• Análisis
  • Escocia: Los separatistas se mantienen, mientras los unionistas giran a la derecha

  • Por Gregory Mauzé | 12 May 16 | Posted under: Great Britain , Elections
  • Mientras que los nacionalistas han registrado un ligero descenso de votos, los conservadores lograron un gran avance histórico y el Partido Laborista sufrió una humillante derrota en un país que ha sido durante mucho tiempo su fortaleza.

    Fue Escocia la que proporcionó el mayor giro en las elecciones del 'Súper jueves’ celebradas el 5 de mayo de 2016, cuando los votantes británicos fueron a las urnas para elegir a sus asambleas regionales y un tercio de sus gobiernos locales. Como era de esperar, el independentista Partido Nacional Escocés (SNP) se llevó a la competencia por delante, pero su victoria fue menos contundente de lo que esperaban, ganando 63 escaños de un total de 129. El partido, que parecía imparable desde que obtuvo el poder en las elecciones parlamentarias escocesas en 2007, vio cómo su avance se detuvo, perdiendo seis escaños. Esta caída en votos benefició a otro partido independentista, los Verdes Escoceses (un partido más a la izquierda que el SNP) que, con seis escaños (+4), ahora han superado a los demócratas liberales, que obtuvieron cinco asientos (=).

    Sin embargo, la mayor sorpresa de la noche fue que los conservadores escoceses, tradicionalmente rechazados ampliamente en este antiguo bastión de la clase obrera marcado por el thatcherismo, lograsen un avance extraordinario, ganando 31 asientos (+16), un logro que no se veía desde que Escocia celebró sus primeras elecciones autonómicas en 1999. Este resultado altamente simbólico relega al Partido Laborista escocés al tercer lugar con 24 escaños (-13) y, con menos del 19,1% del voto regional [1] obteniendo su mayor derrota electoral desde 1910.

    El Partido Laborista: atrapado en un aprieto

    Los pésimos resultados del Partido Laborista pueden ser vistos como sorprendentes, dado su buen desempeño en otras elecciones celebradas el mismo día. De hecho, nos proporciona una prueba más de que Escocia juega su propio juego político y sigue sus propias reglas. En este caso particular, estos resultados marcan el final de una larga espiral a la baja para el Partido Laborista. Anteriormente indiscutible al norte de la muralla de Adriano, ha alejado progresivamente a un electorado que nunca aceptó el cambio neoliberal que tomó  partido cuando lo dirigió Tony Blair. Esto benefició sobre todo al SNP, que, armado con una narrativa de izquierdas, ya estaba tratando de convertir las frustraciones socioeconómicas de las personas en apoyo para su visión por la independencia.

    Este desencanto, alcanzó su punto máximo durante el período inmediatamente posterior a la campaña del referéndum de 2014. Liderando el movimiento a favor de RU, y uniendo sus fuerzas con la coalición conservadora-liberal demócrata del señor Cameron para la campaña, los lazos del Partido Laborista con el poder de Westminster parecían ser más evidentes que nunca. El veredicto del pueblo estuvo claro durante el colapso del Partido Laborista en las elecciones generales de 2015, donde perdió 40 de los 41 escaños que tenía en Escocia, que fueron de nuevo para el SNP.

    Aunque la elección de Jeremy Corbyn como líder del Partido laborista en septiembre del año 2015 marcó una salida del Nuevo Laborismo, el cambio llegó demasiado tarde para revertir la tendencia a la baja en Escocia: los votantes de izquierda ya se habían desplazado hacia el partido independentista. Por otra parte, la reescritura de una declaración política genuina de izquierdas no sería suficiente para revertir la tendencia en un contexto político que ahora está fuertemente polarizado en torno a la identidad nacional de Escocia. Esto explica, en particular, la derrota sufrida por la líder local laborista Kezia Dugdale, cuyo mensaje contra la austeridad no pudo ocultar el hecho de que ella tiene problemas explicando por qué el Partido Laborista quiere permanecer dentro del Reino Unido.

    Por el contrario, la líder del partido conservador en Escocia, Ruth Davidson adoptó esta nueva posición central con respecto a los poderes institucionales sin problemas. Con una mano tendida a los unionistas de todas las tendencias, esta carismática política fue capaz de beneficiarse de electores que votaron tácticamente. Ella también logró unirse a los votantes que se identifican como británicos en torno a un conjunto de centro-derecha de las políticas, apretando así aún más el dominio absoluto, que el SNP ya tenía sobre los laboristas escoceses.

    Los resultados de los conservadores en las circunscripciones rurales que no tienen una fuerte tradición laborista histórica también demuestran su capacidad para atraer a aquellos que no habían sido impresionados por el SNP. Además, el aumento de la participación electoral del 50,4% al 55,6% implica que Davidson logró movilizar a los votantes conservadores que, hasta ese momento, se habían abstenido de votar.

    Un status quo pro independentista

    A pesar de que el campo unionista había sido encarnado, hasta ahora, por el Partido Laborista, éste se está desplazando hacia la derecha. Durante el referéndum de 2014 ya había señales de una división institucional y una animosidad creciente entre la izquierda y la derecha, que sólo se ha intensificado desde entonces. Por otra parte, la relación de fuerzas entre los que están a favor y en contra de quedarse dentro del Reino Unido apenas ha cambiado. Por supuesto, los secesionistas (Verdes escoceses y el SNP) tienen una ligera mayoría en el Parlamento escocés, pero si se combinan sus escaños con los obtenidos por grupos minoritarios extraparlamentarios de la izquierda radical independentista, Solidaridad y RISE, su porcentaje global sólo ascendería al 49,4% de los votos regionales, en comparación con el 49,2% obtenido por los principales partidos a favor de la unión.

    Ante tal división de la opinión pública, el plan a medio plazo del primer ministro, Nicola Sturgeon, es de consultar a la opinión pública una vez más sobre el futuro marco institucional del país que parece estar en peligro. En la actualidad, sólo le queda a Escocia, una nación tradicionalmente europeísta, declarar que se ve obligada de abandonar la unión, en caso de que Gran Bretaña vote a favor de salirse de la UE en el referéndum que se celebra el 23 de junio, algo que permitiría a los nacionalistas a seguir con sus planes. Incluso si esto ocurre, no se puede garantizar un resultado favorable para aquellos que esperan una reactivación del proceso de independentista: De hecho, el argumento de que con la extracción de petróleo del Mar del Norte se aseguraría la viabilidad económica del nuevo estado ha sido debilitado con el desplome del precio del petróleo, mellando así la credibilidad del movimiento de independencia.

    Los límites de la estrategia del SNP

    Estas elecciones han puesto de manifiesto ciertos límites en la estrategia que el SNP ha estado desarrollando durante años. Con su marca de nacionalismo cívico inclusivo, el partido se ha beneficiado, hasta ahora, de poder centrarse en la amargura sentida hacia el partido conservador y la opción a las políticas neoliberales ofrecidas por Westminster, y que se perciben como un obstáculo para el derecho de la nación escocesa al autogobierno. De hecho, el SNP nunca ha tenido una posición tan fuerte como la que tiene ahora que los conservadores han recuperado el poder en el parlamento nacional del Reino Unido en 2010.

    Por muy estable que pueda parecer esta dinámica, está empezando a mostrar signos de descomposición. La "política del agravio ', que consiste en culpar al poder central por cada problema encontrado por el Gobierno regional, es cada vez menos eficaz cuando se tiene en cuenta el hecho de que en 2014 se devolvieron poderes adicionales clave al Parlamento escocés. La discrepancia entre un mensaje de izquierda y prácticas políticas que son claramente más de centro es ahora mucho más visible. Por lo tanto, la negativa de Nicola Sturgeon, de introducir una nueva tasa de 50 céntimos de impuesto sobre la renta a partir del próximo año fue muy criticada, no sólo por el Partido Laborista y el Partido Verde, sino también por los demócratas liberales.

    A pesar de que ahora tienen a los conservadores pisándoles los talones a su derecha, el partido nacionalista cometería un grave error dar por sentado su electorado progresista. En este sentido, los resultados del Partido Verde deben servir como una llamada de atención para el SNP: Todo intento de pasar por alto los problemas sociales a favor de participar en una lucha de poder institucional a expensas del partido, podría abrir una ventana de oportunidad para las voces a su izquierda.


    Observación:

    1. El sistema electoral mixto para estas elecciones parlamentarias da dos votos a cada votante. 73 diputados de circunscripción son elegidos sobre la base de un voto de mayoría simple (‘voto de circunscripción) y los otros 56 diputados son nombrados en una lista electoral de representación proporcional ("elecciones regionales"). Mientras que la primera elección demuestra el apoyo a cada partido en la región, la segunda es representa más bien el equilibrio de los poderes políticos en el país.

     


Related articles

Great Britain

Elections