total) gastan anualmente $ 200 millones para obstaculizar, retrasar o bloquear directamente las políticas de acción climática (5). Este apalancamiento político les ha permitido hasta ahora continuar "como siempre" y ahorrar grandes cantidades en exenciones de impuestos, mientras gastan cantidades exiguas de sus ganancias en multas y compensaciones de acuerdo con el dogma de "quien contamina paga" seguido hasta ahora, así como el programa extremadamente problemático de Comercio de Emisiones y, menos aún, en la investigación de energías renovables (4). Por lo tanto, recuperar el control del sector energético, una de las fuentes más lucrativas del crecimiento capitalista, no puede suceder sin desmantelar las políticas, regulaciones y tratados neoliberales que forman la columna vertebral de las operaciones de la UE desde el principio. De manera reveladora, una de las demandas de la Troika y de las instituciones de la UE contra países golpeados por la austeridad y la crisis como Grecia es la desregulación y privatización de los sectores nacionales del agua y la electricidad (6). Esto se perfila como una de las batallas más grandes a las que se enfrenta la izquierda.

    Reimaginar la agricultura y la producción de alimentos

    Un segundo tema general del New Deal Verde y Social para Europa del GUE/NGL, así como el Green Deal de la UE es la necesidad de transformar radicalmente el sistema de producción de alimentos. La estrategia propuesta "de la granja a la mesa" de la UE tiene como objetivo rediseñar la agricultura, la pesca y las cadenas de distribución respectivas de una manera sostenible, al tiempo que garantiza los medios de vida de los agricultores y pescadores. Los problemas subyacentes son numerosos y complejos: en primer lugar, la agricultura a escala industrial es responsable del 75% de las emisiones antropogénicas de óxido de nitrógeno (N2O), un GEI (gas de efecto invernadero) con un potencial de calentamiento global aproximadamente 300 veces mayor que el CO2, debido a la sobrefertilización con fertilizantes basados en nitrógeno, un proceso que también causa contaminación por nitrato de escorrentía en aguas subterráneas (3). Un gran porcentaje de los cultivos se producen para la alimentación animal, con el fin de mantener nuestras dietas en gran medida pesadas, que a su vez son responsables del 25% de las emisiones antropógenas de metano del ganado (7). Además, el cambio en el uso de la tierra de bosques a tierras agrícolas o pastizales está provocando la liberación de carbono del suelo.

    “Transición proteínica”

    Si bien la promoción de la agricultura ecológica a pequeña escala y el bienestar animal es loable, el plan del GUE/NGL toca brevemente un tema bastante espinoso: cómo apoyar la llamada "transición de proteínas". El hecho difícil es que la preferencia global por las dietas ricas en proteínas animales, junto con la tasa de crecimiento de la población humana, es insostenible. Promover dietas saludables bajas en proteínas animales, que consisten en alimentos asequibles de origen local para evitar la huella de carbono del transporte, producidas sin el uso excesivo de fertilizantes o pesticidas, así como, en general, abordar la sobreproducción y el consumo excesivo de alimentos en el mundo occidental, serán desafíos clave en los próximos años. Como se esperaba, los objetivos principales son aquellos que controlan la producción de alimentos: la poderosa industria cárnica y láctea, los gigantes agroquímicos responsables de la producción de fertilizantes y pesticidas, y los monopolios de distribución de alimentos. Considerando el fracaso de las recientes campañas en toda la UE para regular el controvertido herbicida a base de glifosato producido por Monsanto (ahora propiedad de Bayer) a nivel de toda la UE, esto no será fácil.

    Protección del suelo

    Un tema complementario correctamente identificado por el plan del GUE/NGL es la necesidad de proteger adecuadamente el suelo, a través de una propuesta de Directiva Marco de Suelos. La erosión del suelo, causada en gran parte por el cambio climático a través de patrones de temperatura y lluvia erráticos, así como el cambio en el uso del suelo debido a las prácticas agrícolas intensificadas y la expansión urbana, disminuye la capacidad del suelo para actuar como sumidero de carbono (es decir, almacenar CO2). El deterioro de la calidad del suelo en las tierras agrícolas que ya están en uso da como resultado un menor rendimiento del cultivo, lo que requiere el uso de aún más fertilizantes para cumplir con los objetivos de producción.

