• Sobre el actual asunto Lukács
  • La destrucción de la razón

  • Por Matthias István Köhler | 24 Apr 17 | Posted under: Hungary
  • La Academia Húngara de las Ciencias quiere disolver los Archivos Georg Lukács en Budapest. En una campaña contra ‘izquierdistas’ y ‘liberales’.

    En el período previo a las celebraciones oficiales del 60 aniversario del levantamiento de 1956 en Hungría, surgieron olas anticomunistas. Una vez más, el filósofo marxista y teórico del movimiento revolucionario de la clase trabajadora, Georg Lukács (1885-1971) se convirtió en el  blanco de los ataques. 

    El periódico Magyar Nemzet presentó, el 21 de octubre de 2016, una denuncia contra la Fundación Georg Lukács sobre la base de una ley promulgada en 2012, que regula la denominación de calles y lugares públicos, pero también de instituciones públicas. La fundación apoya proyectos de investigación social y literaria y es formalmente independiente de los Archivos Georg Lukács. "A ninguna organización se le permite llevar el nombre de una persona que ha desempeñado un papel destacado en el establecimiento, desarrollo o mantenimiento de los sistemas políticos despóticos del siglo XX". El periódico también citó la opinión de la Academia Húngara de Ciencias, que, según la ley, tiene una función de arbitraje en las disputas. Llegando a Lukács, señala sucintamente que su relación con el liderazgo del partido no había estado libre de conflictos, pero sin duda había participado en el establecimiento, la expansión y el mantenimiento del sistema comunista. Según la ley, ningún lugar público puede llevar su nombre". Sin embargo, este juicio no se relaciona con la "calidad académica" de Lukács, sólo se plantea con respecto a la "situación legal".

    Asesino comunista

    Un día después de la publicación del artículo, dos políticos del Partido Neo-fascista Jobbik pusieron un pañuelo rojo alrededor de los ojos de la estatua de Georg Lukács en el parque de St. Stephan de Budapest. Quería simbolizar la "estrella roja en los ojos de la sociedad húngara, la política y la Academia de Ciencias de Hungría". Durante esta acción anunciaron una petición para quitar la estatua. Esta fue aceptada a principios de este año por el Ayuntamiento de Budapest. Jobbik declaró después que "Se ha extirpado a un comunista más que vivía entre nosotros". Además: "Estamos encantados de que 27 años después del llamado cambio de sistema, a un asesino comunista, - que fue responsable de la ejecución de ocho personas en la época de la República de Sovjets como comisario popular y que, cómo filósofo fue uno de los célebres ideólogos de la época Rákosi y que tuvo un papel clave en la política cultural durante el sistema Kádár, - finalmente no se le permita tener una estatua en Budapest." El 28 de marzo de este año, quitaron la estatua en la madrugada. El lugar está ahora vacío, se va a llenar con una estatua del héroe nacional húngaro y rey St. Stephan.

    Sin embargo, el publicista Zsolt Bayer dio el preludio a los actuales ataques contra Lukács e intelectuales e instituciones relacionadas con él. El miembro fundador del partido gobernante Fidesz y buen amigo del primer ministro Viktor Orbán, es el "puño del partido" y responsable de los tonos groseros en los medios de comunicación gubernamentales en Hungría. Se hizo internacionalmente famoso por sus declaraciones racistas contra los gitanos Sinti y Roma, así como sus insultos contra los políticos de la UE. En julio de 2015, Bayer intervino en un debate sobre la rehabilitación del historiador y político antisemita Bálint Hóman, que había estado bajo el ministro de educación Miklós Horthy. De 1933 a 1945 fue presidente de la Academia de Ciencias de Hungría. En 1945, Hóman, que había participado en varias acciones parlamentarias antisemitas, huyó al Reich alemán y finalmente fue entregado a los húngaros después de la Guerra Mundial, donde fue condenado a cadena perpetua como criminal de guerra. Refiriéndose a la rehabilitación de Hóman, Bayer llega a hablar del "criminal de guerra" Lukács: "Lukács es el icono número uno de la izquierda húngara y los liberales asociados de mil maneras con ella, él es su autoridad intelectual incuestionable. Su legado fue y es escuchado por los oyentes de la escuela que él fundó en Budapest, los "Lukácsistas", desde Mihály Vajda, György Márkus hasta Ágnes Heller. Cuestionar a Georg Lukács en cualquier aspecto es pecado mortal en estos círculos e implica la exclusión inmediata".

