• Obituario
  • Manolis, ¡Nunca te olvidaremos!

  • Por Gabi Zimmer | 02 Apr 20 | Posted under: Grecia , La Izquierda
  • Gabi Zimmer recuerda a Manolis Glezos que murió el 30 de marzo de 2020 en Atenas a la edad de 98 años.

    Manolis Glezos nos ha dejado. Es difícil para mí asumir esta fría declaración, difícil para mí comprender todo su significado. Todavía no puedo aceptarlo. Manolis Glezos es el recuerdo de las atrocidades cometidas por los fascistas. Sin embargo, es sobre todo el símbolo de la resistencia antifascista, pero también de un profundo amor por las personas. Todas las noches, dijo, hablaba con su hermano que fue asesinado por los fascistas y le preguntaba: "¿Qué harías hoy si hubieras sobrevivido y no yo?"

    Le arrestaron y torturaron varias veces la guerra, después de la guerra, y antes y durante el golpe de estado fascista en Grecia y fue condenado 28 veces y tres veces le condenaron a muerte por su lucha contra el fascismo. Junto con Apostolos Mantas subió a la Acrópolis en 1941 y derribó la odiada bandera con la esvástica.

    Lo conocí en Atenas, antes de que se convirtiera en un representante electo de Syriza en el Parlamento Europeo en 2014. Durante muchos años exigió a la República Federal Alemana pagar reparaciones a Grecia por los crímenes cometidos contra la población griega y por lo que robaron los nazis en el país. Lo conocí rodeado de la gente que había venido de su isla natal de Naxos a Atenas para celebrar con él.

    Me sentí orgullosa cuando, como miembro de mi Grupo Parlamentario, el GUE / NGL, expresó de manera impresionante su aspiración de dar voz a las víctimas del fascismo en el Parlamento Europeo y llevar la lucha por las reparaciones a nivel europeo. Tenía confianza en sí mismo, ya que ni el Presidente del PE ni las reglas le impedían decir lo que pensaba con claridad y determinación cuando lo consideraba necesario. Sabía el gran respeto que se había ganado y lo usó para sus objetivos, que eran los de un humanista y un luchador de la resistencia que no se rinde ni se desanima por las derrotas.

    Hace cinco años, me dijo que tenía que venir a Alemania. Setenta años después de la victoria sobre el fascismo, quería hablar con muchas personas sobre lo que había sucedido entonces. Debían hacerse todos los esfuerzos para evitar que los viejos y nuevos nazis, neofascistas y racistas volvieran a tener influencia. Quería apelar a la conciencia de los alemanes, convencerlos de presionar a su gobierno para que finalmente sea justo con los griegos. No se trataba de venganza, explicó; Tenía muchos amigos alemanes. El GUE / NGL y, especialmente la delegación de Die LINKE, junto con la Fundación Rosa-Luxemburgo y organizaciones antifascistas de Berlín, Hamburgo y Frankfurt, organizaron una gran cantidad de eventos, charlas y reuniones. Mucha gente vino a escucharlo y a conocerlo. Fue más allá de los límites de sus capacidades físicas. Esas reuniones lo agotaron. Pero nunca nos permitió acortarlas o reducir su frecuencia. Él era un defensor de la gente en Grecia; invocó la historia. Exigió que el gobierno federal alemán dejara de chantajear e intimidar a la gente de su país en términos de la crisis de la deuda. Pero nunca dirigió su ira contra el pueblo de Alemania.

    En 2015, nosotros, el GUE / NGL, nos despedimos de él. Todavía puedo ver la imagen delante de mí de Manolis bailando, irradiando un entusiasmo salvaje por la vida.

    Ha muerto ahora, 75 años después de la victoria sobre el nacionalsocialismo. Si realmente queremos rendir homenaje a su legado, está claro que esto significa luchar contra todas las formas nuevas de fascismo, practicar la solidaridad defendiendo los derechos humanos y, por último, pero no menos importante, lanzar nuevas iniciativas para que las personas en Grecia reciban justicia indemnización.

    Le lloro. No le olvidaré. Estoy orgullosa de haberlo conocido y luchado junto a él. Lamento no haber podido aceptar su invitación para visitarlo en Naxos. Su bufanda, hecha a mano por mujeres de Naxos, siempre tendrá un lugar especial en mi hogar.

    ¡Que la tierra te sea leve, Manolis!

     


Related articles