• Informe de conferencia
  • "Política industrial europea – una herramienta para el Nuevo Green Deal“

  • Por Cornelia Ernst , Manuela Kropp | 26 Feb 20 | Posted under: Ecología , Unión Europea , Transformación Productiva
  • ¿Qué tipo de política económica e industrial necesitamos a nivel europeo para lograr la neutralidad climática hasta 2050? ¿Cómo debe ser un Green Deal progresista?

    Si bien la Comisión Europea presentó su comunicación Green Deal Europeo el 11 de diciembre de 2019, discutimos estas cuestiones junto con representantes de partidos progresistas, sindicatos, activistas climáticos y la Comisión Europea.

    Esta conferencia fue organizada por el grupo de izquierda en el parlamento europeo GUE / NGL, la Fundación Rosa Luxemburg Brusselas, en cooperación con transform! europe, en el Parlamento Europeo.

     

     

     

    Por qué necesitamos un Nuevo Green Deal y una estrategia industrial

    La primera mesa redonda debatió sobre por qué necesitamos un Nuevo Green Deal y una estrategia industrial a nivel europeo y global. Thea Riofrancos de los EE. UU. Señaló que la mitigación climática y la lucha por la igualdad social están vinculadas, es decir, el trabajo digno, el acceso a la vivienda, el transporte público y la energía asequible pueden garantizarse mediante un verdadero "Nuevo Green Deal". Necesitamos abordar la triple crisis de legitimidad política, desigualdad socioeconómica y cambio climático mediante un Nuevo Green Deal que genere cientos de miles de empleos. Sin embargo, debido a que necesitamos una disminución rápida de las emisiones de gases de efecto invernadero, no podemos confiar en las reformas del mercado: el Nuevo Green Deal debe incluir un orden social que se dirija por la solidaridad, la democracia y la igualdad, en lugar de la codicia y la dominación privada. Un Nuevo Green Deal global como visión planetaria puede superar los patrones de colonialismo y explotación. Al fusionar las luchas de diferentes movimientos sociales (Occupy Wall Street, Black Lives Matter, Standing Rock) podemos ganar la mayoría política para el Nuevo Green Deal. Mark Nicklas, de la Comisión Europea, no estuvo de acuerdo con este enfoque y subrayó que se necesitan incentivos para el mercado con el fin de lograr un consumo sostenible y una economía climáticamente neutral para 2050. Para este fin, se presentará una estrategia industrial europea (10 de marzo de 2020) que debe mirar toda la cadena de producción de valores: por ejemplo, en caso de movilidad eléctrica, debe tenerse en cuenta la producción y el reciclaje de baterías y la explotación de materias primas. Se necesita un enfoque integrado: p. ej. la digitalización puede desempeñar un papel importante en el logro de la neutralidad climática. En última instancia, corresponde a los Estados miembros implementar el Green Deal, mientras que la Comisión Europea sólo establece el marco. Hay ejemplos de buena cooperación entre los gobiernos nacionales, la industria y los sindicatos, como la alianza de plásticos y la alianza de baterías. Gianna Fracassi, del sindicato CGIL, estuvo de acuerdo con Thea Riofrancos en que el Nuevo Green Deal debe vincularse con la lucha por la justicia social. Los sindicatos en Italia han estado pidiendo una nueva política industrial y una política industrial europea durante mucho tiempo porque la crisis industrial en Italia y en el sur de Europa causó una crisis social. Si no logramos abordar esto, otros partidos políticos darán la respuesta, como nuevos partidos fascistas y de extrema derecha. Una política industrial europea tiene que abordar las desigualdades entre las zonas urbanas y rurales, entre el norte y el sur de Europa y entre trabajos bien remunerados y trabajos mal remunerados. El Nuevo Green Deal debe abarcar instrumentos de política industrial, aumentar la inversión pública, invertir en investigación, educación y capacitación e implementar una política fiscal europea modificada para poner fin al dumping fiscal, que nos está empujando hacia el precipicio. En cambio, los recursos financieros para el Nuevo Green Deal deben estar disponibles finalizando la política de austeridad y recortando los subsidios a los combustibles fósiles (17 mil millones de euros se gastan como subsidios a los combustibles fósiles cada año en Italia)

