• El nuevo gobierno alemán
  • Merkel ¡Cuarta ronda! Primeras reflexiones

  • Por Cornelia Hildebrandt | 21 Mar 18 | Posted under: Germany
  • Esta parece ser la continuación de la Gran Coalición saliente, y sin embargo las cosas no son idénticas. Nunca antes se ha necesitado un año para formar un gobierno federal alemán. ¿Qué ha pasado?

    En vista de los desastrosos resultados del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) en las Elecciones Federales de septiembre de 2017, logrando su peor resultado desde 1945 con el 20.5% de los votos, el SPD descartó continuar la Gran Coalición inmediatamente en la noche de las elecciones. Inicialmente, las bases del partido en gran medida lo acogieron como un acto de "liberación". Después de todo, el partido se veía ante el riesgo de una implosión como la de otros partidos socialdemócratas europeos.

    Teniendo en cuenta su propia debilidad, así como la de sus socios potenciales dentro de una coalición, los conservadores, que perdieron un 8,6% de sus votantes y 65 de sus escaños, sólo  podían formar una coalición con otros dos partidos: el FDP y los Verdes. Inicialmente, se celebraron negociaciones en lo que se conoce como la coalición a la jamaicana en Alemania. Estas negociaciones, sin embargo fracasaron después de cuatro semanas.

    La nueva Gran Coalición

    Walter Steinmeier (SPD), el presidente federal, hizo un llamamiento a las partes de la única coalición que aún era posible para entablar negociaciones sobre la formación de dicha coalición. Por esta razón y después de la aprobación del liderazgo del partido, el SPD retomó las conversaciones exploratorias. Los resultados de estas conversaciones se presentaron en un congreso extraordinario del partido para que las bases decidieran si deberían seguir las conversaciones para formar gobierno. Un escaso 56% de los delegados en el congreso del SPD votaron a favor de la moción para iniciar las negociaciones de coalición. Sin embargo, los delegados exigieron mejoras significativas frente a los resultados de las conversaciones exploratorias.

    Las negociaciones de la coalición siguieron así como un referéndum decisivo de los miembros del SPD sobre la cuestión: "¿Debe entrar el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) en el acuerdo de coalición negociado con la Unión Demócrata Cristiana (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU) en febrero de 2018? "El 78.4% de los 463,722 miembros del SPD participaron en las primarias. El 66.02% (362,933 votantes) votaron a favor; más de 123,000 votaron en contra, es decir, 33,98%, un buen tercio.

    Una aprobación relativamente alta del acuerdo de coalición, que no se había esperado como tal, también puede atribuirse a los inminentes nuevos signos de inestabilidad política en Alemania y la persistente debilidad de los socialdemócratas. En las encuestas, la aprobación del SPD había caído por debajo del 18%, solo ligeramente por delante del AfD. Como Angela Merkel se negó categóricamente a formar un gobierno minoritario, las nuevas elecciones se mantuvieron como la única opción, que solo habría reproducido el mismo resultado, posiblemente con un SPD más debilitado y un AfD fortalecido. La mayoría de los miembros del SPD no querían correr ese riesgo, ya que el acuerdo de coalición claramente tenía el sello del SPD.

    La Gran Coalición actual junta solo recibió una estrecha mayoría del 53.4% de todos los votos (2013: 67.2%). La decisión de formar una Gran Coalición preveía el hecho de que, por primera vez en Alemania, un partido populista de derecha se podía convertir en el líder de la oposición en el Bundestag alemán.

    Merkel, ronda cuatro

    El 14 de marzo de 2018, los miembros del Parlamento alemán eligieron a la Canciller Federal. Angela Merkel fue elegida para el cargo con 364 votos. Esos son 9 votos más de lo que hubiera necesitado y 35 votos menos que la suma de diputados de la CDU/CSU y el SPD en el Parlamento. Algunos parlamentarios de ambos partidos no respaldaron a la Coalición. Con esto en mente, fue correcto establecer una reevaluación del trabajo del gobierno después de dos años dentro de coalición. No es más que una 'asociación de emergencia' pensada para ganar tiempo, para que los dos partidos puedan redefinir su curso futuro.

    Si se mira más a fondo y se ve quién forma el nuevo gobierno, es muy llamativo, y no sólo con respecto a la distribución de las carteras. Olaf Scholz (SPD), que sucede a Wolfgang Schäuble como ministro de Finanzas, aboga por un presupuesto equilibrado ‘cuentas a cero’', como lo hizo su predecesor. Heiko Maas (SPD), un nativo de la región de Sarre, que limita con Francia, reemplaza a Sigmar Gabriel (SPD) como Ministro de Asuntos Exteriores. Horst Seehofer (CSU) está a cargo del nuevo Ministerio del Interior y de la Patria, y Ursula von der Leyen (CDU) permanece en su puesto como Ministra de Defensa. El Ministro de Asuntos Económicos Peter Altmaier (CDU), Heiko Maas y la nueva Secretaria General de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer, son de la región de Sarre y salvaguardarán a través su trabajo el eje franco-alemán anclado en el acuerdo de coalición.

    ¿Qué podemos esperar del Nuevo gobierno?

    Política social

    Los problemas evidentes del acuerdo de la coalición son tan notables como su insistencia en apegarse a las mismas medidas existentes que se han empleado hasta ahora. El acuerdo de coalición identifica la creciente división social en Alemania y Europa, pero no ofrece soluciones reales. Alemania no verá un sistema de salud de pagador único, no impondrá impuestos a los ricos y no aplicará impuestos a la riqueza, no aumentará la categoría impositiva máxima. Esa sería una medida para redistribuir la riqueza de forma más justa. La 'doble cerradura' del SPD para consolidar las pensiones públicas, con una pensión media que supone el 48% del salario promedio y con una contribución media del 22%, se establece sólo hasta 2025. Esto significa que el problema real de asegurar las pensiones para la generación del baby boom sigue sin resolverse. La prestación infantil ("Kindergeld") aumentada en 25 euros, y el aumento de las prestaciones complementarias para niños ("Kinderzuschlag") para familias de bajos ingresos y familias monoparentales no son suficientes para combatir la creciente polarización social, así como la pobreza en la vejez.

    Con respecto a los impuestos justos, el acuerdo de coalición se limita a restablecer la paridad en la financiación del seguro de salud, reducir las contribuciones al seguro de desempleo en un 0.3% y reducir la carga tributaria para los trabajadores mal pagados. La intensificación de las políticas neoliberales a través de reducciones de impuestos, austeridad y redistribución a expensas de los asalariados y los ciudadanos no podría hacerse cumplir debido al SPD, pero por la misma razón, la redistribución de arriba hacia abajo no se ha podido forzar. El único logro es la preservación del status quo.

    Política europea y de exteriores

    El acuerdo de coalición incluye un claro compromiso con Europa y renuncia claramente al proteccionismo, el aislacionismo y el nacionalismo. La cooperación debe fomentarse sobre la base de los valores democráticos y el estado de derecho; el principio de solidaridad mutua debe ser fortalecido. Se debe desarrollar un pacto social que incluya un marco de reglas mínimas a nivel europeo y a nivel nacional. La misma remuneración por el mismo trabajo en el mismo lugar es uno de sus aspectos. El Fondo Europeo de Inversión Estratégica (FEIE) debe continuar y ampliarse y los principales fondos estructurales de la UE deben mantenerse. El acuerdo de coalición prevé una base común de evaluación y de tasas mínimas con respecto a los impuestos a las empresas, así como un impuesto a las transacciones financieras.

    Después de Brexit, Alemania pagará contribuciones más altas para ayudar a compensar la brecha financiera resultante de la salida del Reino Unido. Junto con Francia, con quien se firmará un nuevo Tratado del Elíseo, las reformas de la UE se mantendrán y la cooperación en toda la Zona Euro se profundizará principalmente a través del control fiscal y la coordinación económica dentro de la UE y la zona euro. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento permanece igual. Esto significa que las políticas de austeridad implementadas hasta la fecha también continuarán. Queda por ver si la conversión programada del Mecanismo Europeo de Estabilidad en un fondo monetario europeo sujeto a escrutinio parlamentario permitirá una mayor flexibilidad o modificación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

    Política de seguridad y paz

    El acuerdo de coalición contiene declaraciones sobre la política de paz y seguridad en los capítulos sobre Europa y sobre 'Política de armamento restrictivo y de desarme'. El capítulo sobre Europa describe el principio de la primacía política sobre lo militar, al tiempo que acuerda una cooperación europea más fuerte en asuntos relacionados con la Política de Seguridad y Defensa (PESCO), que debe ser vitalizada. El capítulo sobre "Política de armamento restrictivo y de desarme" explica que Alemania debe lanzar nuevas iniciativas sobre control de armamentos y desarme y comprometerse con el desarme global y verificable de todas las armas de destrucción masiva. El acuerdo de coalición especifica un mundo libre de armas nucleares como objetivo principal.

    Al mismo tiempo, la Gran Coalición afirma su compromiso con todas las alianzas, incluida la OTAN. Los procesos de planificación de la política exterior y de defensa europea deberían coordinarse de forma más eficaz y armonizada con la OTAN. Los proyectos de PESCO deberían acelerarse y los fondos de defensa europeos deberían aplicarse para este fin. Debe crearse la sede de la UE para dirigir misiones civiles y militares, también para poder coordinar mejor los instrumentos civiles y militares.

    Alemania también apoya el concepto de un "Consejo Europeo sobre Responsabilidades Globales", una propuesta presentada por Francia y Polonia. Dentro de la propia Alemania, se deben ser impulsar las capacidades para el análisis estratégico y la comunicación estratégica.

    El capítulo sobre el presupuesto federal abarca estas consideraciones dentro de los gastos priorizados en el próximo presupuesto, que prevé un aumento de 2.000 millones de euros en el presupuesto de la política de defensa y desarrollo (cuota de AOD).

    Una conclusión preliminar

    Con todo esto en mente, el acuerdo de coalición y las primeras declaraciones de la Canciller (las declaraciones del gobierno aún no se han publicado) no delinean ninguna ruptura fundamental con el modelo neoliberal de desarrollo. Sólo modificaciones en el curso actual en el mejor de los casos. Difícilmente se podría haber esperado algo más a la vista de la debilidad del SPD, que se volvió obvio en las elecciones, así como la obvia estrategia programática y debilidad del liderazgo del partido. Actualmente, los socialdemócratas alemanes no representan un proyecto propio; carecen de la confianza para encabezar un cambio hacia una mayor justicia, un verdadero nuevo amanecer, en contraste con Sanders en los Estados Unidos, Corbyn en el Reino Unido o el giro hacia la izquierda entre los socialistas portugueses. Todo lo contrario, es una continuación de "lo mismo de siempre".

    ¿Qué implica esto para DIE LINKE?

    Para Die Linke, esto implica que debe continuar desarrollando su doble estrategia. Eso significa que tiene que combatir específicamente la continuación de políticas neoliberales modificadas pero no cuestionadas de manera fundamental, de regresión social y desmantelamiento de la democracia, de políticas europeas de varias velocidades y una creciente militarización de la esfera política.

    Die Linke tiene que hacer presión desde la izquierda en las intersecciones. Teniendo en cuenta la indecisión del SPD, esto es aplicable a cuestiones de redistribución, mejora de los servicios sociales y viviendas sociales, aumento del personal de la administración pública, lucha por el compromiso y contenidos definidos en el Pilar Europeo de Derechos Sociales de la Comisión Europea, apoyo y aclaración de las demandas dentro de la protección social y laboral en la UE. En particular, esto incluye la lucha contra el armamento nuclear en toda Europa y la presión de la izquierda hacia el desarrollo de un diálogo sobre políticas de paz que aborde cuestiones de desarme, control de armamentos y limitación de armamentos. Al mismo tiempo, para crear una Europa pacífica surgen preguntas sobre alternativas a las políticas económicas y comerciales existentes -incluidas las de Alemania-, relacionadas con políticas y mercados laborales y fiscales basados ​​en la solidaridad, así como el fortalecimiento de instituciones democráticas como los Parlamentos, incluido el Parlamento Europeo.

    La izquierda radical debe trabajar en estos temas de forma independiente en todos los niveles y para ello ayudar a crear un polo de solidaridad relevante para la sociedad, que mueva la política gubernamental y, en este caso, la socialdemocracia, también hacia un cambio político. Este sigue siendo el desafío central que afronta Die Linke, sobre todo teniendo en cuenta la responsabilidad del partido hacia Europa.


Related articles