• Análisis
  • Notas sobre el revisionismo histórico en la Unión Europea

  • Por Cornelia Hildebrandt | 07 Apr 22 | Posted under: Alemania , Unión Europea , Historia , Revisionismo
  • La especial responsabilidad histórica de Alemania se reafirma una y otra vez, pero al mismo tiempo se interpreta de un modo nuevo, concretamente ahora en el contexto de la guerra en Ucrania. Entre los que reclaman el liderazgo alemán, muchos como el ex presidente alemán Gauck reinterpretan la historia europea en línea con la tesis del totalitarismo

    A la hora de formular posiciones de política exterior, casi siempre se ignoran los contextos históricos y la evolución de los últimos 30 años, es decir, la comprensión de la política como un proceso de acciones y reacciones propias, teniendo en cuenta los intereses de todas las partes implicadas. Pero no así en Alemania. Como primera potencia económica de la UE, la idea es que Alemania asuma también un papel de liderazgo político que ya no se caracteriza por una política de contención militar.

    Sin embargo, ante la invasión rusa de Ucrania, una guerra que viola el derecho internacional, Alemania se está convirtiendo en uno de los mayores proveedores de armas a Ucrania.

    La reorientación de la política exterior alemana

    En 2021, como los gobiernos anteriores, el acuerdo de coalición del gobierno alemán describe a Rusia como un importante actor internacional y señala la importancia de unas relaciones sustanciales y estables. Por otra parte, la voluntad de diálogo con un Estado autoritario está impulsada por valores y vinculada a los principios del derecho internacional, los derechos humanos, el orden de paz europeo y los intereses y "en particular, las preocupaciones de nuestros Estados asociados de Europa Central y Oriental". Sus diferentes "percepciones de la amenaza" (por parte de Rusia) deben tenerse en cuenta en el marco de la defensa nacional y de la alianza. Por tanto, es necesario mantener un efecto disuasorio creíble y, al mismo tiempo, entablar un diálogo. El acuerdo de la coalición exige "el fin inmediato de los intentos de desestabilización de Ucrania, la violencia en el este del país y la anexión de Crimea, que viola el derecho internacional".

    Tres meses después, el 24 de febrero de 2022, Rusia invadió Ucrania. Tres días después, el canciller federal Olaf Scholz (SPD) habló de un punto de inflexión histórico y enumeró cinco opciones de actuación para Alemania: 

    1) apoyar a Ucrania, incluso con armas;

    2) poner fin a la guerra con la ayuda de sanciones, incluso muy amplias

    3) garantizar que la guerra no se extienda, pero si lo hace, Alemania cumplirá con su deber y apoyará a otros Estados miembros de la OTAN

    4) aumentar el gasto militar a más del 2% del PIB al año (ahora 70.000 millones de euros) y un fondo especial de 100.000 millones de euros para la modernización de la Bundeswehr; y

    5) un cambio radical en la política energética.

    En todo esto, Scholz puede apoyarse en las palabras dirigidas por el presidente ucraniano Volodimir Zelenskiy al Bundestag, quien habló de la responsabilidad histórica de Alemania hacia Ucrania y pidió que Alemania la apoyara con el suministro de armas.

    Sin embargo, también hay otra lectura de la responsabilidad histórica europea: "Necesitamos una ofensiva en materia de política de desarme y queremos asumir un papel de liderazgo en el fortalecimiento de las iniciativas internacionales de desarme y no proliferación, incluida la Iniciativa de Estocolmo para el Desarme Nuclear", reza el acuerdo de coalición de SPD, Verdes y FPD.

    Sobre la responsabilidad histórica de Alemania

    La historia forma parte de la conciencia individual y colectiva y crea identidad. Sirve para afirmar las propias normas y valores, para legitimar el gobierno y las pretensiones de liderazgo, y para desarrollar perspectivas de futuro.