    Transición socio-ecológica en los distintos sectores

    La segunda mesa redonda trató la transición socio-ecológica necesaria en los diferentes sectores de una economía como la energía, la construcción y el transporte. Con respecto al sector energético, Raf Van Gestel señaló que el hidrógeno puede ser una alternativa sostenible para proyectos a pequeña escala, suponiendo que el hidrógeno se genera con electrólisis basada en electricidad renovable. Mientras que en el puerto de Amberes, las grandes compañías multinacionales usan hidrógeno, pero no está claro de dónde proviene el hidrógeno y probablemente se genera con combustibles fósiles. Como en el caso del litio para baterías extraídas en condiciones ambientales y laborales dudosas, la fuente de la materia prima es crucial. También señaló que el exceso de calor del puerto de Amberes debería usarse para la calefacción y refrigeración del distrito. Alba del Campo también aludió a la escasez de valiosas materias primas y la pregunta para qué fines usamos y necesitamos esos materiales. Como ejemplo, mencionó la movilidad eléctrica y la digitalización, que dan lugar a un sector de transporte en crecimiento que circula con productos que realmente no necesitamos. Yves Marignac subrayó que toda la cuestión de suficiencia y eficiencia no está cubierta en el "Green Deal Europeo". Se necesita una visión a largo plazo de nuestro sistema energético y la sociedad en la que queremos vivir, esto incluye a todos los sectores de la sociedad. El sector de la construcción (renovación para ahorrar energía), el sector del transporte (eficiencia energética de los vehículos, planificación urbana, planificación del área) y el sector de la energía (almacenamiento de energía, papel del gas en el almacenamiento) están profundamente interrelacionados. Vera Weghmann criticó el enfoque de mercado en la comunicación " Green Deal Europeo" y señaló que necesitamos contrapropuestas cuestionando los resultados de la liberalización del mercado energético, p. ej. el aumento de los precios de la energía (exacerbación de la pobreza energética en la UE) y una propiedad concentrada en el mercado energético (cinco grandes compañías energéticas). El argumento de que las energías renovables no merecen subsidios públicos porque esto contraviene el mercado de energía liberalizado que la ella defendió al señalar que los subsidios para el carbón y la energía nuclear también contravienen el mercado de energía liberalizado. Fueron los subsidios públicos para las energías renovables lo que condujo a una creciente participación de las energías renovables en la combinación energética y la retirada de los subsidios públicos en muchos estados miembros condujo a una disminución en el despliegue de las energías renovables. Finalmente, ella argumentó que sólo la propiedad pública de los servicios públicos de energía puede aportar energía asequible y renovable y resolver el problema del almacenamiento de energía.

    Con respecto al sector de la construcción, Magdalena Sikorowska señaló lo importante que es la transición justa en ese sector, ya que consume el 40% del consumo final de energía en la UE. 14 millones de personas trabajan en el sector de la construcción de la UE, mientras que la escasez de trabajadores calificados en este sector debe abordarse para implementar las medidas de restauración necesarias y cumplir los objetivos climáticos de París. Ella subraya que los Estados miembros deben adoptar planes nacionales para impulsar las capacitaciones en el sector de la construcción. Para concluir, señala que el 89% de las empresas del sector son PYMES, por lo que la financiación de la formación planteará un problema y debe abordarse.

    Con respecto al sector del transporte, Stephan Krull señaló lo importante que es una transición socio-ecológica debido a sus crecientes emisiones y 2,5 millones de empleados que trabajan en este sector en la UE. Pidió una política industrial de izquierda que respalde el transporte ferroviario y el transporte de mercancías por ferrocarril, incluidas las garantías sociales y la participación de los trabajadores. Ni los SUV ni los vehículos eléctricos satisfacen las necesidades de movilidad de los ciudadanos. El subrayó que las personas necesitan menos automóviles, automóviles más pequeños y un transporte público asequible y fiable. El tamaño y el peso de los vehículos individuales deben estar regulados por la legislación. La transición en el sector del transporte significa nuevas capacidades de producción y miles de empleos para vehículos utilizados en el transporte público. La transición debe ir de la mano con una reducción general de la jornada laboral para que las personas tengan más tiempo para la educación, el ocio y la participación democrática.

