• Análisis
  • ¿Arrancar la victoria de las fauces de la derrota?

  • Por Muanis Sinanović | 20 Jun 22 | Posted under: Europa Central y del Este , Eslovenia , Elecciones , La Izquierda
  • La izquierda eslovena controla tres ministerios del nuevo gobierno. ¿Son una oportunidad de transformación radical o una trampa reformista?

    Cuando los resultados de las elecciones parlamentarias eslovenas de 2022 empezaron a llegar el 24 de abril, los partidarios del principal partido de izquierdas del país, Levica (Izquierda en esloveno), parecían tener ante sí una catástrofe. Al principio, los resultados iniciales indicaban que el partido no superaría el umbral del cuatro por ciento para entrar en el parlamento, a pesar de que los sondeos preelectorales sugerían que el partido iba a recibir hasta un 12 por ciento.

    Más tarde, cuando quedó claro que Levica apenas superaría el umbral, recibiendo finalmente un 4,46% -la mitad de su resultado de cuatro años antes-, tampoco hubo muchos motivos para alegrarse. Para algunos, parecía que el primer ministro Janez Janša, un estrecho aliado del húngaro Viktor Orbán, era el verdadero ganador, aunque no volviera para otro mandato. Sin embargo, ahora que el polvo se ha asentado, la izquierda eslovena se encuentra en una posición de fuerza sorprendente, con varios puestos clave en el nuevo gobierno de coalición del país. ¿Qué ha pasado?

    Los observadores de la política eslovena llevan años viendo el círculo vicioso entre el gobierno de Janša y varias "caras nuevas". Es algo así: Janša es elegido primer ministro, el público pronto empieza a resentirse con él, y los partidos liberales empiezan a organizarse en torno a lo que se denomina alegremente "antijanšizm". El enfoque de la oposición se canaliza entonces hacia la señalización de virtudes liberales, oponiéndose a las tendencias autoritarias y a la indecencia moral del gobierno, y promoviendo alguna idea romántica de renacimiento ético-nacional, mientras sigue impulsando silenciosamente las políticas neoliberales, las medidas tecnocráticas y los mecanismos antiinmigración.

    Esta vertiente particular del liberalismo esloveno muestra una relación parasitaria con el fuerte sentimiento anticolaboracionista histórico del país y el todavía poderoso legado partisano yugoslavo. Las élites liberales llevan la estrella roja y organizan mítines en los que "blanquean" los viejos eslóganes comunistas. Para satisfacer el resentimiento popular contra las élites políticas, surgen empresarios políticos sin ninguna experiencia significativa de la que hablar y se presentan como la solución a la corrupción y un mediador para la nación dividida. Salen elegidos, pero su gobierno no tarda en decepcionar o desmoronarse y, tarde o temprano, vuelve a ser la hora de Janša.

    Romper el ciclo

    Desde hace tiempo, Levica es la única esperanza para romper este círculo vicioso, y el único partido que hace campaña sobre temas como la seguridad social, los salarios, los derechos de los trabajadores, la aguda crisis de la vivienda y las políticas imperialistas de la OTAN, arrastrándolos así al terreno de la política parlamentaria.

    Un gran número de jóvenes eslovenos se enfrenta actualmente a las consecuencias de la aceleración de la transición postsocialista: los alquileres se han disparado y la compra de un piso está totalmente fuera del alcance del ciudadano medio, mientras que el empleo precario está muy extendido. Todo ello contrasta con la experiencia de la generación de sus padres, que se benefició de la transición gradual de Eslovenia y de las políticas de privatización, lo que les permitió acumular propiedades y empleos estables y disfrutar así de un estilo de vida de clase media.

    Ante esta situación, muchos en la izquierda albergaban legítimas esperanzas de que los votantes dieran a Levica la oportunidad de llevar su programa un paso más allá. Pero, en cambio, una "cara nueva" volvió a ganar, esta vez con 41 escaños parlamentarios, un nuevo récord.

    Esa cara se llama esta vez Robert Golob, un exitoso directivo de la compañía eléctrica estatal GEN-I. El candidato del recién fundado Movimiento por la Libertad, Golob encarna en muchos sentidos la imagen de un líder empresarial contemporáneo, capaz de motivar a sus empleados para que trabajen más y durante más tiempo con una retórica inspiradora pero vacía. El partido recibe el apoyo de una gran variedad de grupos sociales sin un origen de clase común, unidos por una vaga idea de cambio, renacimiento y, sobre todo, antijanšizm.

    El nuevo gobierno que lidera el Movimiento por la Libertad incluye también a los socialdemócratas eslovenos y, de forma algo sorprendente, a Levica. Es probable que la inclusión de Levica se deba a dos razones, una ideológica y otra maquiavélica.

    La empresa de Robert Golob promueve el uso de tecnologías verdes y él mismo procede de una región costera en la que el sentimiento antifascista y de izquierdas sigue siendo fuerte como resultado de su experiencia histórica con la ocupación italiana. Además, el enfoque de Golob hacia la empresa es notablemente colectivista: anima a los trabajadores a participar en los procesos de gestión de una manera que simpatiza con las nociones izquierdistas de gestión colectiva.

    Desde el punto de vista pragmático, los socialdemócratas están muy arraigados en las instituciones estatales y locales. Disponen de una poderosa red y son conocidos sobre todo por su ansia de poder, no tanto por su política como tal. Tener a Levica en el gobierno junto a ellos ofrece a Golob más posibilidades de controlar su influencia sobre la coalición.

    A Levica se le concedieron tres ministerios clave, entre ellos el recién concebido "Ministerio de Futuro Solidario", junto con el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Asuntos Familiares, ambos puntos clave en las actuales guerras culturales de Eslovenia. Los detractores se han burlado del nuevo ministerio por sonar con la típica fraseología neoliberal. En Internet han circulado memes que lo comparan con los ministerios gubernamentales de las novelas clásicas de fantasía o de Harry Potter. Pero, dejando a un lado su cuestionable nombre, esta institución se encargará específicamente de sentar las bases del socialismo de mercado en términos de establecer el marco legal para la propiedad de las empresas por parte de los empleados y de implementar una nueva forma de lo que se conoce en la región como "autogestión", basándose en la experiencia de la autogestión de los trabajadores en la Yugoslavia socialista.

    Aunque el concepto se mantiene firmemente dentro de un marco capitalista, la autogestión es más democrática que su predecesora del siglo XX en algunos aspectos. Por ejemplo, el principal empleador en la Yugoslavia socialista seguía siendo el Estado, que, por supuesto, también era el gestor en última instancia. Llamar "socialista" al país anterior y no socialista a la nueva idea (que se asocia estrechamente con Levica) es una cuestión de perspectiva: el hecho es que las empresas de Yugoslavia seguían compitiendo en el mercado mundial y los trabajadores no tenían autonomía para decidir sobre el producto de su trabajo. En cualquier caso, cualquier tipo de autogestión está estrechamente ligada al pasado yugoslavo, y probablemente el pueblo esloveno esté más dispuesto a adoptarla que en el resto de Europa.

    Otra preocupación clave será la construcción de miles de viviendas sociales, que son muy necesarias en Eslovenia. El ministerio estará dirigido por Luka Mesec, coordinador nacional de Levica y figura más conocida, que es un intelectual familiarizado con las teorías de la autogestión y cercano a varios think thanks progresistas del país. Tendrá la oportunidad de establecer algo nuevo y esperamos que sea un ejemplo para el resto de los países de la UE.

    Sacar lo mejor de una situación difícil

    Este acuerdo es, por supuesto, más de lo que Levica podía esperar, dados sus bajos resultados electorales y el continuo dominio de las ideas neoliberales. Por otra parte, ha suscitado la ira de algunos de los partidarios marxistas y comunistas ortodoxos del partido, que rechazan los compromisos llamativos con lo que consideran un gobierno capitalista.

    Lo que Eslovenia está presenciando es, muy posiblemente, un momento de transformación histórica que muy pronto podría ocurrir también en otras economías capitalistas desarrolladas. Robert Golob pertenece a una nueva generación de gestores capitalistas que entienden que el capitalismo no puede seguir como hasta ahora si quiere sobrevivir, enfrentado como está a unos recursos naturales finitos, al cambio climático, al ascenso de China y a la amenaza del malestar popular provocado por la escasez y la precarización. Al parecer, gran parte de su programa de gobierno, especialmente sus políticas económicas y sociales, fueron tomadas de Levica, lo que significa que el partido desempeñará un papel importante y sin precedentes en la transformación de Eslovenia.

    Otra razón, complementaria y más contingente, puede ser que el espacio en el espectro de centro-izquierda y liberal se vació tanto por la polarización antes mencionada y el ascenso de la derecha que, junto con las creencias ideológicas de Golob, concedió más espacio para que Levica actuara. Sin embargo, la cuestión de por qué el partido recibió menos votos de los esperados sigue vigente. La razón principal sigue siendo la deserción de algunos simpatizantes hacia el Partido del Movimiento por la Libertad de Golob, que a su vez fue el resultado del voto táctico contra Janša. Pero también hay otros factores en juego.

    Levica presenta una serie de contradicciones internas, ya que algunos de sus miembros se inclinan más hacia orientaciones socialdemócratas y reformistas, mientras que otros gravitan hacia una perspectiva comunista tradicional. Algunos de estos últimos expresaron duros juicios sobre los eslovenos escépticos respecto a la vacunación universal u obligatoria, lo que puede haber alejado a algunos votantes. Los eslovenos se mostraron muy críticos con la narrativa del gobierno sobre la pandemia y hubo muchos casos de rebelión y protesta popular.

    Levica también se negó a apoyar los envíos de armas a Ucrania y defendió la necesidad de una resolución pacífica de la guerra. Esto también puede haberle costado algunos votos al partido, a pesar de que las encuestas de Eurostat muestran que los eslovenos son la nación más escéptica de la UE en lo que respecta a las narrativas occidentales sobre la invasión rusa de Ucrania (lo que a su vez es probablemente un legado de las tradiciones antiimperialistas de Yugoslavia y del Movimiento de los No Alineados).

    Resolver la crisis de identidad de la izquierda

    A pesar de su importancia, estos problemas serían manejables si el partido fuera capaz de dirigirse a la población no urbana, o incluso a los habitantes de las ciudades fuera de la capital. Levica tiene una cierta reputación de "socialista de champán" entre la mayoría de la población, y se asocia a menudo con la élite cultural de Liubliana.

    Por ejemplo, la fiesta de la noche electoral de Levica, cubierta por la televisión en directo, se celebró en un bar llamado Pritličje en el centro de Liubliana, al lado del despacho del alcalde Zoran Janković, un político liberal y antiguo gestor implicado en escándalos de corrupción desde hace décadas. El propietario del bar es conocido por su activismo moralizante de izquierda, pero nunca ha comentado la flagrante corrupción del alcalde, que a su vez es conocido por asignar espacios en el aburguesado centro de Liubliana a sus aliados políticos.

    Desde su transformación de alianza electoral a partido en 2017, Levica ha luchado por establecer su propia identidad. Mesec, por ejemplo, proviene de un entorno de clase trabajadora, pero algunos sectores del electorado lo consideran erróneamente como perteneciente a una clase privilegiada de operadores del Estado profundo. Aunque está lejos de ser un comunista radical y, de hecho, está más cerca de una especie de izquierda-keynesiana, su uso de la palabra "nacionalización" durante la campaña asustó a algunas personas. Más allá de Mesec, la retórica del diputado de Levica Miha Kordiš tiende a fetichizar la retórica leninista tradicional, lo que, por supuesto, supone un obstáculo para llegar a un público mayoritario.

    Otro problema es que el partido tiende a ser blando con las actitudes anticatólicas profundamente arraigadas en el país, ahora acompañadas de nuevas tendencias políticas "woke". En general, Levica es mucho menos receptiva a este fanatismo que la mayoría de los liberales, pero a menudo no se distancia de él explícitamente. Como resultado, muchos simpatizantes rurales y católicos no se identifican con el partido a pesar de compartir muchos de sus valores. Hay que tener en cuenta que hubo un fuerte movimiento socialista cristiano en Eslovenia antes y durante la Segunda Guerra Mundial, que fue suprimido en la memoria colectiva después de los hechos. De hecho, las formas sociales tradicionales eslovenas tienen fuertes tendencias comunitarias, que los derechistas suelen explotar.

    La presencia de Levica fuera de la escena cultural de la capital es casi nula. El partido no tiene un plan claro para acercarse a la población de las pequeñas ciudades y pueblos, o incluso a los suburbios y las zonas obreras multiculturales construidas durante el socialismo. Aunque Levica tiene muchos seguidores en el centro de Liubliana, tiene muchos votantes potenciales (pero todavía escépticos) en las canchas de baloncesto y en los apartamentos de clase baja de los distritos de Moste o Fužine, que luego se dirigen a los socialdemócratas, un partido orientado a la clase capitalista.

    Así, gran parte del potencial del partido se desaprovecha debido a su falta de dirección política y práctica clara, que a veces incluso aviva la confusión entre sus seguidores. Los comités locales del partido se implican en cierta medida en las comunidades, pero muchas personas a nivel local tienen la impresión de que la dirección no está especialmente interesada en ellas. En este sentido, a Levica le vendría bien un poco de autorreflexión y reorganización, aunque el problema de encontrar un equilibrio entre el trabajo en el parlamento y la movilización en la sociedad en general es algo a lo que se enfrentan todas las organizaciones parlamentarias de izquierdas del mundo.

    La izquierda eslovena se encuentra, pues, en una posición profundamente ambivalente. Por un lado, Levica se encuentra en un lugar mucho más fuerte de lo esperado, a pesar de haber recibido muchos menos votos. Por otro, es un partido relativamente inexperto que se enfrenta a un reto hercúleo, con la tarea de construir un ministerio extremadamente importante y aplicar políticas profundamente reformistas desde el principio. Como las expectativas de los votantes son elevadas, incluso los pequeños errores provocarán duras críticas. Sin una identidad más fuerte y un movimiento de base capaz de crear una mayor confianza popular, Levica sigue siendo políticamente vulnerable y su futuro, por tanto, poco claro. Los riesgos son grandes, pero también lo son las posibles recompensas.

    Publicado originalmente en la página web de la Fundación Rosa Luxemburgo.


Related articles