    Redefinir la agricultura como "servicio al ecosistema"

    Otro escenario problemático es que un cambio completo a la agricultura orgánica con prácticas sostenibles probablemente dará como resultado una caída significativa en el rendimiento de los cultivos, aunque un aumento en la calidad de los alimentos. Un estudio que modeló este escenario para Inglaterra y Gales ha pronosticado una reducción del rendimiento de aproximadamente el 40%, acompañada de una caída de las emisiones del 20% (8). Esto pone en peligro los ingresos de los agricultores, exigiendo una reconceptualización del papel de los agricultores por parte de los productores de alimentos para proporcionar lo que se llama "servicios ecosistémicos": Proteger la biodiversidad, aplicar prácticas de eliminación de carbono, salvaguardar y mejorar la calidad del suelo y el agua, y ser recompensados por esto por los Política Agrícola Común (PAC) de la UE. Naturalmente, esto requiere un rediseño radical de la PAC, lejos de las prácticas de monocultivo extensivas y destructivas del pasado, del problemático sistema de subsidios y la concentración de tierras agrícolas en manos corporativas y monopolios regionales.

    Señalar a los culpables de las consecuencias globales

    El punto final del plan del GUE/NGL requiere un cambio radical del papel de Europa a nivel internacional, de un orquestador de acuerdos de libre comercio centrado en gran medida en aumentar las exportaciones y el crecimiento, en un garante de los derechos humanos y un facilitador de una transición verde y justa a nivel mundial. Eso incluye principalmente la desinversión de proyectos destructivos en todo el mundo, algo que en este momento la UE parece incapaz de hacer: Sólo hace falta ver el reciente fracaso para evitar una inversión continua de Siemens en la infraestructura de la minería de carbón australiana (9). Exigir un comercio internacional justo y respetuoso con el clima y los objetivos sociales, exige el desmantelamiento del concepto de "crecimiento indefinido", tan arraigado en la fundación de los tratados de la UE.

    Finalmente, una de las demandas más audaces es la llamada al reconocimiento del estatus de "refugiado climático" y el crimen internacional de ecocidio, un reconocimiento largamente esperado en una realidad sombría que ya está moldeando los patrones de movilidad humana y cambiando el mundo tal y como lo conocemos. El plan atribuye la responsabilidad por crímenes contra la naturaleza al único culpable real: El capitalismo.

     

     

    1.      https://www.theguardian.com/environment/2019/oct/09/revealed-20-firms-third-carbon-emissions

    2.      https://www.grain.org/article/entries/5976-emissions-impossible-how-big-meat-and-dairy-are-heating-up-the-planet

    3.      Erisman, J.W.; J.N. Galloway; N.B. Dise; M.A. Sutton; A. Bleeker; B. Grizzetti; A.M. Leach & W. de Vries. 2015. Nitrogen: too much of a vital resource. Science Brief. WWF Netherlands, Zeist, The Netherlands.

    4.      https://www.theguardian.com/environment/2019/oct/09/what-we-know-top-20-global-polluters

    5.      https://influencemap.org/report/How-Big-Oil-Continues-to-Oppose-the-Paris-Agreement-38212275958aa21196dae3b76220bddc

    6.      https://www.reuters.com/article/greece-strike/update-1-greece-prepares-for-privatisation-of-biggest-power-company-idUSL6N0PK4FJ20140709

    7.      https://phys.org/news/2019-01-scientists-breathalyze-cows-methane-emissions.html

    8.      Smith, L.G., Kirk, G.J.D., Jones, P.J. et al. The greenhouse gas impacts of converting food production in England and Wales to organic methods. Nat Commun 10,4641 (2019) doi:10.1038/s41467-019-12622-7

    9.      time.com/5763678/siemens-australia-coal-mine-greta-thunberg/


Related articles