    Todo esto se aplica también a la historia de la Segunda Guerra Mundial, que comenzó el 1 de septiembre de 1939 con la invasión de Polonia por la Wehrmacht alemana. Pronto siguieron las invasiones de Dinamarca y Noruega, los países del Benelux, Francia, los Balcanes y los países del norte de África. La guerra contra la Unión Soviética, que comenzó el 22 de junio de 1941, y que Alemania llevó a cabo como una guerra de exterminio que violaba todos los principios de la humanidad y el derecho internacional: en la antigua URSS, hasta 27 millones de personas perdieron la vida, más de 1.700 ciudades y 70.000 pueblos desaparecieron por completo. De los 3,35 millones de prisioneros de guerra soviéticos, casi el 60% había perecido en los campos de concentración nazis en enero de 1942 (Hellbeck 2021). Sigue siendo tarea de los demócratas de Alemania y Europa seguir recordando estos crímenes que cometió el fascismo alemán.
    Esta responsabilidad histórica llevó al gobierno de la República Federal de Alemania -como parte de la UE y de la asociación transatlántica- a seguir una política de contención militar durante muchos años. Con el cambio del papel económico y político de Alemania después del año 1990 y tras la crisis financiera y económica de los años 2008-2010, de la que Alemania salió más fuerte que sus socios europeos, el entonces presidente federal Joachim Gauck pidió el fin de la política de contención militar de Alemania en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2013. Como potencia dominante en la UE en materia económica, Alemania hace tiempo que abandonó esa contención en este ámbito y promovió la europeización de la política de austeridad alemana a través de instrumentos europeos de nueva creación, como el Pacto de Crecimiento y Estabilidad y los topes de deuda. Este protagonismo debe desplegarse ahora también en el plano político y, junto a Francia, en el militar.

    En consecuencia, el acuerdo de coalición del Gobierno Federal del SPD, los Verdes y el FDP: "Entendemos la responsabilidad global que tiene Alemania como cuarta economía del mundo. Asumimos esta responsabilidad y reforzaremos las asociaciones existentes y pondremos en marcha otras nuevas en el marco de nuestra política exterior, de seguridad y de desarrollo, y defenderemos nuestros valores en materia de libertad, democracia y derechos humanos" (SPD/Die Grünen/FDP 2021, 104). Ergo, el poder económico global establece una responsabilidad global.

    “Somos la economía más fuerte de la Unión Europea. Somos una de las economías más fuertes de la OTAN junto con los estadounidenses. Eso también significa que asumimos una responsabilidad especial”. Así lo afirmó la ministra alemana de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock (Verdes), en una entrevista un día después del discurso del presidente ucraniano (Baerbock 2022).

    Aparte de esta evolución, se produjo un proceso de reinterpretación de la historia a nivel europeo.

    El revisionismo histórico europeo

    Con motivo del 60º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, la declaración del Parlamento Europeo del 8 de mayo de 2005 conmemoraba a las víctimas de la dictadura nazi, en particular del Holocausto, y recordaba con gratitud a quienes "contribuyeron a la liberación del nacionalsocialismo, un sistema basado en la inhumanidad y la tiranía, para el que el 8 de mayo de 1945 es un símbolo del recuerdo" (PE 2006).

    Sólo unos meses más tarde, con el telón de fondo de la existencia continuada de "regímenes comunistas totalitarios en Europa Central y Oriental", que se "caracterizaban por violaciones masivas de los derechos humanos sin excepción", la Resolución 1481 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa reclamaba "la necesidad de una condena internacional de los crímenes de los sistemas comunistas totalitarios" (Asamblea Parlamentaria, APCE, 2006). Éstos variaban "según la cultura, el país y el período histórico e incluían asesinatos y ejecuciones individuales y colectivas, exterminios en campos de concentración, hambruna, deportación, tortura, trabajo en condiciones de esclavitud y otras formas de terror físico, persecución por motivos éticos o religiosos, violaciones de la libertad de conciencia, pensamiento y expresión, libertad de prensa y falta de pluralismo" (APCE 2006).

    A la vista de esta lista de crímenes (que no distingue en absoluto), parece justificada cualquier condena de los crímenes cometidos "en nombre de la teoría de la lucha de clases y del principio de la dictadura del proletariado". Parece igualmente justificado juzgar a "los autores de estos crímenes" ante la comunidad internacional, como ocurrió "con los terribles crímenes del nacionalsocialismo" (APCE 2006, párrafo 5).

    Por lo tanto, la Resolución 1481 del también hace referencia a la anterior resolución de la Asamblea Parlamentaria de del Consejo de Europa (27 de junio de 1996) sobre las medidas para eliminar el legado de los antiguos sistemas comunistas totalitarios, que ya había sido adoptada diez años antes. Las medidas recomendadas en esta resolución para superar el régimen comunista incluyen, en el plano institucional, la eliminación de "la militarización de las instituciones civiles, la burocratización, la monopolización y el exceso de regulación" y, en el plano social, la superación del "colectivismo y el conformismo que pretenden lograr la obediencia ciega y otros patrones de pensamiento totalitarios". Se trata de crear democracias pluralistas basadas en el Estado de Derecho mediante la reestructuración de los sistemas jurídicos, el respeto de los derechos humanos y el pluralismo económico, la desmonopolización y la privatización para crear una economía de mercado y una sociedad pluralista (APCE 1996). Los bienes confiscados por los sistemas totalitarios (incluidos los bienes de la Iglesia) deberían "devolverse por lo general íntegramente a sus antiguos propietarios". Si esto resulta imposible, se debe pagar una indemnización. Sin embargo, lo más controvertido fueron las leyes de depuración. Por ejemplo, las leyes para depurar la burocracia de aquellos que habían trabajado para los servicios secretos en los regímenes soviéticos, con las correspondientes "Directrices" que debían "garantizar que las leyes de depuración y otras medidas administrativas similares cumplan con los requisitos de un Estado de Derecho" (ibíd.). De hecho, la resolución de 1996 y, en especial, las directrices iniciales contenida en ella -como dijo también Ulrich Junghanns, entonces diputado de la CDU, ante el Bundestag alemán- iban mucho más allá de la defensa de los principios europeos y, por lo tanto, Junghanns pidieron que las directrices en cuestión se retirara del informe de acuerdo con los derechos y obligaciones de los miembros del Consejo de Europa (Deutscher Bundestag 1996).

    No obstante, la lucha contra los regímenes totalitarios a nivel europeo y nacional continuó. En 2008, Václav Havel, entonces presidente de la República Checa y activista de los derechos civiles, y Joachim Gauck, antiguo comisario de los registros de la Stasi y posterior presidente federal de Alemania, celebraron, bajo el patrocinio del entonces viceprimer ministro de Asuntos Europeos de la República Checa, Alexandr Vondra, la Conferencia de Praga sobre "Conciencia europea y comunismo". La declaración final de esta conferencia -muy en la lógica de las declaraciones del Consejo de Europa de 1996 y 2006- pide que se llegue a un entendimiento paneuropeo "de que tanto los regímenes totalitarios nazis como los comunistas deben ser juzgados por sus propios y terribles méritos como destructivos en sus políticas de aplicación sistemática de formas extremas de terror, supresión de todas las libertades cívicas y humanas, inicio de guerras agresivas y, como parte inseparable de sus ideologías, exterminio y deportación de naciones y grupos de población enteros; y que, como tales, deben ser considerados como las principales catástrofes" (Declaración de Praga de 2008).

    Los crímenes en nombre del comunismo deberían "ser evaluados como crímenes contra la humanidad (…) del mismo modo que los crímenes nazis fueron evaluados por el Tribunal de Nuremberg". Deben introducirse disposiciones legales que permitan a los tribunales de justicia juzgar y condenar a los autores de los crímenes comunistas e indemnizar a las víctimas del comunismo. La declaración pide "el reconocimiento del comunismo como parte integral y horrible de la historia común de Europa", así como "la aceptación de la responsabilidad paneuropea por los crímenes cometidos por el comunismo". Por ello, la Declaración de Praga exige que el 23 de agosto, día de la firma del Pacto Hitler-Stalin, conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop, se establezca como día de recuerdo de las víctimas de los regímenes totalitarios nazi y comunista. El 23 de septiembre de 2008, la mayoría de los miembros del PE votaron a favor de esta propuesta y establecieron este día de recuerdo. La Declaración de Praga fue respaldada, entre otros, por el entonces Primer Ministro francés Nicolas Sarkozy, Margaret Thatcher y el ex asesor de seguridad nacional de Estados Unidos Zbigniew Brzezinski. Sin embargo, fue duramente criticada, entre otros, por el Centro Simon Wiesenthal, que acusó a los autores de la Declaración de Praga de relativizar el holocausto. También el profesor lituano de filosofía, Leonidas Donskis, que como diputado liberal consideró la Declaración de Praga como una banalización del Holocausto, lo justificó con el hecho de que el objetivo del nacionalsocialismo había sido el exterminio total de todos los judíos del mundo. El Holocausto fue un acontecimiento singular "no sólo por su rapidez, su práctica horrorosa y sus métodos industrializados de exterminio, sino también por su determinación de lograr la Solución Final hasta que no quedara un solo judío vivo" (Donskis 2008).

    A pesar de estas críticas, en 2010 más de 40 diputados de diferentes partidos políticos del Parlamento Europeo fundaron un grupo informal, el "Grupo de Reconciliación de las Historias Europeas" (REHG). Entre las tareas de este grupo estaba "hacer converger los puntos de vista de toda Europa [¡sic!] sobre la historia del siglo XX" y, una vez desaparecido el Telón de Acero, volver hacia "nuestra verdadera historia" en Europa "para desarrollar un enfoque común en relación con los crímenes de los regímenes totalitarios, entre otros el régimen comunista totalitario de la URSS, para garantizar la continuidad del proceso de evaluación de los crímenes totalitarios y la igualdad de trato y la no discriminación de las víctimas de todos los regímenes totalitarios" (Janssen 2013). "La UE tiene poderes limitados para tratar estas cuestiones "desde arriba".  Sin embargo, puede facilitar este proceso en la medida de lo posible promoviendo debates y ofreciendo oportunidades de intercambio mutuo" (ibíd.). Esto es exactamente lo que se ha aplicado en los años siguientes. En diciembre de 2010, la Comisión de la UE adoptó medidas para el recuerdo de los crímenes cometidos por los regímenes totalitarios en Europa. En octubre de 2011, instituciones académicas fundaron la plataforma "Memoria y Conciencia Europea" (Janssen 2018). La plataforma reúne a instituciones y organizaciones de los países de la UE que trabajan en el tema de los regímenes totalitarios en los ámbitos de la investigación, la documentación y la sensibilización. Se pidió la creación de un "tribunal supranacional para los crímenes internacionales cometidos por los comunistas". En su momento, en la Declaración de Varsovia del 23 de agosto de 2011 se condenaron los crímenes comunistas y el 23 de agosto de 2018, la declaración conjunta de los representantes de los gobiernos de los estados miembros fue la siguiente.

    En 2019, 80 años después de la invasión de Polonia por la Wehrmacht alemana, el Parlamento Europeo adoptó una resolución con la aprobación de conservadores, liberales, socialdemócratas y verdes en la que se describe esta guerra de exterminio como "consecuencia directa" del Pacto Molotov-Ribbentrop, por el "que permitieron a dos regímenes totalitarios, que compartían el objetivo de conquistar el mundo, repartirse Europa en dos zonas de influencia" (PE 2019a). 80 años después de la invasión de la Unión Soviética y unos diez años después de la Declaración de Praga "el fascismo se desvanece detrás del anticomunismo" (Kriese 2019). Los esfuerzos de los actuales dirigentes de Rusia "por distorsionar los hechos históricos y ocultar los crímenes perpetrados por el régimen totalitario soviético" se consideran "un peligroso componente de la guerra de la información librada contra la Europa democrática con el objetivo de dividirla" (PE 2019a). Se pide a la sociedad rusa que "acepte su trágico pasado" (PE 2019a).

    Aparte de la intolerable distorsión de la historia en esta resolución del PE sobre la conciencia histórica europea para el futuro de Europa, esta resolución está marcada por "una amarga disputa entre la política histórica contemporánea polaca y rusa" (Kriese 2019), y al mismo tiempo está arraigada en la "persistente ignorancia europea occidental de los debates históricos de Europa del Este y de la política histórica practicada". Sin embargo, cabe destacar otro aspecto que se encuentra en la propuesta de resolución relativa a la resolución del PE del 17 de septiembre de 2019, aunque no haya sido aprobada por el PE. Esta moción afirmaba que sólo la adhesión a la UE y a la OTAN de los países de Europa Central y Oriental permitía a estos países volver "a la familia europea de países democráticos libres" (PE 2019b). El proyecto europeo de paz e integración solo se completaría "que todos los países europeos que elijan la vía de las reformas europeas, como Ucrania, Moldavia y Georgia, sean miembros de pleno derecho de la Unión" (ibíd.). Esto podría constituir "el instrumento más poderoso, por la fuerza del precedente", para "fomentar una transformación positiva en Rusia, lo que, por su parte, permitiría a Rusia superar definitivamente las trágicas consecuencias del Pacto Molotov-Ribbentrop" (ibíd.). Estas frases no fueron aprobadas por la mayoría del PE.

    ¿Cuáles son las consecuencias?

    No, la política histórica nunca ha sido neutral. La constante distorsión de la historia, el totalitarismo como "metáfora arquitectónica" (Kriese 2019) se encuentra en la teoría y en la práctica también en la "Casa de la Historia Europea" en Bruselas y se transmite a millones de visitantes como historia europea. Pero no se trata sólo de historia.

    El problema es que a la hora de formular las posiciones de política exterior se ignoraron en gran medida los contextos históricos y el desarrollo de los últimos 30 años, es decir, la comprensión de la política como un proceso de acciones y reacciones propias teniendo en cuenta los intereses de todas las partes implicadas. Ignorar los intereses propios de Rusia, algo que Alemania y la OTAN han estado haciendo durante las últimas décadas, ha logrado una legitimación histórica a nivel europeo.

    Con la sistemática ampliación de la OTAN hacia el Este -entre los aspirantes a la adhesión se encuentran Bosnia-Herzegovina y Serbia, y también Georgia y Ucrania han expresado su deseo de ingresar en la OTAN- también se han tocado los intereses de seguridad de Rusia y esto debería desempeñar un papel en la evaluación de las opciones de actuación de todos los actores implicados.

    En una situación peligrosa para toda Europa y para todo el mundo, como lo es desde el ataque de Rusia a Ucrania, este enfoque dificulta aún más el inicio de las conversaciones de paz.

    Martin Schirdewan tiene razón al decir: "Es correcto ocuparse de la historia. Sin embargo, es un error, como algunos también intentan hacer aquí en la Cámara [el Parlamento Europeo], instrumentalizar la historia utilizando la teoría del totalitarismo" (Schirdewan 2021).

    Conclusión

    Por supuesto, la izquierda radical también tiene que aceptar su propia historia, y lo está haciendo. En última instancia, el consenso básico del Partido de la Izquierda Europea, la ruptura con el estalinismo como sistema, también fue el resultado de dicha confrontación.

    Al mismo tiempo, la izquierda practica demasiado poco las políticas de memoria histórica independiente a nivel europeo, aunque se puede señalar su potencial ya existente, incluyendo el trabajo “antifa” en muchos países europeos. Pero lo que también debe ser un foco más fuerte de la investigación de la izquierda es la vinculación del conocimiento histórico con el análisis de los desarrollos geoestratégicos actuales y las tendencias globales fundamentales. Ser capaz de interpretar los signos de los tiempos con el conocimiento de la historia es un prerrequisito para desarrollar estrategias, intervenciones y resistencia desde la izquierda. 

     

    Fuentes

    Deutscher Bundestag (1996). Unterrichtung durch die deutsche Delegation in der Parlamentarischen Versammlung des Europarates über die Tagung der Parlamentarischen Versammlung des Europarates vom 24. bis 28. Juni 1996 in Straßburg, Drucksache 13/5543, https://dserver.bundestag.de/btd/13/055/1305543.pdf

    Donskis, Leonidas (2008). Concept Inflation and the Criminalization of Debate, https://defendinghistory.com/concept-inflation-and-the-criminalization-of-debate/45733

    DPA (2019). Kramp-Karrenbauer: Sicherheitsrat und Bundeswehr weltweit, https://www.zeit.de/news/2019-11/07/kramp-karrenbauer-sicherheitsrat-und-bundeswehr-weltweit

    Hellbeck, Jochen (2021). Wehe dem Land der Verbrecher. Die Sowjetunion im Kampf gegen Hitler-Deutschland.

    Janssen, Thilo (2013). Die Europäisierung der rechten EU-Gegner Rechte europäische Parteien und rechte Fraktionen im Europäischen Parlament vor den Europawahlen 2014, https://www.rosalux.de/fileadmin/rls_uploads/pdfs/Studien/Europaeisierung_der_rechten_EU-Gegner.pdf

    Janssen, Thilo (2018). The dangerous conservative totalitarism discourse in the EU. In: Integration, Disintegration Nationalism, Yearbook transform! europe, Exeter, 232-241.

    Kriese, Konstanze (2019). Überraschender Sündenfalls? Anmerkungen zur Geschichtsresolution des Europaparlaments vom 19.9.2019. Policy Paper 2. Rosa-Luxemburg-Stiftung Brussels Office. 2/2020, https://www.rosalux.eu/kontext/controllers/document.php/414.f/0/14328f.pdf

    Mann, John (2009). "Europe must focus on Baltic hate". Jewish Chronicle.
    https://www.pressreader.com/uk/the-jewish-chronicle/20091030/283192964437020

    Asamblea Parlamentaria des Consejo de Europa, APCE (1996). Measures to dismantle the heritage of former communist totalitarian systems. Resolution 1096, assembly.coe.int/nw/xml/XRef/Xref-XML2HTML-en.asp

    Asamblea Parlamentaria des Consejo de Europa, APCE  (2006). Need for international condemnation of crimes of totalitarian communist regimes. Resolution 1481, http://assembly.coe.int/nw/xml/xref/xref-xml2html-en.asp?fileid=17403&lang=en#

    Parlamento Europeo (2005). The future of Europe sixty years after the Second World War, P6_TA(2005)0180, https://www.europarl.europa.eu/doceo/document/TA-6-2005-0180_EN.pdf

    Parlamento Europeo (2008). Declaración del Parlamento Europeo sobre la proclamación del 23 de agosto como Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo, P6_TA(2008)0439, https://www.europarl.europa.eu/doceo/document/TA-6-2008-0439_ES.html

    Parlamento Europeo (2019a). Resolución del Parlamento Europeo, de 19 de septiembre de 2019, sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa. P9_TA (2019)0021, https://www.europarl.europa.eu/doceo/document/TA-9-2019-0021_ES.html

    Parlamento Europeo (2019b). Propuesta de Resolución tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión presentada de conformidad con el artículo 132, apartado 2, del Reglamento interno sobre el 80.º aniversario del comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa. B9-0097/2019, https://www.europarl.europa.eu/doceo/document/B-9-2019-0097_ES.html

    Prague Declaration on European Conscience and Communism (2008). https://defendinghistory.com/the-original-prague-declaration-of-3-june-2008

    Schirdewan, Martin (2021). Aufklärung statt Geschichtsrevisionismus. https://www.martin-schirdewan.eu/videos/aufklaerung-statt-geschichtsrevisionismus/

    Sozialdemokratische Partei Deutschlands (SPD)/Bündnis 90/Die Grünen/Freie Demokratische Partei (FDP) (2021), Mehr Fortschritt wagen. Bündnis für Freiheit, Gerechtigkeit und Nachhaltigkeit. Koalitionsvertrag 2021-2025, https://www.spd.de/fileadmin/Dokumente/Koalitionsvertrag/Koalitionsvertrag_2021-2025.pdf


Related articles