    Bayer comienza con citas de varias crónicas sobre las atrocidades cometidas contra la población judía en la época de la República de Sovjets Húngara en 1919, que describió como una "revuelta de ratas" para mostrar "cómo los bolcheviques, liderados en su mayoría por los judíos, trataban a la gente de su especie". Posteriormente se pregunta: "¿Cómo trataron estos animales a los no judíos?" En este contexto, relata una historia que ha surgido una y otra vez desde los años noventa. Al final de la Primera Guerra Mundial, Lukács como comisario popular participó o incluso ordenó la ejecución de siete u ocho desertores mientras defendía la frontera húngara contra las tropas rumanas. La veracidad de esta anécdota ha sido puesta en duda a menudo, más recientemente y en detalle por András Lengyel, un erudito húngaro sobre la historia de la literatura. No hay testigos de la ejecución, ni tumbas, ni documentos que atestigüen los funerales. El juicio en este asunto, que tuvo lugar en 1919 tras el fracaso de la República de Sovjets, condenó a los presuntos miembros del ejército rojo, basándose únicamente en el hecho de que las ejecuciones podrían haber tenido lugar de acuerdo con la práctica habitual. Lo que es tremendo sobre este episodio, es que Lukács habla del evento en su entrevista autobiográfica del volumen ’Vive pensando’ y dice que ordenó la ejecución para restaurar la moral. Si las ejecuciones se llevaron a cabo, su propósito era defender la frontera húngara contra las tropas rumanas respaldadas por Occidente. Tan cuestionable como es la práctica de la ejecución de desertores, los soldados estaban familiarizados con ella desde el ejército austro-húngaro en la Primera Guerra Mundial. Si la ejecución hubiera sido ordenada por Horthy o por uno de sus oficiales, se consideraría una medida justificable por motivos patrióticos de aquellos que ahora afirman que Lukács fue un asesino en masa. 

    Bayer no sólo utiliza este episodio para insinuar la doble moral de los defensores de Lukács, que al mismo tiempo condenan al antisemita Hóman, también crea deliberadamente un paralelismo entre los bolcheviques "dirigidos en su mayoría por judíos" en 1919 y los defensores de Lukács hoy: "Este es un anuncio: basta con el terror intelectual, y con el hecho de que los "Lukácsistas "han estado decidiendo quién está en el panteón de la vida intelectual durante medio siglo y quién no. Y en general, ya basta de ustedes.”

    Instituciones en la encrucijada

    No habría sido necesario para que el nuevo anuncio llamara la atención de los "Lukácsistas" o el hecho de que Bayer y sus semejantes tenían suficiente de ellos. Desde que gobierna Orbán en 2010, se enfrentan a una campaña mediática contra ellos. El Archivo Georg Lukács también se ve afectado por esto. Está situado directamente en la orilla del Danubio, no lejos del gran mercado, en los apartamentos Belgrado a los que Georg Lukács regresó de la URSS en 1945 y donde vivió hasta su muerte en 1971. En su testamento, el filósofo dejó su biblioteca llena de rarezas al Instituto Filosófico de la Academia de Ciencias y sus manuscritos a la Biblioteca de la Academia. En aras de la simplicidad, tanto la biblioteca, como los manuscritos y las cartas se quedaron después de su muerte donde estaban, en el apartamento donde Leo Kofler, Wolfgang Abendroth y Hans Heinz Holz fueron invitados a reuniones, donde lo visitó Rudi Dutschke, donde escribió su estética tardía y la Ontología del Ser Social, donde Lukács en 1956, fumando tranquilamente sus cigarros, recibió a sus alumnos húngaros en rebelión, y en el que su esposa Gertrud Bortstieber, como recuerda Ágnes Heller, servía unos platos fríos horribles.

    El archivo retomó su trabajo extraoficialmente después de la muerte de Lukács. Sus discípulos se fijaron la tarea de examinar los primeros escritos como puntos de referencia para el proyecto de 1956 de un "Renacimiento del marxismo". En 1973 algunos de ellos fueron procesados ​​por "maquinaciones anti-marxistas". Perdieron sus posiciones y ya no se les permitió publicar nada. En 1977 Ágnes Heller, Ferenc Fehér y György Márkus abandonaron el país. Pero el trabajo en el archivo continuó. El material posterior de Lukács, es decir, de su período de Moscú fue avistado y preparado. La edición húngara de sus obras tomó forma, y ​​la editorial Luchterhand de Alemania Occidental y otras editoriales extranjeras recibieron material nuevo. En la década de 1990 se tranquilizó la situación alrededor de Lukács. El archivo publicaba los escritos de sus estudiantes, que no habían podido salir a la luz antes. La placa conmemorativa, que recordaba que el filósofo marxista había vivido en la casa, fue retirada dos veces de la pared. Hoy cuelga una placa conmemorativa rota en la entrada del archivo. En 2012, algunos desconocidos escribieron bajo la nueva placa "asesino en 1919".

    La disputa sobre el archivo, que estaba primero subordinado a la biblioteca y luego de nuevo al Instituto Filosófico de la Academia de Ciencias, finalmente se reabrió en 2010. Anteriormente, se había hecho la acusación de que el archivo trataba crear un segundo Instituto Filosófico. El nuevo director, que fue obligado por el entonces presidente de la academia a dirigir el Instituto Filosófico, quiso despedir a quince de los veinticinco empleados del Instituto de Filosofía sobre la base de la "inadecuación", por ejemplo a Miklós Mesterházi, que había estado en el archivo desde 1978 y ha publicado, entre otros, un libro de cuatro volúmenes que reseñan la historia de la precepción de la Historia y la Conciencia de Clase, la correspondencia entre Lukács y Ernst Bloch, así como de la publicación de los escritos de la época de la revolución y de los años veinte.

    A principios de 2011, la polémica ley húngara sobre medios de comunicación acababa de ser aprobada, Ágnes Heller fue una de sus críticas más duras, Magyar Nemzet tituló un artículo: "La investigación de Heller nos costó 500 millones”. La acusación fue: "El círculo de filósofos liberales, que casi todos los días pone a los conservadores a la pared, ha obtenido aproximadamente medio millón de forintos bajo el gobierno de Gyurcsány de una manera moral y legalmente cuestionable." En realidad los fondos de investigación financiaron los proyectos de más de cien investigadores de seis instituciones. El archivo también había recibido fondos.

    Las instalaciones fueron luego registradas por la policía. Jürgen Habermas y el entonces presidente de la Sociedad Alemana de Filosofía Julian Nida-Rümelin pidieron la protección de los filósofos en el Süddeutsche Zeitung, también bajo la referencia, de que la expresión "liberal" en "Hungría está llevando de nuevo la connotación de la actitud huérfana y cosmopolita de los intelectuales judíos". La acusación de apropiación indebida de fondos de investigación fue luego descartada como infundada y Heller y otros ganaron sus acciones legales en la corte por difamación. Pero la campaña había funcionado. Y la suerte del archivo, de la que el último personal de investigación fue expulsado en 2012, colgaba en el aire.

    Lukács en el matadero

    No es de extrañar, por lo tanto, que el 5 de marzo de 2016, el diario de oposición Népszabadság, que había estado cerrado desde entonces, escribió que la Academia de Ciencias de Hungría iba a disolver el archivo. La única empleada que quedaba, Mária Székely, había sido informada el día anterior por la Academia sobre los "planes de reubicación". Una petición internacional para la preservación del archivo recolectó más de 12.000 firmas un tiempo récord, y la academia se vio obligada a publicar un anuncio en el que enfatizaba que actuaba sólo de acuerdo con el testamento de Lukács. La reubicación fue sometida en última instancia a la revisión y catalogación de la finca bajo "reglas estrictamente profesionales". El objetivo más importante era que el material fuera accesible para investigadores nacionales e internacionales. En una rueda de prensa del 20 de abril, László Lovász, el presidente de la Academia dijo que el mal estado del apartamento era decisivo para los planes de reubicación. Había peligro de incendio y no había aire acondicionado. Además, en la Vágóhíd útca (en castellano: Calle Matadero) se estaba construyendo un edificio para las disciplinas de la Academia, donde también se cuidaría bien la biblioteca de Lukács. En la sesión plenaria de la Academia Húngara del 2 de mayo, Lovász recalcó, una vez más, que no había un trasfondo político para las medidas tomadas y que no se podía hablar de una disolución del archivo. Con suficiencia añadió que, a este respecto, su nombre también podría incluirse en la petición contra la disolución del archivo. Y volvió a decir que se trataba de la catalogación y la digitalización "descuidadas durante cuarenta años" y, si era necesario, la restauración de los manuscritos. También quiso aclarar que la Academia no tenía sitios conmemorativos, ni siquiera para sus representantes más destacados. Sin embargo, afirmó, la Academia proporcionaría apoyo organizativo y técnico a la Fundación Lukács si quería crear un monumento.

    No fue capaz de convencer a los intelectuales que rodeaban el archivo. Miklós Mesterházi sospechaba que "la Academia se libraría con mucho gusto de estar asociada con Lukács o las investigaciones de Lukács". Aunque el archivo siempre había pertenecido a la Academia, la tecnología "más allá de la máquina de escribir" provino de donaciones privadas. La Academia sólo quería dar la apariencia de apoyar el archivo. La edición profesional, que el presidente prometió, ya se había hecho, en algunos casos, hace años, y la modernización técnica anunciada debería haberse llevado a cabo hace mucho tiempo. Péter Agárdi, historiador literario y procurador de la Fundación Lukács, dice que es cínico acusar al archivo de "cuarenta años de trabajo descuidado", ya que la Academia ni inició ni apoyó la revisión ni la modernización de los manuscritos en el pasado: De hecho, la Academia nunca sabía cómo lidiar con la finca de Lukács o con el propio Lukács, que era y seguía siendo un marxista después de 1918. "Los locales previstos en el recién mencionado edificio de la Academia no eran ni suficientes ni adecuados para la extensa colección. Por otra parte, la reubicación destruiría toda la catalogación, que hasta el día de hoy se basa en la sistematización realizada por Lukács. La reubicación y la nueva catalogación harían imposible durante años el uso del material. La modernización necesaria, la cuestión de la protección contra incendios y también el aire acondicionado, todo esto podría hacerse mejor en el apartamento. Agárdi concluye que la Academia quiere deshacerse de la finca, y "está tratando de reducir la importancia de Lukács, satisfaciendo las expectativas de la política oficial de memoria que no permite que el izquierdista Georg Lukács sea una personalidad sobresaliente". 

    Anticomunismo

    Con el fin de evitar los planes de la Academia, se creó una nueva fundación para salvar el archivo en su antiguo lugar. El contrato de arrendamiento de la academia con respecto al apartamento se prolonga hasta el 2025. Una posibilidad sería que la fundación asuma el contrato de arrendamiento, otra opción sería, sin duda, la compra del apartamento, que sería costosa y depende del distrito que posee el Apartamento. Pero aun así, la condición para todo esto sería, que el material permanezca en su lugar. La fundación emprendería investigaciones científicas y editoriales y así salvaría a la Academia de esta "desgracia". Para esta opción se tuvieron que aclarar muchos detalles, pero la Academia se negó, a pesar del seguro de la otra parte y el diálogo. No se quiere una comunicación. De cualquier manera, la fundación requeriría mucho dinero para la continuar la operación. Como Presidente del Partido de la Izquierda Europea, Gregor Gysi ya ha presentado una solicitud a Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea, para dar apoyo financiero al archivo.

    No hay ninguna seguridad de que la UE de ese apoyo. Lukács no sólo es opuesto a sus convicciones ideológicas, sino que también confirmaría lo que los conservadores de Hungría siempre la acusan, es decir, que sólo condena el comunismo a medias. "La criminalización del pasado", dice el historiador Miklós Mitrovits, “no sirve para tratar con el pasado”. La ideología del anticomunismo está siempre dirigida contra la emancipación. Si no hubiera comunistas, los inventarían. El hecho de que la mayoría de los filósofos y académicos atacados se hayan distanciado hace mucho tiempo del marxismo y de Georg Lukács, de hecho, su nueva autodefinición en oposición a Lukács en los años 70 y 80 los convirtió en los primeros representantes de la nueva política burguesa anticomunista liberal en Hungría lo ilustra de forma muy impresionante.

    La "Lex Heineken", actualmente en debate, que se supone prohíbe los "símbolos de los sistemas despóticos" en los productos de consumo, en el caso de la marca de cerveza Heineken, la estrella roja, es otro extraño ejemplo de anticomunismo. La insatisfacción general en el país y las exigencias, cada vez más visibles, de cambio y justicia social, las numerosas y pequeñas batallas contra la corrupción, las crueles condiciones en la frontera con serbia, la igualdad de género y la acogida de refugiados, así como la búsqueda cada vez más abierta de alternativas son explicadas por el gobierno húngaro y los conservadores que lo apoyan, a través del hecho de que aún no se ha dilucidado adecuadamente los crímenes del "comunismo". La lucha contra su espectro ofrece al gobierno húngaro una última oportunidad para postularse en el espíritu del anti-totalitarismo como verdaderamente demócrata y guardián de la civilización europea.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles