• Reseña
  • En la gran transformación

  • Por Walter Baier | 26 Sep 19 | Posted under: Ecología , La Izquierda , Teoría
  • Recientemente, la Junta Nacional de la Red-Green Alliance / Enhedslisten (Dinamarca), miembro del Partido de la Izquierda Europea (PIE) presentó el borrador de un programa de globalización para el próximo Congreso Anual del partido del 5 al 6 de octubre. Lea la reseña de Walter Baier.

     

    Hay muchos estudios detallados sobre el inminente colapso del medio ambiente natural, de los flujos migratorios y de refugiados, de la distribución mundial no equitativa de las oportunidades de subsistencia, de la carrera armamentista, etc. Pero raramente encontramos intentos de mostrar la conexión sistémica entre estos fenómenos y representarlos como aspectos de una crisis global del capitalismo. Aún más raramente vemos propuestas de acción colectiva efectiva desarrolladas sobre la base de los conocimientos adquiridos. Esto es precisamente lo que el consejo de la Alianza Rojo-Verde (RGA / EL) está intentando con la presentación de un texto programático sobre la globalización: Una tierra verde con Paz y Espacio para todos nosotros. Permítanme decir ahora que este intento ha tenido éxito en gran medida.

    Hay esencialmente dos respuestas al carácter mundial de los cambios económicos y sociales en el capitalismo contemporáneo: uno cosmopolita y uno nacionalista. Uno afirma o rechaza la idea de que la humanidad se convierta en una comunidad que regule sus relaciones sociales y su relación con el entorno natural de manera comunitaria y responsable.

    Este es el debate sobre la "globalización" en el que la RGA / EL ha intervenido con esta contribución. El pensamiento único del neoliberalismo equipara la globalización con los mercados de bienes y capitales desregulados a nivel mundial, lo que se está realizando sin tener en cuenta sus consecuencias sociales y ecológicas. Pero la afirmación de que este es un orden racional en el que la prosperidad creciente para todos o al menos para la mayoría de las personas se logra a través de la "mano invisible" se contradice a diario por la realidad.

    Incluso en las zonas privilegiadas del capitalismo hay una comprensión creciente, a menudo solo un vago presentimiento, de que las condiciones deben cambiar en un futuro previsible. Este sentimiento de inseguridad encuentra una respuesta entre los movimientos nacionalistas, neofascistas y fundamentalistas: al individualismo neoliberal contraponen un colectivismo definido por la religión o la nación y prometen protección. Lo que se pierde de vista en medio del fuerte choque entre los neoliberales y los radicales de derecha es el concepto de sociedad que tienen en común: ambos ven la globalización de manera abstracta, para el primero es un salvador, para el segundo la causa del mal, pero en ambos casos está separado de las relaciones de propiedad y poder que determinan su contenido. Ambas afirmaciones son irracionales y sirven para perpetuar la dominación capitalista.

    El contraste simplista del populismo entre las "élites" y la "gente" no puede proporcionar una salida al dilema. Requiere un trabajo analítico. El texto programático contribuye a esta solución al tomar el carácter represivo y explotador del sistema capitalista como punto de partida.

    El peligro del fascismo y el colapso del liberalismo económico

    Hoy en día casi se ha olvidado que el colapso del liberalismo económico ya ha arrojado una vez al mundo a una catástrofe. El camino hacia él fue descrito por Karl Polanyi en su libro de 1944 La gran transformación. La economía de mercado capitalista. Aquí describió, basándose en una ficción destructiva, a saber, que el trabajo, la tierra (= el medio ambiente) y el dinero son mercancías que existen para la compra y venta en los mercados.[1] Pero esta "ficción" no tuvo en cuenta el hecho de que dejar el destino de la tierra y la gente a merced del mercado equivaldría a la aniquilación".[2]

    Karl Paul Polanyi (1886-1964) fue un economista político austrohúngaro, sociólogo histórico y filósofo social. Es conocido por su oposición al pensamiento económico tradicional y por su libro, ‘La gran transformación’ en el que argumentó que el surgimiento de sociedades basadas en el mercado en la Europa moderna no fue inevitable sino históricamente contingente. Polanyi es recordado hoy como el creador del sustantivismo, un enfoque cultural de la economía, que enfatizó la forma en que las economías están integradas en la sociedad y la cultura. Esta visión era contraria a la economía convencional, pero es popular en antropología, historia económica, sociología económica y ciencias políticas.

    Polanyi observa un doble movimiento en la era del capitalismo: por un lado, el mercado se expande continuamente y, por otro, la sociedad reacciona a esta tendencia destructiva a través de los contramovimientos. El movimiento obrero, que quería superar el dominio del mercado a través de la socialización, fue el más importante de los contramovimientos y dio forma al siglo XIX. En la década de 1920 surgió el fascismo. También afirmaba representar a las masas, y también estaba "arraigado en una sociedad de mercado que se negaba a funcionar".[3]

    En realidad, el papel desempeñado por el fascismo fue determinado por un factor: la condición del sistema de mercado. […] Después de 1930, la economía de mercado se encontraba en una crisis general. En pocos años, el fascismo era una potencia mundial.'[4]

    Con el fascismo se formó la antítesis de una crítica racional del capitalismo y la democracia.

     ‘La solución fascista del estancamiento alcanzado por el capitalismo liberal puede describirse como una reforma de la economía de mercado lograda al precio de la extirpación de todas las instituciones democráticas [...].'[5]

    A diferencia de la corriente principal de la ciencia política liberal de hoy, Polanyi demostró que la toma del poder por los movimientos fascistas surgió, ante todo, de las necesidades de la clase dominante.

    ‘Aunque generalmente apunta a un seguimiento masivo, su fuerza potencial no fue contada por el número de sus adherentes sino por la influencia de las personas en posiciones altas cuya buena voluntad poseían los líderes fascistas. […].'[6]

    Se está creando un nuevo orden mundial

    Al mismo tiempo, la crisis capitalista minó el orden internacional. En la Segunda Guerra Mundial, no se derrumbaron los planes del imperialismo japonés y alemán para dominar el mundo. A raíz de la guerra, Estados Unidos desalojó a Gran Bretaña de la cima de la pirámide de poder imperialista y estableció su propia hegemonía a través de medios económicos, financieros y, cuando fue necesario, militares.

    Tres décadas después del final de la Guerra Fría, este orden mundial ha demostrado nuevamente ser incapaz de proporcionar un marco para la transformación necesaria de la sociedad mundial.

    Los nuevos centros de crecimiento económico de China e India o Rusia, que fueron derrotados en la Guerra Fría, las potencias regionales emergentes como Turquía, Irán y Arabia Saudí, y el creciente número de estados económicamente desfavorecidos, especialmente vulnerables a las crisis ecológicas, no se ven reflejados en la jerarquía del poder y están presionando por un orden mundial multipolar.

    Es improbable que las guerras económicas y la carrera armamentista forzada y fomentada por la Administración Trump puedan detener el cambio en la relación de fuerzas internacional. Sin embargo, y este es un peligro característico para los períodos de transición, estos conflictos corren el riesgo de convertirse en confrontaciones militares que se extienden desde el nivel regional al global.

    Los criterios de un mundo ecológicamente sostenible, solidario y feminista se presentan en la segunda sección del borrador del programa: redistribución global, la conversión del modo de producción y consumo y del sistema de transporte, el cierre de paraísos fiscales y fortunas ilegales, el derecho de asilo de conformidad con el derecho internacional, la igualdad de derechos para los trabajadores inmigrantes, el desarme global, el desmantelamiento de la OTAN y la resistencia a la militarización de la UE.

    La pregunta fundamental es si las luchas sociales y políticas que son inevitables en tal transformación pueden llevarse a cabo sin grandes guerras, sin mencionar una guerra mundial.

    La demanda más importante es la del desarme general y particularmente después de la abolición de las armas de destrucción masiva, como se establece en el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares. Si este tratado internacional se desmoronara en la nueva ronda de la carrera armamentista, Europa estaría particularmente involucrada, ya que estaría en peligro de convertirse en el lugar de una carrera armamentista nuclear con armas de primer ataque.

    El borrador del programa pide el refuerzo del derecho internacional y de las Naciones Unidas. Y aún más: para garantizar

    ‘unas estructuras de comercio justo, estándares de salario mínimo social global y condiciones de trabajo y medidas eficientes para la rehabilitación del medio ambiente, debe haber instituciones y organismos que puedan implementar y monitorear el nuevo marco global y que puedan sancionar las infracciones’.[7]

    Los europeos en la encrucijada

    Los europeos deben decidir si quieren ser parte de la solución o si quieren persistir en ser parte del problema.

    Europa no es idéntica a la UE y no debería tratar de serlo. La paz y la seguridad en Europa requieren un marco más allá de la UE que coloque a todos los estados en igualdad de condiciones, en el modelo de la OSCE. Desde esta perspectiva, también habría que reconocer que los problemas del mundo de hoy no pueden ser resueltos exclusivamente por estados-nación soberanos. La política de seguridad supranacional, que incluye las cuestiones del medio ambiente, el transporte y el suministro de energía, requiere instituciones democráticas que tengan la autoridad para resolver las disputas de manera pacífica y establecer estándares sociales y ecológicos que sean vinculantes para todos.

    En este sentido, la integración europea en el marco de la UE también es un hecho. Con el giro neoliberal, la teoría neo-funcionalista según la cual la integración de la economía de mercado conduce a la integración social y política ha cambiado de una promesa a una amenaza. Ha provocado la subordinación de la política a los dictados de los mercados financieros y, por lo tanto, ha intensificaqdo las desigualdades sociales y regionales en la UE.

    Hay muchas razones sociales y ecológicas para rechazar este modelo. Además, la gobernanza tecnocrática no transparente de la UE que ha restringido el derecho de los estados a la autodeterminación democrática ha demostrado ser un obstáculo para los cambios necesarios. ¿Significa eso, sin embargo, que sería más prometedor oponerse a los mercados financieros globalizados exclusivamente por medio de los estados-nación? Lo que me parece más plausible en las condiciones que ha creado la UE es llevar a cabo una lucha fuera y dentro de las instituciones y en los distintos niveles, en todos los cuales la lucha por la democratización adquiera una importancia cada vez mayor.

    El mérito del documento presente es que llama la atención no sobre los temas controvertidos ni sobre consideraciones hipotéticas generales, sino sobre propuestas para la acción común de las fuerzas progresistas y socialistas a escala internacional.

    Esto es necesario porque en los movimientos y debates en los que la sociedad global está buscando salir de la crisis, la voz de la izquierda socialista hoy es insuficientemente audible, lo que da lugar a la impresión errónea de que la alternativa a la globalización neoliberal sería una recaída en el nacionalismo y el fundamentalismo.

    En la lucha contra el capitalismo global, la izquierda socialista no comienza desde cero. Sus primeros intentos históricos de crear un sujeto político progresista del desarrollo mundial en forma de partidos mundiales centralizados (la Primera, Segunda, Tercera y Cuarta Internacional) contribuyeron esencialmente al avance de la clase trabajadora, aunque se hundieron en la complejidad de los procesos internacionales y la diversidad de los protagonistas progresistas. Esta diversidad caracterizó el movimiento de los no alineados, que como una alianza de estados independientes aceleró significativamente la victoria sobre el colonialismo. En el marco de la sociedad civil, el Foro Social Mundial intentó unir fuerzas progresistas en toda su diversidad. Todas estas iniciativas merecen ser reconocidas y su utilidad y errores deben ser evaluados críticamente.

    Lo mismo puede decirse de las ideas teóricas elaboradas por los marxistas. La más importante de estas es que el nivel actual de desarrollo de las fuerzas productivas y los peligros que produce permiten y requieren 'propiedad común en muchas formas', en el cual 'las autoridades públicas, los empleados, las comunidades y otras asociaciones de personas deben tener el control sobre la producción', que' significará una expansión radical de la democracia'.[8]

     

    Por todas estas razones, este borrador del programa de la RGA / EL merece ser leído, difundido y discutido internacionalmente.

    El borrador del programa se encuentra a la derecha en formato (PDF) (en inglés)


    Notas

    [1] Karl Polanyi, La gran transformación: Los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo, Boston: Beacon Press, 1944 (2001), p.75.

    [2] Polanyi, La gran transformación, p.137.

    [3] Polanyi, La gran transformación, p. 248.

    [4] Polanyi, La gran transformación, p. 250 f.

    [5] Polanyi, La gran transformación, p. 245.

    [6] Polanyi, La gran transformación, p. 246

    [7]Una tierra verde con paz y espacio para todos nosotros. online: https://www.transform-network.net/blog/article/a-green-earth-with-peace-and-room-for-us-all/.

    [8]Una tierra verde


Related articles