• Opinión
  • Europa Central y Occidental: Brexit, migración, crisis de la UE … ¿Y qué viene a continuación?

  • Por Jirí Málek | 01 Sep 16 | Posted under: Europa Central y del Este
  • La situación europea actual dominada por cuestiones tales como Brexit, la migración y la crisis de la UE plantea una serie de preguntas para las que tenemos para buscar respuestas. ¿El estado actual de las cuestiones europeas tiene una influencia específica en la región de Europa Central y Oriental en ciertos asuntos? ¿Cómo debería actuar la izquierda radical en esta región y qué tipo de objetivos perseguirá?

    Los acontecimientos de los últimos meses han destruido todas las ideas y visiones anteriores - dominantes  hace sólo unos pocos años - sobre la evolución de Europa. La pregunta es si esta situación también es válida para la región de Europa Central y Oriental. Hasta cierto punto sí lo es, pero hay ciertos detalles específicos en esta región. La causa es el  hecho de que el desarrollo de esta parte del continente en el último cuarto de siglo no ha seguido el mismo ritmo de la mayoría de los estados europeos. En otras palabras, los países de Europa Central y Oriental tuvieron un acceso directo sin pasar por la "carga" de la construcción del estado de bienestar de tipo occidental y pasaron directamente al modelo neoliberal y globalizado en Europa, caracterizado por la limitación de las garantías sociales. Vale la pena mencionar que algunos sociólogos e historiadores consideran que la rápida expansión del estado de bienestar en los años 1950 y 1960 fue una respuesta occidental a las realidades del socialismo en Europa del Este. La situación actual plantea una serie de preguntas para las que tenemos para buscar respuestas. ¿El estado actual de las cuestiones europeas tiene una influencia específica en la región de Europa Central y Oriental en ciertos asuntos? ¿Cómo debería actuar la izquierda radical en esta región y qué tipo de objetivos perseguirá?

    La importancia creciente de la región de Europa Central y Oriental

    En la actualidad existe una mayor conciencia sobre el papel de los países de Europa Central y Oriental en Europa y su impacto en las cuestiones europeas. El Brexit aumentará aún más la importancia de los países de esta región, como resultado del aumento de su peso relativo. Actualmente, los países de la región de Europa Central y Oriental comprenden el 21% de la población de la UE y representan el 26,5% de los escaños en el Parlamento de la UE. Cuando el Reino Unido se vaya, la parte proporcional de la población de los países de Europa Central y Oriental alcanzará el 23%, además, Polonia se convertirá en el quinto país más poblado de la UE. Y eso sin ni siquiera mencionar el aumento del papel geoestratégico de la región. En el mundo de hoy en día, prácticamente todos los países de la región de Europa Central y Oriental se encuentran en la primera línea de la política, y en algunos casos con tensiones militares, además de ser miembros de la OTAN. Todos estos estados pasaron por una transformación que se basa en los principios del Consenso de Washington (aunque algunos países prefieren utilizar un nombre diferente, por ejemplo el "Programa Ran-Utt" en Bulgaria) y todos ellos han quedado en la semi-periferia europea con mínimas posibilidades de acercarse a la media de la UE en un plazo razonable. La historia de la región está repleta de intentos de encontrar acuerdos políticos. En ningún otro lugar en Europa se ha logrado avanzar tanto en el objetivo de implementar el concepto neoliberal y de erradicar la mentalidad de solidaridad de la población como en esta región.

    Algunas de las consecuencias de los procesos de transformación de las sociedades de la región han sido: la pérdida de la representación de la izquierda radical correspondiente en la política, la supresión significativa de puntos de vista de la izquierda a todos los niveles y la pérdida de apoyo popular (por desgracia a menudo en favor de partidos populistas y/o los y movimientos de la extrema derecha).

    La práctica desaparición de la izquierda en Europa Central y Oriental

    Por desgracia, desde la década de 1990 y al menos hasta el inicio de la crisis en 2008, las diferencias en el desarrollo social y político han sido terriblemente descuidadas. La suposición era, que siguiendo el ejemplo  de la izquierda radical europea (occidental) llegaría automáticamente el éxito de la izquierda de Europa Central y Oriental. Pero en realidad ha sucedido lo contrario - en Occidente hemos sido testigos de la fragmentación y el debilitamiento de la izquierda, mientras que en Europa Central y Oriental podemos hablar de su práctica desaparición y sin estructuras de apoyo. Una vez más, hay que señalar que la región de Europa Central y Oriental no es y nunca ha sido homogénea, ya sea desde el punto de vista geopolítico o histórico. Hay varias contradicciones profundas y problemas entre muchos de sus componentes. Sin embargo, los países de Europa Central y Oriental tienen muchas cosas en común, por ejemplo, su posición actual en el proceso de integración europea como actores semi-periféricos. Este punto, por desgracia, está prácticamente ausente cuando se trata de la formulación de los objetivos estratégicos y tácticos de la izquierda radical europea. La izquierda de Europa Central y Oriental tiene parte de la culpa de esto, ya que no ha cumplido su papel histórico y no ha presentado sus propias ideas para las estructuras europeas.

    Actitudes negativas frente a la UE

    A continuación, me gustaría centrar mi atención en el grupo "Visegrad 4" (República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia). En todos estos países, además de Chequia, la izquierda radical ha desaparecido casi completamente. En general, los países del grupo V4 han estado tratando de coordinar y consolidar su posición dentro de la UE con mayor o menor éxito. Desde sus círculos gobernantes adoptaron la idea de que este tipo de negociación colectiva tiende a aumentar su capacidad de negociación. Para la izquierda, sin embargo, no vemos ninguna verdadera cooperación dentro del grupo V4 a pesar de la necesidad real para ello. Ninguno de estos países se caracteriza por un exceso de entusiasmo hacia la UE - en Eslovaquia, Hungría y Polonia 'la confianza en la UE' no excede del 40%, mientras que en Chequia es un magro 28% (comparable con el 30% del Reino Unido) combinado con niveles de desconfianza del 62%.

    Las tendencias en las posturas positivas hacia la UE están disminuyendo de manera constante en todos los países del V4, pero en ninguna parte más que en Chequia, dónde sólo el 26% tiene una postura positiva hacia la UE (en comparación con el Reino Unido que tiene un 31%, con un aumento del 1% (!) en el último año). Un factor importante en este desarrollo es la percepción de los ciudadanos de cómo se escuchan sus voces en la UE. La evaluación positiva más alta de este indicador con un 47% se logró en Polonia, en Eslovaquia con un 37% y en Hungría con un 31%. La posición más baja estaba en manos de Chequia con un 21% (en comparación con el del Reino Unido, 35%). En Chequia no existe un rechazo a priori de la idea de la unidad europea y de la integración de determinadas actividades comunes para el conjunto de Europa, sino más bien la desconfianza hacia las soluciones institucionalizadas actuales asociadas a la UE.

    El Brexit ha agudizado probablemente el problema de las actitudes hacia la UE, pero su esencia no ha cambiado ya que se ha formado mediante procesos largos. La izquierda radical checa, representada principalmente por el Partido Comunista de Bohemia y Moravia (PCBM) buscó, a lo largo de décadas, la aplicación de la disposición constitucional que permite la realización de un referéndum vinculante. Actualmente, está exigiendo que se permita a los ciudadanos checos expresar su opinión sobre la pertenencia a la OTAN, considerando que este es el principal problema en la actualidad. Sin embargo, el PCBM no está poniendo sobre la mesa la idea de salir de la UE. La conferencia del partido debe discutir qué postura va tomar con respecto a la pertenencia checa a la UE. Hasta el momento no hay un amplio consenso dentro del Partido Comunista Checo, sobre la forma de cómo abordar el proceso de integración europea. En la actualidad, las voces más fuertes son las que emanan de las posiciones nacionalistas cuyo enfoque está más bien cercano al populismo de derecha. Esto no es sorprendente teniendo en cuenta el estado de ánimo que prevalece en contra de la integración de la sociedad checa en la forma propuesta por la UE.

    Definición de un concepto regional de acción de la izquierda radical 

    Ahora nos enfrentamos a la cuestión de cómo proceder ante la ausencia de fuerzas de izquierda radicales reales en la mayoría de los países de Europa Central. Como primer paso, es necesario definir el concepto regional de acción de izquierda la radical en la búsqueda de soluciones a la crisis de la construcción europea (sobre todo después de Brexit). Esta es una cuestión urgente ya que Eslovaquia, que ocupa la presidencia del Consejo de la UE, ha pedido una cumbre extraordinaria de la UE este mes de septiembre. La ausencia de un concepto de izquierda que se basa en las realidades de las sociedades de Europa Central y Oriental abre el camino hacia un refuerzo de las ideas populistas de derecha por los partidos europeos fuertemente nacionalistas, incluso entre los partidarios y votantes tradicionales de la izquierda.

    Pasamos ahora a la cuestión de quién realmente va a formular este programa. Teniendo en cuenta la realidad actual, esto no puede llevarse a cabo por las estructuras de la izquierda radical en estos países, ya que (aparte de en Chequia) no poseen el peso político, la capacidad de ejecución o la popularidad local suficiente para ello. Por supuesto, estas fuerzas participarán en el proceso y contribuirán con sus conocimientos de las realidades locales. El Partido de la Izquierda Europea también parece ser incapaz de llevar a cabo esta tarea, ya que tiene poca influencia y representación y por lo tanto no posee suficiente apalancamiento. La única organización relativamente fuerte de esta región que forma parte del PIE es el PCBM, pero este partido mantiene una cierta distancia con la corriente dominante dentro del PIE. Esto significa que la tarea recae en la alianza del grupo parlamentario GUE/NGL y en los partidos de la izquierda radical de los distintos países, como Die Linke de Alemania (que actualmente está tratando de conciliar la integración de su pasado socialista con la necesidad de presentar una política radical de izquierdas en el mundo neoliberal actual). Por otra parte, diversas fundaciones e instituciones profesionales, pues la Fundación Rosa Luxemburg, el Instituto Nicos Poulantzas y otros tomarán parte de esta elaboración. Sería aconsejable trabajar también con el PCBM. Personalmente, creo que incluso transform! debe desempeñar un papel muy importante en la configuración general impulsando el análisis y la presentación de alternativas. En este proceso también debería involucrarse un frente intelectual de izquierdas más amplio, pero yo sería bastante reacio a aceptarles sólo a ellos como expertos en el área ya que la mayoría de sus compatriotas está trabajando en las instituciones occidentales a menudo asociados con diversas actividades del magnate George Soros. La participación de los participantes alemanes se justifica por razones geoestratégicas, ya que estamos hablando de una zona de interés de la política nacional alemana. A pesar del apoyo activo de Polonia acerca de la importancia de la asociación con los EEUU, vamos a tener en cuenta que Alemania, siendo un socio económico importante de todos los países V4, juega un papel de liderazgo cada vez más importante dentro de la UE.

    La unidad europea real y una integración razonable

    El siguiente hito serán las próximas elecciones europeas en 2019. En la actualidad se deduce que éstas serán un proceso crucial que va a determinar tanto el futuro de la integración europea como el de la propia Unión Europea. La experiencia de los llamados países post-soviéticos durante la desintegración inesperada, imprevista y muy rápida del sistema soviético nos enseñó a evaluar cuidadosa y críticamente el desarrollo futuro de cualquier proyecto. Vamos a tener en cuenta el hecho de que el lema TINA ("No Hay Alternativa") no es aplicable, incluso en cuanto a la existencia misma de la UE. Por lo tanto, será necesario analizar todas las opciones prácticas para fortalecer aún más la unidad europea al tiempo que se protege el interés en ella y los aspectos positivos del fortalecimiento de los conceptos de la izquierda radical - una mayor solidaridad, la distribución equitativa de la riqueza, el fortalecimiento de los principios democráticos en la gestión de las sociedades, en otras palabras, el socialismo democrático. Eso no quiere decir que condeno todo lo que ya se ha implementado en la UE (a veces incluso en contra de los intereses de las élites neoliberales).

    La izquierda radical en la región de Europa Central y Oriental representa principalmente a aquellos que tienen esperanza en los cambios sistémicos fundamentales en la sociedad europea y que tienen fuertes reservas hacia el capitalismo neoliberal moderno. Nuestro objetivo común debe ser la creación de las condiciones para la unidad europea real y para la integración razonable en la región de Europa Central y Oriental. Para ello es necesario definir un objetivo estratégico sin tener en cuenta algunas diferencias en los enfoques de las estructuras nacionales individuales de la izquierda en ciertas cuestiones tales como la migración, las cuestiones ambientales (por ejemplo, la energía nuclear) y dando menor énfasis a la promoción del multiculturalismo/los derechos de las diferentes minorías. El interés común descansará en la superación del proyecto neoliberal europeo y en el aseguramiento del apoyo fiable a la izquierda en la región de Europa Central y Oriental. Este será un tema principal en las campañas electorales en esta región.

    El objetivo en las próximas elecciones europeas de 2019

    No es realista apostar en un solo líder común para estas elecciones. La experiencia de las pasadas elecciones de "usar" a Alexis Tsipras como representante común demostró que este enfoque no funciona aquí. Su aceptación en la región por muchos partidos de izquierda y sus votantes fue más bien tibia. Recibió solamente el apoyo activo de algunas estructuras (a menudo electoralmente marginales). A pesar de producir muy buenos resultados en varios de los países de Europa occidental, esta práctica no ha dado ningún resultado significativo en la región de Europa Central y Oriental. No tiene sentido establecer objetivos poco realistas. Para las próximas elecciones será necesario elegir un camino diferente. Ahora debemos tratar de detener la destrucción del movimiento de izquierda mediante la restauración de su credibilidad en la región. Los representantes "Europeos" que lleven a cabo esta misión deberán ser capaces de tener en cuenta la experiencia histórica de la población de esta región (incluyendo el período de los regímenes socialistas) para articular las aspiraciones sociales y políticas de los ciudadanos de Europa Central y Oriental como una región integrante de Europa con el mismo peso de las demás regiones. Tenemos que crear las condiciones para lograr un resultado que logre al menos una representación más fuerte de los movimientos radicales de izquierda de Europa Central y Oriental en las estructuras europeas. Esta es la meta que tenemos que identificar como de máxima prioridad. Por lo tanto no estoy de acuerdo con Slavoj Zizek, quien recientemente escribió (leer más, http://europe.newsweek.com/brexit-eu-referendum-left-wing-politics-europe-zizek-474322?rm=eu): "... La izquierda actual...es bien conocida por su capacidad de no perder una oportunidad de perder una oportunidad."

    Traducción: José Luis Martínez Redondo


Related articles