• Discurso de despedida
  • Elisabeth Gauthier – francesa, austriaca, europea y ciudadana del mundo

  • Por Walter Baier | 17 Feb 16
  • El 9 de febrero, Elisabeth Gauthier falleció después de una enfermedad breve pero dura. Ella fue miembro fundador y directorade Espaces Marx, miembro del Comité Nacional del Partido Comunista Francés y uno de los fundadores y miembro de la Junta Directiva de transform! europe. A continuación el discurso de despedida de Walter Baier durante el funeral el 17 de febrero en Corbeil-Essonnes.

    Es muy difícil para mí expresar estas palabras formales de despedida porque he conocido a Elizabeth - o Liesl, como la llamamos en Austria - hace más de 40 años. Juntos - ella, la joven maestra antifascista activa en la Asociación de Maestros Democráticos, y yo, el responsable de la Unión de Estudiantes Comunistas – vivimos nuestras primeras experiencias de vida política.

    Su conexión política a su país de nacimiento y nuestros vínculos personales se mantuvieron sin cambios después de que Elisabeth se trasladase a Francia y luego fuera elegida para el Comité Nacional del PCF.

    Muchas cuestiones políticas y éticas nos han acompañado a lo largo de nuestras vidas. Por razones que son tanto políticas como personales, un tema central en la vida de Elisabeth Gauthier fue la irrupción de la confrontación con el pasado nazi en Austria, en el contexto de la Guerra Fría y el anticomunismo. Con el Asunto Waldheim, esto se convirtió en una cuestión europea. Elisabeth estaba profundamente ofendida por la apatía de los representantes oficiales de Austria, y ella se sorprendió y alegró, a la vez, por las manifestaciones en las que miles de austriacos protestaron en 2000 contra la coalición de gobierno ‘negra-azul ' que unió al Partido Conservador con el FPÖ de Haider. Ella dio testimonio sin descanso de 'otra Austria’ en su país de adopción, organizó reuniones de los estudiantes de secundaria y universitarios, habló en coloquios, y dio conferencias.

    Elisabeth era francesa, austríaca, europea y ciudadana del mundo: Nos volvimos a ver en el Foro Social Mundial de Porto Alegre, donde personificó, como pocos, el espíritu de la solidaridad dentro de la pluralidad. Posteriormente hizo contribuciones decisivas para el éxito de los Foros Sociales Europeos en Florencia, París y Atenas gracias a la claridad de su punto de vista y su capacidad para respetar las opiniones divergentes y crear una síntesis de ellos.

    Fue en Porto Alegre, en un momento en el que yo era editor de un semanario de izquierda, que me implicó en la creación de transform! network.

    Como directora de Espaces Marx, Isabel Gauthier contribuyó, de manera decisiva, en la creación del Partido de la Izquierda Europea. Sin embargo, su contribución más notable a nivel europeo fue su papel decisivo en la creación de transform!. Fue Miembro de la Junta Directiva de nuestra red hasta el final de su vida.

    En particular, como autora, abordó la cuestión del alarmante aumento del populismo de derecha en Europa, a la que dedica un libro que editó junto con Joachim Bischoff y Bernhard Müller. Su conclusión fue poco tranquilizadora: En las tendencias de derecha, ella reconoció los fracasos de la izquierda política en su respuesta a las grandes contradicciones sociales en las sociedades capitalistas desarrolladas.

    Dio la bienvenida a la victoria de Syriza con gran entusiasmo y mantuvo su solidaridad con la izquierda griega a pesar de todas las dificultades y cuestionamientos.

    Hasta sus últimos momentos concentraba sus esfuerzos en la renovación de la estrategia de la izquierda, que fue el tema central del largo artículo que terminó en alemán y francés a pesar del deterioro de su salud, y que es un legado político que nos ha dejado.

    Tuve el privilegio de estar en contacto con Elisabeth hasta los últimos días de su vida. Por teléfono, tuvimos serios debates políticos y personales, pero a veces también conversaciones  alegres y felices. A pesar de que luchó contra su enfermedad hasta el último momento, su despedida la pensó bien y largamente.

    Su desaparición nos ha empobrecido a todos y nos sentimos más solos. No es sólo su trabajo, sino también su memoria la que vamos a atesorar.

    Querida Elisabeth, como compañera, como camarada y como amiga siempre estarás en nuestros recuerdos.

     +++

     Para esquelas y cartas de condolencia por favor haga clic here.