• Petición
  • Manifiesto por la bienvenida a los migrantes

  • 02 Oct 18 Posted under: Francia , Antiracismo/Migración
  • Los consejos editoriales de Regards, Politis y Mediapart están uniendo fuerzas para lanzar el manifiesto "Pour l’accueil des migrants" para dar la bienvenida a los migrantes. Inicialmente fue firmado por 150 intelectuales, artistas, activistas, sindicalistas y miembros prominentes de la sociedad civil, y decenas de miles siguieron su ejemplo.

     

    En toda Europa, la extrema derecha está progresando. La pasión por la igualdad está siendo reemplazada por una obsesión con la identidad. El temor de no sentirse más "en casa" prevalece sobre la oportunidad de vivir lado a lado. El orden y la autoridad están aplastando los sentidos de la responsabilidad y el compartir. Cada persona para sí misma es el sentimiento generalizado y dominante.

    Los tiempos de los chivos expiatorios están de regreso. El frenesí de la financiación, los bienes que circulan en círculos interminables y las espirales descendentes de la desigualdad, la discriminación y la inseguridad se han olvidado durante mucho tiempo, hasta el punto de ser invisibles. A pesar de las cifras reales, se nos dice que la causa de todas nuestras desgracias se encuentra en la "presión migratoria". Desde aquí, el camino no está lejos para decir que, para deshacernos de nuestro malestar, todo lo que tenemos que hacer es reducir los flujos migratorios. Demasiados ya se han embarcado en ello.

    Nos negamos a aceptar esto. Las raíces de los males contemporáneos no se encuentran en el desplazamiento de los seres humanos. En cambio, se pueden encontrar en la influencia ilimitada de la competencia y el gobierno, en la primacía de las finanzas y en la sordera de las tecnocracias. No es la fuerza laboral de inmigrantes la que está sobrecargando la nómina general, sino las reglas cada vez más universales de competitividad, rentabilidad e inestabilidad.

    Es ilusorio pensar que los flujos migratorios se pueden contener y detener a fortiori. Queriendo hacerlo, siempre terminaremos obligados a hacer lo peor. La regulación se convierte en un mayor control policial, mientras que las fronteras se convierten en un muro. Inevitablemente, el cierre provoca violencia, así como un mayor número de inmigrantes ilegales empobrecidos y explotables. En este mundo globalizado, los bienes y el capital pueden moverse sin controles ni restricciones, pero los seres humanos no pueden. La libre circulación de personas nunca ha formado parte del credo del capital.

    En las próximas décadas, las migraciones aumentarán, ya sean forzadas o voluntarias. Llegarán a nuestras costas y a nuestro país, y habrá expatriados, como hoy. Impulsados ​​por las guerras y los desastres relacionados con el clima, habrá un mayor número de refugiados. ¿Qué vamos a hacer al respecto? ¿Vamos a continuar cerrando fronteras y dejando que los más pobres reciban a los extremadamente pobres? Moralmente, es vergonzoso, y racionalmente, es estúpido. Es una política del avestruz que mete su cabeza en la arena ... ¿Nos permitirá escapar el diluvio? ¡No, el diluvio vendrá a por todos nosotros!

    No debe haber concesiones a estas ideas que la extrema derecha nos ha impuesto, y a las que la derecha se ha unido con demasiada frecuencia y que incluso tientan a los partidos de izquierda. Como intelectuales, creadores, activistas, sindicalistas y ciudadanos, ante todo, estamos afirmando que no miraremos hacia otro lado. No nos comprometeremos con el capital comercial de la extrema derecha. La migración solo es mala para las sociedades que no quieren compartir. La libertad de movimiento y la igualdad de derechos sociales para los inmigrantes en los países de acogida son derechos humanos fundamentales.

    No le daremos a la extrema derecha el placer de dejarle creer que está haciendo las preguntas correctas. Rechazamos sus preguntas igual que sus respuestas.

    Fuente: regards.fr

    Firmar petición aquí.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles