• Comentario
  • El Parlamento Europeo quiere borrar la memoria

  • Por Luciana Castellina | 26 Sep 19 | Posted under: Revisionismo , Unión Europea , La Izquierda , Historia
  • El silencio de la izquierda y la motivación de la política exterior detrás de la revisión de la historia que contiene la resolución del Parlamento Europeo. Lea el comentario de Luciana Castellina.

     

    Confieso que el viernes por la noche, mientras esperaba a Tsipras en el evento organizado por el partido Articolo 1, cuando un compañero me mostró un extracto de Internet sobre la resolución de memoria votada por el Parlamento Europeo, lo rechacé: 'No ¿Ves que son noticias falsas?’ y luego me pregunté ‘¿pero quién está difundiendo estas noticias falsas?'

    El texto, de hecho, parecía tan escandaloso que pensé que podría haber venido de los neofacistas de Casa Pound.

    Hasta el día siguiente no me di cuenta de que habían hecho algo que nunca me hubiera imaginado: sólo 66 eurodiputados de 748 votaron en contra de esta resolución que es absolutamente vergonzosa. No sólo porque supone una despreciable distorsión de la historia, sino también porque, a través de su grave distorsión de la historia, pone en tela de juicio el prestigio de la institución parlamentaria que lo promulgó, una institución que hasta hace unos años, por cierto, había sentado a Altiero Spinelli como independiente aunque fuera elegido en el lista del Partido Comunista Italiano.

    Hay que recalcar la decisiva y significativa "contribución histórica" ​​del presidente Sassoli: "¡Pero había tanques armados en Praga!" Sin mencionar el daño causado a la reputación del grupo consistente de eurodiputados, ex activistas comunistas y socialistas que llevaban esa memoria.

    (Por desgracia, entre ellos, incluso Giuliano Pisapia, que por lo degradó su reputación, después de haber sido diputado durante mucho tiempo de un partido que se llamó a sí mismo Rifondazione Comunista.) 

    Pero para mi sorpresa, no terminó ahí. Cuando se le pidió que hiciera una declaración sobre el tema, la filósofa francesa Étienne Balibar respondió desde Nueva York (donde ha estado enseñando durante algún tiempo):

    ‘No sé nada de esa historia. La prensa no informa sobre ello aquí, ni siquiera la prensa francesa a la que sigo leyendo.’

    Comprobé esto en París, llamando a nuestro viejo corresponsal en jefe en Francia, Alexandre Bilous. Está asombrado, nunca ha oído hablar de esta resolución. Me llama poco después: ningún periódico, quiero decir ninguno, ni siquiera l'Humanité [1], mencionó este voto europeo. Solo un excelente sitio online, Mediapart, habló sobre ello a través de una carta enviada por Charles Heinberg, un profesor de historia suizo en Ginebra. ¡Gracias a dios! Luego reflexioné sobre el hecho de que en las últimas elecciones europeas no se eligió a ningún diputado del PCF, ni siquiera uno del PSF.

    (Y, sin embargo, incluso si no está en el parlamento, ¿la gente no se dio cuenta de la gravedad de esta resolución sobre nuestra memoria común, escrita por los peores grupos de la derecha europea? ¿Y cómo Raphaël Glucksmann, hijo del conocido filósofo Nouveau, hoy jefe de una reagrupación vagamente definida como de origen socialista, justifica su voto favorable?)

    Silencio también en la prensa alemana, una prensa que normalmente está atenta a las cuestiones de la memoria histórica, tanto la prensa de derecha como la de izquierda.

    Me soprende menos el voto favorable de los Verdes – su anticomunismo tradicional siempre ha producido una gran cantidad de ambigüedades políticas.

    En Italia, aparte obviamente de Il Manifiesto, un periódico comunista (afortunadamente, la resolución no tiene peso jurídico, de lo contrario podría prohibirse por ser un diario comunista), La Repubblica, de centroizquierda, habló sobre lo sucedido. Por lo demás, casi nada, aparte de, por supuesto, los gritos de alegría de la derecha.

    No voy a hacer un análisis histórico del texto, historiadores mucho más competentes han escrito sobre ello. Y otros seguirán escribiendo sobre la historia en el futuro.

    Solo quiero decir aquí que nuestra reacción, la de todos los que hemos quedado atónitos e indignados, no puede, no debe, permanecer en este nivel. No podemos simplemente maravillarnos de que pueda suceder algo así. Tenemos que ridiculizar a aquellos que hicieron posible tal cosa y responder enérgicamente, de inmediato y en todas las partes. Porque de lo contrario terminaremos sorprendidos de que para muchos lo que sucedió no importa, no importa en absoluto.

    Corremos el riesgo de quedarnos boquiabiertos por el descubrimiento. ¿Y que hacer? En primer lugar, es bueno que los eurodiputados Massimiliano Smeriglio y Pierfrancesco Majorino no hayan aceptado la disciplina del grupo del PD y se hayan negado a votar sí, pero eso no es suficiente.

    Con la Asociación Nacional de Partisanos Italianos (ANPI), con Luca Pastorino y Francesco Laforgia de Liberi e Uguali, y Nicola Fratoianni de Sinistra Italiana, quienes reaccionaron inmediatamente aquí en Italia y siendo diputados en la cámara baja de Italia se pueden lanzar iniciativas aquí, especialmente con todos los que están indignados, hay que hacer algo, hay que abrir un debate. Sobre todo en el Partito Democratico. La memoria no es algo para confiar solo a historiadores especializados, es una parte fundamental de nuestro presente.

    Además, la miseria de la operación descaradamente negacionista reside en el hecho de que tiene la motivación inmediata encubierta de reforzar las sanciones económicas contra Rusia, de exacerbar las políticas más irresponsables europeas 'después de la caída del muro'. Es decir, en lugar de aprovechar la ocasión como Gorbachov había instado en vano para finalmente tomar el camino de la autonomía de Europa frente a los dos bloques militares e involucrar a Rusia en un proyecto común (el hogar europeo común), se tomó el camino de extender la OTAN tan al este como para colocar sus misiles debajo de la nariz de Moscú. Si Putin, a quien ningún demócrata puede gustar, ha consolidado el poder en su país (y también se ha vuelto más popular de lo que los medios de comunicación occidentales nos hacen creer) es porque ha podido jugar con el chovinismo provocado por este cerco.

    ¿Cómo cree que puede reaccionar Moscú ahora que la UE ha decretado que 22 millones de mujeres y hombres rusos que perdieron la vida combatiendo al fascismo y contribuyendo decisivamente a su derrota son ahora nuestros enemigos?

     

    Originalmente publicado en Il Manifesto, 24 de septiembre de 2019 (versión completa)

    --------------

    Notas

    [1] El 26 de septiembre, L'Humanité publicó un editorial sobre este tema.


Related articles