• Análisis
  • Polonia y la izquierda después de las elecciones municipales

  • Por Gavin Rae , Czesław Kulesza | 04 Dec 18 | Posted under: Central and Eastern Europe , Poland , Elections , La Izquierda
  • Las recientes elecciones municipales en Polonia han estado una vez más dominadas por los dos principales partidos de la derecha del país: el Partido de la Ley y la Justicia (PiS) y la Plataforma de Ciudadanos (PO). También han subrayado la debilidad actual de la izquierda polaca, que ha salido más marginada de estas elecciones.

    Sin embargo, las elecciones locales polacas han revelado las limitaciones del PiS y del PO y apuntan hacia el potencial para el desarrollo de una nueva fuerza de izquierda unida en la política polaca.

    Domina la derecha

    Durante casi una década y media, la política polaca ha sido monopolizada por el PiS y el PO. Después de que el PO gobernara dos legislaturas, el PiS formó el primer gobierno de mayoría absoluta en la historia moderna de Polonia en 2015. El partido ha combinado el conservadurismo y el autoritarismo, con algunos gastos en asistencia social que han consolidado su posición como el principal partido del país. La oposición principal al PiS no ha propuesto ninguna alternativa coherente positiva y, en cambio, se han definido casi exclusivamente a través de ser "anti-PiS". En el período previo a las elecciones municipales, el PO construyó una nueva coalición electoral: Coalición de Ciudadanos (KO). Esto incluyó al otro partido liberal principal, Nowoczesna (Moderno), así como a una parte de la izquierda que apoya a la destacada política, Barbara Nowacka y su asociación: Inicjatywa Polska (Iniciativa de Polonia)

    La dura división entre el gobierno y la oposición ayudó a movilizar a los votantes en estas elecciones. Históricamente, Polonia ha tenido muy poca participación en las elecciones, sin embargo, este año fue significativamente más alta que en elecciones locales anteriores: 55% en la primera ronda y 49% en la segunda ronda.

    ¿Una victoria del PiS?

    A pesar de las afirmaciones de victoria hechas por representantes del KO, el PiS aún salió como el partido más votado de estas elecciones.

    La tabla a continuación muestra los resultados de los principales partidos políticos y de los partidos de izquierda en las elecciones locales de 2018, en comparación con las elecciones locales anteriores en 2014 y las elecciones parlamentarias en 2015. Como podemos ver, el PiS aumentó su voto significativamente en estas elecciones comparadas con las del año 2014, con un aumento general de su voto de casi el 8 por ciento, lo que les otorga 80 consejeros adicionales. En contraste, el KO no se basó en el voto de la PO en 2014, y su voto general se mantuvo estable, aunque lograron ganar 15 concejales adicionales. La votación para el Partido de los Campesinos de Polonia (PSL) se redujo casi a la mitad y su número de concejales se redujo en 87.

    El PiS fue el único partido que aumentó su voto a nivel nacional a partir de 2014, y obtuvo los mejores resultados en las elecciones locales. Lograron ganar el mayor número de escaños en 9 de las 16 asambleas provinciales y obtuvieron la mayoría  absoluta en 7 de ellas (frente a solo 1 en 2014). El PiS ha ganado el control de la mayoría de los consejos locales y, mientras que anteriormente PiS tenía el poder en una sola provincia, ahora gobierna en aprox. un tercio de las provincias. 

    Resultados de las elecciones municipales 2018 y 2014 y de las elecciones parlamentarias de 2015

     

    PiS

    KO (PO)

    PSL

    SLD

    Kukiz

    Razem

    Greens

    Porcentaje 2018

    34.13

    26.97

    12.07

    6.62

    5.63

    1.57

    1.15

    Nímero de representantes 2018

    254

    194

    70

    11

    -

    -

    -

    Porcentaje2014

    26.89

    26.29

    23.88

    8.79

    -

    -

    -

    Nímero de representantes 2014

    171

    179

    157

    28

    -

    -

    -

    Parliamentary Election Percentage 2015

    37.58

    24.09[1]

    5.13

    7.55

    8.81

    3.62

    -

    Entre las ciudades y el campo

    A pesar de esta victoria evidente, muchos comentaristas han afirmado que este fue un resultado relativamente pobre para el PiS. Esto se debe, en parte, al hecho de que su voto fue más bajo que en las elecciones parlamentarias de 2015 y por debajo de su posición general en las encuestas de opinión. Sin embargo, no es posible comparar directamente los resultados de las elecciones municipales con las elecciones parlamentarias. Por ejemplo, en las elecciones locales muchas personas votan por temas locales y por candidatos locales. Hay muchos candidatos no partidarios. Y el PSL siempre obtiene tradicionalmente un resultado mucho mayor en las elecciones locales que en las elecciones parlamentarias.

    Pero, a pesar de la relativamente mala actuación de KO a nivel nacional, el partido logró obtener algunas victorias significativas en muchas ciudades grandes. KO consiguió el 46 por ciento de los votos en ciudades con una población de más de 500,000 personas, mientras que solo logró un 23,9 por ciento en ciudades con menos de 50,000 habitantes y un 13,5 por ciento en el campo. Los candidatos de KO (o los apoyados por KO) ganaron las elecciones de Alcalde en muchas de las grandes ciudades del país, como Varsovia, Breslavia, Cracovia, Poznań y Łódż. En Varsovia, por ejemplo, el candidato de KO obtuvo el 56,67 por ciento de los votos en comparación con el candidato de PiS que logró solo el 28,53 por ciento.

    Sin embargo, no sería correcto afirmar que al PiS sólo le ha ido mal en las grandes ciudades. El PiS solo consiguió 4 de las 107 elecciones a alcaldes en todas las ciudades del país, frente a los 11 que obtuvo en 2014. Por lo tanto, el PiS sufrió derrotas no sólo en las grandes ciudades sino también en las pequeñas y medianas. Esto incluye incluso las derrotas en las elecciones municipales de alcaldía en aquellas regiones donde han ganado la mayoría en las asambleas regionales. La ciudad más grande en la que el PiS logró la victoria a alcalde fue en Zamość, que tiene una población de sólo 65 mil habitantes.

    Estos resultados cuestionan la idea simplista de que el PiS tiende a ganar las elecciones en el este "conservador" y la PO en el oeste más "liberal". Más bien, estas elecciones han demostrado que existe una profunda división entre los electorados urbanos y rurales. Por lo tanto, si bien EL PiS podría aumentar su apoyo a nivel nacional, no han podido llegar a los votantes urbanos. Esto presenta un desafío importante para la hegemonía política del PiS, ya que su base política está ahora casi totalmente concentrada en las pequeñas ciudades y el campo.

    Sin embargo, estas derrotas del PiS en las elecciones a alcalde no siempre se tradujeron en victorias para el KO. Los candidatos independientes ganaron 65 elecciones a alcalde contra 25 de KO (con el SLD incluso ganando 6). Por lo tanto, hay una gran sección del electorado en ciudades pequeñas y medianas que no están satisfechas con el gobierno del PiS pero no necesariamente apoyan a KO/PO.

    Divisiones sociales

    Estas elecciones también pusieron de relieve cómo las enormes divisiones sociales atraviesan la política polaca actualmente. Por ejemplo, el 33.4 por ciento de aquellos con educación superior votaron por el PO, en comparación con el 23.1 por ciento que votó por el PiS. En contraste, el 44.9 por ciento con educación secundaria apoyó al PiS, contra sólo el 13.5 por ciento que respaldó a KO. Esta división se puede entender aún más cuando observamos cómo votaron las personas de diferentes grupos sectoriales en estas elecciones (consulte la tabla a continuación). Aquí podemos observar que el PiS logró significativamente más votos entre los agricultores, los obreros y los jubilados. En comparación el PO consiguió mucho más apoyo entre los propietarios de empresas privadas, directores, gerentes y especialistas

    Votos para el PiS y el KO desde sectores ocupacionales

     

    PiS

    PO

    Agricultores

    42.8

    8.5

    Trabajadores industriales

    38.8

    15.8

    Pensionistas/retirados

    41.9

    13.6

    Empresarios

    22.7

    36.7

    Directores, ejecutivos, especialistas

    20.8

    35.8

    Los límites del apoyo al PiS y al PO

    Las elecciones locales han demostrado que tanto el PiS como PO continúan dominando la política polaca, pero hay un límite evidente para su apoyo. Los votos para el PiS en las ciudades, entre los trabajadores profesionales y los mejor educados siguen siendo bajos. Si bien puede ganar numéricamente las elecciones parlamentarias al obtener el apoyo de los pueblos y ciudades pequeñas, es difícil que gobierne con un apoyo tan bajo en las ciudades. La estrategia del PiS fue enfocar su campaña en derrotar al PSL en los pueblos y las pequeñas ciudades, ejecutando una campaña agresiva contra el PSL. En efecto, renunció a enfrentarse al KO en las grandes ciudades y no intentó apelar a su electorado más liberal.

    Hacia el final de la campaña electoral, realizaron propaganda electoral contra los refugiados que afirmaba que los gobiernos locales dirigidos por KO pondrían en peligro a sus poblaciones al permitir el ingreso de refugiados. Una campaña tan obviamente reaccionaria no logró ampliar el apoyo del PiS y será difícil para este partido ampliar su voto en las elecciones parlamentarias del próximo año debido a la impopularidad del gobierno entre grandes sectores de la población. Mientras tanto, las elecciones locales también confirmaron que el PO no puede desafiar al PiS fuera de las grandes ciudades y los sectores más privilegiados del electorado. A pesar de formar una nueva coalición con otras fuerzas liberales de izquierda, el voto general para estos partidos se redujo en comparación con 2015 y su apoyo ahora se concentra casi exclusivamente en las principales ciudades y los votantes ricos y con una formación superior.

    ¿Qué pasa con la izquierda?

    Las elecciones locales fueron un fracaso para la izquierda. La izquierda se fragmentó en diferentes iniciativas nacionales y locales y parte de ella se alió con KO. Las dos principales plataformas electorales de izquierda fueron: Comité de Coalición de la Izquierda Democrática Alianza-Izquierda Unida (SLD-Lewica Razem) y el Comité del Partido Razem. [2]La naturaleza plebiscitaria de las elecciones a los consejos y autoridades locales en las principales ciudades contribuyó a la derrota general de la izquierda. La gente se enfrentó a la elección de votar ya sea por el PiS, partido conservador en lo social y nacionalista, o por el opositor liberal y pro democrático KO. La falta de una alternativa clara y viable a estas coaliciones de derecha significó que la izquierda permaneció generalmente aislada. La votación nacional para el SLD-Lewica Razem disminuyó en más de dos puntos porcentuales en comparación con 2014. Ganaron escaños en solo seis provincias, perdiendo 17 escaños en el consejo a partir de 2014. Mientras tanto, los Verdes y el Partido Razem (compitiendo en sus primeras elecciones locales), no ganaron ningún puesto en el consejo a nivel nacional, con ambos partidos logrando solo el 2,5 por ciento de los votos.

    ¿Qué significa esta situación para toda la izquierda?

    1. Las elecciones de los gobiernos locales en 2018 no han resultado, como algunos esperaban, en un cambio importante en el statu quo político en Polonia, y no ha habido ningún aumento significativo para la izquierda. Sin embargo, no fue posible eliminar completamente a la izquierda de la escena política.
    2. La izquierda ha pagado, una vez más, un alto precio por su falta de unidad. Los que se asociaron con las tradiciones y valores de la izquierda se ubicaron en diferentes listas electorales: izquierdistas, locales y liberales. En Varsovia, Piotr Guział (antiguo miembro del SLD y activista social local) incluso apoyó al candidato del PiS para alcalde. Esto causó confusión dentro de la izquierda y desmovilizó a sus votantes potenciales en las elecciones.
    3. El concepto de construir alianzas de izquierdas que excluyeron al SLD y sus socios de la coalición no tuvo éxito. La coalición SLD, a pesar de sus resultados relativamente pobres, mostró que sigue siendo la fuerza más reconocible de la izquierda.
    4. Los malos resultados de los partidos de izquierda más pequeños (Razem y los Verdes) los han llevado a anunciar que están dispuestos a considerar trabajar juntos con otros partidos de izquierda, incluido el SLD, en las elecciones europeas y parlamentarias del próximo año.
    5. Parte de la izquierda continúa abogando por una mayor cooperación con la PO contra el PiS y la extrema derecha. Siguiendo así las acciones de Inicjatywa Polska durante las elecciones locales, una estrategia que ha sido promovida por algunos miembros del SLD.
    6. La gran marcha del Día de la Independencia del 11 de noviembre (organizada por organizaciones de extrema derecha y apoyada por el gobierno) muestra cómo la amenaza del autoritarismo e incluso del fascismo es muy real en Polonia. Sin embargo, surge una pregunta muy importante: ¿Debería la izquierda entrar en estrechas relaciones con los políticos liberales responsables de crear las condiciones para estas tendencias? Nadie tiene dudas de que es necesario cooperar, pero ¿tiene que significar eso deshacerse de nuestro programa y unirnos a las filas de un movimiento de oposición liberal?
    7. Ha surgido un nuevo actor en la izquierda de la escena electoral, que puede ofrecer alguna esperanza o amenaza para la izquierda: Robert Biedroń. Biedroń fue alcalde de la ciudad de Słupsk; ex diputado del partido liberal anticlerical Nasz Ruch (Nuestro Movimiento). Anteriormente fue activista del SLD e iniciador de la Campaña contra la Homofobia. Anunció que estaría creando un nuevo movimiento político al reunir a los decepcionados con los principales partidos políticos y está buscando una nueva alternativa al PO y al PiS. En las últimas semanas ha viajado por todo el país, organizando reuniones con los votantes y tratando de construir estructuras políticas locales. Sin embargo, su programa político sigue sin estar claro. Aparte de las declaraciones en apoyo de la democracia, los derechos humanos, el respeto y el proeuropismo, todavía no se sabe nada sobre la forma política de este nuevo proyecto. Entre los que apoyan y lideran esta nueva iniciativa se encuentran los socialdemócratas y los liberales, lo que indica que están tratando de formar una nueva fuerza de centro-izquierda en Polonia. A nivel europeo, se ha reunido con representantes de los socialistas y demócratas europeos y con los cercanos al presidente francés Emmanuel Macron. Está por ver si esta será una nueva apertura para la izquierda u otro intento de construir un partido central liberal en Polonia.
    8. Todavía hay algo de espacio en la política polaca para el surgimiento de fuerzas políticas significativas a la izquierda de la socialdemocracia. Los nuevos proyectos que aparecen en la izquierda no son innovadores programáticamente, y la izquierda no está generando nuevas ideas, que extraigan lecciones del pasado o rompan significativamente su conexión anterior con el neoliberalismo y la Tercera Vía Blairita.
    9. Las derrotas en estas elecciones han abierto un nuevo impulso para la cooperación entre las fuerzas de izquierda y hacia la construcción de un nuevo movimiento unido contra la derecha. Sin embargo, existe una seria amenaza de que la izquierda pueda debilitarse y fragmentarse aún más. La izquierda debe desarrollar un marco de cooperación para ayudar a reconstruir su apoyo durante las elecciones europeas y parlamentarias del próximo año y las elecciones presidenciales que se celebrarán en 2020.

    Referencias

    [1] En estas elecciones, el Partido Modern fue independiente y sacó un 7,60 por ciento de los votos.

    [2] Cabe señalar que SLD-Lewica Razem no tiene nada que ver con el Partido Razem, y fue una coalición del SLD con algunas fuerzas de izquierda más pequeñas. 


Related articles

Central and Eastern Europe

Poland

Elections

La Izquierda