• Elecciones municipales en viena
  • Casi una tercera parte vota al partido de extrema derecha

  • Por Mirko Messner | 15 Oct 15 | Posted under: Austria , Elecciones
  • Una socialdemocracia (SPÖ) algo debilitada pero no hundida, un partido populista de extrema derecha (FPÖ), que se convierte en el segundo partido más votado con casi la tercera parte de los votos, un partido Verde que se ha estancado y que tiene la perspectiva de volver a formar el gobierno municipal con los socialdemócratas, un partido de derechas (ÖVP) que ha reducido su apoyo a tan sólo un diez por ciento, y que ha sido clonado y rejuvenecido siguiendo el ejemplo NEOCON, así como una alianza electoral de izquierdas con algo más de apoyo (en comparación con el partido comunista - KPÖ - en 2010) aunque no lo suficiente, este es, en breves palabras, el resultado de las elecciones municipales de Viena 2015.

    Que el partido socialdemócrata SPÖ pierde de forma sostenida hacia la derecha ya se veía antes de los resultados de las recientes elecciones regionales en la Alta Austria. El proceso erosivo es consecuencia de esos resultados y, tal y como han comprendido algunas partes de la socialdemocracia, tiene que ver también con la política neoliberal destructiva que ha llevado a cabo.

    En un principio, la situación en Viena no se diferencia mucho de la situación general, pero con una excepción importante: El poder y la influencia de la socialdemocracia en Viena se basa en una herencia social importante, incluso a nivel europeo: “la Viena roja” que administra. Pero los socialdemócratas están contribuyendo fuertemente a su pérdida y abren el camino a espacios populistas de la extrema derecha (y en sentido literal en el ejemplo de las edificaciones municipales de Viena).

    Pero hubo dos momentos actuales muy específicos los que han influido en las elecciones de 2015 en Viena:

    El hundimiento del SPÖ en la Alta Austria

    Primero, el drama que ofreció el hundimiento del SPÖ en las elecciones de la Alta Austria (uno de los 9 Estados Federales) dos semanas antes de las elecciones de Viena que, ante la tragedia de los refugiados incluso proclamó discursos de la extrema derecha y que tuvo que reconocer en la noche electoral que ese acercamiento al chovinismo no sólo no les había dado frutos, sino que había propiciado su propio hundimiento y el incremento espectacular del FPÖ (la alternativa de izquierda, el KPÖ en Linz, tuvo un incremento considerable gracias a su trabajo consecuente antirracista al igual que los Verdes de esa ciudad).       

    Despertar humanitario de la sociedad civil

    El segundo momento específico en las elecciones de Viena que fue decisivo para las elecciones, fue el despertar humanitario de amplias capas de la sociedad civil poco antes de las elecciones. Los y las miles de voluntarios y voluntarias que ayudaron directamente a los refugiados y las refugiadas en las autopistas, en las fronteras y en las estaciones de Austria fueron el núcleo de las manifestaciones antirracistas que alcanzaron unas dimensiones inimaginables antes de las elecciones en Viena. Decenas de miles de personas se movilizaron, culminando con la asistencia de 150 mil personas en un concierto de muchos y muchas artistas en la plaza Heldenplatz de Viena.  

    „Duelo“ artificial por de Viena

    El alcalde socialdemócrata de Viena, Michael Häupl, vio su posibilidad. Como sabía que perdería votos hacia la derecha, los compensó girando a la izquierda. “No habrá coalición con el FPÖ”, dijo casi desde el principio de la campaña y, en los días antes de las elecciones, sacó el lema del SPÖ vienés “Humanismo en lugar de incitación al odio”. Este lema se convirtió en el lema central que los medios acogieron con entusiasmo para escenificar un “duelo” entre Häupl y Strache (presidente y candidato del FPÖ).

    Pero este “duelo” escenificado entre el SPÖ y el FPÖ no es nada nuevo en Viena. En 2010 se presentó la misma escenificación, adornado convenientemente por los medios. Pero la escenificación era, esta vez, algo más dura, especialmente por la subida de los populistas y los partidos de extrema derecha, que asustaba a muchas personas. Lo que hizo que muchos votantes, incluso de las filas del KPÖ, se decidieran por Häupl. Ese pánico ante la extrema derecha fue alimentado por los institutos de opinión que ejercieron la función de generadores de opinión, tanto a favor del SPÖ como del FPÖ.  

    Pequeño avance de la Alianza de Izquierdas

    La alternativa a la izquierda del SPÖ y de los Verdes, es decir, la alianza “Wien anders - ANDAS” (Viena diferente) creada por los comunistas, el Partido Pirata, la Plataforma de los Independientes y el Grupo Verdes de Verdad, logró incrementar ligeramente los votos de los comunistas a nivel comunal y un poco más fuerte a nivel de distrito (de 10.600 a 12.500) y obtener dos concejales más que el KPÖ en 2010 (pasaron de 3 a 5). Lo que desde afuera, teniendo en cuenta las circunstancias de estas elecciones, se ve como un resultado respetable, lo perciben muchos activistas de “Wien anders” como una decepción. En mi opinión se equivocan, aunque es verdad que no se ha logrado mantener el impulso de “Europa anders” (en las elecciones al parlamento europeo se lograron en Viena el doble de votos que en estas elecciones). Pero es que las condiciones han sido esta vez muy diferentes.   

    Sin embargo, la tendencia gira hacia la derecha

    Sería una ilusión temeraria hablar de un giro a la izquierda del SPÖ o de un paisaje electoral en Viena con tendencia a la izquierda, además se situaría totalmente fuera de la realidad. Aunque es un éxito que se mantenga el alcalde socialdemócrata en la única ciudad austriaca con más de un millón de habitantes y que no le suceda un populista de extrema derecha, también es verdad que el extremista de derecha Johan Gudenus es el nuevo vicealcalde conforme a la legislación local, que el poder de los populistas de extrema derecha ha aumentado sustancialmente en los distritos y que muchos representantes socialdemócratas se llevan bien con la extrema derecha a nivel de distrito. También tenemos que constatar que dentro del SPÖ de Häupl hay tendencias de acercarse a la extrema derecha. En la región de “Burgenland” el presidente ha hecho una coalición con el FPÖ. Y Burgenland está muy cerca de Viena.   

    Los y las activistas de “Wien anders” tienen delante de sí en los próximos años mucho trabajo para ampliar su presencia en los distritos de Viena. Y según lo que hasta ahora han dicho, están decididos a trabajar con todo en ese sentido. Y eso será necesario, porque no se puede hablar de un giro del SPÖ hacia la izquierda, con y sin “duelo”. 

     

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles