• Comentario
  • La camisa de fuerza de Junckers

  • Por Alfonso Gianni | 20 Sep 17 | Posted under: Unión Europea
  • Un Juncker más contento que de costumbre subió al escenario en el auditorio de Estrasburgo con un discurso muy optimista sobre el estado de la Unión. Quería ir mucho más allá de las evaluaciones contenidas en el último boletín del BCE.

    En este último – los temas planteados por Mario Draghi en la reunión de agosto de los bancos centrales en Jackson Hole - hay mucha más precaución al describir la situación económica. Es cierto que el marco global del segundo trimestre de 2017 revela un período de crecimiento sostenido. Sin embargo, los académicos del Banco Central advierten que "la actual situación económica positiva podría dar lugar a una recuperación más fuerte... por otro lado, los riesgos de una disminución siguen siendo una posibilidad". En otras palabras: depende. ¿De qué? De la calidad de la política económica. El diluvio de liquidez no es capaz de poner en marcha el mecanismo de la economía real. A lo sumo, evita, o se distancia nuevas caídas. Y, dado que este fenómeno es desconocido, no sabemos cuánto durará y qué pasará después de la inevitable, aunque posponible, flexibilización cuantitativa.

    Pero la exaltación de Juncker no es sólo una pose, sino que es perfectamente funcional el progreso de nuevos proyectos de gobierno que se han desarrollado durante estos años de crisis. La recuperación económica ayudaría al relanzamiento político de la UE, dice Juncker. Pero eso no es cierto, si lo quiere decir en el sentido democrático de la palabra. La idea de que una Europa económica se vuelva política, según el funcionalismo de David Mitrany, sólo se ha producido en un marco antidemocrático aún más alejado de los ciudadanos.

    De la democracia a la oligarquía

    Juncker afirmó ayer1 que es sólo el avance del proyecto que comenzó con el documento del cuerpo diplomático elaborado por los cinco presidentes en 2015 y seguido por el más reciente Reflection Paper a finales de mayo de este año por la Comisión Europea. Por lo tanto, Juncker ha aceptado la propuesta alemana de transformar el Mecanismo Europeo de Estabilidad en un Fondo Monetario Europeo dotado de poderes más invasivos y condicionantes para las economías de los distintos países. No ha seguido realmente el criterio de Berlín al decir que no ha asignado directamente a este órgano el papel de supervisor de los presupuestos nacionales, lo que sería aún más apreciado por Alemania, ya que limitaría la discrecionalidad de la Comisión en relación con el tema.

    Pero intenta hacer lo mejor, compartido, lo que es aún más, por el renovado eje franco-alemán. Aquí nos referimos a la transformación del Comisario de Asuntos Monetarios en un Ministerio de Hacienda de la eurozona. Esto ha sido explícitamente requerido para supervisar los presupuestos nacionales, promover reformas estructurales (contra-)reformas y presidir el Eurogrupo (o más bien la coordinación de los Ministerios de Economía y Finanzas de los Estados miembros de la eurozona), equipado con su propi presupuesto. El reparto de los riesgos entre los países miembros de la UE se evitaría desde el principio, con gran satisfacción de Alemania, ya que habría una autoridad única, designada para evitarlo desde el principio.

    Esto representaría una nueva campaña hacia la construcción tecnocrática de un sistema de gobierno. La razón de esto es que tendría un marco institucional antidemocrático y oligárquico cada vez más marcado, sin ninguna función de dirección o control por parte del Parlamento Europeo, el único órgano elegido. Es precisamente el marco previsto y solicitado por el economista indio Parag Khanna en su último libro, que invita a los países más grandes del mundo y a la Unión Europea a abandonar definitivamente cualquier apariencia de democracia y adoptar la "tecnocracia directa" como una forma de gobierno y organización de la sociedad, lo que significa un gran paso atrás de la democracia favoreciendo a la oligarquía.

    Coherentemente, Jean-Claude Juncker ha pedido una mayor celeridad en la toma de decisiones de la UE, exigiendo la introducción de la mayoría de votos, eliminando la unanimidad en temas de gran importancia, como la fiscalidad, que potencialmente puede extenderse a otras áreas. Sabiendo muy bien que la sustitución del método de unanimidad por el de la mayoría no siempre favorece a la preservación de lo que existe, inmediatamente se apresuró a decir que todo esto no afectaría ni requeriría una modificación de los Tratados Europeos.

    “Movámonos con el viento que sopla nuestras velas”

    Antes de terminar su discurso - con palabras que nos recuerdan tiempos más sombríos: "Ahora que el sol está brillando... vamos avanzar y seguir adelante con el viento que sopla nuestras velas" - y reuniendo los aplausos de su público conservador, socialista y liberal, Juncker no dejó de agradecer a Italia (seguido por un entusiasta Tweet de Paolo Gentiloni) por salvar el honor de Europa con los inmigrantes. No podíamos perder nuestra marca de la vergüenza.

    [1] Nota editorial: El artículo se publicó el 14 de septiembre en Il Manifesto bajo el título  “La camicia di forza di Juncker”.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo

    <iframe frameborder="0" height="315" width="560" src="https://www.youtube.com/embed/UazbWfu_cHE"></iframe>


Related articles