• Análisis
  • Virajes finlandeses y firmeza sueca: Líneas de división en la cuestión de la pertenencia a la OTAN

  • Por Jukka Pietiläinen | 04 Jul 22 | Posted under: Finlandia , Suecia , La Izquierda
  • Jukka Pietiläinen analiza las posiciones de la izquierda sobre el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN. Ambos países tienen la intención de ingresar en la OTAN, sin embargo, las perspectivas y opiniones sobre esta cuestión están divididas.

    Tras el inicio del ataque ruso a Ucrania en febrero, tanto Finlandia como Suecia decidieron solicitar el ingreso en la OTAN. Ambos países se habían opuesto al ingreso, durante décadas, a pesar de trabajar en estrecha colaboración con la OTAN. En el caso de la izquierda, el cambio en Finlandia fue más radical. El principal partido de la izquierda radical finlandesa, la Alianza de la Izquierda -que participa en el gobierno de centro-izquierda-verde- está dividido sobre la cuestión de la adhesión a la OTAN. En mayo, de los 16 diputados de la Alianza de Izquierda, nueve votaron a favor de la adhesión a la OTAN, mientras que seis votaron en contra (uno se abstuvo). En Suecia, sin embargo, la actitud negativa hacia la OTAN ha seguido prevaleciendo en el Partido de Izquierda.

    También en mayo, una reunión conjunta del consejo del partido y del grupo parlamentario de la Alianza de la Izquierda decidió que el hecho de que Finlandia solicite la entrada en la OTAN ya no es una razón para abandonar el Gobierno, con una clara mayoría (52 votos a favor frente a 10 votos en contra, con un voto en blanco). Cuando se formó el gobierno en 2019, la posición de no-OTAN era una de las condiciones clave para que la Alianza de la Izquierda participara, aunque el partido aceptara, como parte del Acuerdo de Coalición Gubernamental, la opción de la OTAN, es decir, la posibilidad de solicitar el ingreso si se consideraba necesario.

    La Alianza de la Izquierda finlandesa se vuelca en la OTAN

    La guerra de Ucrania cambió las posiciones sobre la seguridad en Finlandia, donde la amenaza de guerra se consideraba antes muy improbable. Según las encuestas de opinión, el apoyo a largo plazo a la pertenencia a la OTAN nunca ha superado el 30% y se ha situado mayoritariamente entre el 22-25%. En 2020, hasta el 86% de los votantes de la Alianza de Izquierda se oponían a la pertenencia de Finlandia a la OTAN, sin embargo, en otoño de 2021 esta cifra había descendido al 67%.

    Tras el inicio de la guerra, las opiniones sobre la OTAN cambiaron radicalmente. A lo largo de la primavera de 2022, el apoyo a la pertenencia a la OTAN pasó del 50% a finales de febrero al 75% en mayo y junio. Entre los votantes de la Alianza de Izquierda, el apoyo a la pertenencia a la OTAN pasó de alrededor del 40% en marzo a al menos el 47% (según la encuesta) en mayo. En ese mismo mes, el 69% de los votantes de la Alianza de Izquierda consideraba muy o bastante positiva la cooperación militar con la OTAN. Nada menos que el 97% del electorado del partido de izquierdas consideraba positiva la cooperación militar con la UE.

    Aunque este cambio de opiniones se produjo rápidamente, el apoyo a la pertenencia a la OTAN es menor de lo esperado. En una encuesta de opinión realizada en enero de 2022, casi la mitad (49%) de los votantes de la Alianza de la Izquierda estaban de acuerdo (total o parcialmente) en que si Rusia iniciara una guerra abierta contra Ucrania, aceptarían que Finlandia solicitara el ingreso en la OTAN. Esta cifra era solo ligeramente inferior a la media del conjunto de la población (60%).
    Los diputados de la Alianza de la Izquierda que votaron a favor de la adhesión eran en general más jóvenes que los que se opusieron, sin que hubiera ninguna otra división basada en el género, la región u otros factores. La dirección del partido aceptó en gran medida la adhesión a la OTAN y los principales diputados votaron a favor.

    Cuando los diputados de la Alianza de la Izquierda anunciaron su decisión a favor de la OTAN, en general informaron de que la decisión había sido difícil y que la adhesión a la OTAN, aunque no era lo ideal, era un paso necesario en un entorno de seguridad cambiante. El principal argumento a favor de la OTAN ha sido que Finlandia tiene que elegir la menos mala de las dos opciones.

    Como declaró Hanna Sarkkinen, ministra de Asuntos Sociales y Sanidad: "Me gustaría pensar que un mundo diferente es posible, pero las soluciones tienen que hacerse en el mundo real y esas soluciones no siempre son ideales". El ex vicepresidente del partido, Jussi Saramo, calificó el voto positivo a la adhesión a la OTAN de "realismo político".

    El 12 de junio, el Congreso del Partido de la Alianza de la Izquierda decidió cambiar su posición respecto a la OTAN, aceptando un nuevo programa de objetivos para 2022-2025. Según la redacción aprobada, el partido acepta la pertenencia a la OTAN como una realidad y afirma que disminuirá las amenazas a la seguridad de Finlandia. La propuesta contraria, que obtuvo el 25% de los votos, afirmaba que Finlandia debe permanecer neutral y no unirse a ninguna alianza militar, y que la pertenencia a la OTAN no aumentará la seguridad de Finlandia.

    Según fuentes del partido, un pequeño número de miembros ha anunciado que abandonará el partido debido a su posición respecto a la OTAN. Para aproximadamente la mitad de ellos, esto se debe a que se ha modificado la anterior posición contraria a la OTAN y para la otra mitad porque les gustaría ver una actitud más positiva hacia la pertenencia a la OTAN.

    En Finlandia, todos los partidos grandes y medianos han aceptado la pertenencia a la OTAN, mientras que sólo los pequeños partidos de extrema derecha y el Partido Comunista Finlandés siguen oponiéndose. El Partido Comunista Finlandés también se opone a la exportación de armas a Ucrania.

    El Partido de la Izquierda Sueca mantiene su posición

    Para el Partido de la Izquierda Sueca (Vänsterpartiet), la guerra de Ucrania ha causado también una división interna. Aunque el partido ya no se opone a la exportación de armas a Ucrania, tanto el Partido de la Izquierda como la mayoría de sus votantes no han cambiado su posición sobre la OTAN. Sin embargo, el apoyo del Partido de Izquierda ha bajado del 10% al 8% desde que comenzó la guerra en Ucrania.

    Tradicionalmente, la opinión pública sueca también ha sido bastante negativa con respecto a la OTAN, aunque en menor medida que en Finlandia. El apoyo a la pertenencia a la OTAN ha aumentado hasta el 30-35%, mientras que la proporción de opositores cayó a un tercio en 2018. Entre los votantes del Partido de Izquierda, el apoyo a la pertenencia a la OTAN se situó entre el 6-12% desde 2005 hasta 2019.

    Además, el cambio ha sido menos dramático que en Finlandia. En mayo de 2022, alrededor del 50-60% de los suecos apoyaban la pertenencia a la OTAN. Entre los votantes del Partido de Izquierda, el apoyo a la pertenencia a la OTAN era solo del 13%. Por lo tanto, no es sorprendente que la actitud negativa se haya mantenido y que el Partido de Izquierda afirme que la pertenencia a la OTAN debería decidirse por referéndum.

    En Suecia, la amenaza rusa no se percibe con tanta fuerza como en Finlandia, y la tradición de neutralidad es más fuerte. Además, el Partido de la Izquierda sueco también es más crítico con la Unión Europea y no ha participado en el gobierno ni ha necesitado adaptarse al consenso político.

    Grupos más bien marginales de la izquierda sueca critican incluso la posición del Partido de la Izquierda sobre el apoyo a las exportaciones de armas a Ucrania, y el Partido de la Izquierda sueco no ha participado en algunas manifestaciones por la paz a las que acudió la izquierda extraparlamentaria.

    Conclusión

    Las diferentes posiciones de los partidos de izquierda finlandeses y suecos se basan en las opiniones de sus miembros y votantes, mayoritariamente negativas en Suecia, y divididas pero mayoritariamente positivas en Finlandia. También revelan las diferentes realidades políticas de estos partidos. La Alianza de la Izquierda finlandesa participa regularmente en el gobierno de coalición, mientras que el Partido de la Izquierda sueco sólo apoya a regañadientes al gobierno en minoría desde la oposición. Además, el consenso en política exterior y de seguridad es tradicionalmente mayor en Finlandia.


Related articles