• UN Climate Summit 2018
  • Informe sobre la participación de transform! europe en la COP24 en Katowice

  • Por Roland Kulke | 17 Dec 18 | Posted under: Contemporary Capitalism , Ecology , Productive Transformation , Social Movements and Trade Unions
  • Analizamos y unimos los desafíos del cambio climático desde la perspectiva de nuestro proyecto de "transformación productiva". Para nosotros, sólo un cambio total de todo el sistema capitalista puede ofrecer una solución real al cambio climático antropocéntrico.

    Del 6 al 10 de diciembre de 2018, transform! europe participó en la XXIV Conferencia de las Partes (COP) en Katowice. Esta conferencia anual se reúne en el marco de la "Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático", que es un tratado internacional para estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero (UNFCC, firmado en 1992 en Río de Janeiro).

    El cambio climático es actualmente el problema más urgente, pero todo el metabolismo de la naturaleza humana necesita un cambio fundamental. La discusión sobre los "límites planetarios" podría ser el desafío más existencial que la humanidad debe enfrentar. Por lo tanto, es justo decir que estamos en una verdadera crisis de civilización. Un orador de Filipinas declaró en una de las muchas reuniones en Katowice que un mundo con un aumento de temperatura de (sólo) un grado ya sería un mundo de desastres. Ya en la actualidad, 26 millones de personas están siendo empujadas a la pobreza anualmente, debido a la crisis climática. Pero es bien sabido que el mundo está en vías de un calentamiento de 3 grados, y esto en el caso optimista (!) de que todas las naciones cumplan con sus obligaciones a las que se han comprometido hasta ahora.

    Actualmente, la COP de este año es una de las conferencias internacionales sobre el clima más importante. En 2015, la COP21 llegó a un acuerdo internacional que necesita, para ser operativo, un "reglamento". La decisión sobre estas directrices de implementación (reglamento de París) es una de las tareas principales de la COP24 este año. Recibimos el reglamento final después de una larga noche el 15 de diciembre.

    Otros desafíos importantes son la mejora de los compromisos con los NDC (contribuciones determinadas a nivel nacional). Estos NDC son la oferta de cada nación de lo que quiere lograr con respecto a la transición hacia una economía neutral en CO2. Las naciones occidentales industrializadas quieren evitar que sólo aparezcan reducciones de emisiones en los NDC, mientras que la mayoría de los países del Sur Global quieren mantener estos compromisos lo más completos posible, asegurando así las contribuciones financieras del Norte Global.

    Otro aspecto altamente político y, por lo tanto, disputado es el debate sobre el fondo de "daños y perjuicios" que ayudará al Sur Global a adaptarse a la crisis climática, en el entendimiento de que primero: los antiguos países industrializados son responsables de las crisis climáticas y, en segundo lugar, que también son más ricos y por lo tanto tienen que pagar más. Otros pagos también deben ampliar su aportación drásticamente hasta los 100 mil millones de dólares estadounidenses por año(!). Como dijo un orador del Sur Global: "Toda la discusión sobre los pagos a favor de las naciones más pobres demuestra una vez más la capacidad de las naciones occidentales ricas para aprovechar todo en su propio beneficio". En los muchos eventos colaterales, se mencionó a menudo un hecho: La crisis es tan grande que sin flujos financieros masivos y sin precedentes a países del tercer mundo, la humanidad no tiene oportunidad de evitar el colapso. Sólo con pagos inmediatos masivos podemos esperar mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 grados.

    El espíritu de los actores de la sociedad civil era alto, no obstante, o más bien debido a esto: muchos estaban en un estado de ánimo agravado y ferozmente determinado. El 10 de diciembre de 2018, la declaración de derechos humanos cumplió 70 años. Esa habría sido una buena razón para las celebraciones, si no la UE en colaboración con los EE.UU. presionaría tanto a los países del tercer mundo que los derechos humanos ya no podrían formar parte del reglamento.

    transform! europe usó la COP24 para avanzar en el debate sobre la transformación productiva desde el punto específico de "Democracia Energética" (DE). En los últimos años, ya hemos cooperado en este tema con muchos aliados. Este año organizamos eventos conjuntamente con Trade Unions for Energy Democracy (Nueva York), Friends of the Earth Europe (Bruselas) and Transnational Institute (Amsterdam).

    Comenzamos nuestro programa el jueves 6 de diciembre con una “Mesa redonda TUED: Análisis, aliados y acción”. Basamos nuestra discusión en el documento de debate de TUED, WCuando “Verde” no “crece”: Afrontando el fracaso de la política climática dirigida a los beneficios. Sean Sweeney (TUED) declaró en su introducción que el crecimiento de las energías renovables es insignificante y que tenemos que llegar a la conclusión de que el sistema de libre mercado ha fracasado estrepitosamente.

    Incluso el Bloomberg New Energy Outlook 2018 dice que: “Incluso si retiráramos todas las plantas de carbón del mundo para 2035, el sector de la energía eléctrica seguiría superando los valores seguros para el clima y quemaría demasiado gas de invernadero. Llegar a dos grados requiere una solución de carbono cero para los extremos estacionales, uno que no involucre gases de invernadero". (Matthias Kimmel, analista de economía de la energía en BNEF). El recurso habitual de "más ambición" no nos ayudará. Sólo un sistema basado en el control público y la propiedad social de la producción y distribución de la energía nos permitirá alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. La presentación de Sean Seweeny dejó claro que no se está produciendo una transición ni ningún cambio de mentalidad de las élites, ambos términos preferidos de algunas organizaciones de la sociedad civil y académicos, que podrían estar un poco demasiado cerca de los poderes existentes. John Treat (TUED) insinuó que no habrá ningún cambio en el sistema mientras la electricidad esté mercantilizada, ya que el sistema eléctrico está actualmente estructurado para ganar dinero, no para resolver problemas. Daniel Angeliminformó desde la última conferencia en Costa Rica de la “Confederación de Sindicatos de las Américas” (TUCA-CSA) y mencionó los recientes desafíos con el cambio político en todo el continente hacia la extrema derecha. TUCA ha aprobado una declaración progresista sobre "De-privatize, Democratize, De-commodify". Un compañero de un sindicato de Polonia explicó las dificultades históricas de la región del carbón de Silesia que ahora experimentarían una segunda transformación después de la primera después de la caída del muro. En el pasado, los gobiernos polacos no han sido un socio fiable para los sindicatos. Por lo tanto, los trabajadores dudarían mucho de los desafíos anunciados para la producción de carbón. El rol del estado ahora debe ser diseñar e implementar activamente las transformaciones necesarias al mismo tiempo que se aseguran empleos buenos y dignos no sólo para los trabajadores, sino para todas las regiones. En Filipinas, la DE lleva a cabo una ardua lucha en este tema, como la ley de empleos verdes. Las cooperativas de energía en Filipinas serían frecuentes, pero tendrían problemas para afirmarse ante las grandes centrales eléctricas y su acceso a las redes eléctricas. Sam Mason (Unión de Servicios Públicos y Comerciales, PCS) informó desde el Reino Unido de que todo el debate sobre la transición justa (JT) y DE ha cambiado totalmente desde hace un año, ya que el partido Laborista está trabajando en alternativas al sistema actual. El último Congreso del partido ha traído un gran avance en el trato con la DE. Un compañero de la Federación Suecade Transporte negó la posibilidad del transporte individual universal a través de la movilidad electrónica. En el año 2017 se fabricaron 73,5 millones de automóviles en todo el mundo. Es imposible tener la misma cantidad de coches en el futuro. En lugar de eso, necesitamos transporte público gratuito, y no la "Uberización" del transporte, ya que Uber no tiene sindicatos y está congestionando nuestras calles. El informe de Fiji mencionó las luchas actuales contra la privatización. En cierto modo sería comparable a los años 80 y 90. La discusión mostró que la presión para privatizar los sistemas nacionales de energía es más fuerte que nunca.

    El viernes, 7 de diciembre, discutimos en un taller sobre “Democracia energética: Reclamando energía de propiedad social y con un control democrático total”. Susann Scherbarth de Friends of the Earth Europe (FoEE) hizo la introducción. Habíamos organizado el seminario como una mesa redonda de sindicatos y aliados de la sociedad civil. Nosotros, como organizadores, creemos que los movimientos sociales, los sindicatos y los grupos políticos de izquierda deben unirse para apoyar la nueva reivindicación a favor de que la política energética y climática sea pública. Solo un enfoque a favor de lo público puede establecer la necesidad de una transformación radical y volver a poner en marcha la descarbonización. Invitamos a otros que compartieron nuestro rechazo al sistema basado en inversionistas y mercados a un debate sobre lo que significa democracia energética. Acordamos lo siguiente: el sistema actual nos ha fallado por completo. El próximo sistema energético debe ser uno de solidaridad y energías renovables. 

    Un compañero de Nigeria explicó que su gobierno mató a "los mejores de su pueblo". Las empresas multinacionales no se detienen en la producción de combustibles fósiles, sino que explotan gas las 24 horas del día junto a las aldeas, esto debe detenerse de inmediato. Necesitamos mantener el petróleo en el suelo. Sabemos que esto no es fácil, y la única solución es que se democratice el sistema energético.

    Un participante de Rumania compartió sus ideas sobre el desarrollo del sistema energético rumano. Le gustó el formato del taller y el hecho de que los sindicatos y las ONG medioambientales se sentaran juntos en una sala y discutieran sobre problemas comunes. Los movimientos sociales en Rumania han tenido mucho éxito en los últimos años en el cierre de centrales eléctricas, pero lo que no han hecho en el pasado es crear buenas relaciones con los sindicatos. No hay suficiente interacción entre las ONG y los sindicatos. A fines de 2018, los subsidios a las minas de carbón en su región serán eliminados. Por lo tanto, dos minas de carbón cerrarán, lo que es un problema grave para su región. Los sindicatos tienen razón al temer los futuros desarrollos. Primero, necesitan ver un desarrollo económico real en las regiones antes de poder sentarse a la mesa para discutir los cambios del sistema energético. Discutió la historia después de la caída del muro a principios de los años noventa. En ese momento ha habido un colapso en el sistema minero en Rumania. De los 80.000 mineros que había ya sólo quedan 4.000. Al gobierno no le importó y dejó que toda la región cayera en una gran pobreza. Los movimientos sociales y medioambientales deben preguntarse por qué los sindicatos deberían confiar en ellos. Lo que es realmente relevante para los movimientos ambientales es entender que la identidad de regiones enteras se basa muy a menudo en la producción de carbón.

