• Austria
  • Cambios electorales en tiempos de la Post-Democracia

  • Por Walter Baier | 20 Nov 17 | Posted under: Austria , Elections , Rightist Movements
  • Cuando se publique este texto, las conversaciones de coalición entre ÖVP y FPÖ seguirán en curso. Sin embargo, nadie duda de que encontrarán un compromiso.

    Todavía no está decidido si el ÖVP dejará el puesto de ministro de Asuntos Exteriores al FPÖ (el partido va a nombrar a un declarado nacionalista alemán para esta función) o el puesto importante de ministro del interior. En este último caso, el presidente del partido H.C. Strache asumiría la gestión de la autoridad policial del país y la política de integración austriaca. Sin embargo, los ministros deben ser nombrados por el presidente federal, Alexander Van der Bellen, quien ha expresado públicamente sus preocupaciones. 

     

     

     

    El resultado definitivo de las elecciones parlamentarias austríacas de 2017 es el siguiente (cambios en comparación con 2013):

    • SPÖ: 26.9% (+ 0.1)
    • ÖVP: 31.5% (+ 7.5)
    • FPÖ: 26% (+ 5.5)
    • Grüne: 3.8% (- 8.6)
    • Neos: 6.3% (+ 0.3)
    • Liste Pilz: 4.4% (Se presentó por primera vez a las elecciones)
    • KPÖ+: 0.8% (- 0.2)

    Resultados de los partidos de derecha en 2013 que no presentaron sus candidaturas este año:

    • BZÖ: 3.5%
    • FRANK: 5.7%

    El resultado presentable de los socialdemócratas oculta la dimensión real del cambio hacia la derecha que estamos viviendo. Desde la victoria electoral de Bruno Kreisky hace 47 años, durante 41 años el Canciller Federal ha sido candidato del SPÖ. Los Verdes, que han estado representados en el parlamento durante 31 años, no superaron el umbral del 4%. El FPÖ, que cayó en desdén por su participación en el gobierno entre 2000 y 2006, ahora regresará al gobierno.

    Austria se presenta como un país dividido en ciudades y zonas rurales. El ÖVP y el FPÖ disponen de más de 113 de los 183 escaños en el parlamento por sí mismos. Esta clara mayoría se debe a su gran popularidad en lo que los vieneses llaman arrogantemente "la provincia": en las principales ciudades como Viena, Graz e Innsbruck, los dos partidos permanecen por debajo del 50% de los votos. En estas ciudades, el SPÖ logró mantener su popularidad a costa de los Verdes, que han perdido sus 24 escaños en el parlamento. Ocho de estos escaños han ido a parar a la lista Liste Pilz, que fue fundada por un grupo que se separó de los Verdes.

    En general, no se observó ningún cambio significativo entre la izquierda y la derecha. Cabe mencionar que más de dos tercios de los logros de ÖVP y FPÖ son el resultado de dos partidos populistas que no presentaron sus candidaturas este año, mientras que en 2013 alcanzaron el 9,5% de los votos juntos.

    Entonces, ¿por qué seguimos hablando de un giro hacia la derecha? Es el discurso político y los partidos en su conjunto los que han realizado un giro hacia la derecha. En primer lugar, porque ni el ÖVP ni el SPÖ han excluido la posibilidad de formar una coalición con el FPÖ. En segundo lugar, porque todas las partes, excepto a los Verdes y KPÖ Plus, se han expresado a favor de una política restrictiva y represiva frente a los refugiados y el Islam. Los estudios cualitativos confirman que en un clima político que se ha desplazado hacia la derecha, un porcentaje de votantes verdes se abstuvo de votar por ellos en esta ocasión. Esto se debe a que ya no deseaban apoyar las políticas de feminismo, minoría y refugiados del partido, que se basan esencialmente en la solidaridad.1

    Seis meses después de que una coalición de votantes, que abarcaba desde el centro conservador hasta el Partido Comunista, votara por el candidato (formalmente verde) Alexander Van der Bellen para ser su presidente federal con un 54%, Sebastian Kurz, apodado "el rostro aceptable del populismo de la derecha"2 - logró conseguir una mayoría del ÖVP y el FPÖ en el parlamento.

    Esto podría ser el preludio de una profunda reconstrucción del sistema político de la Segunda República de Austria, que el historiador contemporáneo Gerhard Botz llama con gran precisión un "punto de inflexión antiliberal-neoliberal"3.

