• Análisis
  • La justicia climática en la región árabe desde la perspectiva feminista

  • Por Fatma Khafagy | 10 Nov 22 | Posted under: COP27 , Ecología , Feminismos
  • Con la celebración de la COP27 en Egipto en noviembre, Fatma Khafagy ofrece una visión analítica de las luchas feministas en la región árabe que están estrechamente vinculadas a las cuestiones climáticas.

    (actualizado 20/11/2022)

    La región árabe está experimentando los efectos del cambio climático, incluyendo un aumento de las temperaturas que está amenazando la vida en la Tierra. Esto se observa en el aumento de las crisis inducidas por el clima, la escasez de recursos hídricos, la subida del nivel del mar, la contaminación de los ríos y otros factores que afectan tanto a las sociedades en general como a las mujeres en particular. Las mujeres sufren los riesgos y las consecuencias del cambio climático, en medio de los continuos conflictos armados y guerras en la región árabe, y la continua ocupación militar israelí de los Territorios Palestinos Ocupados (TPO) desde 1967. Los gobiernos árabes se han retrasado a la hora de abordar los problemas del cambio climático y su impacto en las comunidades marginadas y empobrecidas de nuestra región. 

    Más dificultades en las zonas de guerra y las regiones transfronterizas

    En los Territorios Palestinos Ocupados, Israel controla el 80% del agua de los acuíferos de Cisjordania. En Gaza, se niega a la población el acceso a las tierras agrícolas cultivables en la "zona de amortiguación" fronteriza delimitada por Israel, lo que bloquea el 20% del total de las tierras agrícolas fértiles. En Cisjordania y Jerusalén Este, el aire, el suelo y el agua mal regulados por los asentamientos israelíes suponen más amenazas medioambientales. En Palestina, 118 instalaciones de agua y saneamiento fueron destruidas en el período 2012-2013. La inseguridad alimentaria afecta actualmente a un tercio de los palestinos. Se espera que esta situación aumente, ya que el 85% de la agricultura en Palestina es de secano y el 28% está en riesgo, ya que las proyecciones de precipitaciones esperan que estas disminuyan en un 30% en el Mediterráneo Oriental.

    Las dependencias transfronterizas entre los países de la región complican las respuestas a la crisis climática. La dependencia que tiene Irak de Turquía e Irán para un suministro constante de agua aumenta su vulnerabilidad. Siria también depende del agua del Éufrates y de Turquía. Cuando Turquía construyó presas y restringió el flujo de agua a Siria durante la guerra, el país sufrió una gran escasez. Los palestinos dependen del agua que compran a la potencia ocupante, lo que los pone en situación de vulnerabilidad. Además, el Levante, el Magreb y los Estados del Golfo necesitan mantener relaciones políticas estables para proteger las posibles redes eléctricas transfronterizas compartidas. 

    "La feminización del trabajo agrícola”

    En la región árabe, la mayor parte de la mano de obra femenina se dedica a la agricultura. En estos países, millones de mujeres trabajan en tierras agrícolas que no son suyas. Esto ocurre a pesar de que las mujeres que trabajan en el sector agrícola son las más cualificadas para conservar la tierra y los recursos hídricos, así como el medio ambiente en general.

    Las mujeres realizan muchas tareas en la agricultura. En su mayoría trabajan como trabajadoras familiares no remuneradas o como trabajadoras agrícolas remuneradas con ingresos mínimos y estacionales. Se calcula que las mujeres sólo poseen el 5% de las tierras agrícolas en la región árabe. En Egipto, a pesar de tener el sistema agrícola más antiguo, las mujeres sólo poseen el 5% de las tierras. En Túnez, las mujeres poseen menos del 14%. En Líbano, poseen el 7,1%, y en Arabia Saudí las mujeres poseen el 8%. El porcentaje de mujeres en la mano de obra agrícola en la región árabe ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, pasando de alrededor del 30% en 1980 al 45% en 2010, lo que es más rápido que en cualquier otra región del mundo. En algunos países de la región, como resultado de la migración masculina y de los conflictos armados, las mujeres representan más del 60% de la mano de obra agrícola, dando lugar a lo que se ha denominado "feminización del trabajo agrícola".

    Como en muchas otras regiones, las mujeres de la región árabe son responsables de la producción del 60-80% de los alimentos y, sin embargo, rara vez son propietarias de las tierras agrícolas. Trabajan con poca seguridad de tenencia, poco poder de decisión y un control limitado sobre el uso de la tierra. Los roles de género construidos socialmente, el acceso desigual a la administración de la tierra y las prácticas discriminatorias limitan aún más el acceso y el control de las mujeres sobre la tierra. Esto se suma a ciertos patrones comunes relacionados con la tierra que reflejan las leyes y prácticas consuetudinarias y religiosas en el mundo árabe y que determinan la forma en que las mujeres pueden acceder y controlar la tierra.

    La carga del trabajo de cuidados (no remunerado)

    Además, el sufrimiento de las mujeres aumenta como consecuencia del trabajo de cuidados no remunerado dentro del espacio doméstico, ya que soportan la carga de atender las necesidades de todos los miembros de su familia y de gestionar los limitados recursos de que disponen para garantizar su seguridad y su salud. Estas cargas se ven agravadas por el cambio climático, así como por el hecho de que las políticas y los programas públicos no tengan en cuenta las necesidades de los grupos más marginados, incluidas las de las mujeres y las niñas.

    Perspectivas de futuro

    Las mujeres necesitan tener el control de los recursos económicos, como la tierra y el agua, para garantizar su seguridad, su capacidad de decisión y su participación activa. También necesitan tener acceso a tecnologías y servicios que puedan aliviar su carga de trabajo.

    Con la clausura de la COP27 y con la celebración de la COP28 en la región árabe, las feministas árabes creen que las mujeres y las niñas tienen derecho a participar de forma efectiva y a liderar los esfuerzos para lograr la justicia climática, como agentes de cambio y titulares de derechos en igualdad de condiciones y agentes de cambio.

    Desgraciadamente, las organizaciones de la sociedad civil se enfrentaron a muchas complicaciones para conseguir la acreditación para participar o asistir a cualquier COP. Entre ellas está el tener que inscribirse con un año de antelación y también tener que rellenar una solicitud muy complicada. En cuanto a la COP27 de Sharm Al Sheikh, los organizadores no facilitaron la asistencia de las ONG. Las autoridades competentes prefirieron elegir a 28 ONG egipcias que no son necesariamente activas en actividades relacionadas con el cambio climático para que participaran en la COP27. Se trata de ONG que son afines al gobierno. El espacio cívico en Egipto tiene que abrirse a todo tipo de organizaciones, sindicatos y movimientos para cualquier evento nacional o internacional.

    La mayoría de las medidas de mitigación y adaptación al clima no tienen en cuenta el papel de las mujeres y sus contribuciones vitales. Ni el continuo desprecio por el papel y la agencia de las mujeres, ni las medidas adoptadas hasta ahora, tienen probabilidades de aportar soluciones eficaces o duraderas a la crisis climática. Las mujeres de la región árabe no son víctimas pasivas del cambio climático; ya están en la vanguardia de la acción climática como catalizadoras del cambio cuyos diversos conocimientos y habilidades son esenciales para una acción climática transformadora.

    Referencias:

    Primera actualización sobre Egipto de las contribuciones contabilizadas a nivel nacional (8 de junio de 2022)
    Estrategia Nacional de Egipto para el Cambio Climático 2050. Preparada por Integral Consult
    Khafagy, Fatma (2022), Impact of Climate Change on Women in Egypt
    Estrategia nacional para la integración de la perspectiva de género en el cambio climático en Egipto (Junio de 2021), EEAA, CIUCN, CEDARE


Related articles