• Entrevista
  • "Nada que perder salvo nuestras cadenas." Entrevista con el activista izquierdista bielorruso Pavel Katarzheuski

  • 23 Sep 20 Posted under: Belarus , Europa Central y del Este , La Izquierda
  • Desde hace meses se están sucediendo protestas masivas. Politólogo y miembro del Comité Central del partido izquierdista Fair World Pavel Katarzheuski habla sobre el desarrollo de las protestas, así como de las perspectivas de la opsición de izquierdas.

    La entrevista fue realizada por Daniel Schukovits for la revista izquierdista austríaca Volksstimme.

    Próximamente: análisis de las posiciones de los partidos de izquierda sobre las protestas en Bielorrusia, pronto disponible en la web de transform! europe!.

    ¿Podrías hablarnos sobre tu perfil?

    Mi nombre es Pavel Katarzheuski y tengo 24 años. Soy miembro del Comité Central del partido izquierdista Mundo Justo y uno de los líderes de su organización juvenil. Tengo un máster en ciencias políticas, mi disertación se centró en la evolución ideológica de los partidos comunistas en Europa. Durante varios años he estado trabajando en el ámbito de la educación superior.

    Para leer la entrevista en rumano, haga click aquí (sitio web de Baricada, socio mediático de transform! europe).

    Hace casi cuatro meses que asistimos a masivas protestas en Bielorrusia ¿Dónde encuentras la fuerza para salir a la calle casi a diario?

    Por supuesto, uno de los factores fue el resultado completamente absurdo del dictador con el 80% de los votos. Sin embargo, la transformación de lo cuantitativo a lo cualitativo es de importancia aquí. Desde el momento en que llegó al poder, Lukashenko comenzó a destruir tanto los derechos democráticos como las garantías sociales. Alrededor de 2005, los estudiantes, jubilados y otros grupos socialmente vulnerables dentro de la población se vieron privados de beneficios. Además, se introdujo en todas partes un sistema completamente servil de contratos laborales de corta duración. Este sistema permite a los empleadores deshacerse de los empleados en cualquier momento o ponerlos en una posición extremadamente vulnerable. En los últimos años, las reformas neoliberales se han profundizado y ha aumentado la cantidad de servicios de pago en educación y medicina. Medidas económicas abiertamente draconianas, como un intento de imponer un impuesto a los desempleados, han alimentado el descontento popular. La propiedad estatal, que todavía ocupa un lugar significativo en la economía, está completamente bajo el control de la burocracia y es leal al régimen de la burguesía. Todo esto ha ocurrido en ausencia de elecciones democráticas, con la destrucción de los sindicatos independientes, etc. En resumen, el nivel de vida de las personas está cayendo y no tienen las herramientas para corregirlo. En palabras de Marx y Engels, la gente simplemente no tiene nada que perder salvo sus cadenas. Los niveles de vida están cayendo y no tienen las herramientas para influir en esto. En palabras de Marx y Engels, la gente simplemente no tiene nada que perder salvo sus cadenas. 

    Las protestas también fueron una reacción al terror policial y al asesinato de manifestantes. Hasta la fecha, al menos cinco manifestantes han sido asesinados, muchos están desaparecidos y algunos de los desaparecidos fueron encontrados muertos en extrañas circunstancias. Si cesan las protestas, la represión se intensificará. Debemos ganar para proteger nuestra libertad y nuestras vidas, incluido nuestro derecho básico de caminar por la calle sin sentir miedo.

    Como muchos manifestantes, estuvo en prisión varios días, ¿puedes contarnos tu experiencia en la cárcel?

    Me detuvieron con varios compañeros de camino a una manifestación pacífica. De hecho, no fue una detención sino un secuestro. Algunas personas vestidas con pasamontañas negros y sin distintivos simplemente nos agarraron, nos empujaron a un minibús sin matrícula y nos golpearon. Nos amenazaron con matarnos y nos dijeron que les mostráramos información de nuestros teléfonos. Dijeron que nos romperían los dedos si nos negábamos.

    Después de que nos golpearon en el minibús, nos trasladaron a una furgoneta oficial, de los que suelen utilizar para traslados a la comisaría. En la comisaría, simplemente nos ataron las manos a la espalda, nos tiraron boca abajo al suelo y nos quitaron todas nuestras pertenencias personales. Las manos de algunos de los detenidos se pusieron negras debido a las fuertes ataduras de plástico. Los otros detenidos y yo pasamos 12 o 14 horas afuera, tumbados boca abajo en el suelo. La policía golpeó a quienes intentaron conversar o pidieron agua o medicinas. Ni siquiera nos dijeron dónde estábamos. Uno de los detenidos estaba discapacitado y pidió que alguien trajera ayuda médica. Sin embargo, la policía lo golpeó hasta que dejó de gritar.

    Por la mañana, o por la tarde, nos empujaron de nuevo a una furgoneta oficial  y nos llevaron a una prisión en la ciudad de Zhodino. El transporte fue bastante humillante. El coche estaba diseñado para transportar alrededor de nueve personas, pero éramos más de 20. Tuve suerte porque para mí no encontraron un lugar en la celda de la furgoneta, así que me obligaron a entrar en la plataforma entre las celdas, donde había más aire. Me llevaron durante dos horas de rodillas con las manos detrás de la cabeza. Si no tiene idea de cómo son este tipo de vehículos por dentro, es algo similar a tres celdas de prisión dentro de una camioneta. En la cárcel estuvimos mejor en el sentido de que no nos golpeaban. Sí, las condiciones eran terribles. Éramos 24 en una celda con ocho camas, y la comida no eran sino desperdicio de comida. No hubo procedimientos de higiene, nadie podía conseguir ninguna de sus pertenencias y, naturalmente, no había nada que leer. Nos mantuvieron en un vacío de información completo. La mayoría de mis compañeros de celda eran personas interesantes y amables, y quiero señalar que muchos de ellos fueron detenidos por accidente cuando salían del trabajo o se ocupaban de sus asuntos personales. Imagínense, estár caminando por la calle hacia la tienda, y luego, ¡simplemente son secuestrados, golpeados y llevados a la cárcel!

    Lo peor fue que no permitieron ningún contacto con familiares o compañeros, y no decían dónde estábamos. Nadie sabía dónde estábamos. Por mi parte, estuve preocupado por mi durante los primeros 20 minutos, el resto del tiempo estaba preocupado por mi familia, amigos y compañeros que nos buscaban en hospitales, comisarías y morgues.

    El juicio tuvo lugar tres días después en prisión. La sesión del tribunal duró cinco minutos, y el juez simplemente me hizo algunas preguntas estándar antes de sentenciarme a cinco días de cárcel. Sin embargo, miles de personas y yo fuimos liberados un día antes debido a la presión de los manifestantes.
    Cuando salí de la cárcel, me impresionó que las protestas continuaran y comenzaran las huelgas. Muchos voluntarios estaban cerca de la prisión y los taxistas estaban listos para llevar a los liberados a cualquier parte de Bielorrusia de forma gratuita.

    Cuando salí de la cárcel, fui al hospital para documentar todas mis lesiones. Y lo que vi en el hospital desafía toda descripción. Había hombres y mujeres jóvenes con rostros amoratados, negros y azules. Muchos de ellos no podían caminar y estaban en sillas de ruedas. Luego supe que tuvimos "suerte" de llegar a Zhodino. En la prisión de Minsk, la policía rompió los brazos y las piernas de las personas, violó a hombres y mujeres con porras y muchos de los que estaban en la prisión de Akrestsin en Minsk no vivieron para ver el amanecer.

    ¿Piensas que las medidas represivas del régimen han tenido el efecto deseado? ¿Está la gente intimidándoss?

