• Francia
  • La reforma del mercado laboral y el (frágil) renacimiento de un movimiento social dirigido por los sindicatos

  • Por Maxime Benatouil | 08 Sep 16 | Posted under: France , Labour , Social Movements and Trade Unions
  • La llamada Ley Laboral, aprobada a la fuerza por el gobierno francés el 20 de julio, es el ataque más grave contra el Código del Trabajo, ya debilitado durante los últimos treinta años. Se requiere una breve descripción para comprender mejor el alcance destructivo de esta ley, promovida y aplicada por un gobierno socialista. ¡Cruel ironía!

    El Código del Trabajo, es una compilación de regulaciones que estructuran las relaciones entre empleados y empleadores a nivel nacional. Surgió después de la conmoción de la catástrofe de Courrières, en el norte de Francia, donde 1099 mineros perdieron sus vidas en 1906.

    La idea subyacente era adaptar el trabajo a las personas y no a las personas al trabajo. El reconocimiento del principio 3x8 - 8 horas de trabajo, 8 horas de ocio y 8 horas de sueño - no era para complacer a los jefes, sino a las personas que trabajaban, para que pudieran vivir de y con su trabajo.

    Así que cuando el presidente Hollande afirma que "necesitamos adaptar la legislación laboral a las necesidades de las empresas", esto es una contra-revolución conceptual. Nada es moderno en esta norma, y no tiene nada que ver con la crisis. Así lo confesó él mismo: "(la Ley del Trabajo) no producirá efectos en lo que se refiere a empleos en muchos meses. Se trata más bien de la creación de un nuevo modelo social". Él dijo con toda claridad que el desempleo era un pretexto, y que el objetivo era romper con la lógica existente del code du travail  (código laboral). Por consiguiente, La Ley del Trabajo debe ser vista como lo que realmente es: una reconsideración neoliberal en contra de décadas de luchas lideradas por los sindicatos y la izquierda para proteger a los trabajadores. Incluso los empleadores se vieron sorprendidos por el contenido de la ley, que va mucho más allá de cualquier intento anterior de la derecha de cambiar el code du travail .

    Es útil hacer hincapié una y otra vez que en una empresa, no hay tal cosa como la igualdad entre las dos partes contratantes: empresarios y trabajadores. Las leyes laborales son - y deben permanecer - universales, sea cual sea el tamaño de la empresa, su especificidad o su sector. Las leyes deben prevalecer por encima de los contratos, acuerdos, derogaciones, excepciones, y no al revés. Esto está garantizado por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, así como por varios convenios de la Organización Internacional del Trabajo.

    Durante la movilización de cuatro meses contra la ley, los sindicatos recordaron una y otra vez que el code du travail  es la expresión histórica del equilibrio social del poder. Incluso se podría decir que es el orden público social y el estado de derecho dentro de las empresas.

    Del artículo 1 de la exposición de motivos de la Ley del Trabajo, se desprende que el objetivo es cambiar todo. Por lo tanto, se afirma que "las libertades y derechos fundamentales de las personas" pueden estar sujetos a limitaciones "si éstas están justificadas por las necesidades de la buena gestión de la empresa". Después de imponer el estado de emergencia en la esfera pública, quieren imponerlo a los trabajadores.

    Permítanme seguir con ejemplos concretos en relación con las profundas transformaciones que conlleva la Ley. Se van a alterar las normas sobre la jornada laboral, dando a las empresas una mayor flexibilidad para superar el límite legal de la jornada laboral de los empleados. Actualmente, la jornada semanal en Francia es de treinta y cinco horas semanales, se permite incrementar la jornada diaria hasta diez horas o la semanal hasta cuarenta y ocho horas a los trabajadores con contrato a tiempo completo. La propuesta del gobierno elevaría el máximo legal hasta doce horas al día "en caso de aumento de la actividad o por razones relacionadas con la organización de la empresa."

    La Ley del Trabajo también permitiría al Ministerio de Trabajo aumentar temporalmente el límite semanal hasta sesenta horas si "circunstancias excepcionales" así lo requieren. Mientras tanto, la legislación reduciría considerablemente la bonificación que se paga a los empleados que trabajan más de treinta y cinco horas en una semana.

    De igual importancia son las disposiciones de la ley de bajar las indemnizaciones por "despidos improcedentes". En Francia, los trabajadores que pierden su empleo sin una "causa justa" pueden solicitar la indemnización a través de los tribunales de trabajo. Eso significa que si alguien es despedido porque la empresa no tiene beneficios, su empleador tiene que pagar una indemnización proporcional a la duración de su empleo.

    La Ley del Trabajo bajaría el límite legal de las indemnizaciones, por lo que, por ejemplo, un trabajador que trabaja veinte años en una empresa podría acabar con una indemnización por tan sólo doce meses de salario.

    La propuesta también cambiaría el régimen de despidos, por lo que es más fácil para las empresas despedir a los empleados por razones económicas. El derecho francés exige que las empresas, que quieren despedir sin causa a empleados, tienen que proporcionar una justificación válida. Con la Ley del Trabajo bastaría con una justificación de que es económicamente necesario.

    Tal vez lo más polémico es que la propuesta permitiría a las empresas negociar acuerdos "ofensivos" a nivel de empresa. Estos acuerdos permitirán socavar las normas existentes sobre las remuneraciones, horas de trabajo y otros aspectos del contrato laboral. En el pasado, las empresas que querían negociar este tipo de acuerdos de empresa tenían que demostrar que eran necesarios para evitar la quiebra o evitar despidos.

    Ahora, las empresas que desean expandir sus operaciones o entrar en nuevos mercados pueden exigir concesiones de sus trabajadores, incluso cuando estas concesiones violan los términos de los acuerdos de la negociación colectiva establecidos o las leyes laborales existentes. Por otra parte, la ley facilita a las empresas negociar acuerdos con los representantes de los trabajadores, siempre y cuando sean respaldados por un 30 por ciento de la plantilla.

    En conjunto, estos cambios son muy beneficiosos para los empleadores.

    Desde la perspectiva de los negocios, el derecho laboral francés está lleno de restricciones  legales "rígidas" y de requisitos reglamentarios costosos: a partir de los estatutos sobre los despidos y la jornada laboral hasta el elevado salario mínimo, los negocios ven el code du travail  como una carga intolerable. La Ley del Trabajo sería un paso importante para aliviar esa carga.

    Lo peor de todo, la ley vaciaría de contenido el Código de trabajo, al permitir que los empleadores puedan eludir sus disposiciones legales a través de los convenios de empresa. Para las organizaciones francesas de los trabajadores, este es el mayor problema de la propuesta. Como Philippe Martínez jefe de la CGT (la federación sindical más importante de  Francia) dice, "El principio fundamental de nuestra oposición a esta ley es que permite que cada empresa tenga su propio code du travail ."

    De esta manera, se invertiría la "jerarquía de las normas" en el mercado laboral francés. Tradicionalmente, las regulaciones de empleo establecieron el code du travail  a la baja: la legislación laboral establece el marco para el contrato laboral, que se regulaba, además, por convenios colectivos negociados a nivel sectorial.

    Con esta ley, esa jerarquía se ejecutaría en el sentido opuesto: los convenios de empresa, alcanzados con los trabajadores, que pueden o no pueden estar representados por un sindicato, se convertirían en el terreno central de las negociaciones colectivas. Las negociaciones descentralizadas se priorizarían sobre la regulación legal y las negociaciones sectoriales. El proyecto de ley permitiría de este modo un asalto sostenido a las normas laborales establecidas por el code du travail.

    En términos generales, el proyecto de ley no es diferente a las distintas versiones aplicadas en otros países del sur de Europa: facilita los despidos individuales y masivos, ya sean por motivos económicos o no, y debilita los convenios colectivos y la legislación laboral a favor de los acuerdos de empresa que afecta negativamente a la jornada laboral y de paso a los salarios. Todo esto en el contexto de un desempleo muy elevado y donde el crecimiento esperado se debe principalmente a la caída del precio del petróleo y al euro. Al mismo tiempo se están negociando otros elementos, como el seguro de desempleo, para lo cual el gobierno está estudiando una vez más una compensación a la baja. Esto no es una sorpresa ya que existen reformas similares en otros lugares.

    Aunque inicialmente hubo respuestas conjuntas, el movimiento sindical rápidamente se vio dividido en dos para formar el nuevo modelo que ha estado en vigor durante unos cuantos años. Al menos esta respuesta inicial significó que el debate entre los sindicatos sobre las complejas cuestiones de la Ley del Trabajo haya llegado a los empleados y a los jóvenes. La base principal de estas divisiones se debe a que el segmento más moderado del movimiento sindical (se dice que apoyan las reformas) quiere ser capaz de firmar acuerdos de empresa en un contexto donde las fuertes diferencias a menudo impiden que las mayorías formen grupos.

    Vale la pena señalar que el movimiento fue iniciado por un puñado de activistas, lejos de las direcciones de los sindicatos, a través del lanzamiento de un llamamiento online. El llamamiento en contra de la nueva Ley de Trabajo reunió a más de un millón de firmas en unos pocos días. Esta lucha ha dado credibilidad a los sindicatos que se oponen con más fuerza a la nueva ley (CGT, FSU, FO, Solidaires y otros) y que, a su vez, han tenido el sentido común de ver el derecho del trabajo como una cuestión que va más allá de los reinos de los sindicatos y empleados. Hemos sido testigos de la creación de un frente amplio global, incluyendo sindicatos, activistas de internet, personas que se sitúan en los márgenes del partido socialista y activistas comunales. Este punto de partida inusual hizo posible movilizar a sectores muy significativos de los jóvenes, en particular: los estudiantes universitarios y de secundaria, pero también a los empleados jóvenes en situación precaria o a jóvenes trabajadores en paro, empleados de pequeñas empresas, algunos de los cuales se manifestaron por primera vez hace 10 años durante el movimiento que llevó a la embauche contrat première (contrato de primer empleo), un proyecto de ley para los contratos de bajo costo para los jóvenes que fue rechazado. Todos estos jóvenes, en general, no afiliados a los sindicatos llegaron a engrosar las filas de los manifestantes a principios de marzo. Son también los activistas detrás de las manifestaciones Nuit Debout, una combinación de las ideas de los artistas intermitentes, activistas de base, periodistas no profesionales y la película "Merci patrón!", Una especie de homenaje a la lucha de clases.

    Los sindicatos que se oponen a la legislación laboral han mantenido su frente unido a pesar de las maniobras del gobierno, sobre todo orientadas hacia la oposición de los estudiantes universitarios y de secundaria. Se han hecho concesiones sustanciales a los jóvenes, pero el núcleo de la legislación laboral se mantiene sin cambios. Los sindicatos se enfrentan a una mayoría de la sociedad que no quiere esta nueva Ley del Trabajo y, al mismo tiempo, a las dificultades para organizar una movilización masiva de huelgas de los trabajadores para dar el golpe de gracia a la nueva la legislación. Los bastiones de los sindicatos en el sector público estaban ahí, pero su participación fue baja ya que la reforma no les afecta directamente. Un número de compañías del sector privado se unió a las manifestaciones, pero eso no fue suficiente.

    En lugar de un hilo central, tejido por el propio espacio inter-sindical, o por un sector profesional que podría demostrar la permanencia del movimiento a través de huelgas, la situación fue de una resistencia constante que se puede ver en una serie de movimientos.

    El espacio inter-sindical los ha unido llamando a huelgas interprofesionales y los días de manifestaciones de los institutos y los estudiantes universitarios son una herramienta adicional. Algunos sectores están debatiendo la mejor manera de combinar sus intereses (el debate del convenio colectivo ferroviario) y la participación en este movimiento a través de una huelga prolongada y las manifestaciones Nuit Debout  aseguran que el movimiento se note en París y también en algunos suburbios y un número de ciudades en la región. Estas manifestaciones de Nuit Debout  van dirigidas a los problemas globales que afectan a la democracia y el cambio social, pero nacieron del movimiento de oposición a la ley del trabajo, por lo que es un lugar de intercambio, de estímulo y un lugar que une a las luchas. Estas circunstancias de lucha, cuando se combinan con los problemas institucionales que enfrenta el gobierno minoritario, dejan abierta la posibilidad de una victoria. Este movimiento marca también la llegada de una nueva generación a la escena política y social, la promesa de un futuro compromiso y una nueva vida para el movimiento sindical, si los sindicatos son capaces de aprovechar el poder de esta nueva generación y de tener en cuenta sus demandas y también si son capaces de aceptar el hecho de que esta nueva generación piensa y actúa de manera independiente.

    La coordinadora inter-sindical ha convocado otra manifestación tras las vacaciones de verano, en septiembre. Aunque el gobierno haya usado en julio el artículo 49-3 de la Constitución - dotándolo del derecho de no tener que pasar por ningún tipo de debate parlamentario para hacer cumplir la ley - es importante que los sindicatos sigan ocupando espacios públicos,  aunque sea sólo puntualmente. Es demasiado pronto para decir si el movimiento va a desaparecer o no. Pero no se puede negar que el movimiento sindical ha sufrido un duro golpe. Pero independientemente de la próxima manifestación - la primera después de que la ley fuera aprobada -, los sindicatos se han fortalecido. La relación que establecen con los nuevos movimientos sociales como Nuit Debout puede producir frutos que aún no se ven, sobre todo en cuanto a la mayor inclusión de las demandas de los trabajadores precarios, bien representados en las plazas francesas.

     

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles