• Opinión
  • El nuevo gobierno autoritario y antidemocrático de Grecia

  • Por Angelina Giannopoulou | 05 Dec 19 | Posted under: Grecia
  • El gobierno derechista de Nueva Democracia , recientemente elegido, está completamente al servicio de la doctrina de la "ley y el orden".

    Durante las últimas semanas en Grecia, principalmente en Atenas, nos hemos enfrentado a una ola de represión policial con numerosos incidentes diarios que revelan uno de los principales objetivos estratégicos del gobierno derechista de "Nueva Democracia": el autoritarismo, el miedo y amordazar a la izquierda. Se podría decir que la derecha ha usado tradicionalmente la represión policial y estatal para controlar cualquier reacción social progresista y radical, así como para desafiar el activismo organizado de la izquierda política. Y es cierto que la policía en Grecia siempre ha sido un cuerpo profundamente antidemocrático y violento penetrado por la ideología política más conservadora, nacionalista y de extrema derecha del estado griego moderno. Sin embargo, es necesario que la izquierda sea capaz de analizar los cambios políticos e ideológicos, sin hacer comparaciones históricas fáciles o predicciones frívolas.

    En tres semanas, el recién elegido gobierno decidió lanzar un ataque frontal contra el movimiento de estudiantes universitarios que ha estado en las calles durante casi dos meses debido a una nueva reforma promovida por el gobierno que impulsa la privatización del sistema de educación superior en Grecia. Asustado por la posible escalada del movimiento en la víspera del aniversario del levantamiento del politécnico de Atenas, el Consejo Universitario de la Universidad de Economía y Negocios de Atenas (anteriormente ASOEE) decidió cerrar la universidad unos días antes del 17 de noviembre. Los estudiantes se resistieron e intentaron volver a ocupar la Universidad cuando el gobierno envió a la Universidad una fuerza policial fuertemente armada y agresiva. La policía atacó a 200 estudiantes, les arrojaron gases lacrimógenos y les golpearon la cabeza con sus porras. Sin embargo, para los medios de comunicación, que no son más que una máquina de propaganda de la derecha, esta fue una decisión valiente del gobierno para poner fin a la "delincuencia" dentro de los institutos académicos de Grecia.  

    Paralelamente, en un típico sábado por la noche, la policía invadió un club nocturno en el centro de la ciudad, obligando a 300 jóvenes a arrodillarse con las manos detrás de la cabeza como si esperaran su ejecución. La invasión fue para hacer, supuestamente, cumplir una ley contra las drogas, pero ¿quién puede apoyar que los ciudadanos sean tratados de esta manera mientras beben y bailan en un club nocturno? Una mujer informó que la policía la obligó a desnudarse frente a la multitud y mientras ella les hablaba sobre sus derechos democráticos, un policía respondió 'Aquí no hay democracia, ¿entiendes?'

    Junto con el ataque al movimiento estudiantil, el gobierno está empeñado imponer su represión en Exarcheia, el barrio en el centro de Atenas que durante décadas ha sido un espacio de resistencia social y política. La policía ha estado deambulando por las calles de Exarcheia, atacando y arrestando a personas sin motivo ni orden judicial, principalmente miembros de organizaciones políticas de izquierda o anarquistas / autónomas y estudiantes universitarios militantes. Los asaltos alcanzan el nivel de verdadera tortura de ciudadanos por parte de la policía, con falsas acusaciones para hacer que los izquierdistas y anarquistas parezcan culpables y que forman parte de grupos terroristas.

    La violencia estatal de las últimas semanas alcanzó su punto máximo en la noche del 17 de noviembre, después de la gran manifestación popular por el 46 aniversario del levantamiento de la politécnica de Atenas. La manifestación fue masiva (más de 25,000 personas) y pacífica, la gente logró salvaguardarla y estuvieron presentes muchos diputados de la izquierda. Alexis Tsipras también estuvo allí, marchando con sus camaradas de Syriza, siendo el primer ex primer ministro en la historia de la democracia parlamentaria de Grecia que participó en esa manifestación. Por lo tanto, a pesar del horrible clima de miedo que el gobierno había cultivado (más de 5.000 policías fuertemente armados, dos aviones no tripulados, 50 motocicletas policiales, etc.), las personas pudieron mantenerse a salvo durante la manifestación contra las estrategias profundamente impopulares y antidemocráticas del gobierno griego. Sin embargo, después de la manifestación, en Exarcheia se llevó a cabo una operación policial horrenda, con docenas de policías atacando, golpeando y arrestando a la gente al azar bajo falsas acusaciones, la gente sólo estaba volviendo a sus casas o paseando tranquilamente por las calles. Numerosos videos grabados con móviles revelan el alcance de la brutalidad policial esa noche. Los videos se han compartido a través de varios medios, pero principalmente en las redes sociales. Era el tipo de ley y orden que podría haber sido fantaseado por un régimen totalitario de épocas pasadas, imágenes incompatibles con un estado occidental y democrático.

    El primer ministro Mitsotakis había declarado durante su campaña electoral" que habría menos estado", y con eso se refería al reclutamiento de 1,500 policías y 1,200 guardias fronterizos, mientras dejaba las escuelas públicas sin maestros, especialmente aquellas en nuestras islas. Este gobierno requiere una fuerza policial feroz. Necesita miedo, terror y silencio. Su estrategia de lograr una reforma neoliberal completa de toda la estructura estatal, la economía, las relaciones laborales, etc. no será pacífica. Ya saben cuál será la reacción social y política. Por lo tanto, deben estar preparados para salvaguardarse. Sin embargo, no importa cuán seguros creen que están, la voluntad de las personas, el poder de las personas y la lucha de la izquierda son, y siempre han sido, la magnitud desconocida.


Related articles