    La volencia desató una oleada de protestas en fábricas y comenzó un movimiento espontáneo de "mujeres de blanco", donde las mujeres se alineaban en la carretera en una "cadena solidaria". La violencia ha alejado de él a muchos partidarios sinceros del propio Lukashenko.

    ¿Ha cambiado algo de las protestas y su composición desde el inicio?

    Debo decir que esta vez, por primera vez desde la década de 1990, la clase trabajadora alzó la voz. Aunque al principio la protesta parecía una especie de descontento abstracto, después de la ola de terror, los trabajadores industriales comenzaron a impulsar las protestas bielorrusas. Cabe señalar, además, que las protestas involucran a aquellos grupos sociales, médicos y docentes, que antes eran considerados la "columna vertebral del régimen". Con el inicio del año académico, los estudiantes también se han sumado a las protestas.

    En los medios occidentales, las protestas masivas se retratan casi exclusivamente como un fenómeno liberal, mientras que el régimen de Lukashenko es descrito como de orientación comunista ¿Qué piensas sobre esto y cómo describirías la posición de la oposición de izquierdas dentro de este movimiento?

    Tengo que decir, y lo he dicho muchas veces, que Tikhanovskaya y otras figuras mediáticas no tienen mucha influencia entre los manifestantes. La protesta está descentralizada y en gran medida se auto organiza. Personas con diferentes puntos de vista políticos, y en ocasiones personas completamente despolitizadas, están participando en las protestas, y todas ellas abogan esencialmente por nuevas elecciones democráticas y el desmantelamiento del autoritarismo. De hecho, incluso si el candidato presidencial no hubiera sido Tikhanovskaya, sino que hubiera sido un presidente, habría ganado más votos que Lukashenko.

    Como dije anteriormente, el régimen de Lukashenko destruyó todos los derechos sociales y democráticos posibles, incluidas las garantías sociales, y no está claro cómo puede considerarse de orientación comunista o de izquierda en general.

    Aunque pocos lo recuerdan, en la década de 1990, Lukashenko llegó al poder con la retórica de un típico populista de extrema derecha. Asustó a la gente con "revancha roja" y "reformas antimercado". También destruyó el parlamento elegido democráticamente, formado por una gran facción de comunistas y agraristas, que era una facción de nuestro partido.

    Por supuesto, Lukashenko se dio cuenta de que era muy conveniente utilizar la nostalgia soviética para influir en el viejo electorado, y lo hizo durante 26 años. Sin embargo, en la lejana década de 1990, él y su facción parlamentaria también votaron para prohibir la sección bielorrusa del PCUS. Además, en 1996, el régimen organizó una división artificial dentro de nuestro partido, que entonces se llamaba Partido de los Comunistas de Bielorrusia.y se creó un "partido comunista" títere que apoya todas las decisiones de las autoridades y también es una herramienta de propaganda que pertenece al régimen para mostrar el "apoyo" de la dictadura al movimiento de izquierda internacional. Por cierto, esta fue una de las razones por las que se cambió el nombre a Partido Bielorruso de la Izquierda Mundo Justo, para evitar cualquier confusión con el segundo partido que apoya a Lukashenko, que está separado de nuestro partido.

    Recientemente, también se han desarrollado varias huelgas en empresas e industrias estatales ¿Cómo cree que se desarrollará la resistencia de los trabajadores en el futuro?

    Ahora se han aplastado muchos comités de huelga, se ha introducido un régimen disciplinario en las empresas y los trabajadores ni siquiera pueden moverse por las fábricas durante la jornada laboral y ponerse en contacto con sus colegas. Sin embargo, la resistencia continúa y los mineros están en huelga nuevamente, y los trabajadores del sector tecnológico ayudan a los manifestantes. En especial, me gustaría destacar la historia sobre el héroe de la resistencia, el minero Yuri Korzun, que se encadenó en una mina, a 300 metros bajo tierra, y se negó a irse hasta que Lukashenko renunciara.

    En cuanto a los sindicatos, los sindicatos pro-estatales "oficiales" en Bielorrusia no protegen al empleado sino al empleador. Los sindicatos independientes recuerdan a los clubes políticos desde hace muchos años, ya que durante todos estos años ha estado prohibido formar organizaciones dentro de las empresas. Sin embargo, ahora están tratando de movilizarse y utilizar la movilización de protesta, ayudando a los trabajadores en la lucha contra la dictadura.

    ¿Cuál es la opinión de vuestro partido sobre el uso masivo de la bandera blanquiroja durante las protestas? ¿No es muestra también de un vínculo con la oposición burguesa durante el periodo del socialismo real y la ocupación nazi?

    Para ser honesto, no me gusta este tema, pero quiero aclarar esta discusión. Mucha gente ve la bandera blanca, roja y blanca en las manifestaciones y la percibe como un símbolo de nacionalismo, anticomunismo y casi fascismo.

    Históricamente, esta bandera fue dibujada por un miembro del Partido Socialista Bielorruso "Hramada" durante la Revolución de Febrero. Esto significa que, históricamente, esta bandera es un símbolo de la socialdemocracia bielorrusa. En los primeros años de la BSSR (República Socialista Soviética de Bielorrusia), incluso había planes para hacer el escudo de armas blanco, rojo y blanco, pero ganó otra opción. Desafortunadamente, estos símbolos también tienen un lado oscuro; la bandera blanca, roja y blanca fue utilizada por colaboradores nazis, y luego, durante varios años después del colapso de la Unión Soviética, fue una bandera estatal. Desde mediados de la década de 1990, se ha asociado más con la oposición liberal y nacionalista.

    Para dar un ejemplo, los colores de la bandera italiana se usaron en la Italia fascista, pero nadie llama fascista a la bandera italiana. Lo mismo puede decirse de la bandera nacional rusa, que fue utilizada por colaboradores nazis. Por supuesto, no soy partidario de reemplazar los símbolos estatales y nunca sostendré la pancarta blanca, roja y blanco en mis manos, pero me alegro de que haya dejado de ser un símbolo del nacionalsocialismo y se haya asociado con la democracia y a la resistencia de la sociedad civil.

    Si las protestas tienen éxito ¿se dirige Bielorrusia hacia una nueva república? ¿Qué perspectiva podrían abrirse para el país teniendo en cuenta la situación geopolítica, caracterizada por la tensión entre la Federación Rusa y la Unión Europea?

    Creo que si las protestas ganan, se puede iniciar la discusión sobre el desarrollo del factor geopolítico. Pero la mayoría de los bielorrusos han sido, y siguen siendo, partidarios de una estrecha integración con Rusia, por lo que esta discusión no logrará nada. Creo que el mejor resultado sería un Estado neutral de Bielorrusia. Esta disposición está en nuestra constitución, y todo lo que queda es hacerla realidad.

    ¿Cómo puede la izquierda europea y los partidos progresistas de los países europeos apoyar vuestra lucha?

    Queridos camaradas, ya habéis hecho mucho con vuestras declaraciones de solidaridad. Y continuáis haciéndolo ahora.

    Los "defensores de izquierda" de la dictadura están infligiendo un daño colosal al futuro de la izquierda y el movimiento comunista en Bielorrusia. Hay que pensar que la gente está protestando contra la represión, el asesinato y la falsificación, y algunos partidos de izquierda los critican por esto. Esto podría desacreditar a la izquierda a ojos de los trabajadores, estudiantes y el conjunto del pueblo bielorruso.

    Les pido que vayan a las embajadas de Bielorrusia en sus países y les demuestren que las fuerzas de izquierda siempre están del lado de las demandas justas de los manifestantes. Cuéntenle a sus compañeros, amigos y familiares lo que está pasando en nuestro país. Escriban cartas a los organismos estatales de Bielorrusia y exijan que cese la violencia y que los prisioneros sean liberados.
    Gracias por lo que han hecho para apoyarnos, ¡y continúen haciéndolo!

    ¡Gracias por la entrevista!


Related articles