    FPÖ: Repugnantes nacionalistas alemanes

    Es bien sabido que un grupo influyente del ÖVP ha estado trabajando para formar una coalición con el FPÖ. Tampoco es un secreto que una mayoría parlamentaria podría haberse activado en cualquier momento. Hasta ahora, esto se ha visto obstaculizado por el hecho de que no había una mayoría en la población para esta coalición. Este "error" finalmente ha sido corregido. Desde esta perspectiva, las elecciones del 15 de octubre pueden interpretarse principalmente como una operación posdemocrática exitosa.

    De todos los partidos radicales y populistas de derecha de Europa, el FPÖ es uno de los más desagradables. Debido a su racismo y anti-islamismo, el partido a veces se considera un partido nacionalista. Pero esto solo es cierto en un sentido muy específico: difiere de otros nacionalistas en que su nacionalismo no se refiere a su propia nación, Austria. El FPÖ es un partido nacional alemán en el sentido de que, de acuerdo con su actual programa de partido, considera a los austriacos cuya lengua materna es el alemán como parte de la nación alemana.4

    El partido comparte esta visión con la influyente subcultura de las sociedades fraternales alemanas (Burschenschaften), las asociaciones culturales tradicionales y las nuevas publicaciones periódicas de derecha, que a su vez constituyen los foros de la agitación de la extrema derecha y neonazi en Austria. Están muy cercanos.

    Esto no es tan excéntrico como parece. El FPÖ es, de hecho, un partido tradicionalmente anclado en el sistema de partidos de Austria.5  Su nacionalismo alemán representa a un sector de las élites austríacas y, además, a la creciente influencia del capital alemán en la economía y la cultura del país.6

    Tanto su relación con el nacionalsocialismo como con el nacionalismo alemán coloca al FPÖ en oposición a la Constitución de la Segunda República de Austria y al orden europeo de posguerra, incluida la UE. En el escenario de una mayor agravación de la crisis de la UE y del aumento de las ambiciones alemanas de convertirse en una gran potencia, podría tener una relevancia europea desastrosa.

    Lo anterior es lo que se puede decir brevemente de la "agenda oculta" del FPÖ y el "conocimiento común no dicho", que mantiene unido a su núcleo duro y vincula a su entorno intelectual y cultural circundante.

    Sin embargo, sus éxitos electorales tienen otros orígenes: a saber, su exitosa mutación en un partido radical de derecha del nuevo tipo, que combina una visión autoritaria de la sociedad, el nacionalismo étnico y un estilo político populista.7  Comparte esta capacidad de cambiar y, sin embargo, permanecer igual que los otros partidos de la extrema derecha (entre ellos, el Front National, Lega Nord, PVV y Vlaams Belang), con los que está federado en un grupo común en el Parlamento Europeo.8

    La composición del electorado del FPÖ exhibe la imagen que se conoce de estudios de partidos similares: una parte significativa de los votantes del FPÖ están compuestos por hombres, trabajadores con un nivel de educación inferior (según su situación laboral) fuera de los centros urbanos. Consiste no tanto en los estratos desclasados; más bien, involucra a personas que se ven a sí mismas como parte de los estratos medios y que se sienten amenazadas por la movilidad social descendente y abandonadas por los partidos políticos establecidos. Y tienen razón en esto, porque su situación social ha empeorado considerablemente en la última década. La disminución de la participación salarial ha llevado a un rápido aumento de la desigualdad social. La tasa de desempleo aumentó del 5% al 9% en el momento álgido de la crisis financiera, con una expectativa de ingresos de pensiones que se redujeron en aproximadamente un 25%.

    Pero sería un error interpretar el crecimiento de la derecha populista como un "voto de clase". No se pueden derivar conclusiones válidas sobre la composición de clase real del electorado a partir de los datos publicados. Las cuotas de voto no están desglosadas por niveles de ingresos o por categorías como "empresarios", "ejecutivos" o "propietarios de activos". El apoyo que obtiene el FPÖ de los diez mil austriacos más ricos es uno de los secretos mejor guardados del país, cuyo velo se quita de vez en cuando, y generalmente accidentalmente. Por ejemplo, el conservador diario vienés Die Presse llegó a informar en un artículo el año pasado - con el significativo título “Höret die Signale” (Hear the Signals) – el creciente apoyo del FPÖ por parte de miembros de la exclusiva Asociación Austriaca de Industriales.9

    El futuro de la socialdemocracia es incierto

    La creciente alienación populista entre las instituciones de la democracia liberal -que ha abandonado a las personas a la fría indiferencia social del mercado- y la población, que ha tomado represalias dando la espalda a la democracia liberal, es la consecuencia de la deformación de la democracia en Austria que mencioné anteriormente.

    El actual sistema de partidos de la Segunda República de Austria parece dirigirse hacia su fin. Con la adopción de un estilo político populista por el ÖVP de Sebastian Kurz, el partido parece haber encontrado una solución para su supervivencia en un panorama político inestable. Sin embargo, el futuro de los socialdemócratas austríacos, a pesar de toda su rica tradición, es ahora muy incierto.

    El hecho de que hayan mantenido su cuota de voto a costa de los Verdes tiene una amarga connotación que pronto se manifestará en Viena. En enero, el presidente de la poderosa sección del partido vienesa entregará su cargo a su sucesor. Fue él, sin embargo, quien repetidamente tomó una postura - a pesar de toda resistencia, incluso dentro del SPÖ vienés - contra cualquier convergencia con el FPÖ. Su renuncia y el declive de su socio de la coalición verde en el gobierno de la ciudad alimentarán la disputa sobre la dirección futura del partido. ÖVP, FPÖ, la prensa sensacionalista y los canales de televisión privados ya se están preparando para la decisiva "Batalla de Viena".

    El KPÖ Plus, la alianza electoral formada por comunistas, la organización juvenil del Partido Verde e independientes, no ha logrado alcanzar su objetivo, a pesar de su campaña electoral extraordinariamente activa y su aceptación invisible por parte del público de un partido en estrecha relación con el KPÖ. Esto se debe principalmente al hecho de que entre los votantes de izquierda existe un temor generalizado a una inminente coalición ÖVP-FPÖ. Sin embargo, parece existir la convicción compartida de continuar trabajando hacia una nueva izquierda plural.

    El déficit del sistema de partidos austríaco mencionado por el KPÖ Plus - la falta de una alternativa a la izquierda de la socialdemocracia y los Verdes - todavía existe. La profunda crisis en la que se encuentran los Verdes y la disputa previsible del SPÖ sobre su dirección futura deberían alentar a las personas a considerar un proceso de reestructuración de la izquierda austríaca en una escala mayor, y a no tener miedo a pensar en grande.

    Observaciones:

    1. SORA analyses, “Frau sein ist kein Programm! Mann sein aber schon”, MALMOE on the webwww.malmoe.org/artikel/regieren/3326

    2. Hans Rauscher, “Haben wir uns in Christian Kern getäuscht?”, Der Standard, 16 de agosto de 2017.

    3. Gerhard Botz, “Es gibt eine neoliberale-illiberale Wende”, Der Standard, 20 de octubre de 2017.

    4. La redacción exacta en el programa del partido es: "Sprache, Geschichte und Kultur Österreichs sind deutsch. Die überwiegende Mehrheit der Österreicher ist Teil der deutschen Volks-, Sprach- und Kulturgemeinschaft.", ("El idioma, la historia y la cultura de Austria son alemanes. La gran mayoría de los austríacos forman parte de la comunidad étnica, lingüística y cultural alemana". En: Programa de partido del Freiheitlichen Partei (FPÖ). Votado en el congreso del partido el 18 de junio de 2011 en Graz.

    5. Pelinka, Anton: “Die FPÖ im internationalen Vergleich”, conflict & communication online, 1/1 2002, www.cco.regener-online.de/2002_1/pdf_2002_1/pelinka.pdf.

    6. "Internationalisierung bei den Universitätsmitarbeitern sei in sehr vielen Fällen ‚Germanisierung‘, stellten Forscher der Universitätenkonferenz (Uniko) unlängst fest. 27,4% Prozent der in Österreich lehrenden Universitätsprofessoren kommen laut einer aktuellen Auswertung des Wissenschaftsressorts aus Deutschland. An der Universität Wien sind es beinahe 40%". ("La internacionalización del personal universitario en muchos casos equivale a la 'germanización', como lo señalaron recientemente los investigadores de la conferencia universitaria (Uniko). Un estudio actual del departamento académico alemán sugiere que el 27,4% de los profesores universitarios que enseñan en Austria son originarios de Alemania. En la Universidad de Viena, su porcentaje asciende a casi el 40%." Véase: “Jeder vierte Professor ist Deutscher”, Die Presse, 14 de febrero de 2017.

    7. Véase: Cas Mudde, “The Far Right and the European Elections”, Current History Magazine 03/2014.

    8. Véase https://de.wikipedia.org/wiki/Europa_der_Nationen_und_der_Freiheit#Mitglieder.

    9. Véase Die Presse, 2 May 2016, http://diepresse.com/home/wirtschaft/kolumnen/kordiconomy/4978742/%20Hort-die-Signale-der-FPO?%2520_vl_backlink=/home/index.do.


    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles