• La UE y los europeos del Este. La República Checa como ejemplo
  • Del amor al odio

  • Por Viera Hudečková | 06 Jul 18 | Posted under: Europa Central y del Este , Elecciones , Unión Europea
  • Un artículo de Viera Hudečková basado en una intervención realizada en la Conferencia Internacional "Otra UE es necesaria y posible" organizada por el Partido de la Izquierda Europea el 12 de mayo de 2018, Sofía, Bulgaria.

    Hay un desarrollo interesante en la actitud de los ciudadanos checos hacia la UE que podría describirse con una cita: en el año 1990 hemos sido un país pobre con esperanza, actualmente somos un país relativamente rico sin esperanza.

    Antes de profundizar más en esto, me gustaría explicar la posición del partido político de izquierda checo que represento, así como nuestra posición sobre este asunto. El Partido del Socialismo Democrático (SDS) es miembro fundador de la izquierda europea y tiene una relación generalmente positiva con la integración europea, a pesar de nuestras críticas a la UE reciente y su funcionamiento. Durante el período de adhesión, la SDS actuó a favor del proyecto europeo de que la República Checa (CZ) se uniese a la UE. Junto con un grupo de miembros del Partido Comunista de Bohemia y Moravia (CPBM), fundamos la Sociedad para el Diálogo Europeo (SPED) para promover el proyecto europeo entre la izquierda política, también organizamos reuniones y otras actividades en el tiempo anterior al referéndum de adhesión.

    La República Checa se convirtió en miembro de la UE el 1 de mayo de 2004, cuando el 77% de la población voto en el referéndum a favor de la entrada en la UE. Este apoyo ha disminuido gradualmente, al inicio de la crisis en 2008 ya era sólo del 40%. Por otro lado, al discutir el resultado del referéndum de 2004, se debe agregar que la participación en la votación fue sólo un poco superior al 55% de los votantes, por lo que solo el 43% de los votantes elegibles expresaron su consentimiento explícito a la entrada de la República Checa en la UE.

    ¿Por qué el apoyo a la UE en la República Checa sólo es "tibio" en el mejor de los casos?

    Uno puede considerar esto un poco sorprendente. Al igual que en los demás países de Europa Central y Oriental (CEE), antes de 1989 muchas personas estaban "Soñando con Europa", en general, la disidencia era fuertemente proeuropea (prooccidental). En consecuencia, a principios de los 90 ', una posición muy euro-optimista dominó la sociedad en la República Checa, representada principalmente por Vaclav Havel y su ala política liberal. Esto acompañaba una idealización de la llamada Primera República Checoslovaca (1918-1938) con lemas centrales como "¡De vuelta a Europa!". Incluso V. Klaus, el principal euroescéptico de hoy, estaba inicialmente a favor de "Volver a Europa". Por lo visto, todo se basaba en gran medida en ilusiones.

    Actualmente, los habitantes de la República Checa se encuentran entre los ciudadanos de la UE más euroescépticos (Figura 2 - ver anexo) y después del Brexit, algunos comenzaron a hablar sobre "Czexit".

    Hay varias razones para este declive:

    -        las expectativas de los ciudadanos con respecto a los beneficios positivos de la adhesión a la UE no se materializaron gradualmente, en particular en el ámbito de la vida cotidiana y el presupuesto familiar;

    -           cada vez más, nuestros ciudadanos comenzaron a sentir que no tenían una representación adecuada y que tenían poca influencia en los procesos de toma de decisiones en la UE;

    -           incluso podemos detectar algunos sentimientos "semicoloniales", con agudas críticas contra "Occidente", es decir, en particular el núcleo de la UE, por el desmantelamiento de la industria checa, el sector bancario, etc.

    Esta situación se reflejó también en la aparición y el ascenso de los "políticos euroescépticos" y los partidos, que hicieron campaña por el "NO" en el referéndum. Un ejemplo de esto es V. Klaus (mucho menos su foro ODS-Civic Democratic), que considera a la UE como un "proyecto socialista" que limita nuestra soberanía. Muy antieuropeos fueron en el momento del referéndum los Republicanos, el primer partido de derecha en la República Checa y el PCBM oscila entre la crítica "dura" y la "suave" (finalmente ha expresando su posición como un "NO débil").

    Este escepticismo no se aplica solo a nuestra posición actual en la República Checa, sino también a la posible división en una "UE de dos velocidades". Según una encuesta de opinión reciente, solo el 19% de los ciudadanos de la República Checa ven nuestro lugar apropiado en el "núcleo" en comparación con el 58% en Polonia (alrededor del 42% nos ve en la "periferia" y alrededor del 23% apoya la salida de la República Checa de la UE).

    Curiosamente, existe un nivel casi estable de apoyo y rechazo de la UE durante los últimos 15 años desde el referéndum de 2004. La encuesta de opinión anterior (Figura 3 - vea el anexo) fue tomada en el momento del referéndum británico. Como vemos, alrededor de un tercio apoya la idea del "Czexit" y un 49% sigue apoyando a la UE. Esto trae una pregunta: ¿por qué hay poco éxito en convencer a la sociedad sobre los beneficios de la UE? Se puede especular sobre la política interna y sobre "Bruselas" como culpables. Definitivamente, hay fallos conocidos en las estructuras de la UE que contribuyen a ello.

