• Informe electoral
  • El Blues de los campesinos verdes de Lituania

  • Por Algirdas Davidavičius | 05 Dec 16 | Posted under: Baltic States , Europa Central y del Este
  • En el contexto del actual aumento del neo-nacionalismo y la creciente xenofobia en la UE y al otro lado del Atlántico, se podría decir que las elecciones en Lituania, que finalizaron el 23 de octubre, se realizaron con una tranquilidad bucólica. Pero es un preludio de otra fase de una crisis post-democrática que afecta a las democracias nacionales sin un precariado movilizado en al región.

    Tal vez esta tranquilidad se deba a la naturaleza superficialmente Arcadiana de la parte ganadora. La forma en que este ex-partido provincial se describe en inglés (véase, por ejemplo, su sitio web) es "Lituano Campesino y Verde" (obtuvo 56 escaños de los 141 disponibles en el Parlamento lituano, el Seimas). Esto suena a la vez anacrónico y moderno - después de todo, ya no hay estratos como "campesinos", sólo agricultores, agro-empresarios y el precariado rural. A pesar de que los críticos vinculados al establishment se escandalizaban por la narración ecléctica de un partido que trataba de apelar a un precario socialmente conservador, a una intelectualidad urbana progresista y a trabajadores en circunstancias precarias que recientemente emigraron a las ciudades y que ahora luchan por ganarse la vida, la mayoría del electorado confió en ellos por encima de los conservadores (31 escaños), los antiguos socialdemócratas gobernantes (17 escaños) y el partido liberal, que ha salido relativamente indemne de los escándalos de los grupos de presión, pero aun así, se quedó con sólo 14 escaños.

    Una de las razones para ello es que la mayoría del electorado está muy preocupada, no por la seguridad nacional y por las narrativas de los conservadores y los liberales, ni por las promesas fallidas de "crecimiento sostenible" de los socialdemócratas, sino por la disminución del empleo y el aumento del empleo precario, así como de la caída del poder adquisitivo, lo que contribuye a unos indicadores de pobreza que siguen siendo superiores a la media de la UE (véase Eurostat) y uno de los índices más elevados de emigración. Dado que la izquierda no tiene posiciones articuladas o partidos políticos en Lituania, el electoralismo verde-campesino (pro-familia, anti-aborto, ignorando las preocupaciones LGTB, pero prometiendo mejores condiciones de trabajo y elevando el nivel de vida para el precariado) parece ser el "mejor de los grupos malos" para las clases no propietarias.

    Los socialdemócratas se las arreglaron para negociar un papel en una coalición mayoritaria con los campesinos y verdes, e incluso se apoderaron del ministerio de finanzas junto con otros cargos administrativos. Su líder Algirdas Butkevičius, fuertemente criticado por ser un superviviente oportunista, no renunció y está suprimiendo aún más la oposición interna de izquierdas en su partido. Esto finalmente transforma a la ‘izquierda’ socialdemócrata nominalmente en el escenario abierto del emprendimiento político, la colusión con los intereses de los inversores y el rechazo de facto de la justicia social discernible y la redistribución de la riqueza.

    El líder de los llamados "Campesinos y Verdes" es un empresario y político relativamente experimentado - apenas un modelo a seguir para el reformismo de izquierda o incluso de la política revolucionaria. El hombre de negocios Ramūnas Karbauskis transformó una vez su aldea nativa de Naisiai en un parque temático nacionalmente reconocido con una telenovela en la televisión nacional, ocho museos y un teatro. Después de una victoria decisiva y negociaciones exitosas de coalición con los socialdemócratas, Karbauskis se enfrenta ahora al reto de crear un gobierno que funcione. Para el cargo de primer ministro, Karbauskis ha elegido a su principal socio electoral, Saulius Skvernelis, un hombre fuerte de la ley y el orden de la policía y el ministerio del interior. Pero otros cargos oficiales ministeriales y parlamentarios se están enfrentando cada vez más con críticas o enojos, no sólo en los medios liberales/conservadores hostiles, sino también en izquierda progresista. Un teólogo católico pro-familia ha sido nombrado como presidente de la comisión parlamentaria para los derechos humanos y las cuestiones sociales, un director de la joven caridad católica "Caritas" como ministro de asuntos sociales y de trabajo, hay figuras polémicas a la cabeza del parlamento y en el Ministerio de Educación Ministerios que no tienen experiencia, un viejo socialdemócrata con tendencia al nepotismo en el ministerio de finanzas y así sucesivamente - estos son conflictos estructurales que el joven empresario político Karbauskis tendrá que resolver y nadie cree que será mucho más "de izquierda" que otros empresarios regionales convertidos en políticos.

    Y habrá una fuerte oposición liberal-conservadora con énfasis en el gasto militar justificado por la amenaza del Kremlin, una caza de brujas de la época de McCarthy contra los "agentes rusos" y la defensa de la codicia de los inversores. Empujar a un peronista "la democracia Naisiai" mientras felizmente trabaja en un dominio de inversión de Karbauskis no parece tan sencillo y tampoco parece una manera efectiva para enfrentar la era Trump del neoliberalismo global.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles