• ¿Cómo ir más allá del gobierno 'artilugio' portugués?

  • Por Bruno Góis | 20 Apr 17 | Posted under: Portugal
  • El acuerdo de la mayoría parlamentaria entre el Partido Socialista y los partidos de izquierda, firmado después de las elecciones de 2015, no sólo es inédito en la democracia portuguesa, sino que también ha surgido de condiciones únicas.

    En el debate político europeo ha surgido un nuevo concepto: Geringonça. Este nuevo término político portugués geringonça, se refiere al actual Gobierno minoritario del Partido Socialista (centro-izquierda) apoyado en el parlamento por partidos radicales de izquierda. El nombre Geringonça fue acuñado por sus críticos conservadores pero se hizo popular y ahora también lo utilizan los partidarios.

    El Gobierno de la derecha y la troika (2011-2015)

    Entre 2012 y 2013, Portugal vivió masivas manifestaciones populares, las mayores desde el período revolucionario de 1974/75. Medio millón de personas en las calles de un país de 10 millones de habitantes son bastantes. El objetivo de estas manifestaciones fue la política de austeridad del gobierno de derecha del PSD/CDS y la troika CE-BCE-FMI. Sin embargo, esa ola popular golpeó una barrera institucional. Ni siquiera la crisis política del verano de 2013, cuando el socio menor (CDS) de la coalición derechista amenazó con irse, pudo derribar al gobierno. Cavaco Silva - el Presidente de la República en ese momento - logró patrocinar un acuerdo entre los partidos del gobierno de derecha (PSD/CDS) y el mayor partido de la oposición (Partido Socialista, centroizquierda) para asegurar que el gobierno de Passos Coelho pudiera seguir hasta 2015.

    Por lo tanto, las protestas populares junto con los sindicatos fueron derrotadas con esa solidez institucional que impidió que el gobierno del PSD/CDS cayera. Esto fue seguido por una dura paz social que iba acompañada del empobrecimiento de la mayoría y la degradación de los servicios públicos. Al mismo tiempo, fuimos testigos de inundaciones de emigración comparables a las épocas de las guerras de liberación nacional de los pueblos que estaban bajo el poder colonial portugués (1961-1975).

    El Gobierno del Partido Socialista (desde 2015)

    Octubre de 2015 fue el momento para que las protestas y el deseo de cambio se expresaran en las elecciones. Casi un millón de votos apoyaron a las fuerzas más izquierdistas: el Bloco de Esquerda con el 10,19%, y la alianza electoral entre el Partido Comunista y los Verdes (PCP-PEV) con el 8,25%. Sin embargo, a pesar de los duros años de austeridad, el Partido Socialista (32,31%) no pudo ganar más votos que la coalición derechista PSD/CDS (36,86%). Poder impedir que los partidos de derecha continuasen gobernando y detener las políticas de austeridad fueron las principales motivaciones para firmar un acuerdo y establecer una mayoría parlamentaria de apoyo a un gobierno del partido socialista, bajo la dirección de António Costa.

    Entre las diferentes medidas de recuperación de los ingresos de los trabajadores y pensionistas se encontraba el plan del aumento gradual del salario mínimo nacional hasta el final de la legislatura en 2019. Esto se traducirá en un cambio real en la vida de más de 650 mil trabajadores. El objetivo es alcanzar los 600 €, prometido desde hace mucho tiempo. El salario mínimo portugués se había congelado entre 2011 y 2014 en 485 € y alcanzó los 505 € en el último año del gobierno de derecha. El gobierno del Partido Socialista apoyado por los partidos de izquierda aumentó el salario mínimo a 530 euros en 2016 y a 557 en 2017. Esa fue una de las exigencias del acuerdo de mayoría parlamentaria. Aunque tímidamente, se está presionando para subir los salarios restantes, contribuyendo a recuperar la devaluación de los salarios que se produjo en los años anteriores.

    Buenos resultados económicos (2016)

    La reducción de los impuestos sobre el consumo, la retirada del recargo sobre la administración pública y el pequeño aumento de las pensiones también han contribuido a crear un ambiente positivo para la economía portuguesa. La tasa de desempleo disminuyó al 11,1%, la más baja de los últimos cinco años (la tasa más alta fue del 16,2% en 2013). El déficit presupuestario en 2016, ligeramente por encima del 2% del PIB, será el más bajo de los últimos 40 años. Esto socava el dogma basado en el principio de que las políticas de austeridad son las que garantizan un déficit presupuestario bajo.

    Los límites del programa económico

    Otro dogma es refutado con el declive del déficit logrado por el gobierno del Partido Socialista. Un déficit presupuestario bajo no garantiza intereses bajos. Los intereses de la deuda pública han seguido aumentando debido a la perspectiva del BCE de reducir, incluso, el cese de las garantías sobre los valores de la deuda pública.

    De hecho, la "norma de la deuda del 3%" tiene el propósito de someter la economía a reglas arbitrarias que no tienen un impacto o significado real sobre los efectos económicos positivos esperados para la sociedad portuguesa, en particular para aquellos que trabajan. El denominado Pacto Fiscal Europeo y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, a menudo violados por Alemania y Francia, no son sino un corsé para la inversión pública y una excusa para las reformas que ineludiblemente conducen a la inseguridad laboral y arruinan la propiedad y los servicios públicos.

    Al mismo tiempo, el gobierno del Partido Socialista prevé un ahorro primario de la administración pública de unos 5 mil millones de euros en 2017. En otras palabras, del desempeño normal de la administración pública con los ingresos/gastos previstos, 5 mil millones de euros siguen estando "a la izquierda" y podrían ser utilizados para fortalecer la salud o la educación, por ejemplo. Sin embargo, ese resultado contable se anula cuando se tienen que pagar más de 8.000 millones de euros de intereses de la deuda pública cada año.

    ¿Cómo ir más allá del gobierno 'artilugio' portugués?

    A pesar de estas limitaciones, lo que la gente realmente siente es algo de alivio. Se han detenido las medidas de austeridad, así como la furia privatizadora del gobierno anterior. Y los pequeños resultados sociales y económicos parecen asegurar los mínimos para la continuidad de la mayoría parlamentaria en apoyo del gobierno del Partido Socialista.

    Es bastante irónico para la historia de la democracia portuguesa que un acuerdo parlamentario entre el Partido Socialista y los de izquierda haya ocurrido justo cuando el Partido Socialista presentó su programa más liberal para las elecciones de 2015. Más irónico es el hecho de que, según los sondeos de opinión emitidos en los últimos meses, los socialistas se están beneficiando del "giro a la izquierda" al que se han visto obligados, debido al crecimiento de Bloco de Esquerda y la alianza PCP-PEV en 2015.

    La ampliación del margen del primer ministro António Costa - obedecer a Bruselas/ Berlín y cumplir los acuerdos firmados con las fuerzas de la izquierda - podría eventualmente encajar y triunfar en esta legislatura hasta 2019. Sin embargo, en el marco de las normas europeas, el margen es menor para recuperar los ingresos del trabajo y las políticas sociales. Los requisitos de recapitalización bancaria pueden empujar aún más fuerte. Al mismo tiempo, vale la pena recordar que Vieira da Silva, el actual Ministro de Trabajo, carga el peso de los paquetes de precariedad y austeridad. Vieira da Silva ya había sido Ministro de Trabajo (2005-2009) y de Economía (2009-2011) durante los gobiernos del Partido Socialista encabezados por José Sócrates. Por lo tanto, no es probable y nadie cree que el autor del actual Código de Trabajo vaya a interrumpir la inseguridad laboral y el ataque a los convenios colectivos que realizó durante el gobierno del Partido Socialista (2009-2011) y que abrieron el camino hacia las políticas de austeridad.

    Todavía no se puede ver una vía para una verdadera política a favor de los que trabajan y que refuerce la democracia portuguesa. Realizar tales políticas exige desobedecer a la actual Europa. No se trata de permanecer en la UE o en el euro o de salirse. Esos son asuntos que por sí solos no pueden abrir ninguna manera al desarrollo. Lo que realmente importa es lo que la gente quiere hacer con los instrumentos políticos y económicos. La desobediencia tiene precedentes. Utilizando un ejemplo en el otro extremo, el gobierno conservador de David Cameron fue capaz de exigir a la UE un cierto espacio, con el fin de hacer cumplir las políticas que atacaban a los trabajadores extranjeros. Eso era despreciable y no impedía el Brexit. Para que Portugal pueda hacer políticas progresistas ¿no tendrá que ceder la UE?

    Portugal no es un poder político o económico como lo es el Reino Unido, pero la fuerza de una democracia no puede ser subestimada. Sabemos que las democracias están en peligro, están siendo presionadas entre diferentes tipos de austeridad (desde el centro- izquierda hasta la derecha) y el avance de la ola reaccionaria de Marine Le Pen en Francia y de Donald Trump en Estados Unidos. La fuerza de la democracia tendrá que ser movilizada por una vía alternativa que apoye los intereses de los trabajadores. Portugal necesita una mayoría social que se oponga a las barreras que pueden surgir en la ruptura final del ciclo de empobrecimiento.


Related articles