• Homenaje
  • En memoria de mi amigo y camarada, Javier Navascués (1957-2018)

  • Por Haris Golemis | 19 Apr 19
  • El 15 de febrero de 2019, el consultor científico y estratégico de transform! europe, fue invitado a participar en una mesa redonda organizada por la Fundación de Investigación Marxista (FIM) para conmemorar a su ex presidente y miembro del Partido Comunista de Madrid, Javier Navascués, quien falleció hace un año a la edad de 61 años.

    Los otros ponentes de la mesa redonda fueron:

    Eddy Sánchez, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y actual presidente de la FIM,

    Joaquín Recio, editor de la editorial “Atrapasueños”, donde publicaba Javier sus trabajos,

    Manuel Bueno, miembro de la sección de historia de la FIM y estrecho amigo de Javier,

    Virginia Gutiérrez, profesora de la Universidad Pablo de Olvaide (Sevilla) y una de las promotoras del proceso de los presupuestos participativos en Sevilla,

    Javier Moreno, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y actual secretario del frente ideológico del PCE y miembro de la sección de cultura y comunicación de la FIM,

    Presentes en la sala, entre muchos y muchas otras, estaban Manuel Mariscal, estrecho amigo de Javier, y director del periódico del PCE Mundo Obrero, quien tomo también la palabra para hablar sobre su camarada fallecido, así como la pareja de Javier, Paula Garvin, ex teniente de alcalde de Sevilla y su hija Paula;

     

     

    Lea aquí la

    Contribución de Haris Golemis

     

    Estoy hoy aquí, en este homenaje a Javier Navascués, representando a la red europea de transform! Sin embargo, mi presencia no se debe a una obligación formal de rendir homenaje a un cofundador de nuestra red y miembro de su Junta Directiva desde el 2000 hasta el 2008. He viajado desde Atenas a Madrid, principalmente para compartir con ustedes mis recuerdos sobre un querido camarada y amigo y quiero contarles por qué me considero afortunado de haberlo conocido.

    La primera pregunta que me hice cuando recibí la invitación de la FIM para hablar hoy fue por qué me sentí tan profundamente triste cuando me informaron sobre la muerte de Javier. Ciertamente, me cayó bien desde nuestro primer encuentro en el siglo pasado. Pero, aun así, él vivía en un país muy lejano al mío y rara vez nos veíamos o incluso nos comunicábamos entre nosotros, especialmente después de 2008 cuando dejó de ser miembro de la Junta Directiva de transform! Preparando el discurso actual, me vinieron muchos recuerdos y descubrí las razones detrás de mi dolor por la pérdida de mi querido compañero.

    Conocí a Javier en 1999 en un bar oscuro, frente a un hotel en la parte oriental de Berlín, donde ambos estábamos alojados. Él, como Presidente de la FIM, yo como Director Interino de NPI, junto con Marco Berlinguer, Jefe del Departamento de Investigación de la República Popular China, Elisabeth Gauthier, Directora de Espaces Marx, otra querida camarada que falleció en 2016, y algunas otras personas a quienes no recuerdo ahora. Todos fuimos invitados por Michael Brie, director del Departamento de Análisis Político de la Fundación Rosa Luxemburg, a una reunión para examinar la posibilidad de formar una red de fundaciones políticas europeas conectadas a los partidos de la izquierda radical europea. La música en el bar era mala y ruidosa, pero esto no nos impidió a nosotros, los únicos clientes, desconocidos hasta entonces, a presentarnos y luego a comenzar de inmediato una larga discusión sobre temas ideológicos y políticos, pero también sobre temas relacionados con nuestras trayectorias personales en la política y la vida, como si fuéramos viejos amigos, bebiendo varias botellas de cerveza y fumando decenas de cigarrillos.

    Cuando regresé a mi habitación esa noche ya era bastante tarde y me sentí muy feliz por haberlo conocido. ¿Tenía este sentimiento debido a la voluntad de Javier de responder, con sinceridad y en absoluto como funcionario del partido a todas mis preguntas con respecto a la situación política en España, sobre el Partido Comunista y los antiguos y nuevos movimientos sociales y mostrando, al mismo tiempo, un interés genuino, y no un pretencioso burgués, sobre mis puntos de vista sobre temas similares en Grecia? ¿Se debía mi satisfacción por nuestra discusión al descubrimiento de que ambos odiábamos el racismo y el nacionalismo y aborrecíamos el terrorismo? ¿O me sentía bien, simplemente por la personalidad viva de Javier, el aura de un alto y guapo comunista andaluz, con una sonrisa tímida, una mirada penetrante y una ceja levantada con frecuencia, una persona con un gran sentido del humor, honesta, amable y discreta con su interlocutor?

    Mis fuertes sentimientos positivos hacia Javier desde nuestro primer encuentro se vieron reforzados durante la reunión del día siguiente con los compañeros de las otras fundaciones políticas. Este fue el inicio de transform! europe. En la reunión estuvimos de acuerdo en casi todos los temas. Esta afinidad de puntos de vista continuó en los próximos años cuando ambos estábamos en la Junta Directiva de nuestra red y en las reuniones en las que Javier era muy activo y cooperativo y, sin embargo, tampoco se callaba cuando no estaba de acuerdo con alguien.

    Aparte de nuestro acuerdo ideológico y político en la mayoría de los temas, a pesar de la diferencia de edad (Javier era diez años más joven que yo) y de nuestras tradiciones políticas (él venía del anarquismo y yo del eurocomunismo, pero ambos teníamos una referencia en Rosa Luxemburg y Nicos Poulantzas, especialmente en temas relacionados con la estrategia de la izquierda), también nos unían nuestros estudios de economía. Leyendo de nuevo algunos de sus escritos en inglés, publicados en los boletines y en los anuarios de transform! europe, en la revista británica Red Pepper o en cualquier otro lugar, confirmé la opinión que siempre tuve sobre Javier en nuestras discusiones: que era un distinguido economista político marxista que, aunque inicialmente se formó como ingeniero, nunca adoptó posiciones positivistas o estructuralistas. En sus análisis de la coyuntura, usaba un análisis de clase no dogmático, tratando de poner los hechos económicos en la perspectiva más amplia de la lucha de clases. A pesar de su buen conocimiento de la economía monetaria e internacional, cuando trató de comprender las formaciones sociales y la transformación gradual del sistema capitalista mundial, no se vio limitado por las apariencias del dinero y las finanzas e insistió en el concepto del modelo productivo. Él creía firmemente en que la izquierda radical tenía que concentrar sus esfuerzos en cambiar este modelo, insistiendo en que esta era una condición básica para la transformación social.

    Javier estaba en contra de la integración europea existente, pero no desde una perspectiva nacionalista y sin clases. Creía que la izquierda radical europea no debería hacer propuestas superficiales e institucionales para cambiar Europa, sin analizar la ideología central de la integración y las relaciones de poder dentro de ella. Explicó de manera convincente que las clases burguesas en todos los países de la UE tenían un interés común en implementar políticas neoliberales, que estaba por encima de cualquier preocupación soberana de su parte. Javier era un partidario ferviente de la coordinación y la acción común de los actores políticos y sociales de la izquierda europea, pero tenía claro que había diferencias sustanciales entre el núcleo de la UE y sus periferias del sur y del este en términos de modelos capitalistas, formas de vida, comercio, tradiciones sindicales (asociación social en el “centro”, relaciones de confrontación en el ‘sur’) y culturas y tradiciones políticas. ¡Desafortunadamente, él no está con nosotros en transform! durante este período cuando, en base a estas diferenciaciones, tratamos de formular una estrategia de izquierda radical para el sur de Europa. Pero personalmente, todavía me remito a sus escritos.

    Confiando y respetando la inteligencia y el ingenio de la gente común y creyendo que la transformación social no sería posible sin su participación directa, Javier fue un partidario feroz y un teórico de la democracia participativa. Su papel y el de Paula en el proceso de elaboración del presupuesto participativo en Sevilla es bien conocido en toda Europa y, ciertamente, en mi país, especialmente desde que el NPI [Nicos Poulantzas Institut], siguiendo su consejo, invitó a Paula a dar conferencias en Atenas y otros municipios de la región de Ática en 2005 y 2007.

    Los vínculos de Javier con el NPI y la izquierda radical griega eran fuertes y duraderos. Siguió la SYRIZA de la unidad de la izquierda con el genuino interés de un comunista internacionalista, que creía que las luchas y el posible ascenso al poder de la izquierda radical en un país podrían ser, bajo ciertas condiciones, la chispa para un cambio progresivo en Europa en su conjunto. En junio de 2012 fue una de las 93 personalidades españolas que firmaron una Carta Abierta a Alexis Tsipras, felicitándolo por el logro de SYRIZA de ocupar el segundo lugar en las elecciones generales griegas de ese año que fue un momento de inspiración y esperanza para la izquierda radical en toda Europa y el mundo. En el mismo año publicó transform! "The Political Economy of Public Debt and Austerity(La economía política de la deuda pública y la austeridad), editado por Elena Papadopoulou y Gabriel Sakellaridis, que se basó en las presentaciones más interesantes de una gran Conferencia sobre la crisis de la deuda en Europa que se celebró en Atenas en marzo de 2011, organizada por transform!, el NPI, el PIE y SYNASPISMOS. Javier fue uno de los participantes de este evento, donde pronunció un discurso excelente, como de costumbre, sobre la situación económica y política en España, en el marco de la crisis, especialmente en el sur de Europa, que se incluye como un artículo el libro arriba mencionado.

    Nuestros contactos poco frecuentes después de 2013 no me permitieron conocer su actitud hacia el desarrollo eventual de este experimento, la victoria de SYRIZA en las elecciones de enero de 2015 y la derrota del gobierno de Tsipras en julio del mismo año. Sin embargo, estoy seguro de que sintió la misma decepción y frustración que yo y muchos otros por el no cumplimiento de la esperanza, en las circunstancias utópicas, de que el gobierno de un pequeño país periférico de la UE altamente endeudado pudiera cumplir sus objetivos de un  ajuste de la deuda pública y la implementación de una política de no austeridad dentro de la zona euro y la UE, al derrotar a la Troika y los gobiernos conservadores y socialdemócratas de los grandes estados europeos. Javier era realista y sabía muy bien lo difícil que es cambiar la relación de fuerzas a nivel nacional y europeo, especialmente cuando las fuerzas de izquierda radical europea no tenían (y no tienen) una alternativa creíble a la realidad de la integración europea existente. Durante una reunión casual que tuve con él y Paula en un descanso en la Conferencia sobre el Plan B para Europa, celebrada en abril de 2016 en Madrid, mostró un interés genuino por la investigación seria de estas alternativas, que iba a realizar transform! Esta fue la última vez que lo vi.

    En su artículo "Notes on Productive Reconstruction in the Southern Periphery of the European Union(Notas sobre la reconstrucción productiva en la periferia sur de la Unión Europea), publicado en el boletín de transform! de marzo de 2016, dice que una de las lecciones aprendidas del episodio griego es que "no puede haber cambio en las relaciones externas si no va acompañado por un cambio en las relaciones internas". En ese sentido, él continúa:

    “En términos de transformación productiva, la izquierda necesita desarrollar estrategias que hagan un balance de los errores pasados. Hay suficientes pautas presentes sobre lo que se debe hacer en términos de especialización, pero el problema es cómo y por quién. Se necesitan experimentos en democracia económica, monedas alternativas e instituciones financieras, economía participativa y social, esquemas de empleo público, auditoría social, comercio justo y todo tipo de prácticas destinadas a crear espacios parcialmente libres de las reglas del euro. Esta es la única forma de romper con las dependencias impuestas por las estructuras sociales de consumo y producción. Por supuesto, la planificación central democrática junto con la socialización de los sectores estratégicos son una parte central de una estrategia de transformación productiva, junto con alguna forma de autosuficiencia colectiva entre los países, pero si los agentes del cambio son las personas, se necesita una respuesta activa de su parte, y esto solo puede lograrse a través de la práctica”.

    Los universitarios en su mayoría en todo el mundo son socialmente pasivos, no están involucrados en política, no suelen participar en huelgas y manifestaciones. La mayoría de ellos cree que su tarea se limita a enseñar a los estudiantes y escribir artículos en revistas científicas. Javier no era ese tipo de académico. Como un intelectual "orgánico" de izquierda, era un colaborador habitual de una revista comunista, estaba directamente involucrado en los movimientos sociales antiguos y nuevos, participando en sus luchas y protestas, respetando plenamente su autonomía, pero también siendo crítico para con sus acciones o su complacencia, especialmente la de los sindicatos durante el período de la crisis.

    Como verdadero internacionalista, anticapitalista y antiimperialista, Javier participó en el movimiento antiglobalización de la década 2000-2010, el FSM y el FSE. En junio de 2002, en una cumbre de la UE celebrada en Sevilla, yo y mi pareja, Kalliope, tuvimos el placer de ser atendidos amablemente por él y Paula en su maravillosa casa, durante una semana inolvidable. Fuimos a Sevilla como miembros de una delegación griega de más de 100 personas para participar en una manifestación europea contra la austeridad y participar en la contra-cumbre del Foro Social de Sevilla, donde transform! y la FIM habían organizado dos actos públicos. El tiempo no ha borrado de mi memoria la cálida acogida que tuvimos por parte de sindicalistas en vísperas de la gran huelga general del 20 de junio, cuando los dos visitamos varios lugares en la ciudad donde se reunían los militantes de UGT y de Comisiones Obreras para la gran manifestación del día siguiente.

    Javier era un comunista libertario, fiel a su partido, pero nunca de manera acrítica, ni fanático de los líderes, incluso de aquellos que le gustaban y respetaba, siempre a una clara distancia de los socialdemócratas, no solo por profundas diferencias ideológicas, sino también porque los consideraba igualmente responsables con los conservadores de las políticas autoritarias y neoliberales implementadas en España y en la UE en su conjunto. Era un hombre muy inteligente y honesto, un apasionado amante de la vida, no muy cercano a la religión y las iglesias, humorístico y, a veces, sarcástico, solidario y empático, un compañero cariñoso y un padre tierno, una persona dotada, un viejo rockero de la izquierda como se describió a sí mismo en su última entrevista en Mundo Obrero. Sus familiares, amigos y compañeros deben estar felices de haber compartido una parte de sus vidas con él. En lo que a mí respecta, lo recuerdo con mucho cariño.

     

    Traducción: José Luis Martínez Redondo