• Análisis
  • Sobre la reproducción social y la pandemia del Covid-19 — Siete Tesis

  • 28 Apr 20 Posted under: Antiracismo/Migración , Capitalismo Contemporáneo , Feminismos , Trabajo
  • Lee el análisis de Marxist Feminist Collective.

    TESIS 1

    EL CAPITALISMO PRIORIZA EL BENEFICIO PRIVADO SOBRE LA VIDA: QUEREMOS DARLE LA VUELTA 

    Esta pandemia, y la respuesta que está dando clase dominante, nos da una imagen clara y trágica de la idea central que persiste en el corazón de la Teoría de la Reproducción Social: que el cuidado de la vida se subordina a la obtención de beneficios.

    La capacidad del capitalismo para producir su propia sangre vital —el beneficio— depende completamente de la "producción" diaria de los trabajadores. Es decir, que depende de los procesos de creación y cuidados de la vida que no controla, ni domina, de forma total e inmediata. Al mismo tiempo, la lógica de la acumulación requiere que se mantengan lo más bajo posible tanto los salarios como los impuestos que respaldan la producción y el mantenimiento de la vida. Esta es la mayor contradicción que existe en el corazón del capitalismo. Degrada y subestima, precisamente, a quienes generan riqueza social real: enfermeras y trabajadores de hospitales y atención médica, trabajadores agrícolas, trabajadoras en fábricas de alimentos, empleados de supermercados y repartidores, basureros, maestros y maestras, cuidadores de niños, cuidadores de ancianos.

    Ellos y ellas son los trabajadores, racializados y feminizados, que el capitalismo humilla y estigmatiza con bajos salarios y condiciones laborales a menudo peligrosas. Sin embargo, la pandemia actual deja en claro que nuestra sociedad, simplemente, no puede sobrevivir sin ellos ni ellas. La sociedad tampoco puede sobrevivir con compañías farmacéuticas que compiten por las ganancias explotando nuestro derecho a seguir con vida. Se hace evidente que la "mano invisible del mercado" no creará, ni gestionará, ninguna infraestructura sanitaria global tan necesaria para la humanidad, como demuestra la pandemia actual.

    Esta crisis sanitaria está obligando al capital a centrarse en la vida y en el trabajo que la hace posible, como la atención médica, la atención social, la producción y distribución de alimentos. Exigimos que este enfoque permanezca, incluso, cuando la pandemia haya pasado, de modo que la salud, la educación y otras actividades de cuidado de la vida se desmercantilicen y sean accesibles para todos.

    TESIS 2

    EL TRABAJO DE REPRODUCCIÓN SOCIAL ES UN TRABAJO ESENCIAL: EXIGIMOS QUE SE RECONOZCAN ASÍ PARA SIEMPRE

    Si bien la mayoría de las empresas mercantiles, al faltarles los trabajadores, han visto caer sus ganancias y el valor de sus acciones de forma precipitada, están en deuda con las organizaciones, comunidades, familias e individuos que cuidan. Pero, dada la necesidad del capitalismo de priorizar la obtención de ganancias sobre los cuidados, esas organizaciones, comunidades, familias e individuos apenas están equipados para enfrentar el desafío. No es solo que Covid-19 haya afectado a los trabajadores de la salud, el transporte público y las tiendas de comestibles, al voluntariado y a otros. Años y años de desmantelamiento de servicios sociales esenciales, en nombre de la austeridad, han hecho que las fuerzas de trabajo encargadas de la reproducción social sean menos de las que solían ser y que las organizaciones comunitarias tengan cada vez menos recursos.

    Exigimos que todos los recursos financieros y los paquetes de estímulo se inviertan en el trabajo que cuida la vida y no en mantener en funcionamiento a las empresas capitalistas.

    Para compensar décadas de abandono, durante esta crisis muchos estados y corporaciones capitalistas están cambiando sus prioridades, pero lo hacen solo de forma parcial y temporal. Están mandando cheques a las familias, extendiendo el seguro de desempleo a los trabajadores precarios, ordenando a los fabricantes de automóviles que pasen de producir automóviles a producir mascarillas y respiradores. En España, el estado se hizo cargo temporalmente de hospitales privados; en los Estados Unidos, las compañías de seguros están renunciando a los copagos por las pruebas de Covid-19. Entre otras cosas, esto demuestra la abundancia de recursos y lo fácil que es disponer de ellos para satisfacer las necesidades de la gente, cuando hay voluntad política.

    Exigimos que los trabajadores en los sectores de reproducción social (enfermeras, limpiadores de hospitales, maestras, basureros, fabricantes de alimentos y empleadas de supermercados) sean reconocidos por el servicio esencial que realizan de forma permanente, y que sus salarios, renta y posición social mejoren, para reflejar su importancia en el mantenimiento de la sociedad en su conjunto.

    TESIS 3

    RESCATAR A LA GENTE, NO A LOS BANCOS

    Los que nos gobiernan están dedicando muchos más recursos a rescatar empresas, con la esperanza de evitar un colapso total de los beneficios capitalistas. Los mismos beneficios producidos, les recordamos, por la fuerza de trabajo que proporciona la mano de obra de la reproducción social. Los directores de las cadenas de hoteles y restaurantes, las compañías tecnológicas y de aerolíneas, y muchas más, están echando a millones de trabajadores, mientras conservan sus salarios y sus hiperinflados beneficios. Esto se debe a que el sistema capitalista necesita que la contradicción entre la vida y el trabajo asalariado siempre se resuelva en beneficio del capital, en vez de beneficiar la vida de las personas.

    Exigimos que todos los recursos financieros y los paquetes de estímulo se inviertan en el trabajo que cuida la vida y no en mantener en funcionamiento a las empresas capitalistas.

    TESIS 4

    ABRIR FRONTERAS, CERRAR PRISIONES

    Esta pandemia está golpeando de forma muy dura a las personas migrantes y a las que están detenidas: aquellos que están atrapados en prisiones o centros de detención, con condiciones higiénicas indecentes y sin recursos sanitarios; aquellos que están indocumentados y sufren en silencio por temor a buscar ayuda y ser deportados; aquellos que trabajan en actividades que cuidan la vida  (salud y asistencia social, agricultura, etc.) y tienen más riesgo de infección al no tener más remedio que ir a trabajar (sin equipo adecuado o sin protección); aquellos que están en tránsito entre países, que intentan ir con sus familias y aquellos que no pueden salir de sus países por la prohibición de viajar o por sanciones.

    Con pandemia o sin ella, Trump mantendrá las sanciones contra Irán (donde las tasas de infección y las muertes se están disparando). Y ni Trump, ni la Unión Europea presionarán a Israel para que levante las sanciones que no permite que los 2 millones de personas encarceladas en Gaza tengan acceso suministros médicos, tan necesarios. Estas respuestas diferenciadas a la pandemia se inspiran, y a la vez refuerzan, la opresión racista y colonialista, que es la parte más vulnerable del capitalismo.

    Exigimos que la atención médica necesaria tenga prioridad sobre cualquier norma de inmigración, que los que estén encarcelados (en la mayoría de los casos) sean liberados de inmediato y se encuentren sanciones compasivas alternativas para los enfermos, que se cierren los centros de detención y otras instituciones carcelarias destinadas a disciplinar, en lugar de cuidar la vida.

    TESIS 5

    LA SOLIDARIDAD ES NUESTRA ARMA: USÉMOSLA CONTRA EL CAPITAL

    La pandemia ha mostrado al mundo cómo los trabajadores, en una crisis, siempre salen adelante a través de estrategias de supervivencia variadas y creativas. Para la mayoría, esto significa depender de amigos y familiares cercanos. Algunos, sin embargo, salen adelante por iniciativas de ayuda mutua. Para las personas sin hogar y aquellas que la sociedad capitalista rechaza como una carga, el apoyo ha llegado de iniciativas promovidas por voluntarios que de forma heroica ofrecen a los demás, nada menos, que el derecho a la vida.

    En barrios de todo el Reino Unido se están creando grupos de WhatsApp para estar en contacto con los más vulnerables y ayudarles a obtener alimentos y medicamentos. Las escuelas envían cupones de alimentos a familias pobres con niños para que puedan comer gratis. Los bancos de alimentos y organizaciones benéficas ven cómo aumenta el número de voluntarios. Los bienes comunes que cuidan la vida, los bienes de reproducción social, surgen como una necesidad urgente. Y también hemos aprendido las lecciones del pasado: no vamos a permitir que los gobiernos capitalistas utilicen estos bienes comunes de reproducción social como una excusa para que el estado se exima de sus responsabilidades.

    Como feministas socialistas, tenemos que dar más impulso y trabajar juntas para pedir la provisión pública de todo lo que es necesario para que prospere la vida humana. Esto es, construir solidaridad entre las diferentes comunidades afectadas y que están dotadas de recursos de manera desigual. Es decir, apoyar a los que están marginados y pedir a quienes tienen recursos sociales (sindicatos, ONG, organizaciones comunitarias) que compartan y apoyen a quienes no los tienen. Esto significa exigir que el estado reconozca el trabajo de reproducción social como la piedra angular de la existencia social.

    Exigimos que los gobiernos aprendan de la gente y reproduzcan, en términos políticos, lo que la gente común está haciendo para ayudarse y apoyarse mutuamente.

    TESIS 6

    SOLIDARIDAD FEMINISTA CONTRA LA VIOLENCIA DOMÉSTICA

    Las medidas de bloqueo adoptadas por la mayoría de los países para contener la propagación de Covid-19, aunque son absolutamente necesarias, tienen graves consecuencias para millones de personas que viven bajo relaciones abusivas. Los informes de violencia doméstica contra las mujeres y las personas LGBTQ se han multiplicado durante la pandemia, ya que las víctimas se ven obligadas a permanecer en casa con parejas o familiares violentos. Las campañas para quedarse en casa, que no tienen en cuenta la difícil situación específica del abuso doméstico, son particularmente preocupantes en un contexto en el que años de neoliberalismo desenfrenado han hecho que se hayan retirado fondos de las casas-refugio y los servicios públicos contra esta violencia.

    Exigimos que los gobiernos reviertan de inmediato años de recortes en los servicios contra la violencia doméstica y proporcionen los recursos que las agencias necesitan para operar y difundir ampliamente sus líneas de ayuda.

    TESIS 7

    EL TRABAJO DE REPRODUCCIÓN SOCIAL TIENE PODER EN LA SOCIEDAD: USÉMOSLO PARA ORGANIZARLA

    Esta pandemia puede y debe ser un momento en el que la izquierda presente una agenda concreta sobre cómo apoyar la vida sobre el beneficio privado, de forma que nos ayude a ir más allá del capitalismo. Esta pandemia ya nos ha mostrado cuánto necesita el capitalismo a los y las trabajadoras que hacen trabajos de reproducción social. asalariados y no asalariados, en hospitales e infraestructuras, en hogares, en comunidades. No olvidemos el poder social que tienen esos trabajadores y trabajadoras. Este es el momento en que nosotros y nosotras, como trabajadores del ámbito de la reproducción social, debemos tener conciencia del poder social que tenemos, en nuestros contextos nacionales, en las fronteras que nos dividen y en todo el mundo.

    Si nos detenemos, el mundo se detiene. Esta certeza puede ser la base de políticas que respetan nuestro trabajo; también puede ser la base para una acción política que construya una agenda anticapitalista renovada, en la que no sea la obtención de ganancias sino el cuidado de la vida, lo que impulse nuestras sociedades.

    Autoras: Tithi Bhattacharya, Svenja Bromberg, Angela Dimitrakaki, Sara Farris, and Susan Ferguson

     

    Publicado originalmente en el sitio web de Spectre Journal


Related articles