    Un sindicalista belga habló sobre el caso de su propio país. En Bélgica hay muchas cooperativas de ciudadanos, lo que sería un buen punto de partida para la cooperación entre los movimientos ecologistas y los sindicatos. Un científico de China estuvo presente en la reunión y discutió la cuestión de la DE desde otro punto de vista. En China, la cuestión de la transición del sistema energético se discute desde un fondo muy diferente. En China, muchas personas quieren más autonomía, como en muchos otros lugares. Más autonomía en China en realidad significa menos estado, no menos mercado. Por lo tanto, muchas personas quieren un fortalecimiento del sistema de mercado y les importan menos las cuestiones de democracia. Una compañera de Kenia está trabajando en un centro eco-feminista. Un gran problema sería que ya no se puede ir al centro de la ciudad con las grandes aglomeraciones. La calidad del aire sería tan mala en los centros de las ciudades que se ha convertido en un verdadero problema de salud. El "lenguaje de la disfunción eréctil" no se usa a menudo en Kenia, pero el "lenguaje de la desigualdad" es un tema muy importante. La gente es muy pobre y por lo tanto necesitan el carbón para cocinar. Sólo los ricos pueden cocinar con gas o diesel en Kenia. Su país tendría grandes potenciales en la producción de energía geotérmica y fotovoltaica. Pero hasta ahora la producción de energía renovable en Kenia sólo ha desposeído a los nativos y ha provocado el desplazamiento de muchos. Las empresas privadas, la OMC y los gobiernos extranjeros se encuentran entre los mayores inversores en energías renovables en Kenia hasta el momento. Debemos entender que hasta ahora la energía renovable en Kenia es tan mala para los trabajadores y consumidores como cualquier otra fuente de energía convencional. ¡Los empleos verdes no son automáticamente buenos y dignos! Por lo tanto, la DE debe ser discutida como parte de una transformación social más grande. Debe ser parte de una discusión sobre la comida y la justicia social y debe terminar con los discursos patriarcales.

    Jean-Claude Simon de la transform! europe habló sobre cuestiones de financiación del cambio del sistema energético. Necesitamos utilizar del 5 al 10% del PIB durante los próximos 20 a 30 años. Pero no sólo necesitamos bancos públicos, que no estén dominados por el sistema financiero internacional, sino que también necesitamos estructuras de gestión democráticas dentro del sistema bancario.

    Lyda Fernanda, del Instituto Transnacional de Ámsterdam, nos recordó el hecho de que no sólo la cuestión de la propiedad es un gran problema para la izquierda política, sino también la cuestión de cómo se persigue la gestión de la propiedad social. Necesitamos instituciones con acceso para la gente y controladas por la gente. La izquierda en América Latina aboga por un futuro sistema energético basado en los siguientes principios de:

    1.       descentralización,

    2.       desconcentración,

    3.       desmercantilización y

    4.       democratización.

    Además, debemos reconocer, sin embargo, que una transición justa no sería posible sin desmantelar el patriarcado.

    Daniel de la TUCA explicó la realidad en América Latina. A los oídos de muchos argentinos, la idea de que el gobierno argentino se sentara con los sindicatos para discutir los desafíos comunes les parecería una locura, esto sería imposible. En América Latina no existe el diálogo social. Necesitamos la participación social de los trabajadores. La presión externa ayudaría aquí, como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU o las negociaciones de la COP.

    Sean Sweeney de TUED nos recordó que históricamente los estados producían la energía, ya que las empresas privadas no podían ganar dinero en este segmento de mercado. El poder de la comunidad sería una buena idea, pero tenemos que admitir que el poder de la comunidad, tal como está en este momento, es demasiado pequeño. Las cooperativas en el sector energético no crecen lo suficientemente rápido, ni siquiera en Alemania. El gobierno alemán ha abierto el mercado a través de procesos de licitación. Estos procesos abren la puerta al gran capital. El crecimiento de los parques eólicos terrestres y fotovoltaicos se desaceleró (inversión de las cooperativas) mientras se construyen los parques eólicos marinos (¡típico de los grandes inversores!). La mayor parte de la energía renovable es producida por equippos públicos, no por ciudadanos. El sistema de mercado no es compatible con el acuerdo de París, incluso lo afirman fuentes liberales. Debemos discutir los retos del futuro sistema energético. Necesitamos mover el poder a través de los continentes. No habrá democracia energética sin empresas estatales.

    Nos hemos reunido con muchos compañeros y muchas compañeras y organizaciones maravillosAS de todo el mundo para detenernos aquí. ¡transform! EuropE continuará trabajando POR la democracia energética también en 2019. Si está interesado en la democracia energética, no dude en contactarnos: kulke@transform-network.net

     

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles