• Análisis
  • Grecia: De vuelta en el camino

  • Por Danai Koltsida | 12 Feb 19 | Posted under: Greece
  • El 21.08.2018 finalizó el tercer y último memorando griego. Si hacemos una descripción completa del desarrollo político y económico de los últimos seis meses, podemos ver que el final de la era de los memorandos no sólo tuvo un valor simbólico, sino también un valor práctico importante, y puso a Grecia de nuevo en el camino (económico y social)

     

    ¿La “historia de éxito” griega? - No gracias a los memorandos, sino a pesar de ellos.

    Después de años de estancamiento económico y recesión, Grecia ha entrado en un período de crecimiento, cuya tasa anual se estima entre el 2,1% y el 2,5% para 2018 y 2019 respectivamente, mientras que el superávit primario para 2018 se estima en 3,98. % del PIB frente a un objetivo del 3,5%. Al mismo tiempo, el desempleo que se había disparado hasta casi el 30% (incluso más alto entre los y las trabajadoras más jóvenes) disminuyó significativamente al 18%.

    Por supuesto, esto no es una "historia de éxito", al menos todavía, ya que hay mucho por hacer para poder hablar de una recuperación completa y real, tanto en lo económico como en lo social. Sin embargo, la mejora fue significativa, especialmente en relación con los ingresos disponibles de los hogares y las condiciones de vida de las clases más bajas.

    Lo que es más importante es la explicación de esta mejora. La retórica dominante, como lo expresaron, por ejemplo, los funcionarios de la UE y la zona euro, elogia al gobierno griego por implementar con éxito todas las medidas incluidas en el tercer memorando, logrando así estos resultados positivos. En cambio, la verdad es bastante inversa. Esta "historia de éxito" no fue posible gracias a los memorandos, sino a pesar de ellos.

    El gobierno de SYRIZA nunca "adoptó" plenamente las opciones económicas básicas y la razón política detrás del memorando, y fue criticado duramente por la Troika y por la oposición neoliberal en Grecia por la falta de "propiedad" del programa. En cambio, entre el verano de 2015 y el verano de 2018, se llevó a cabo una negociación continua con la Troika sobre varios temas, con el objetivo de la parte griega de minimizar el impacto de las medidas del memorando. Es, por lo tanto, el resultado de este "bras de fer" que explica el "éxito" de Grecia y responde a la pregunta de por qué SYRIZA tuvo éxito, al menos parcialmente, donde los gobiernos anteriores de Nueva Democracia y PASOK fracasaron.

    Más libertad en la toma de decisiones

    Hace seis meses, sólo los testigos directos en la toma de decisiones y en los procedimientos legislativos bajo el mecanismo de memorandos entenderían completamente la importancia de lo que dijo el gobierno griego sobre cómo "con el final del memorando obtenemos más grados de libertad".

    Sin embargo, el final del tercer memorando marcó de hecho un cambio en la sustancia y el procedimiento de la toma de decisiones. Bajo el mecanismo de memorandos, todas las decisiones, incluso para asuntos menores, estaban bajo supervisión y negociación con la troika. En la actualidad, Grecia ha asumido la obligación de alcanzar ciertos objetivos presupuestarios y fiscales, sin embargo, tiene ahora libertad para elegir los medios específicos a través de los cuales se cumplirá esta obligación.

    Este cambio no es sólo simbólico, ni tampoco hizo más fácil y efectiva la función del gobierno griego y de la administración pública. “Mayor grado de libertad” significa que son el gobierno y el parlamento, y por lo tanto las fuerzas políticas, quienes ahora son responsables de la jerarquización de las prioridades nacionales según las necesidades sociales. Y este es el primer paso para el retorno de la política a la vanguardia. Por supuesto, la obligación de obtener elevados superávits primarios en el futuro cercano y las restricciones presupuestarias subsiguientes siguen siendo un obstáculo importante, sin embargo, las decisiones sobre cómo utilizar incluso el limitado espacio fiscal disponible son ahora políticas.

    Una serie de medidas sociales y económicas positivas

    Después de agosto se tomaron una serie de medidas económicas y sociales positivas. Según el gobierno, el objetivo de esas medidas era doble: por un lado, mejorar la producción y la actividad económica, con especial énfasis en aquellas medidas que apoyan un modelo de producción diferente (por ejemplo, recortes de impuestos y reducción de las contribuciones de seguridad social para trabajadores por cuenta propia , agricultores, pequeñas empresas y cooperativas) y, por otro lado, restablecer la cohesión social, mejorar el empleo y fortalecer las fuerzas laborales (por ejemplo, la restauración de la negociación colectiva y la expansión de los convenios colectivos sectoriales, la anulación de los recortes de pensiones pre-legislados, distribución del superávit primario que excedió la meta de 2018 como un dividendo social para ciudadanos de bajos ingresos y grupos sociales vulnerables, subsidio para contribuciones de seguridad social para empleados jóvenes menores de 24 años, subsidio de vivienda nueva con criterios financieros y familiares, comidas escolares para todos los estudiantes, reclutamiento de personal permanente en servicios sociales cruciales como escuelas especiales o el Programa "Ayuda a domicilio" para personas mayores). 

    Las iniciativas más importantes y una batalla política central para el gobierno actual para el período posterior a los memorandos fueron, sin lugar a dudas, el aumento sustancial del salario mínimo (anteriormente 586 euros) a 650 euros (aumento del 11%) y el aumento del salario mínimo para empleados menores de 25 años, que antes era de 511 euros (27% de aumento). Este aumento, aunque el nuevo salario mínimo sigue siendo bajo dado el costo de vida en Grecia, se espera que tenga un impacto positivo no sólo en el ingreso disponible para los hogares que se beneficiarán de él, sino también en la demanda interna total y en la economía general.

    Junto con las medidas económicas y sociales, el final de los memorandos proporcionó el espacio, el tiempo y el capital político necesarios para el gobierno de SYRIZA, a fin de abordar también los principales problemas institucionales y políticos pendientes:

    Enmienda a la Constitución

    En este nivel, la enmienda de la Constitución a medio y largo plazo (ya que se completará después de las próximas elecciones nacionales) también es muy importante. La comisión competente del Parlamento concluyó recientemente su trabajo y presentó su propuesta al plenario, donde las decisiones finales deben presentarse hasta mediados de marzo. La propuesta contiene disposiciones relativas a:

    a)     Derechos civiles, como la neutralidad religiosa del estado griego y la mayor protección de la libertad religiosa, la introducción de una cláusula de no discriminación sobre la base de la identidad de género y la orientación sexual, etc.

    b)      Los derechos sociales, como la introducción de un nivel de vida digno para todos a través de los servicios sociales universales y el apoyo a los ingresos, el derecho a la salud y la obligación del estado de proporcionar acceso universal al Sistema Nacional de Salud, el control público de los bienes sociales, como el agua y la electricidad, que apuntan al reconocimiento constitucional de bienes comunes, la prohibición de la discriminación por edad en el trabajo, la protección constitucional de la negociación colectiva, el reconocimiento del derecho a la seguridad social a través de un sistema de seguro público redistributivo basado en los principios de solidaridad y reciprocidad etc., todo garantizado por el estado.

    c)  El establecimiento de instituciones que amplíen la función democrática del estado y la participación política de la gente, como referéndums vinculantes para la ratificación de convenios internacionales que transfieren los poderes soberanos del estado griego a organizaciones internacionales, la provisión de referendos y de la legislación con la iniciativa popular, la protección constitucional de la proporcionalidad del sistema electoral, la introducción de un límite de 3 legislaturas consecutivas para los parlamentarios, etc.

    Acuerdo Prespes 

    El segundo desarrollo importante que atrajo la atención pública tanto en Grecia como en el extranjero fue la firma y la reciente ratificación del Acuerdo Prespes, mediante el cual se resolvió una larga disputa con la ARYM y, a partir de ahora, el norte de Macedonia y se elogió como un modelo para tratar problemas de identidad a nivel internacional. Con el cierre de este acuerdo, tanto Grecia como el norte de Macedonia recuperan el capital diplomático necesario para tratar otras cuestiones importantes pendientes en la región, mejorar la paz y la estabilidad y facilitar las relaciones bilaterales, especialmente a nivel económico, que serán mutuamente beneficiosas.

    Es realmente difícil entender la reacción popular al acuerdo sin tener en cuenta que los problemas de identidad son siempre sensibles y, por lo general, no están definidos con criterios racionales objetivos. Sin embargo, fue la actitud de la oposición la que infló esta reacción y, lamentablemente, legitimó el arrebato nacionalista, incluido el discurso de odio (sobre "traidores", etc.), pero también las amenazas e incluso la violencia contra los parlamentarios y otras personas que apoyaron el acuerdo. Fue una elección desafortunada y peligrosa, no solo por parte de la oposición de la derecha de Nueva Democracia, sino también por parte del socialdemócrata PASOK, de identificarse con una coalición de grupos y organizaciones ultraconservadores, una parte del clero y, por supuesto, con el partido neonazi de Amanecer Dorado. 

    Hacia un renacimiento de la lucha izquierda/derecha

    La acalorada confrontación política con motivo del Acuerdo de Prespes fue el catalizador, y no la única causa, de hecho, de una cierta movilidad política que sugiere una posible reformulación del sistema de partidos griego. Los partidos menores, y especialmente el "centrista" Potami o el partido de la derecha populista y ex aliado del gobierno de los Griegos Independientes (ANEL), pero también en cierta medida el PASOK, están bajo una presión creciente debido a la creciente polarización entre SYRIZA y la Nueva Democracia.

    El citado retorno de la política a la vanguardia tiene dos caras. Por un lado, todas las medidas económicas y sociales a favor de la clase trabajadora y los estratos más bajos, los pequeños empresarios y los proyectos cooperativos indican las alianzas sociales que SYRIZA busca sobre una base orientada a la clase. Por otro lado, las iniciativas institucionales y políticas, como la enmienda de la Constitución y el Acuerdo de Prespes, plantearon preguntas sobre los derechos civiles, la democracia y la política internacional pacífica, las diversas respuestas que marcaron la frontera entre fuerzas progresistas y conservadoras.

    En el período posterior a los memorandos, tanto la división pro/anti-memorandos como la idea de una confrontación entre las "nuevas" fuerzas políticas contra el "antiguo régimen" han perdido su valor político y, por lo tanto, han desaparecido. En cambio, la división bidimensional según los ejes "clásicos" de clase baja/alta, por una parte, y de los progresistas/conservadores, por otra, revive y vuelve a formular la división de izquierda/derecha en Grecia. Sólo esta doble división podría proporcionar una base sólida para iniciativas políticas y alianzas sociales y políticas que podrían inaugurar un nuevo período de estabilidad para el sistema político y de partidos griego.

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles