• Report
  • Las elecciones presidenciales de Polonia: plagadas de homofobia de derechas

  • Por Gavin Rae | 17 Jun 20 | Posted under: Europa Central y del Este , Polonia , Elecciones , Movemientos de Derecha
  • Si bien la amenaza de la pandemia aún se cierne sobre Polonia, el país irá a las urnas a fin de mes para votar por un nuevo presidente. La elección está dominada por los candidatos de los dos principales partidos de derecha, con el actual presidente Andrzej Duda usando la propaganda homófoba como tema central en su campaña.

    Las elecciones presidenciales polacas se celebran en el contexto de la pandemia en curso. Originalmente programadas para el 10 de mayo, el gobierno se vio obligado a posponer estas elecciones debido al confinamiento. La primera vuelta de las elecciones se ha reprogramado para el 28 de junio, con una probable segunda vuelta que tendrá lugar el 12 de julio. Por primera vez será posible utilizar el voto por correo en una elección nacional en Polonia.

    Hasta el momento, Polonia ha escapado de los peores efectos del coronavirus, en comparación con otros países europeos, con un recuento oficial de defunciones de 1.286 a 17 de junio, que es de aproximadamente 3,4 casos por cada 100.000 habitantes (Alemania: 10,6, Italia : 57). El número de víctimas fue limitado debido a que el coronavirus llegó a Europa Central y del Este (CEE) relativamente tarde y Polonia impuso un bloqueo temprano y estricto. Sin embargo, ahora el gobierno ha puesto fin al bloqueo en el país, con tiendas, restaurantes, bares, etc. abiertos de nuevo de forma normal. Esto se debe a la presión económica de las empresas para que se les permita reabrir sus negocios y al deseo del partido gobernante de Ley y Justicia (PiS) de luchar en las elecciones mientras venden que ya ha derrotado el virus con éxito.

    A pesar de esta propaganda, el número de infecciones y muertes ha seguido aumentando. Particularmente afectada ha sido la región industrial de Silesia, donde el virus se ha extendido rápidamente entre los mineros, sus familias y sus comunidades. Todos los candidatos en estas elecciones han ignorado las precauciones de seguridad, con el titular Andrzej Duda (PiS) y su principal rival Rafał Trzaskowski (Coalición de Ciudadanos, KO) celebrando grandes manifestaciones con poca preocupación por la protección de la salud de sus seguidores.

    El Partido Ley y Justicia (PiS) en el poder

    El PiS ha ganado todas las elecciones celebradas en Polonia desde las parlamentarias de 2015. Su dominio de la política polaca se debe, en parte, a que cultivaron una imagen de partido pro-social, tras introducir algunas políticas sociales como los nuevos beneficios para niños. En esto ha ayudado el hecho de que su principal rival político, KO, aboga por un programa económico neoliberal. PiS combina su programa económico con una fuerte ideología católica, social conservadora y anticomunista.

     La crisis del coronavirus ha expuesto lo superficial de sus afirmaciones de representar las necesidades económicas de la sociedad. Han introducido una serie de propuestas económicas (denominadas escudos financieros) que han dado grandes sumas de dinero público a empresas, al tiempo que les otorgan nuevos poderes para, por ejemplo, despedir trabajadores, recortar salarios y obligar a los empleados a tomar sus vacaciones cuando los empleadores quiero que lo hagan. Actualmente, se pronostica que la economía se reducirá en más del 7% este año y que el desempleo aumentará bruscamente, con solo el empleo en abril cayendo en alrededor de 150,000. Se estima que la pobreza aumentará alrededor del 20% este año.

    Campañas electorales

    En estas condiciones, el equipo de campaña de Duda ha intentado desviar la atención tanto de la pandemia en curso como de la crisis económica envolvente. Han vuelto a la estrategia que usaron en las elecciones europeas, y en las nacionales del año pasado, para atacar los derechos LGBT + como medio para movilizar a sus principales partidarios. Recientemente Duda dijo que "LGBT no es gente, es una ideología" y lo comparó con el "neo-bolchevismo". Además, destacados parlamentarios han intensificado este mensaje deshumanizante, con un diputado (Przemysław Czarnek) diciendo en la televisión nacional que las personas LGBT + "no son iguales a las personas comunes" y que ellos finalmente pondrán fin a este debate sobre derechos humanos. Aunque estos mensajes puedan funcionar bien con partidarios leales de PiS, es posible que aíslen otras secciones del electorado.

    Trzaskowski es presentado por PiS como un liberal que defiende los derechos LGBT +. Si bien es indudablemente más progresista en estos temas, difícilmente es un liberal de izquierdas en tales asuntos y no apoya políticas como el reconocimiento legal de las relaciones entre personas del mismo sexo. Trzaskowski se presenta como una alternativa moderada y proeuropea a Duda y está tratando de ganar el apoyo de los votantes en el centro de la arena política.

    El candidato de izquierdas, Robert Biedroń, no ha podido aumentar su apoyo durante esta campaña y actualmente se encuentra por debajo del 5% en las encuestas de opinión. Esto se debe, en parte, a lo mediocre de su campaña anterior y a su fracaso en desafiar a PiS en cuestiones económicas y sociales. Sin embargo, su campaña ha mejorado significativamente en las últimas semanas (bajo la guía del diputado Agnieszka Dziemianowicz-Bąk), aunque es dudoso que sea suficiente para que el apoyo a Biedroń aumente notablemente. Entre los demás candidatos en estas elecciones está el candidato de extrema derecha Krzysztof Bosak del partido de la Confederación. Bosak es un político abiertamente de extrema derecha, que combina el chovinismo social, el racismo y el nacionalismo con el neoliberalismo extremo. Bosak actualmente se encuentra en torno al 7% en las encuestas de opinión. Uno de sus representantes electorales anunció en la radio que pensaba que los partidarios de Bosak deberían votar por Trzaskowski en una segunda vuelta, lo que fue positivamente recibido por algunos comentaristas y políticos liberales de KO. El aumento en el uso de la retórica de derecha utilizada por Duda en la campaña es en parte su intento de ganar los votos de los partidarios de Bosak en una segunda vuelta.

    Perspectivas

     Es probable que Andrzej Duda gane mayoría de los votos en la primera vuelta de votación. A partir de entonces es probable que se enfrente a Trzaskowski en una segunda vuelta y las encuestas de opinión actuales muestran que esta sería una carrera apretada. Ambos candidatos son de la derecha y quien gane mantendrá la hegemonía de derechas que ha existido en Polonia desde principios de la década de 2000. Sin embargo, si Duda pierde estas elecciones, el poder de PiS se reducirá y habrá algún contrapeso, a través de posibles vetos presidenciales, a las políticas más reaccionarias del gobierno. La tarea de la izquierda sigue siendo crear una fuerza política que pueda romper este dominio político de la derecha en Polonia.


Related articles