    Enfoques de izquierda para una política industrial

    La tercera mesa redonda discutió sobre posibles enfoques de izquierda para una política industrial. Tom Hill explicó cómo el Reino Unido cambió de una economía manufacturera a una economía de servicios, y pidió una estrategia industrial orientada a la misión para reequilibrar esta tendencia, estimular el desarrollo y crear empleos verdes. La inversión podría proporcionarse a través de un banco de inversión nacional y un fondo de innovación verde centrado en la provisión de infraestructura básica universal. Los partidos de la izquierda también deberían reconsiderar su oposición a los mecanismos intervencionistas del mercado, como la fijación universal de precios del carbono. Matteo Gaddi subrayó que el enfoque horizontal de la política industrial presentado por la comisión europea es típicamente neoliberal y se concentra sólo en la profundización del mercado único y la competitividad de las empresas. Sin embargo, lo que se necesita es un plan industrial real, es decir, planificación pública y propiedad pública. Explicó el alcance existente para una política industrial de izquierda: el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) es neutral en cuanto a la propiedad; véase el artículo 345 que permite la nacionalización y la propiedad pública. Además, el "modelo de suministro interno" para servicios de interés económico general permite a las autoridades públicas derogar la ley europea de competencia. En tercer lugar, la legislación europea actual permite que el gasto de los bancos nacionales de promoción (como el KfW alemán) no se incluya en el cálculo para cumplir con los criterios de Maastricht / deuda del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE, lo que significa que estos bancos pueden enfrentar fácilmente fallos del mercado y que pueden desempeñar un papel anticíclico activo en la política económica. Además de eso, las normas europeas sobre ayudas estatales deben cumplir los criterios sociales y medioambientales cuando se revisen en 2021. Por último, pero no menos importante, un cambio en los tratados europeos debería apuntar a una regulación diferente de la libertad de bienes y capital para hacer frente al problema de reubicación y tercerización. Una política industrial equilibrada solo es posible si existe un marco común para los derechos sociales y laborales.

    Conclusión

    En el intercambio de puntos de vista final, los participantes señalaron que el Nuevo Green Deal debe estar vinculado a la estrategia industrial europea que se presentará en marzo de 2020. Todos los sectores, como la energía, el transporte y la construcción deben experimentar una profunda transición al tiempo que deben garantizar la protección social y participación de los trabajadores La planificación pública, la financiación pública y la propiedad pública son de suma importancia para lograr un Nuevo Green Deal socialmente justo en la UE y en todo el mundo.

     

    Programa de la conferencia

    Mesa 1: Establecer el escenario - Política industrial y el Nuevo Green Deal

    Thea Riofrancos, Profesora asistente y polítologa (Providence College, USA), Democratic Socialists of America, Comité Ejecutivo del Grupo de Trabajo Ecosiocialista

    Mark Nicklas, Jefe de Unidad de Política de Innovación e Inversión para el Crecimiento, Comisión Europea, DG Mercado interno, Industria, Emprendimiento

    Gianna Fracassi, Vicesecretaria general, CGIL, Italia

    Mesa 2: Un Nuevo Green Deal para energía, transporte y construcción

    Raf Van Gestel, biquímico, Air Liquide, Universidad de Rotterdam

    Alba del Campo, activista en el campo de la transición energética, España

    Yves Marignac, Portavoz de la asociación négaWatt, Francia

    Vera Weghmann, Unidad de Investigación Internacional de Servicios Públicos (PSIRU) en la universidad de Greenwich

    Magdalena Sikorowska, Federación europea de trabajadores de la construcción y de la madera (EFBWW)

    Stephan Krull, Grupo de trabajo sobre políticas de transporte de la Fundación Rosa Luxemburgo, Alemania

    Mesa 3: Una política industrial de izquierda

    Tom Hill, Instituto de investigaciín de políticas públicas, RU

    Matteo Gaddi, Asociación cultural Punto Rosso,Fundación Claudio Sabattini , Italia

     

    Contacto

    Cornelia Ernst - cornelia.ernst@ep.europa.eu - +32 2 2845660

    Manuela Kropp - manuela.kropp@ep.europa.eu - +32 2 2847660


Related articles