• Portugal
  • Política contra el miedo. Notas sobre un proceso electoral

  • Por Hugo Monteiro | 14 Oct 15 | Posted under: Portugal , Elections
  • El 10.2% del Bloque de Izquierdas (BE) en las elecciones, con lo que aumenta su representación parlamentaria más del 50%, revela una superación parcial del voto útil, la otra cara del miedo despolitizado que debe ser superado

    Dos supuestos centrales apuntalan este breve análisis de las elecciones en Portugal.

    El primero afirma que pocas veces hemos visto tanta eficacia de propaganda que ha beneficiado a la coalición formada por los dos partidos de un gobierno austericida (PSD / CDS-PP). Esta eficiencia de la propaganda, sostenida por mensajes erráticos de la Comisión Europea, cubrió el vacío de su programa político y fue muy benevolente hacia los resultados devastadores de la austeridad opresiva. Esa misma eficacia, sin embargo, fue proporcional a las debilidades estratégicas inofensivas del Partido Socialista (PS).

    El segundo supuesto se refiere a la confirmación de la lucha contra la austeridad como definición de una postura política clara. Fue el despliegue en este campo de batalla que permitió el crecimiento exponencial de la izquierda radical con impresionantes avances parlamentarios para el Bloque de Izquierda (BE). Estos también se deben a su enfoque en los efectos concretos de la austeridad (el desempleo, la precariedad, la desigualdad social, así como posiciones claras tanto sobre la situación internacional como sobre la Unión Europea) que generó el éxito electoral del mensaje político con Catarina Martins, como portavoz del BE, que encabezó el apoyo activista, tanto dentro como fuera del partido.

    Estos dos supuestos están interconectados entre sí en la descripción de una situación que lleva a Portugal a un proceso de negociaciones que marcará el marco resultante.

    La cosmética del miedo


    Escuchad lo que digo/os voy a contar un secreto/es muy beneficioso que el mundo tenga miedo” – Estas son las palabras de Capicua, un rapero portugués que no oculta sus preocupaciones cívicas. Lo escribió años antes del reciente proceso electoral, estas palabras definen el miedo como un instrumento de los negocios y beneficios, por lo tanto, se opuso a la política. El miedo es una de las afecciones favoritas impuestas de neoliberalismo - y el miedo es una de las principales estrategias discursivas de la derecha en Portugal.

    El miedo sirvió como pantalla que envolvía un programa político vacío e impreciso en un escenario de niebla, respaldado por indicadores que apuntaban hacia una disminución en la tasa de desempleo y hacia la recuperación económica. Tales indicadores, el resultado de la manipulación estadística, contribuyeron a forjar una imagen amenazante del regreso a la primera etapa de la crisis; el miedo se lanzó como una cortina de humo con el fin de evitar cualquier análisis de un mandato gubernamental desastroso. El gobierno de la austeridad amenazaba al país con el espejismo de una mayor austeridad manteniendo a los mismos actores y la misma política bajo el abrigo de un maquillaje eficaz.

    Al mismo tiempo, el PS vacila ante su propia agenda. Este propone la recuperación de los ingresos a través de la descapitalización de la seguridad social, la congelación de los planes de pensiones y la flexibilización del derecho al trabajo - que oscila entre los "compromisos europeos" y el alivio de la austeridad con un economista liberal como guardián de la puerta con la actitud de un financiero (casi la materialización irónica de Marx "contradicción social en acción") que no logra movilizar a nadie. Por primera vez, sin embargo, una parte importante del electorado optó a favor del BE como opción política viva, consistente estructurada en torno a la asunción de un gobierno eficaz.

    Los resultados definitivos de las elecciones demuestran cómo, en cuanto a la argumentación desesperada que viene de la derecha, el miedo con frecuencia ataca a sus propios instigadores. Concluyendo con la canción de Capicua citada anteriormente, "temen que no temamos más".

     

    Gente real con gente real

    Foto de Paulete Matos

    La expresión “gente real” tiene un doble significado. Sirvió como un lema de la campaña hecho para distanciarnos de los modelos de los bancos de imágenes que mostraba la coalición de derechas y como contrapunto a las falsas personas desempleadas reclutadas por el PS. Un hecho que fue denunciado de inmediato por los medios de comunicación y las redes sociales. Sin embargo, este lema fue también un llamamiento a las personas concretas por parte de las personas concretas en virtud de un programa político totalmente asumido. Bajo este lema se expresó la solidaridad internacionalista con los refugiados y se dio una respuesta de izquierdas al lenguaje financiero burocrático con una posición clara hacia una nueva hegemonía orientada hacia el poder contra la austeridad. Esto resultó ser el punto de inflexión que, proclamando una alternativa al show personalista del PS, se convirtió en un mensaje que afirmaba una posición hacia la vanguardia de la izquierda contra la posición de centro. La lucidez desplegada a lo largo de la campaña sobre el alcance de la formación de un gobierno alternativo anuló parcialmente el argumento del "voto útil", apuntando a la austeridad como el centro del proyecto económico-político contra el que queríamos luchar. Esta combinación multiplicó las posiciones del BE.

    Dos consecuencias importantes en referencia a las negociaciones a las que nos enfrentamos:

    1. El BE se mantuvo firme como una fuerza política con respuestas claras a los problemas que importan. Toda la campaña reforzó esa tendencia, acentuada por la declaración electoral de Catarina Martins: "Una coalición minoritaria de la derecha no será un gobierno en Portugal si la democracia no le da una mayoría. Si depende del BE, no gobernará la derecha."

    2. La coalición de derechas, incluso después de perder alrededor de 700.000 votos y, en consecuencia, perder su mayoría absoluta, mantiene una ventaja de 4 puntos porcentuales respecto al PS. Esto obligará al PS a tomar una decisión, la validación de la coalición de derechas o la negociación de un gobierno alternativo con EB, el Partido Comunista y los Verdes (CDU). Este estancamiento del PS es más que sólo meramente contextual ya que revela claramente que la vacilación de los partidos socialdemócratas los hace inoperantes para hacer frente a la crisis que nos enfrentamos. Todo parece un callejón sin salida en la situación portuguesa. Al escribir este artículo, el PS está llevando a cabo un debate interno, entre un liderazgo posicionado en el rechazo a cualquier entendimiento con la izquierda y una postura, tal vez más cerca de sus propias raíces sociales, que aprueba una alternativa idónea al menos respetando la constitución.

    Los próximos días serán decisivos y las líneas son claras: crear una alternativa frente a la derecha, esto sólo puede ser posible con una orientación clara contra la austeridad, y eso  depende intrínsecamente del PS. Por otro lado, si el camino a seguir implica la validación de la minoría ´permitiendo un gobierno de la derecha, podemos esperar una crisis de identidad en el corazón no sólo del PS, pero también un reflejo amplificado de la crisis de identidad que afecta a la totalidad de la socialdemocracia europea. 

    De todos modos, la próxima tarea de las fuerzas de la izquierda radical estará profunda y seriamente conectada a sus vínculos con la calle, con los movimientos sociales y con los medios de transformación que permitan generar en Europa una nueva política contra el miedo.

     

    Discurso de la portavoz del Bloque de Izquierda Catarina Martins


    “(…) El Bloque de Izquierda ha tenido hoy los mejores resultados de su historia. Hemos obtenido más votos, más diputados y más fuerza que nunca.

    Entendemos el voto de la gente y asumimos la responsabilidad que nos han otorgado.

    Hemos sido el voto de la confianza de los trabajadores, de los jóvenes y de los jubilados. Doy las gracias a la confianza de más de medio millón de votantes. El Bloque mantendrá sus promesas.

    Por eso estoy ahora aquí, para hablar del futuro.

    La coalición de derechas ha sido realmente la candidatura más votada, pero no tienen motivos para celebrar, porque han perdido 30 diputados y más de medio millón de votos. Juntos, PSD y CDS ya no tienen votos suficientes para privatizar la seguridad social o recortar las pensiones. La democracia ha rechazado un nuevo gobierno de Passos Coelho y Paulo Portas y no hay manera de tapar esta derrota.

    Si el presidente, sea por su afiliación partidista o por falta de atención a los votos, llama a crear ese gobierno, todos ustedes deben saber, que el Bloque cumple sus promesas, y ese es nuestro mandato, rechazaremos en el parlamento el programa gubernamental que hará Portugal aún más pobre.

    Los votantes no han votado la austeridad y el sacrificio. Los votantes han dicho que ya ha habido bastantes recortes y bastante austeridad. La mayoría quiere un cambio y tiene derecho a ese cambio.  

    Ahora esperaremos la respuesta de los demás partidos de la izquierda, porque nuestra responsabilidad es muy grande (…)

    Portugal necesita un plan de emergencia que una a las fuerzas. Necesita recuperarse de las heridas de la pobreza, necesita inversiones, incrementar los ingresos mínimos y necesita eliminar las amenazas de recortes de las pensiones.

    Portugal necesita paz y la certeza de que haremos lo que sea necesario en contra de los chantajes financieros, porque tenemos que reestructurar la deuda con el fin de tener una sanidad pública, educación y estabilidad para los pensionistas.

    Vienen unos días y años duros. Se dirá mucho de una crisis política, juegos de poder y de trucos. Pero el Bloque de Izquierda nunca olvidará lo que realmente es esencial: la crisis social, las dificultades de las personas, uno de cada tres niños vive en la pobreza, un millón de desempleados y más de un millón de pensionistas que viven con menos de 10 Euros al día para pagar casa, comer y cuidarse. Estos son los problemas que dan miedo a nuestro país. Les quiero garantizar aquí que no abandonaremos a Portugal a su suerte, no abandonaremos a los que trabajan o trabajaban aquí. Tenemos que mantenernos firmes, tener la cabeza fría y poner toda nuestra atención en lo esencial: y lo esencial es el empleo.

    Portugal fallará si no se corrige nuestra economía para crear más puestos de trabajo.

    Portugal vencerá si abrimos la democracia y reafirmamos nuestra responsabilidad.” 

    Catarina Martins
    Coordinadora del Bloque de Izquierda
    Lisboa a 5 de octubre de 2015


    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles