• Comentario
  • "La paz no lo es todo, pero sin paz todo es nada".

  • Por Walter Baier | 03 Nov 22 | Posted under: Seguridad , Ecología , Paz y Guerra
  • Walter Baier comenta en nombre de transform! europe el documento final del VI Foro Europeo, celebrado en Atenas el pasado octubre.

    Los científicos* han instado recientemente a que, a la hora de abordar la crisis climática, adoptemos el peor escenario posible, es decir, un calentamiento global de entre 2,1 y 3,9 grados centígrados para finales de siglo. ¿No resulta paradójico que durante la COP-26 los países industrializados se mostraran reticentes a comprometerse a una transferencia anual de 100.000 millones de dólares a los países en desarrollo, mientras que gastan 2.000.000 millones de dólares, es decir, 20 veces más, en armamento, un dinero que se necesita para la transformación ecológica pero que se gasta en la destrucción de los seres humanos y la naturaleza?

     

     

    Como bien dice Greta Thunberg: ¡Cómo se atreven!

    La agresión de la Federación Rusa es un acto criminal, una violación del derecho internacional y de la Carta de la ONU, y ha sido claramente condenado como tal por la Asamblea General de la ONU. Es una tragedia, en primer lugar para el pueblo ucraniano, pero también para el pueblo ruso, que está pagando un alto precio por el aventurerismo criminal de sus dirigentes políticos. Condenamos la agresión de la Federación Rusa en Ucrania y la anexión de territorio ucraniano.
    Cada día mueren en el frente entre 300 y 500 soldados ucranianos. Cinco niños mueren al día bajo la lluvia de cohetes y proyectiles, 14 millones de personas huyen. Miles de jóvenes rusos que intentaban escapar del servicio en una guerra injusta han sido capturados en las fronteras.

    ¿Hasta cuándo continuará esta matanza? Para nosotros, socialistas, comunistas, verdes e izquierdistas, la única posición que podemos adoptar es la de apoyar a las mujeres, hombres y niños ucranianos que sufren, a los valientes jóvenes rusos que se oponen a la guerra y a los refugiados y desertores de ambos bandos. Nada es más importante que exigir el cese inmediato de las hostilidades como primer paso hacia la apertura de negociaciones de paz y la retirada de las tropas rusas.

    Una consideración sobre el contexto mundial

    El año pasado, 828 millones de personas en todo el mundo se vieron afectadas por el hambre. Uno de cada tres países del mundo está amenazado por la escasez de agua. Más de 4.000 millones de personas carecen de acceso a cualquier tipo de protección social. ¿No merecen estas personas una vida digna? ¿No es esto la seguridad?

    El Secretario General de la ONU, António Guterres, subrayó que los daños causados por la guerra se están dejando sentir en decenas de países en desarrollo, sumiendo a millones de personas más en la pobreza extrema y el hambre y anulando años de avances en materia de desarrollo.
    Condenamos la agresión de la Federación Rusa porque es una burla del derecho internacional, que no sólo es uno de los logros más importantes de la civilización, sino que constituye la condición indispensable para cambiar nuestra insoportable situación. Aquí no puede haber ningún "pero". Nuestra postura a este respecto es clara e inequívoca.

    Lamento decir que el discurso sobre el estado de la Unión pronunciado en septiembre por la Sra. Von der Leyen no mostró ninguna conciencia del grave peligro que corremos. En una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, el Secretario General advirtió: "La idea de un conflicto nuclear, antes impensable, es ahora objeto de debate". De hecho, la Federación Rusa ha amenazado con utilizar armas nucleares, mientras que, por otro lado, la OTAN está ensayando ahora mismo una guerra nuclear en suelo europeo, en Alemania, Países Bajos, Bélgica e Italia.
    Esto nos recuerda algo que deberíamos haber aprendido en el siglo pasado: el mayor riesgo para la seguridad mundial reside en los arsenales nucleares, que actualmente están siendo objeto de una amplia modernización.

    La amenaza de destrucción mutua concierne a todos los pueblos del mundo. Esta es la razón por la que los que no tienen armas nucleares han aceptado, en el marco de la ONU, el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, que prohíbe el desarrollo, la producción y el despliegue de armas nucleares, así como su uso como amenaza, y que ahora se ha convertido en derecho internacional vigente. 

    Un sistema de seguridad europeo sin la OTAN

    Esta es una oportunidad única para abolir la amenaza nuclear, y debemos exigir a la UE y a los gobiernos nacionales que la firmen y ratifiquen, allanando así el camino hacia un continente europeo libre de armas nucleares.

    Necesitamos un sistema de seguridad europeo, que la OTAN no es ni podrá ser nunca. No por razones doctrinarias, como afirman algunos, sino porque la seguridad es siempre la seguridad frente a los demás, lo que significa que la seguridad sólo puede proporcionarla un sistema que incluya a todas las partes interesadas y tenga en cuenta sus intereses. Desde este punto de vista, la OTAN no es parte de la solución, ni parte del problema; de hecho, es el problema; es un obstáculo central en el camino hacia ese sistema de seguridad europeo.

    Fue el Papa Francisco, el primer Papa del Sur global, quien dijo que la guerra representa una capitulación de la política. Nos corresponde a nosotros responder reforzando la política de paz. Esto significa luchar por conseguir pasos concretos hacia la distensión, como los que propició la pragmática Ostpolitik de los años setenta.

    Debemos exigir a nuestros gobiernos que hagan algo más que suministrar armas a Ucrania. Debemos exigir iniciativas prácticas para poner fin a la guerra, para lograr un alto el fuego que conduzca a la retirada de las tropas rusas. Una vez finalizada la guerra, el pueblo ucraniano seguirá insistiendo en que se le reconozca como una nación libre y con dignidad, y tiene todo el derecho a hacerlo, al igual que lo han hecho el pueblo palestino, el kurdo, el irlandés y el chipriota. Rusia seguirá siendo una potencia europea con armamento nuclear y, nos guste o no, debe formar parte de una arquitectura de seguridad.
    Por último, permítanme una observación personal sobre el asunto de las sanciones económicas que la UE, la OTAN y el G-7 han impuesto en represalia por la agresión rusa y contra las que Rusia tomó represalias creando una calculada escasez en el abastecimiento energético. No nos dividamos en cuestiones como si las medidas adoptadas son proporcionadas, están razonablemente dirigidas y si perjudican o no más a nuestros países que a la Federación Rusa. La simple verdad es: Para acabar con ellas, hay que silenciar las armas. 

    Seguimos llegando a la misma conclusión

    Condenamos la agresión de la Federación Rusa y la anexión de tierras ucranianas. En vista de todas las pérdidas humanas, las devastadoras consecuencias mundiales, la amenaza de una nueva escalada con armas nucleares, debe haber política, diplomacia y diálogo.  Eso es lo que esperamos de la Unión Europea y de nuestros gobiernos.

    Durante el Foro Europeo de Atenas establecimos una rica agenda política, que puede leerse en la Declaración Final. Demostraremos nuestro compromiso por la paz el 8 de marzo, el 1 de mayo y el 8 de mayo de 2023, día en que conmemoramos la liberación de Europa del fascismo. Además, hagamos nuestra la maravillosa propuesta de nuestros amigos del movimiento pacifista de pedir un alto el fuego durante las Navidades o, mejor aún, durante las dos Navidades de las confesiones cristianas católica y ortodoxa. En una palabra: ¡demos una oportunidad a la paz!

    Para más información:

    6º FORO EUROPEO de las fuerzas de Izquierda, Verdes y Progresistas


Related articles