• Informe: Conferencia Internacional por la Paz
  • Organizaciones de paz se reunen en Bruselas para decir NO a la OTAN

  • Por Alessandra Giannessi | 07 Jun 17 | Posted under: Paz y Guerra
  • La última Cumbre de la OTAN, celebrada en Bruselas el 25 de mayo, ha sido importante. Presentada como una oportunidad para celebrar la tan esperada inauguración de la nueva sede en Bruselas, se han discutido dos temas centrales: La distribución de la carga de los gastos militares y el mayor enfoque de la OTAN en la lucha contra el terrorismo.

    Al decidir que la OTAN se convertirá en un miembro de pleno derecho de la "Coalición Global para contrarrestar ISIS" nacida en 2014, en la llamada "guerra contra el IS", los líderes de la OTAN acordaron desarrollar planes nacionales anuales para alcanzar el objetivo del 2% del PIB para gastos militares - ya acordado en Gales en 2014, pero insistentemente impulsado por la administración de Trump durante los últimos meses. Las "3 C" en las que se basarán estos planes anuales – cash, capacidades, contribuciones - se pueden traducir fácilmente en un aumento del gasto en armas modernas y en más guerras en todo el mundo, mientras que todos los demás gastos para las políticas sociales, salud, educación, creación de empleo y el medioambiente se recortan.

    Contra-cumbre

    En esta ocasión, la red internacional “No a la guerra - No a la OTAN” pidió acciones comunes contra la Cumbre de la OTAN en Bruselas. Entre otras iniciativas, el 25 de mayo organizaron su propia contra-cumbre, una conferencia alternativa internacional de paz, en la que activistas por la paz de todo el mundo se reunieron para decir NO a la OTAN y abogar por una menor militarización.

    La conferencia ha sido organizada con el apoyo financiero, entre otros, de transform! europe, el Partido de la Izquierda Europea y el GUE/NGL, con la participación de las siguientes organizaciones belgas e internacionales: Agir pour la Paix, 11.11.11., CNAPDCNDCSOTANIntalInternational Coalition to Ban Uranium Weapons IPBMouvement de la PaixMouvement Chrétien pour la Paix (BE)Vrede vzw.

    En esta jornada han participado más de 200 personas, que en un ambiente de internacionalismo y solidaridad han debatido los grandes retos de la paz y cómo afrontarlos juntos.

    Sesiones

    La contra-cumbre comenzó con los saludos de los anfitriones y Kate Hudson (CND, Campaña de Desarme Nuclear, Reino Unido), agradeciendo a las más de 10.000 personas que marcharon por Bruselas el 24 de mayo en protesta contra la OTAN y la administración Trump. El denominador común de los activistas por la paz, los críticos de la globalización, los migrantes, los activistas de género, los activistas por los derechos sociales y los ambientalistas era un claro "NO" a más armamento. "Él [Trump] nos está haciendo pagar por las guerras de Estados Unidos", dijo Hudson. "Necesitamos la unidad para la justicia social, la igualdad y los esfuerzos contra el cambio climático".

    La conferencia comenzó con una sesión plenaria en la que varios expertos y activistas por la paz debatieron cuestiones clave relacionadas con el papel de la OTAN en el mundo y las razones para exigir un mundo sin OTAN.

    Nils Andersson, experto francés en derecho internacional, también conocido por su compromiso contra el colonialismo francés, es decir, la ocupación francesa de Argelia, habló sobre las guerras de la OTAN desde una perspectiva global. ¿A qué fines sirve la OTAN? ¿Cuál es su alcance? “Por naturaleza”, observó Andersson, “una organización militar se crea para hacer la guerra”. ¿Guerra contra quién? ¿Guerra para quién? Presentada como una alianza defensiva, la OTAN es de hecho militarista. "La OTAN", dijo Andersson, "ha dado forma a Europa", porque tener Europa bajo su influencia siempre ha sido un objetivo importante de Estados Unidos. El hecho de que, a lo largo de las décadas, la OTAN haya cambiado, pasando de un discurso sobre la hegemonía política a una retórica sobre la defensa y la disuasión, no cambia su naturaleza ni su papel en el mundo. Resulta crucial ponerse en contra de una mayor militarización de Europa y de los Estados Unidos, y exigir firmemente la eliminación total de la OTAN hasta su disolución.

    Al hablar de la OTAN, la UE, la militarización y la confrontación con Rusia, Djordje Kuzmanović, portavoz de La France Insoumise, señaló que Estados Unidos y los demás miembros quieren enfrentarse a Rusia, aunque esto signifique un riesgo creciente de guerra. Esta nueva carrera armamentística está alimentando las tensiones con Rusia e impide la construcción de relaciones pacíficas. "Necesitamos detener esta locura", concluyó: "sin guerra, la OTAN tiene el único propósito de preparar futuras guerras".

    El tema del gasto militar y de la industria armamentista fue presentado por Kees Van Der Pijl (Oorlog es omejor, Países Bajos), quien habló sobre el "complejo militar-industrial" de Estados Unidos y la importancia que tiene todavía hoy. Analizando lo que él llamó "economía política de la Nueva Guerra Fría", Van Der Pijl resaltó cómo el capitalismo contemporáneo ha abandonado completamente el "compromiso de clase" que tuvo que aceptar justo después de la Segunda Guerra Mundial: Si entonces, un llamado "capitalismo con cara humana”, aceptó la necesidad de abordar los problemas relacionados con su propia sostenibilidad, las clases dominantes de hoy han sustituido la política de compromiso y bienestar social por la política del miedo. La OTAN sigue este camino.

    Arielle Denis (ICAN, Francia) habló entonces de las armas nucleares y del Tratado de la ONU para prohibir las armas nucleares, mientras que Maz Saleem de la Coalición Stop the War (Reino Unido) clausuró la sesión plenaria con una presentación sobre la OTAN y la llamada "guerra contra el terrorismo".

    La primera sesión plenaria fue seguida de una serie de talleres y sesiones especiales sobre temas como las relaciones entre la UE y la OTAN, el comercio de armas, la mujer y la OTAN, las armas nucleares estadounidenses en Europa y la militarización en el Mediterráneo y la crisis de refugiados. La conferencia está disponible aquí). Los talleres fueron seguidos por una sesión plenaria final, con una mesa redonda sobre cómo deslegitimar a la OTAN.

    Principales conclusiones

    Los principales resultados del debate, según han informado los promotores de la conferencia, son los siguientes:

    • El desafío de los movimientos por la paz es trabajar contra la nueva ronda del aumento armamentista hasta el 2% del PIB y luchar por un verdadero desarme: el desarme para el desarrollo y el desarme para la solución de los desafíos sociales y globales. Los participantes de la conferencia se declararon dispuestos a trabajar más intensamente para superar estos desafíos.
    • El tratado de prohibición de las armas nucleares de las Naciones Unidas debe convertirse en realidad. Es necesario que haya un desarme nuclear en lugar de la modernización de las armas nucleares. Este es el mensaje a todos los estados con armas nucleares. Y Europa finalmente tiene que liberarse de esas armas.
    • Cooperación en lugar de confrontación no sólo es importante también es  necesaria y posible. Especialmente con Rusia. Todas las construcciones de enemigos y peleas sirven a los preparativos de la guerra.
    • El fin de las guerras de intervención en Malí, Afganistán y muchos otros lugares con guerras de la OTAN es la condición y el requisito para un desarrollo pacífico y justo del mundo.

    "En conclusión", afirma Reiner Braun, co-presidente de la Oficina Internacional por la Paz, "es necesario un estricto 'No a la OTAN' y una continua deslegitimación de la OTAN. El objetivo tiene que ser la superación de la OTAN. La OTAN y la paz mundial no son compatibles. Es necesaria una cooperación pacífica. Estas posiciones principales de la red internacional No to War - No to NATO fueron ampliamente acordadas. Esto sólo se convertirá en realidad con un movimiento de paz internacional que sea amplio, múltiple y diverso, pero también activo y movilizador. El ambiente optimista de las protestas y de la contra-cumbre animan a alcanzar este gran objetivo".

     

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles