• Breve análisis
  • Elecciones generales 2016 en Serbia: Continuismo neoliberal

  • Por Vladimir Simović | 17 May 16 | Posted under: Europa Central y del Este , Serbia , Elecciones
  • A pesar de que en las recientes elecciones en Serbia se presentaron algunas nuevas candidaturas, estos “recién llegados” no son nuevos en absoluto. El paisaje parlamentario sigue buscando lo mismo, con las mismas caras apareciendo una y otra vez durante los últimos 25 años. Desafortunadamente, no hay ninguna opción de izquierda que podría aprovechar la situación actual y proponer una alternativa al estado actual de las cosas.

    Sólo unos pocos cambios en el mapa político de Serbia

    No han surgido muchas cosas nuevas de las recientes elecciones en Serbia. A pesar de la introducción de algunas políticas neoliberales duras y su implicación en varios escándalos políticos, la coalición que rodea al gobernante Partido Serbio Progresista(SNS), dirigido por el primer ministro Aleksandar Vučić, ganó la mayoría de los votos y, con 131 escaños de un total de 250, será capaz de formar un gobierno por sí solo. Hay, sin embargo, una diferencia importante en comparación con la última asamblea. En las elecciones parlamentarias de 2014, sólo cuatro listas obtuvieron suficientes votos para estar por encima del umbral del 5%. Ahora, han entrado tres coaliciones más en el parlamento, y aunque el SNS ha obtenido casi 100.000 votos más que en las elecciones anteriores, tendrán 27 escaños menos.

    El segundo grupo parlamentario es el Partido Socialista de Serbia (SPS), anteriormente bajo el liderazgo de Slobodan Milošević, que obtuvo casi el 11% de los votos. Paradójicamente, este partido, que fue derrocado durante las protestas de octubre de 2000, ha aprovechado su presencia en el parlamento como palanca y ha sido muy influyente en la última década y media. Apoyó al gobierno minoritario de Vojislav Kostunica 2004-2007, y entró en el gobierno en 2008 tras el pacto histórico firmado con el Partido Demócrata, que se usó para lavar su carga histórica de la década de 1990. A raíz de este pacto, el SPS ha formado parte de todos los gobiernos hasta la fecha, no importa qué partido ganase las elecciones.

    La oposición está siendo dirigida por el Partido Democrático (DP), el partido de centro que dirigió el gobierno desde 2008 hasta 2012. Una vez más, no pudo ganar mucho apoyo electoral y se queda en el 6% de los votos, exactamente el mismo porcentaje que en 2014. Ellos tendrán que unir sus fuerzas con el Partido Social Demócrata (SDP), que es una rama del DP y está siendo dirigido por el ex presidente de serbia, Boris Tadic, así como su socio de coalición, el Partido Liberal Democrático (PLD), que es también es una escisión del DP.

    Los recién llegados a la Asamblea de Serbia no están aportando nada nuevo en la política de Serbia. Uno de estos recién llegados es el nacionalista y ultraderechista Partido Radical Serbio (SRS), dirigido por Vojislav Seselj, quien es conocido por su retórica patriotera y belicista. Otra entidad nueva en el Parlamento es la coalición conservadora que consiste en el conservador Partido Democrático de Serbia (DPS) y el Movimiento Serbio "Dveri" de extrema derecha. El anterior líder del DPS fue Vojislav Kostunica, que se convirtió en presidente de Yugoslavia después de la caída de Slobodan Milošević en el " Derrocamiento del 5 de octubre" en 2000, y el partido está ahora dirigido por Sanda Rašković Ivić, que a menudo se etiqueta como el equivalente serbio de Marine Le Pen. "Dveri" se puede definir como un partido proto-fascista con estrechos vínculos con la Iglesia Ortodoxa Serbia.

    El tercer grupo parlamentario nuevo, "Dosta je bilo" (DJB), se mueve bastante bien en este paisaje nacionalista. El DJB, que se traduce como "Es suficiente", está dirigido por Saša Radulović, ex administrador de quiebras y ministro de Economía en el gobierno de Vučić. Radulović renunció al gobierno en 2014 después de tratar de proponer una nueva ley del trabajo basada en premisas neoliberales radicales. Esta ley laboral, con pequeñas modificaciones, se introdujo más tarde en 2014. Sin embargo, tras su dimisión, Radulović comenzó la construcción de una organización política con un discurso neoliberal y se centra en la corrupción existente en el gobierno Vučić.

    Partidos pro rusos y pro UE

    Por lo tanto, se puede afirmar que estos "recién llegados" no son nuevos en absoluto. El paisaje parlamentario sigue buscando más o menos lo mismo, con las mismas caras apareciendo una y otra vez durante los últimos 25 años. La privatización, la degradación de los derechos de los trabajadores y la transformación neoliberal han marcado las políticas de cada gobierno formado hasta la fecha. La única diferencia aparente entre los partidos políticos en Serbia es si son pro-rusos o pro-UE. Sin embargo, esto no parece ser de mucha importancia. El SNS, el partido gobernante, tiene defensores de ambas posiciones. El primer ministro Vučić está impulsando una postura más pro-UE, mientras que el ex presidente del SNS Tomislav Nicolic, ahora presidente de Serbia, encabeza la línea pro-rusa del partido.

    Como el SNS formará un nuevo gobierno, el futuro evidente de la sociedad serbia es la continuación de las políticas neoliberales que en los últimos años han dado lugar a recortes en los salarios del sector público y las pensiones, a la privatización de las empresas públicas y los recursos naturales, junto con el un mayor deterioro de los derechos de los trabajadores. El mantra que ha avanzado en la última década y media es que necesitamos un mejor "clima de negocios", que en la práctica significa más subsidios para inversores extranjeros.

    Esperanzas por una alternativa de izquierda

    Los votos demuestran que las personas todavía creen en el futuro brillante que, según Vučić, está a la vuelta de la esquina, tan pronto como "las reformas" se implementen. El único problema es que estas "reformas" no se terminan nunca. El ascenso de la derecha radical es sinónimo del aumento de la inconformidad de la población. El problema es que entre estos partidos, no hay ninguna opción de izquierda que podría utilizar esta situación y proponer una alternativa al actual estado de cosas. Sin embargo, si miramos más allá de la política de partidos, se pueden ver emerger diferentes movimientos. Con suerte, podrá surgir una alternativa radicalmente de izquierda de ellos.


Related articles