• COP27-Informe
  • COP27 - El objetivo de 1,5 grados está muerto. La esperanza sólo puede venir del movimiento global por la justicia climática

  • Por Roland Kulke | 30 Nov 22 | Posted under: Human Rights , COP27 , Ecología , Transformación Productiva
  • Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de este año se ha visto ensombrecida por la represión estatal y la obstrucción de las movilizaciones de la sociedad civil, así como por el ‘greenwashing’ y las políticas de encubrimiento de los más de 600 grupos de presión participantes, pertenecientes a la industria del petróleo y el gas

    Inmediatamente después de la COP27, se celebró un seminario coorganizado por transform! europe sobre justicia climática.

    Roland Kulke informa desde el seminario "Justicia climática para África: Building a Global Solidarity Movement", que tuvo lugar ‘online’ los días 21 y 22 de noviembre y fue organizado por transform! europe, la Alianza Popular Socialista de Egipto, Global Justice Now y Acción Ecológica Ecuador:

    La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (también conocida como Conferencia de las Partes de la UNFCCC o COP27) finalizó a última hora del 20 de noviembre de 2022 en Sharm el-Sheikh, Egipto. El resultado más importante de la COP27 es que los países del Sur Global lograron establecer, después de tres décadas de lucha, el Fondo de Pérdidas y Daños, que proporcionará ayuda financiera inmediata a los países más afectados por el calentamiento climático. Se trata de un verdadero logro, ya que el fondo podría compensar a la población de regiones y países pobres del mundo que sufren enormemente las consecuencias de las inundaciones y las olas de calor, como hemos visto recientemente en Pakistán.

    Sandeep Chachra, director de ActionAid India, afirma: "La decisión de crear el Fondo de Daños y Pérdidas, adoptada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en Sharm el-Sheikh, es un resultado histórico. El G77 -el grupo negociador de 134 países que representan a más de cinco mil millones de la población mundial- ha sido el que mejor ha demostrado esta solidaridad. El Sur Global ha apoyado firmemente la creación de este fondo".

    Chachra participó como uno de los ponentes en el seminario en línea organizado por transform! europe, la Alianza Popular Socialista de Egipto, Global Justice Now y Acción Ecológica, que tuvo lugar después de la COP27, los días 21 y 22 de noviembre de 2022. En un principio estaba previsto que la conferencia se celebrara in situ en El Cairo, pero la vigilancia del cuerpo de seguridad egipcio obligó a los organizadores a cancelar el evento con poca antelación. Por ello, en cumplimiento de las estrictas medidas de seguridad, hubo que pasar a celebrar la conferencia de forma ‘online’.

    El primero de los cuatro paneles debatió los malos resultados de la COP27. Después, los participantes debatieron qué normas de la economía internacional impiden la justicia climática y qué es necesario cambiar para abordar adecuadamente el cambio climático. El tercer panel estuvo dedicado a la cuestión de cómo podemos reforzar la democracia y la justicia social, mientras que el último se centró en cómo podemos reforzar la cooperación solidaria tras la COP27. Más información, a continuación.

    En el seminario, Dorothy Guererro, responsable de políticas de Global Justice Now, debatió los problemas abiertos con el Fondo de Pérdidas y Daños: ¿quién debe pagar y quién debe beneficiarse?

    Por un lado, los países industrializados occidentales quieren que China contribuya y, por otro, quieren que sólo se beneficien los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, los Países Menos Adelantados y los Estados Vulnerables al Cambio Climático. Esta taxonomía es muy injusta, ya que Pakistán no tendría derecho a ayuda financiera, pero acaba de sufrir este verano una de las peores catástrofes climáticas de su historia. Sólo esta inundación causó 14.900 millones de dólares de daños y 15.200 millones de pérdidas económicas.

    ¿Debe participar China? Las emisiones de China no han hecho más que crecer significativamente desde su adhesión a la OMC en 2001, y sus emisiones per cápita no han alcanzado el nivel del Primer Mundo hasta hace poco1.

    También es igual de importante subrayar que el capital está desigualmente distribuido. El capitalismo fósil de los últimos 200 años ha hecho posible inmensas fortunas. Sólo las cinco mayores petroleras del mundo han obtenido este año 170.000 millones de dólares de beneficios. Este dinero debe destinarse al Fondo de Pérdidas y Daños.

    Muchos de los ponentes del seminario siguieron la presentación del coorganizador Mamdouh Habashi y debatieron las preocupaciones que planteó sobre la situación geopolítica actual. Durante la COP27, la UE amenazó con abandonar por completo las negociaciones. El objetivo era apartar a China del bloque del Sur Global, cuyos intereses defiende el llamado grupo G77. Los 134 países representados en el grupo G77 tenían claro que si los países occidentales conseguían separar a China, el Sur quedaría dividido y el Norte lo trocearía en "bocados" cada vez más pequeños. Divide y vencerás es la forma tradicional de dominación de las potencias imperiales. Es un gran resultado de la COP27 que el Sur no se haya dividido. Lo que puede haber contribuido a ello es que los países del Sur Global recuerdan demasiado bien quién les suministró las vacunas en la pandemia de COVID-19: China y Rusia, no Occidente.

    Aparte de la garantía de que habrá un fondo para pérdidas y daños, los resultados ofrecidos por la COP han sido menos aún que tangibles. Desde el Acuerdo de París en 2015, las emisiones de CO2 han aumentado año tras año, con la excepción de 2020 debido a COVID-19. Por el contrario, cada vez se consumen más recursos, crecen las montañas de residuos y no existen obligaciones legales y ejecutables para reducir las emisiones de CO2.

    Tras dos días de debate, los participantes fueron realistas: en gran medida, la COP27 ha fracasado a la hora de tomar las decisiones transformadoras que se necesitan urgentemente para salvar el clima. No hay más planes, ni siquiera compromisos, sobre cómo reducir las emisiones en todo el mundo. En lugar de eso, nos hemos quedado en "lo de siempre". Pablo Solón, de la Fundación Solón de Bolivia, lo dijo claramente: "Presionar ya no sirve de nada. Necesitamos presión desde abajo, presión desde las calles". La coorganizadora del seminario, Fatemah Khafagy, también introdujo en el debate la necesidad de una amplia participación de las mujeres y sus organizaciones en todos los niveles de la política climática.

    El seminario ‘online’ concluyó con la declaración de que es necesaria una verdadera contracumbre y una movilización conjunta de la sociedad civil, ya que la COP carece de resultados efectivos y de una acción climática real. Ahora queremos trabajar en ello hacia 2023.

    Referencia:

    1figura 4, p.10, en: Comisión Europea, Centro Común de Investigación, "Emisiones de CO2 de todos los países del mundo - Informe 2022" (EUR 31182 EN)


Related articles