• Documento político acerca de las relaciones UE-Rusia
  • La UE y Rusia: ¿Existe una salida?

  • Por Veronika Sušová-Salminen | 13 Dec 16 | Posted under: Russia , European Union
  • Las relaciones actuales entre la UE y Rusia atraviesan una crisis a largo plazo que genera varios problemas de seguridad, tanto a nivel regional como global.

    El proceso de degradación de las relaciones ha sido paulatino a partir de las asimetrías del final de la Guerra Fría y el colapso y la disolución del bloque soviético y la Unión Soviética y viene surgiendo desde 2007. En resumen, la crisis de la relación UE-Rusia podría considerarse parte integrante de un conjunto más complejo de problemas. 

    En resumen, existen varias áreas de problemas comunes entre la UE y Rusia: la forma y el contenido de la cooperación entre la UE y Rusia (opiniones especialmente diferentes sobre la "cuestión del régimen" en Rusia y un enfoque geopolítico en la UE que no se basa en la Realpolitik), la OTAN y su ampliación (con el papel dominante de Estados Unidos en la arquitectura de la seguridad continental) y los roles de Rusia y Europa en Europa del Este y en el espacio post-soviético. En las tres áreas, ahora se pueden observar varios signos de la crisis. La crisis de las relaciones entre la UE y Rusia se acompaña de una total falta de confianza y de preocupación por la seguridad y los conflictos mediáticos y culturales. Hay una imposición de discursos de seguridad dentro de Rusia, pero también dentro de las sociedades europeas y una incertidumbre económica.

    Deberíamos tener una colaboración paciente y abierta con Rusia

    La relación con Rusia es un problema estratégico y de seguridad clave para Europa como continente en Eurasia. El principal sistema de seguridad de la UE sigue siendo la OTAN, que representa un remanente de las divisiones y cargas de la Guerra Fría. En general, la crisis reciente ha puesto de manifiesto el hecho de que muchas de las esperanzas de 1989 en Europa fueron dejadas en barbecho.

    Rusia, fuera de la OTAN pero geográficamente muy cerca de ella y en el borde de Europa, percibe subjetivamente a la OTAN como una amenaza a su seguridad y como un actor utilizado por los EE.UU. para hacer cumplir y mantener su hegemonía en Europa. Ucrania es percibida como un instrumento para debilitar a Rusia y privarla de un estatus regional en el ámbito de los intereses rusos vitales para Moscú. Recientemente, se ha visto muy claro que la zona de conflicto está localizada en el eje Báltico-Mar Negro, tradicionalmente importante para la seguridad rusa. Las acciones oportunistas rusas en Ucrania y en Crimea han tenido consecuencias negativas para su imagen global.

    La OTAN y sus países miembros han utilizado los últimos acontecimientos como un instrumento para sustentar la importancia política y de seguridad de la alianza en Europa y justificar la próxima carrera armamentista. La posición de la UE es problemática ya que su seguridad sigue dependiendo de la OTAN con un papel especial para los Estados Unidos, ubicados geográficamente en el exterior. Por lo tanto, la UE no cuenta con un marco autónomo de seguridad continental. Desde esta perspectiva, los intereses rusos y las preocupaciones de seguridad se representan como algo ilegítimo y las acciones de Rusia como esencialmente agresivas o incluso comprometidas a iniciar una nueva gran guerra. El emergente dilema de seguridad tiene su propia dinámica espiral que fomenta la confrontación y la militarización de las relaciones de ambos lados. Las nuevas formas de lucha por la legitimidad ya se han convertido en "guerras de propaganda" en ambas partes con consecuencias bastante negativas para la diversidad de opiniones y el diálogo abierto.

    Es muy difícil definir una línea común universal de la UE sobre Rusia, ya que la UE sigue representando un conglomerado de Estados-nación con diferentes geografías, identidades geopolíticas y percepciones de amenazas. Otro factor importante es la diversidad interna dentro de la UE y sus asimetrías internas basadas en el poder. Por último, la reciente crisis continua de la UE es también un factor a tener en cuenta. De hecho, se podría argumentar que la crisis de la UE y la situación actual con Rusia son parte constitutiva de la crisis del proyecto europeo. 

    A pesar de ello, existe un claro interés paneuropeo en la coexistencia pacífica con Rusia en el continente europeo. De hecho, la paz continental fue una piedra angular del proyecto europeo. En términos de estrategia, Rusia representa un potencial aliado estratégico de la Unión Europea y sus Estados Miembros en áreas como los recursos naturales y la economía, pero también en temas relacionados con la seguridad y sin duda de civilización y cultura. Esto es aún más cierto en el contexto del lento pero inevitable declive, tanto de Rusia como de la UE en la arena mundial. La confrontación actual sólo refleja el estatus de ‘júnior’ de la UE (respecto a los EE.UU.) y Rusia (a China). En resumen, Europa no puede vivir en paz y seguridad sin Rusia a bordo. Con esto, ciertamente no me refiero a ninguna integración de Rusia en la UE, sino a una asociación abierta y paciente basada en el respeto mutuo bajo el paraguas de una arquitectura de seguridad común. Desde la perspectiva de la sostenibilidad, es necesario construir redes de seguridad con Rusia en lugar de basar la seguridad en la imagen de una amenaza rusa que se mantiene detrás de una nueva cortina de hierro en el Este.

    Lanzar un nuevo debate sobre la seguridad europea 

    Sobre la base de la situación actual en la UE y a nivel global, hay cuestiones que recomiendan aliviar las tensiones e impedir una mayor profundización de la crisis o su escalada. Estas recomendaciones son una condición básica para reabrir el diálogo (o, más acertadamente, un proceso de negociación) con Rusia como un enfoque alternativo desde la perspectiva de la UE.

    Ningún acercamiento ideológico a Rusia ayudaría ahora. Podemos tener opiniones críticas sobre el régimen político en Rusia, pero no es sensato ni productivo convertirlo en un tema clave de cualquier conversación estratégica con Rusia. Por el contrario: la "cuestión del régimen" debería ser puesta a un lado y no ser utilizada como un instrumento de presión extranjera sobre Rusia. Hasta ahora, esta ha sido una estrategia que ha subrayado y reproducido las preocupaciones de seguridad en Rusia y que se percibe como un reto de la prerrogativa rusa de actuar como un actor autónomo. Cabe señalar que la parte rusa trató de iniciar un diálogo sobre las diversidades de la democracia, un tema que podría ser utilizado como área de diálogo a nivel intelectual y político.

    El liderazgo ruso no es izquierdista o alternativo o anti-sistema. Más bien, representa una ideología política conservadora nacional incrustada en un tipo específico de capitalismo de estado neoliberal. No obstante, representa internamente un conjunto muy flexible de ideas que son esencialmente muy coyunturales. Es erróneo percibir a Rusia como un poder alternativo al sistema de relaciones internacionales. Representa más bien un poder neo-revisionista que pretende restablecerse dentro del sistema capitalista. Prefiere la política de equilibrio y se convierte en un fuerte partidario de la idea de un mundo multipolar como una nueva división regional del poder que refleje mejor la diversidad del mundo. La Rusia de Putin tiende al pragmatismo en la política exterior en general. Sin embargo, la crisis ucraniana contribuyó a algún nivel de ideologización. Teniendo esto en cuenta, el enfoque ruso no se basa en la política anticapitalista y antisistema. Por lo tanto, el enfoque general hacia Rusia debe ser también pragmático y realista, alejándose de la política "misionera" ideológicamente concebida (como la UE liberal versus la Rusia conservadora). Sin embargo, es bueno recordar que la identificación y los instintos clave de Rusia son los de una gran potencia.

    A pesar de la globalización, la geografía sigue siendo importante. Por lo tanto, sería productivo entablar seriamente un diálogo diverso y abierto sobre Europa con Rusia. Cualquier intento de expulsar a Rusia de Europa sería un grave error, ya que supondría un esfuerzo ingenuo y dirigido contra la geografía continental. Esto es aún más cierto para los vecinos directos de Rusia en Europa centro-oriental. Para estos países, cualquier confrontación y militarización de la relación UE-Rusia supondría más inseguridad en sus propias puertas como parte del dilema de seguridad y su lógica espiral. 

    Es importante iniciar un nuevo debate sobre la seguridad de la Unión Europea y de Europa (que no es lo mismo que la UE) como parte de una necesaria reforma radical de la UE y su rol en el continente y en el mundo. La presidencia de Donald Trump podría traer enfoques más pragmáticos o neo-aislacionistas. Esto podría proporcionar una oportunidad a la UE para crear una arquitectura de seguridad paneuropea y para institucionalizarla. Rusia es sin duda un pilar clave de tal arquitectura. Es necesario debatir y reflexionar sobre la seguridad paneuropea y sus principios más allá de la OTAN y más allá de la ideología del atlantismo a principios del siglo XXI. Esto ayudaría a superar finalmente las consecuencias negativas de la Guerra Fría con sus cicatrices divisoras y fantasmas duraderos en Europa, incluida la propia Rusia.


Related articles