• Informe
  • Comunistas en los tribunales: el juicio por herejía basado en el artículo 13 de la Constitución polaca

  • Por Jacek C. Kamiński | 29 Apr 20 | Posted under: Europa Central y del Este , Polonia , Revisionismo
  • Durante cuatro años se ha librado una batalla judicial contra los editores de la revista Brzask, el boletín y sitio web del Partido Comunista de Polonia. La fiscalía acusa a los editores de "promover públicamente un sistema estatal totalitario". Sin embargo, la evolución del juicio indica que, en esencia, el problema de verdad es que Brzask promueve una interpretación de la historia que es incorrecta en opinión de los fiscales, y sobre las opiniones políticas ilegales de los acusados.

    La panorámica del juicio emerge claramente a partir de los fragmentos de su sesión del 3 de marzo de 2020, que los acusados han puesto al descubierto. La mayoría de las preguntas formuladas por el fiscal Jakub Jagoda se referían a cuestiones históricas y se produjo una especie de debate histórico e ideológico en la sala del tribunal. Citemos algunas de las preguntas del fiscal dirigidas al acusado Marcin Adam:

    • "Señor Adam, en su opinión, ¿eran regímenes totalitarios los sistemas políticos en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas durante el gobierno de Vladimir Lenin, Joseph Stalin y en la República Popular China durante el período de Mao Tse Tung?"
    • "En su opinión, ¿fueron las decisiones políticas tomadas por Vladimir Lenin, Joseph Stalin, Feliks Dzerzhinsky y Mao Tse Tung la causa directa del genocidio y la hambruna existente en esos países? En resumen, ¿fueron esas personas directamente responsables de los crímenes de genocidio en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y la República Popular China?
    • "¿Conoce el concepto de la “Gran Purga" y admite que la persona responsable fue Joseph Stalin?"
    • "¿Dónde que prevaleció un mejor sistema político: en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o en el actual sistema democrático de Polonia? ¿Cuál es más democrático y amable para los ciudadanos?" [1]

    Los editores del medio comunista han sido acusados con base al famoso artículo 256, cláusula 1 del Código Penal:

    "Quien promueva públicamente un sistema estatal fascista u otro sistema estatal totalitario o genere odio basado en diferencias nacionales, étnicas, raciales o religiosas o debido al ateísmo de alguien, está sujeto a una multa, la pena de restricción de libertad o la pena de prisión por hasta 2 años."

    Cada uno de los acusados ha sido acusado de

    "estando en el equipo editorial de la revista Brzask, el contenido publicado en sus páginas hace referencia directamente a las ideas de un sistema estatal comunista y al marxismo y al leninismo, que luego fueron publicadas en el sitio web www.kompol.org, que en el contexto de la experiencia histórica supone una negación de los valores democráticos."

    Sin embargo, no hubo alegaciones específicas en la acusación, y como evidencia, la oficina del fiscal aportó alrededor de mil páginas fotocopiadas de todos los contenidos de Brzask entre noviembre de 2008 y agosto de 2014, así como una cantidad significativa del contenido de la web oficial del Partido Comunista de Polonia de ese periodo.

    Las alegaciones más detalladas solo aparecieron en la decisión del Tribunal de Distrito de junio de 2017 que, en relación con la absolución obtenida en la primera instancia, ordenó al Tribunal de Distrito en Dąbrowa Górnicza que volviera a juzgar el caso. El Tribunal Regional asumió así el papel de fiscal, adjuntando pruebas en forma de unas pocas docenas de publicaciones seleccionadas.

    La debilidad de los argumentos de la fiscalía se evidencia en el hecho de que los investigadores no pudieron convencer ni siquiera a los anticomunistas recalcitrantes del Instituto de Memoria Nacional sobre la culpabilidad del equipo de Brzask. Antes de remitir el caso a los tribunales, la oficina del fiscal había enviado una solicitud al Instituto de Memoria Nacional para obtener su opinión. Como respuesta en nombre de dicha institución, Adam Dziurok declaró que "proclamar y promover públicamente los valores comunistas en la forma presentada por el Partido Comunista de Polonia es al menos controvertido, incluso si no se refiere abiertamente a métodos y prácticas totalitarias" [2]. Los argumentos de los fiscales solo fueron alimentados por un experto designado por la oficina del fiscal: el Dr. Rafał Łętocha, politólogo y experto religioso de la Universidad Jagiellonian, asociado con círculos de extrema derecha. Łętocha es conocido por publicaciones en revistas de ultraderecha como Glaucopis, Polityka Narodowa (Política Nacional), Fronda, Templum Novum y Pro Fide, Rege et Lege. No ha ocultado su identificación con el movimiento nacional. En una encuesta realizada en 2010 por un blogger del sitio web Salon24, mencionó su admiración por, entre otros personajes históricos, Roman Dmowski, Wojciech Wasiutyński, Stanisław Piasecki, Jan Mosdorf y Adam Doboszyński. "Toda la generación NSZ [Narodowe Siły Zbrojne / Fuerzas Armadas Nacionales, organización clandestina de la derecha polaca en la Segunda Guerra Mundial] también entraría en juego aquí, porque su actitud heroica, luchando en dos frentes hasta el final, forma parte de nuestro imaginario colectivo "- agregó.

    Una actitud ideológica tan clara debe plantear dudas sobre la imparcialidad de este experto [3]. En su informe, Rafał Łętocha golpea desde el principio a los comunistas con dureza, refiriéndose a sus puntos de vista de la siguiente manera: "debe presumirse que se prevé el uso de medidas revolucionarias para ganar poder". De manera arbitraria, considera increíble la negación totalitarismo por parte de los acusados:

    "Las declaraciones sobre una actitud negativa hacia el totalitarismo (IDs. 104/15, vol. 1, pp. 118, 130) también deben considerarse malabarismo verbal o deshonesto, o al menos casuístico (evasivo), porque los activistas del Partido Comunista de Polonia simplemente no reconocen al sistema comunista como totalitario, para ellos los totalitarismos por excelencia son solo el fascismo o el nazismo, o probablemente el capitalismo."

    Los comunistas son incluso culpables por sus opiniones sobre cine o literatura:

    "En las páginas de Brzask, la película Katyn dirigida por Andrzej Wajda es caracterizada como “un trapo repulsivo, lleno de propaganda histérica y mentirosa” que presenta datos sobre la masacre de Katyn falsificada por los nazis (IDs 104/15 vol. V, p. 794). Por otro lado, el libro Inny świat (Otro mundo) de Gustaw Herling-Grudziński se presenta como 'una bala en manos de los imperialistas, que solo sirve para propaganda ad hoc y no representa ningún valor literario'” (ID. 104/15 vol. V, pág. 794) [4].

    En su resumen, Rafał Łętocha formula acusaciones principalmente sobre una visión de la historia considerada indeseable por las autoridades de la Tercera República de Polonia. La discrepancia por parte de los acusados con la línea oficial de la historia política del país se considera censurable, aunque, como él mismo admite, no encuentra en las páginas de los medios analizados "una apelación directa a métodos totalitarios":

    "No hay duda para mí de que tanto en los materiales y publicaciones del Partido Comunista de Polonia, y más aún en los de la Juventud Comunista de Polonia, nos encontramos con una defensa de los totalitarismos comunistas, así como con la promoción de métodos totalitarios y prácticas comunistas. Porque incluso si no encontramos un apoyo directo a los métodos totalitarios sino con una adopción verbal de la democracia, indudablemente existe un apoyo a los países en los que han funcionado o aún funcionan varias formas de totalitarismo, a pesar de la negación formal por parte de personas asociadas con el Partido Comunista de Polonia o la Juventud Comunista de Polonia de que algo así haya sucedido o está teniendo lugar en esos países. También es característico el gran respeto hacia las personas que establecieron regímenes totalitarios en diversos países o dirigieron sus aparatos de terror, tales como: Vladimir Lenin, Joseph Stalin, Feliks Dzerzhinsky, Lavrenty Beria, Kim Ir Sen, Kim Dzong Il, Mao Tse Tung, Enver Hoxha, Bolesław Bierut, etc. También se debe prestar atención a la negación y rechazo de cualquier crítica a los Estados comunistas totalitarios y la aceptación irreflexiva de una versión de los acontecimientos y la historia construida por el aparato de propaganda de esos Estados como la única verdadera " [5].

    Para completar la atmósfera de terror, Łętocha también formula acusaciones infundadas de naturaleza política: "se propagan lemas que amenazan la independencia de la República de Polonia como ‘abajo la Tercera República. Larga vida a la República Socialista Soviética de Polonia’”. Sin embargo, no señala ninguna evidencia de que la hipotética República Socialista Soviética de Polonia sería, en opinión del autor de ese eslogan, un país dependiente del exterior. El experto también está indignado con que el sitio del Partido Comunista de Polonia "pida sin rodeos la abolición de la propiedad privada de las herramientas de producción, las materias primas, los depósitos minerales, los bienes raíces, la tierra y el capital". Incluso la referencia de los comunistas a los valores democráticos no le engaña. Él sabe que no se trata más que de una mentira comunista. Señala:

    "Por supuesto, los activistas e ideólogos del Partido Comunista de Polonia y la Juventud Comunista de Polonia disfrutan jugando con palabras como democracia y libertad, porque, como ya señaló Benjamin Constant, lamentablemente son infinitamente serviciales" [6].

    Es característico que Łętocha, citando lo que para él son artículos sediciosos, no indique los nombres de sus autores. No sabemos, por lo tanto, si se trata de textos de uno de los cuatro acusados. Esto significa que acepta el principio de responsabilidad colectiva. También vale la pena prestar atención a la negligencia de este experto que, en su opinión cualificada, confunde constantemente el sitio web del Partido Comunista de Polonia con el de la Juventud Comunista Polaca [7].

    Uno de los acusados, Marcin Adam, estima que el juicio de los comunistas, que ha estado ocurriendo durante años, es un SLAPP, algo que el poder judicial anglosajón reconoce como una demanda estratégica contra la participación pública. Según la versión inglesa de Wikipedia:

    "Un SLAPP es un juicio diseñado para censurar, intimidar y silenciar a los críticos al cargarles con el costo de su defensa legal hasta que abandonen toda crítica u oposición. Dichas demandas se han declarado ilegales en muchos países porque obstruyen la libertad de expresión. En el típico SLAPP, el demandante por lo general no espera ganar el juicio. Los objetivos del demandante se logran si el acusado cede ante el miedo, la intimidación, el aumento de los costos legales o el simple agotamiento y abandona las críticas”

    Marcin Adam señala que, en occidente, tales casos generalmente son iniciados por corporaciones contra individuos incómodos u ONGs, mientras que en Polonia han sido las autoridades estatales las que han actuado bajo esta cobertura. Agrega que este tipo de juicio es extremadamente gravoso para el acusado debido a los costos, la pérdida de tiempo e incluso las posibles dificultades para encontrar un trabajo. Como especifica en una entrevista con el autor del presente texto:

    "Este no es un juicio penal. Somos juzgados por nuestros puntos de vista, porque de eso se tratan las discusiones en la sala del tribunal. Esto tiene todas las características de un juicio por herejía. Herejía general, no un acto herético específico. No se cita ninguna publicación específica que viole la ley. Lo que se cita son evidencias muy extensas sobre los contenidos de los números Brzask y del sitio web, y la búsqueda de evidencias específicas solo se producen en la misma sala del tribunal".

    El hostigamiento del acusado, típico de un SLAPP, puede verse tanto en la duración del caso como en la repetición del juicio en dos ocasiones, o también en el uso de medidas extraordinarias. La primera decisión del Tribunal de Distrito en Dąbrowa Górnicza (donde se encuentra la sede del Partido Comunista de Polonia) se emitió en abril de 2016 de forma prescriptiva, lo que generalmente se aplica en delitos menores y en situaciones donde la culpabilidad está fuera de toda duda. Esto implica emitir un fallo sin tener que llevar a cabo una audiencia estándar. Como informa Piotr Ciszewski en el sitio web Strajk.eu:

    "El tribunal de Dąbrowa Górnicza solo tuvo en cuenta el informe del fiscal, sin dar al equipo editorial la oportunidad de defenderse. No pudieron presentar sus alegatos, ni siquiera los documentos del programa del Partido Comunista de Polonia o las versiones completas de los artículos cuestionados por la oficina del fiscal. Los editores condenados apelaron contra esta sentencia, que obligó a la corte a iniciar un procedimiento de juicio normal" [8].

    En una etapa posterior, el Tribunal de Distrito de Dąbrowa Górnicza rechazó en dos ocasiones los cargos de la fiscalía, decidiendo en enero de 2017 suspender el procedimiento y, dos años después, emitiendo la absolución. Sin embargo, a solicitud de la oficina del fiscal, el Tribunal de Distrito de Katowice en otras dos ocasiones, en junio de 2017 y en julio de 2019, reabrió el caso para que el Tribunal de Distrito lo volviera a juzgar [9]. Durante la batalla legal, el 17 de enero de 2017, uno de los cuatro acusados, Marian Indelak, de 90 años, murió. En la etapa más reciente, el 17 de marzo de 2020, el Tribunal de Distrito de Dąbrowa Górnicza suspendió condicionalmente el procedimiento, al mismo tiempo que exigió a los acusados ​​a pagar 1.000 PLN, unos 220 EUR, por persona al “Fondo de Ayuda a las Víctimas”, así como a cubrir una parte de los costos del proceso. Por lo tanto, los editores acusados ​​no fueron condenados, sino castigados financieramente, lo que también debe considerarse una decisión extraña. Pareciera que el Tribunal de Distrito hubiera encontrado una solución disimulada. Por un lado, por falta de evidencia, no podía condenar a los acusados con la conciencia limpia, pero, por otro lado, aparentemente no quería molestar a las autoridades superiores. Los acusados ​​han anunciado una apelación contra la decisión de dicho tribunal.

    Evidentemente, el caso parece haberse intensificado bajo el criterio de factores gubernamentales. Este también fue el caso en su propia génesis. Fue iniciado por una denuncia presentada por el diputado del PiS (Partido de la Ley y la Justicia) Bartosz Kownacki en 2013. Sin embargo, en ese momento, la oficina del fiscal se negó a dar curso al procedimiento. El proceso se reanudó sobre la base de esa denuncia solo después de que PiS ganara las elecciones parlamentarias en 2015. El 31 de diciembre de 2015, la Fiscalía de Distrito de Katowice envió una acusación al Tribunal de Distrito de Dąbrowa Górnicza. El motivo político detrás de la denuncia no está oculto por parte del denunciante, quien compareció como testigo durante una de las audiencias. Testificó ante el tribunal que personas como los acusados ​​"deberían ser marcadas con planchas calientes, arrancadas de raíz".

    El juicio está siendo seguido de cerca por los círculos de izquierda en occidente, que lo ven como un precedente peligroso que también se puede reproducir en otros países de la Unión Europea. En la víspera de las audiencias posteriores, se han realizado piquetes frente a las embajadas polacas en muchas capitales del mundo, y eurodiputados del Parlamento Europeo han estado presentes como observadores en algunas de las audiencias. El Partido Comunista de Grecia (KKE) ha sido particularmente activo en este sentido.

    Muestra de las preocupaciones expresadas por los comunistas de Europa occidental es la resolución 'Sobre la importancia de la memoria europea para el futuro de Europa', adoptada por el Parlamento Europeo el 18 de septiembre de 2019. El columnista de Jarosław Pietrzak en el sitio web Strajk.eu. da cuenta de dicha resolución, de la que la campaña de desprestigio de los comunistas en Polonia forma parte:

    "La resolución falsifica la historia acerca de la razón principal del estallido de la Segunda Guerra Mundial, mencionando el Pacto Molotov-Ribbentrop firmado en agosto de 1939 por el Tercer Reich y la URSS (...) Nadie reescribe la historia a menos que quiera, de esta manera, manipular el presente y el futuro. Hoy, el punto es desacreditar y privar de legitimidad no solo a los comunistas que, con la excepción de Portugal, actualmente no tienen influencia en los gobiernos de Europa, sino a través de la asociación a todos los izquierdistas que se sitúan a la izquierda de la vieja socialdemocracia institucionalizada, hoy en día absorbida por el ‘extremo centro’ neoliberal" [10].

    Desafortunadamente, en Polonia, la izquierda parlamentaria aparentemente no está al tanto de estas amenazas, permaneciendo completamente indiferente al hostigamiento del equipo editorial comunista por parte de la oficina del fiscal. Piotr Nowak, columnista de strajk.eu, advierte sobre las consecuencias de tal indiferencia: "La convicción de los activistas del Partido Comunista de Polonia muestra la dirección que siguen las autoridades. El camino ya está trazado. Prácticamente todos los regímenes de extrema derecha comenzaron atacando a los comunistas, desde Mussolini, pasando por Hitler, hasta Franco, Pinochet y Suharto ". El autor cree que el acoso a los comunistas es un intento de lograr el objetivo más amplio de "criminalización real de cualquier punto de vista a la izquierda de la socialdemocracia". Advierte que la amenaza es grave, porque "la panda de ignorantes que se ha colocado en la parte superior de la estructura de poder es mucho más peligrosa que los equipos anteriores porque, a diferencia de ellos, está poseída por una visión de limpieza de elementos amenazantes para la comunidad nacional ". Las autoridades atacan a los comunistas, mientras que organizaciones de un tinte claramente parduzco marchan en columnas compactas junto con los dignatarios estatales hacia los cementerios para inclinarse ante los héroes de la extrema derecha, o mientras esos mismos dignatarios estatales reproducen opiniones racistas y xenófobas en la televisión pública, cuyos empleados actuales se permiten abogar abiertamente por la violencia, como muestra el lema "y los comunistas colgarán de los árboles en lugar de sus hojas" [11].

    Una nueva amenaza a la posibilidad de articular opiniones izquierdistas está representada por la enmienda prevista al Artículo 256 del Código Penal, consistente en la adición de una prohibición de las actividades comunistas y el aumento de la pena de prisión en hasta tres años. Después de esta enmienda, el § 1 será reemplazado por lo siguiente:

    "§ 1. Quien propague públicamente el sistema estatal totalitario nazi, comunista, fascista o cualquier otro o incite al odio basado en diferencias nacionales, étnicas, raciales, religiosas o debido al ateísmo de alguien, será castigado con una pena de prisión de hasta 3 años".

    Según el nuevo párrafo 1a, también estará prohibido promover la ideología nazi, comunista, fascista o cualquier otra ideología que exija "el uso de la violencia para influir en la vida política o social". También será punible cualquier persona que

    "difunda, produzca, registre o importe, adquiera, disponga, ofrezca, almacene, posea, presente, transporte o envíe material impreso, grabación o cualquier otro elemento que contenga el contenido especificado en § 1 o 1a o que sea portador de cualquier simbología nazi, comunista, fascista o cualquier otra tendencia totalitaria utilizada con el fin de promover el contenido mencionado en § 1 o 1a ".

    Si tales regulaciones estuvieran actualmente en vigor, la oficina del fiscal, teniendo en cuenta el objetivo de los comunistas que operan legalmente en Polonia, no tendría que molestarse en convencer a nadie de sus tendencias totalitarias. La situación es realmente peligrosa. El artículo 256 en su nueva redacción es una amenaza para la democracia y supone la criminalización de la propagación de ideas de izquierda. Las autoridades podrán considerar tales ideas como "comunismo" de una manera totalmente arbitraria. Esto es peligroso no solo para los partidos o asociaciones de izquierda, sino también para las organizaciones sociales en general. No solo eso, el artículo 256 modificado también representa una amenaza potencial para el mundo de la ciencia. Cualquiera que cite los estudios de Marx o Engels puede ser acusado, como afirmó el activista de la iniciativa “Historia Roja”, Piotr Ciszewski, durante la protesta celebrada el 12 de junio de 2019. La enmienda al código penal ha sido enviada al Tribunal Constitucional, que debe considerarla hasta el 26 de mayo. [12]

    En el contexto del juicio de los editores de Brzask y las tendencias anticomunistas que crecen en los círculos gubernamentales, también vale la pena llamar la atención sobre el artículo 13 de la Constitución polaca, a menudo citado por políticos y columnistas conservadores:

    "Están prohibidos los partidos políticos y otras organizaciones que se refieran en sus programas a métodos y prácticas totalitarias de nazismo, fascismo y comunismo, así como aquellos cuyo programa o actividades consideren o permitan el odio racial y nacional, el uso de la violencia para adquirir poder o influencia política estatal, o prevea que sus estructuras o membresía se oculten ".

    En opinión de los anticomunistas, esta regulación tiene como objetivo prohibir las actividades de los partidos comunistas. De hecho, a pesar de la redacción imprecisa, casi periodística, no supone una amenaza directa a la existencia de iniciativas izquierdistas radicales. Aunque influye indirectamente en sus actividades a emprender a partir de lo enumerado en la enmienda al Artículo 256 del Código Penal antes mencionada. En opinión del profesor constitucionalista Marek Chmaj, esta cláusula penaliza solo las tendencias totalitarias pues, como argument, "esta regulación debe considerarse junto con el resto y debe reconocerse que prohíbe las prácticas del nazismo, el fascismo o el comunismo que concuerden con la definición de totalitarismo o se refieran al totalitarismo" [13]. Por supuesto, aquí nuevamente estamos pisando el frágil terreno de la definición de totalitarismo. Por lo tanto, la solución óptima sería eliminar esta desafortunada regulación constitucional. De hecho, el destacado profesor constitucionalista Wojciech Sokolewicz la considera innecesaria pues tendrían "una función igualmente efectiva las amplias disposiciones del Artículo 13, que supondrían una simple prohibición de la existencia de partidos (organizaciones) cuyo propósito o actividades entren en conflicto con la Constitución" [14].

    NOTAS

    1. Grabación de Marcin Adam durante la audiencia en la corte en Dąbrowa Górnicza, en línea
    2. Documento de 21 de mayo de 2015, número de referencia 1 Ds. 104/15
    3. SALON24, Krzysztof Wołodźko: Rafał Łętocha: O ruchu narodowym, POLITYKA
    4. Ibid.
    5. Opinión de expertos sobre el tema: ¿Las publicaciones recogidas en los procedimientos judiciales y los documentos fundacionales del Partido Comunista de Polonia en Dąbrowa Górnicza contienen contenido que elogia o hace referencia a un sistema estatal totalitario? Un análisis separado de la revista Brzask junto con publicaciones del sitio web del Partido Comunista de Polonia y un análisis separado del contenido publicado en el sitio web de KOMUNISTYCZNA PARTIA POLSKI - Asociación de Jóvenes Comunistas de Polonia (expedientes judiciales KR - 2036/13, RSD-KR-726/13)
    6. Ibid.
    7. Ibid.
    8. Strajk.eu, Piotr Ciszewski: Najpierw przyszli po komunistów
    9. KOMUNISTYCZNA PARTIA POLSKI, cpofpoland: Proces redaktorów pisma Brzask wraca na wokandę
    10. Strajk.eu, Jarosław Pietrzak: Unia
    11. Europejska, faszyzm, komunizm i znak równości
    12. Strajk.eu, Piotr Nowak: Kiedy przyszli po komunistów
    13. Trybunał Konstytucyjny: Nowelizacja kodeksu karnego - postępowanie legislacyjne, dopuszczalny zakres poprawek senackich
    14. Marek Chmaj, Commentary on Polish Constitution Articles 11, 13, Warsaw 2019, p. 158.
    15. Wojciech Sokolewicz, Article 13. En: The Constitution of the Republic of Poland. Commentary, (ed.) L. Garlicki, Warsaw 2007, p. 20.

    Originalmente publicado en Nasze Argumenty 1 (3)/2020


Related articles