    Podemos decir que las causas casi con seguridad no están en el desarrollo económico general. Hasta ahora, Chequia es un "consumidor neto" de apoyo de la UE, con un saldo positivo considerable (Figura 4 - ver anexo). Según los estudios, la República Checa creció al menos un 1,1% más rápido gracias a la UE y ganó alrededor de 13 mil millones de euros. Si la República Checa no hubiera sido miembro de la UE, el PIB sería un 12% inferior.

    El crecimiento del PIB se encuentra entre los más altos de todos los países de la UE (Figura 5 - ver anexo), que excede el 5% en el último año. En el período comprendido entre 2006 y 2017, la República Checa alcanzó la tasa de crecimiento más alta entre los "nuevos países de la UE", aunque todavía está por debajo de la media de la UE a largo plazo (Figura 6 - ver anexo).

    El buen desempeño de la economía de la República Checa es el resultado de la estrecha conexión entre la economía checa y la alemana, y va acompañada de una disminución del desempleo. Recientemente, es sólo del 3,5%, lo que nos coloca en la cima de la UE. De todos modos, había alrededor de 264 mil desempleados, pero casi 240 mil puestos vacantes en marzo de 2018. A pesar de estos números macroeconómicos impresionantes, la situación es menos positiva a nivel de vida cotidiana.

    Una de las expectativas de unirse a la UE fue que el nivel de vida aumentará, lo que nos acercaría a la UE15. Tal cambio no sucedió en la República Checa hasta el momento. Entre 1995 y 2012, la convergencia de los ingresos de los hogares con respecto a la UE15 fue solo del 0,1%, uno de los más bajos entre los países de Europa central y oriental. Y los políticos nacionales tienen éxito en echarle la culpa a Bruselas o a la UE15.

    Hay algunas profesiones donde las diferencias salariales ascienden a siete veces. También podemos ver esto en el ejemplo de los sueldos de los docentes (Figura 7 - ver anexo).

    Por ejemplo, un profesor en Eslovaquia tiene un ingreso anual equivalente a 19,000 USD, los profesores en Bulgaria o Rumania tienen unos ingresos incluso más bajos, pero un maestro en Alemania gana 89,000 USD y en Luxemburgo el salario alcanza incluso un equivalente de 138,000 USD. En la República Checa, solo el 53% de los docentes cree que los beneficios de la profesión docente superan claramente sus desventajas, en comparación con el 77% en la media internacional, y el 88% de los docentes piensa que la sociedad no aprecia la profesión docente, en comparación con 69 % del promedio internacional.

    Una fuerte sensación de que la República Checa es un "país de segundo orden" refuerza la posición negativa hacia Bruselas y Occidente en general.

    Todos los bancos y cajas de ahorro checos fueron vendidos a inversores extranjeros a principios de la década de 1990, las comisiones bancarias están aumentando y las enormes ganancias, cientos de millones de euros, se trasladan al extranjero a Alemania, Austria, Francia, etc. Vemos que es una parte sustancial de nuestro PIB, que fluye al exterior como ingresos de compañías extranjeras (Figura 8 - ver anexo).

    Del mismo modo, prácticamente todas las grandes fábricas se vendieron a inversores extranjeros, para ser cerradas como competidores no deseados en muchos casos. Los salarios son todavía mucho más bajos que en negocios similares en Occidente. Esto está causando una desilusión incluso entre los partidarios de la UE, como podemos ver en el siguiente gráfico (Figura 9 - ver anexo) que nos da una comparación interesante de las posiciones de los partidarios de la UE y los oponentes. Como vemos, aquellos que habrían votado por la salida de la UE y aquellos a favor de permanecer en la UE tienen una ilusión o prejuicios similares. Por supuesto, la posición sí / no influye en el porcentaje TOTAL, pero es la distribución la que importa aquí. Uno puede sentir fácilmente que para la mayoría de la gente las realidades "no importan", es decir, sus posiciones están determinadas en gran medida emocionalmente. Una conclusión similar podría extraerse de la comparación de los "asuntos públicos" más pertinentes en 1995 y 2018:

     

    Asuntos públicos 1995

    Asuntos públicos 2018

    Relaciones checo-germanas (1945)

    migrant question (Germany as cause)

    Regulaciones del Mercado                    de la UE

    Regulaciones („Burocracia de Bruselas“)

    Derechos humanos (p. ej. Problema con los Roma)

    Derechos humanos (feminismo, inclusión)

    Leyes laborales

    Lugares de trabajo (Protección de conductores)

    Protección de los consumidores

    Diferencias en la composición de la comida

     

    Si comparamos los problemas, a menudo bastante curiosos y temas aparentemente menores, discutidos en la sociedad checa en 1995 y en 2018, vemos que "bajo la superficie" encontramos en realidad casi lo mismo. Es decir, poco se ha resuelto durante los últimos 20 años por las elites checas o, en algunos casos, estas "élites" están creando e "inflando" algunos de los problemas psicológicamente. Esto, en nuestra opinión, presenta un desafío y una oportunidad para la izquierda checa y europea. El debilitamiento, o incluso el colapso del euro y la Unión Europea, no ayudaría a nadie. Necesitamos buscar formas de mejorar la UE.

     

    Anexo: Gráficos 1 - 9 – descarga del pdf a la derecha

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles